An­ti­guo ne­go­cio de bo­tas en Hous­ton ex­pan­de sus ho­ri­zon­tes

El Diario de El Paso - - CLIMA -

Hous­ton, Te­xas — Las pri­me­ras eran sen­ci­llas: de aves­truz, sin na­da de or­na­men­tos. Do­ce pa­res des­pués, Ja­mes Pain­ter pue­de ilus­trar los mo­men­tos más im­por­tan­tes de su vi­da le­van­tan­do uno de los ba­jos de su pan­ta­lón. El lo­go de la Uni­ver­si­dad de Lui­sia­na bor­da­do en mo­ra­do y oro. Pla­ta­for­mas de pe­tró­leo. Y la ban­de­ra de la es­tre­lla so­li­ta­ria co­si­da en sus bo­tas que se man­dó ha­cer pa­ra el día de su bo­da.

Su en­tu­sias­mo co­men­zó ha­ce cer­ca de dos dé­ca­das, cuan­do el vi­ce­pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Co­balt In­ter­na­tio­nal Energy se en­con­tró en ne­ce­si­dad de unas bo­tas he­chas a la me­di­da pa­ra li­diar con los por­me­no­res de sus en­ve­je­ci­dos pies. Un ami­go le ofre­ció una úni­ca su­ge­ren­cia: Mai­da’s.

“He es­ta­do enamo­ra­do de las bo­tas Mai­da’s des­de en­ton­ces”, di­jo Pain­ter al Hous­ton Ch­ro­ni­cle.

Ofi­cio de ge­ne­ra­cio­nes

Por años, la fá­bri­ca de bo­tas de Hous­ton, de seis ge­ne­ra­cio­nes de an­ti­güe­dad, ha con­fec­cio­na­do cal­za­do en un ta­ller don­de an­ti­guos ar­te­sa­nos es­ti­ran piel de la me­jor ca­li­dad so­bre hor­mas he­chas a la me­di­da. Mu­chos de sus clien­tes, co­mo Pain­ter, lle­gan con di­ne­ro pa­ra gas­tar, con­cep­tos en men­te y re­co­men­da­cio­nes de pa­la­bra pa­ra vi­si­tar una ilu­mi­na­da sa­la de ex­hi­bi­ción re­ves­ti­da de piel en un área in­dis­tin­ta de la zo­na in­dus­trial cer­ca de Spring Branch.

Aho­ra, Mai­da’s es­tá tra­ba­jan­do pa­ra ex­pan­dir sus ho­ri­zon­tes pa­ra atraer a una clien­te­la po­co fa­mi­lia­ri­za­da con la gra­ti­fi­ca­ción que trae con­si­go el cal­za­do he­cho a la me­di­da. La em­pre­sa es­tá a pun­to de abrir dos tien­das de di­se­ño en Ri­ce Village y en el área de Ri­ver Oaks, don­de com­pra­do­res más ca­sua­les ten­drán un en­cuen­tro con un con­cep­to to­tal­men­te di­fe­ren­te al que ofre­cen los mi­no­ris­tas del cal­za­do pre­fa­bri­ca­do.

“Si no lo ha­ce­mos, per­de­re­mos el ne­go­cio”, di­jo Sal Mai­da, quien aho­ra es­tá al fren­te de la em­pre­sa con la ayu­da de su pa­dre y su hi­jo. “He­mos es­ta­do es­pe­ran­do a esa per­so­na que es­té dis­pues­ta a to­mar di­cha de­ci­sión, y eso no va a fun­cio­nar. Ne­ce­si­ta­mos mos­trar nues­tro pro­duc­to de ma­ne­ra más di­rec­ta”.

La tien­da de Ri­ce Village abrió el mes pa­sa­do, y Mai­da di­jo que es­pe­ra que el lo­cal de Ri­ver Oaks abra al­re­de­dor del Día de Ac­ción de Gra­cias. Am­bos lo­ca­les ofre­ce­rán ser­vi­cio de prue­ba y con­sul­tas de di­se­ño vir­tual uti­li­zan­do tec­no­lo­gía de vi­deo.

To­do es par­te de una ini­cia­ti­va pa­ra man­te­ner vi­va la em­pre­sa, de dé­ca­das de an­ti­güe­dad, a ma­ne­ra que sus ar­te­sa­nos en­ve­je­cen. El in­te­rés en las bo­tas va­que­ras he­chas a la me­di­da ha per­du­ra­do por ge­ne­ra­cio­nes en­tre aque­llos que pue­den com­prar­las, pe­ro en la ac­tua­li­dad hay muy po­cas per­so­nas que sa­ben ha­cer­las, di­jo el hi­jo de Mai­da, quien tam­bién se lla­ma Sal.

“Es un ar­te que es­tá des­apa­re­cien­do”, di­jo. “El mun­do ha cam­bia­do, y la in­dus­tria del cal­za­do ha cam­bia­do de ma­ne­ra dra­má­ti­ca”.

Mai­da’s tu­vo sus ini­cios ha­ce más de una cen­tu­ria, al­re­de­dor de 1880, cuan­do un in­mi­gran­te ita­liano, lla­ma­do Sam Mai­da, co­men­zó a fa­bri­car za­pa­tos en el cen­tro de Hous­ton en una épo­ca en que la ma­yo­ría del cal­za­do era he­cho a la me­di­da. Man­dó traer a su hi­jo, quien via­jó a Es­ta­dos Uni­dos y to­mó las rien­das de la em­pre­sa des­pués de que Sam mu­rie­ra a co­mien­zos del nue­vo si­glo.

Pa­ra en­ton­ces, la me­ca­ni­za­ción ha­bía de­rro­ca­do a la pro­duc­ción ar­te­sa­nal con un pro­ce­so más efec­ti­vo y me­nos cos­to­so pa­ra pro­du­cir za­pa­tos con ma­yor ra­pi­dez. Pa­ra sa­car pro­ve­cho de di­chos cam­bios, John es­ta­ble­ció el Hos­pi­tal del Za­pa­to en Hous­ton pa­ra re­pa­rar los za­pa­tos que se pro­du­cían en ma­sa y que eran más ba­ra­tos, jun­to con su tien­da de cal­za­do ar­te­sa­nal.

Des­pués de su muer­te, su hi­jo he­re­dó am­bos ne­go­cios jus­to cuan­do los ac­to­res de la dé­ca­da de los 30, ata­via­dos en bo­tas va­que­ras, se con­ver­tían en íco­nos cul­tu­ra­les. Las es­tre­llas del ci­ne Wes­tern, ta­les co­mo Tom Mix, Roy Ro­gers y Ge­ne Autry pu­sie­ron a la mo­da esos des­te­llos de co­lor y ador­nos con los di­se­ños de sus bo­tas he­chas a mano.

“Esos tres ac­to­res pu­sie­ron las bo­tas en el mer­ca­do”, di­jo Mai­da.

La em­pre­sa pa­só de pa­dre a hi­jo en otras dos oca­sio­nes por el trans­cur­so del si­glo pa­sa­do, y con­ti­nuó man­te­nien­do su lu­gar en la in­dus­tria a ma­ne­ra que la manufactura del za­pa­to mi­gra­ba ha­cia el ex­tran­je­ro. En lu­gar de una gra­ti­fi­ca­ción ins­tan­tá­nea, la em­pre­sa pro­me­tía un cal­za­do per­fec­to y du­ra­de­ro.

Hoy, el ta­ller de bo­tas en­cap­su­la la his­to­ria de la com­pa­ñía. Sus pa­re­des es­tán en­ga­la­na­das con fo­tos de Autry y otros gran­des va­que­ros que com­pra­ron sus bo­tas en Mai­da’s, y sus an­ti­guas má­qui­nas, al­gu­nas más vie­jas que los mis­mos fa­bri­can­tes de las bo­tas, si­guen fun­cio­nan­do.

A sus 75 años, Ra­mi­ro Gon­zá­lez es el ar­te­sano de ma­yor an­ti­güe­dad en la tien­da. Sus ex­pe­ri­men­ta­das ma­nos mol­dean las fir­mes sue­las y las fi­nas pie­les. Al igual que otros que tra­ba­jan ahí, Gon­zá­lez apren­dió el ofi­cio en Mé­xi­co, un país con su pro­pia tra­di­ción en la fa­bri­ca­ción de bo­tas va­que­ras.

“Él es el me­jor en la in­dus­tria”, di­jo Mai­da. “A él nun­ca le asus­ta el cam­bio o la crea­ti­vi­dad en el sen­ti­do ar­tís­ti­co en torno a lo que no­so­tros que­re­mos ha­cer”.

Pe­ro Gon­zá­lez per­te­ne­ce a un nú­me­ro re­du­ci­do de fa­bri­can­tes de bo­tas y ar­te­sa­nos. El hi­jo de Mai­da, Sal, di­jo que él y su pa­dre bus­can un apren­diz que ejer­za el ofi­cio mien­tras la vie­ja ge­ne­ra­ción des­apa­re­ce.

el amor por el ofi­cio ha so­bre­vi­vi­do el pa­so del tiem­po

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.