La ciu­dad que de­cla­ró la gue­rra a la obe­si­dad

El Diario de El Paso - - Especial - klaho­ma—

OCuan­do Vel­veth Mon­te­rro­so lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos des­de su ho­gar en Gua­te­ma­la, pe­sa­ba exac­ta­men­te 63.5 ki­los. Pe­ro des­pués de una dé­ca­da en Oklaho­ma ha­bía en­gor­da­do ca­si 32 ki­los y, a sus 34 años, te­nía pro­ble­mas de diabetes. Es­ta sim­pá­ti­ca mu­jer, ma­dre de dos ni­ños, es la prue­ba vi­vien­te de que la cul­tu­ra de la obe­si­dad es la mal­di­ción del país más ri­co del mun­do. ‘En Gua­te­ma­la es ra­ro ver gen­te con so­bre­pe­so, pe­ro aquí es to­do lo con­tra­rio’, di­ce. ‘Lo per­ci­bí en cuan­to lle­gué’.

Na­da más lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos em­pe­zó a en­gor­dar: una me­dia de tres ki­los al año. En Gua­te­ma­la co­mía mu­cha ver­du­ra por­que la car­ne era ca­ra. Pe­ro en su tra­ba­jo de co­ci­ne­ra en un res­tau­ran­te de Oklaho­ma City, de ocho de la ma­ña­na a on­ce de la no­che, so­lía sal­tar­se el desa­yuno y la co­mi­da mien­tras pa­sa­ba el día pi­co­tean­do tro­zos de pizza y de ham­bur­gue­sa. De vuel­ta a ca­sa en el co­che so­lía re­cu­rrir a la co­mi­da rá­pi­da por­que te­nía ham­bre y es­ta­ba ago­ta­da tras des­lo­mar­se du­ran­te 15 ho­ras so­bre una pa­rri­lla al rojo. Si ella y su ma­ri­do Die­go –tam­bién co­ci­ne­ro– no pa­ra­ban an­tes en al­gún si­tio, so­lían zam­par­se lo que en­con­tra­ran en ca­sa, en lu­gar de pre­pa­rar al­go de­cen­te.

Su es­ti­lo de vi­da no se vol­vió más sa­lu­da­ble tras de­jar de tra­ba­jar ha­ce ocho me­ses, cuan­do tu­vo a su se­gun­do hi­jo. Es­ta­ba can­sa­da y su fa­mi­lia la ani­mó a que to­ma­ra mu­cho ato­le –una be­bi­da dul­ce a ba­se de maíz, muy po­pu­lar en Cen­troa­mé­ri­ca– pa­ra re­cu­pe­rar­se du­ran­te la lac­tan­cia de su nueva cria­tu­ra, Su­sie. El ni­vel de azú­car en su cuer­po se dis­pa­ró, y ade­más de obe­sa se vol­vió pre­dia­bé­ti­ca.

La vi­da de Vel­veth cam­bió –y se sal­vó pro­ba­ble­men­te– cuan­do lle­vó a Su­sie a una re­vi­sión mé­di­ca y en­tró en un pro­gra­ma pa­ra po­ner freno a la obe­si­dad. Aho­ra to­ma co­mi­da rá­pi­da só­lo una vez por se­ma­na, pre­pa­ra más ver­du­ra, ha re­du­ci­do el nú­me­ro de tor­ti­llas en el al­muer­zo y sube y ba­ja to­dos los días, du­ran­te vein­te mi­nu­tos, un tra­mo de es­ca­le­ras. Aun­que to­da­vía tie­ne so­bre­pe­so, en cua­tro me­ses ha per­di­do 7 de esos ki­los que ha co­gi­do en Es­ta­dos Uni­dos. ‘To­dos mis ami­gos es­tán im­pre­sio­na­dos’, me di­ce con una son­ri­sa. ‘Sien­to que aho­ra ten­go mu­cha más ener­gía. Pue­do ha­cer la com­pra y la co­la­da, y ba­ñar a la ni­ña, y no me can­so ni la mi­tad que an­tes’.

Vel­veth se ha be­ne­fi­cia­do de un em­pe­ño ex­tra­or­di­na­rio en fre­nar la obe­si­dad, pues Oklaho­ma City ha de­cla­ra­do la gue­rra a la gor­du­ra. Pri­me­ro el al­cal­de –al dar­se cuen­ta de su pro­pia obe­si­dad mien­tras una re­vis­ta iden­ti­fi­ca­ba a su ciu­dad na­tal co­mo una de las de ma­yor so­bre­pe­so en Amé­ri­ca– re­tó a sus ciu­da­da­nos a per­der en­tre to­dos 450 mil ki­los (un mi­llón de li­bras). Pe­ro ese ob­je­ti­vo era só­lo el co­mien­zo: es­te ve­te­rano po­lí­ti­co re­pu­bli­cano se en­fren­tó a la cul­tu­ra del co­che que de­fi­ne el país y pi­dió a la gen­te que apo­ya­ra una subida de im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar una re­for­ma de la ca­pi­tal del es­ta­do que tu­vie­ra más en cuen­ta a las per­so­nas.

Es­to dio lu­gar a una in­creí­ble va­rie­dad de ini­cia­ti­vas, en­tre ellas la crea­ción de par­ques, ace­ras, ca­rri­les pa­ra bi­ci­cle­ta y pa­seos pa­no­rá­mi­cos a tra­vés de la ciu­dad. En ca­da co­le­gio se es­tá ha­cien­do un gim­na­sio. Con el acen­to pues­to siem­pre en el ejer­ci­cio, los res­pon­sa­bles de la ciu­dad in­vir­tie­ron 100 mi­llo­nes de dó­la­res en crear el me­jor com­ple­jo de remo y ka­yak del mun­do en una ciu­dad del Me­dio Oes­te sin nin­gu­na tra­di­ción en es­tos de­por­tes. Se ani­ma, en sus ca­sas y en el tra­ba­jo, a la gen­te con so­bre­pe­so a que cam­bie su es­ti­lo de vi­da, mien­tras se es­tu­dian las es­ta­dís­ti­cas pa­ra iden­ti­fi­car los dis­tri­tos con los peo­res da­tos de sa­lud y así des­ti­nar allí re­cur­sos pa­ra cam­biar los há­bi­tos.

Es un ex­pe­ri­men­to ex­cep­cio­nal por su am­bi­ción, su en­ver­ga­du­ra y su cos­to, que lo si­túan más allá de cual­quier ten­ta­ti­va en cual­quier otra ciu­dad ame­ri­ca­na por com­ba­tir la gor­du­ra. La ba­ta­lla se es­tá ha­cien­do con –y no con­tra– los fa­bri­can­tes de co­mi­da rá­pi­da y re­fres­cos, con­fian­do en la per­sua­sión en lu­gar de la coac­ción, a tra­vés de im­pues­tos a los azú­ca­res y la pros­crip­ción de la so­da. La ciu­dad ha si­do bau­ti­za­da co­mo el ‘la­bo­ra­to­rio de la vi­da sa­na’. Pe­ro lo que ha­ce del ex­pe­ri­men­to al­go tan ex­tra­or­di­na­rio es que se lle­ve a ca­bo pre­ci­sa­men­te en Oklaho­ma.

Y es que la ciu­dad es uno de los en­tor­nos ur­ba­nos más ex­ten­sos del país, con un área de 1 mil ki­ló­me­tros cua­dra­dos, lo que im­pli­ca que sus 600 mil re­si­den­tes de­pen­dan por com­ple­to del co­che. No es que la ciu­dad no tu­vie­ra un só­lo ca­rril ci­clis­ta, es que era fa­mo­sa por al­ber­gar la ma­yor con­cen­tra­ción de si­tios de co­mi­da rá­pi­da de Amé­ri­ca, con 40 McDo­nald’s en­tre otros mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos. Es­tá asen­ta­da en un es­ta­do al que se ve co­mo un te­rri­to­rio de va­que­ros lleno de okies –co­mo se co­no­ce a los que vi­ven allí– ul­tra­con­ser­va­do­res, re­tra­ta­dos pa­ra la pos­te­ri­dad en ‘Las uvas de la ira’, la no­ve­la de los años 30 de John Stein­beck so­bre los gran­je­ros po­bres que tu­vie­ron que emi­grar a cau­sa de las se­quías y la po­bre­za. La eco­no­mía vol­vió a des­plo­mar­se en los años 80, en ple­na cri­sis ener­gé­ti­ca, con cie­rres de ban­cos y otra ge­ne­ra­ción de des­pla­za­dos. Lue­go vino el es­pan­to­so aten­ta­do de 1995 que ma­tó a 168 per­so­nas.

El hom­bre que es­tá de­trás de es­ta trans­for­ma­ción es Mick Cor­nett, un ex lo­cu­tor de­por­ti­vo de te­le­vi­sión que fue ele­gi­do al­cal­de en 2004. Tres años des­pués, ho­jean­do una re­vis­ta de fit­ness, se en­te­ró de que su ciu­dad te­nía el dis­cu­ti­ble ho­nor de ser la de peo­res há­bi­tos ali­men­ti­cios en Es­ta­dos Uni­dos y ocu­pa­ba uno de los pri­me­ros pues­tos en una lis­ta de las po­bla­cio­nes más obe­sas del país. Al mis­mo tiem­po, tras con­sul­tar sus pro­pios da­tos en una web del Go­bierno, tu­vo que acep­tar a re­ga­ña­dien­tes que sus 100 ki­los de pe­so le con­ver­tían en un obe­so.

‘Esa lis­ta me afec­tó co­mo al­cal­de, y cuan­do me subí a la bás­cu­la me afec­tó per­so­nal­men­te. Siem­pre he he­cho ejer­ci­cio y re­cuer­do ha­ber pen­sa­do que no to­ma­ba na­da en­tre co­mi­das, aun­que con­su­mía 3 mil ca­lo­rías al día. En tu con­di­ción de al­cal­de, la gen­te siem­pre quie­re re­unir­se con­ti­go, así que era nor­mal te­ner un desa­yuno de tra­ba­jo, lue­go una co­mi­da con al­guien y al­gu­na recepción pa­ra la ce­na. Y en me­dio pue­de ha­ber di­ver­sas ac­ti­vi­da­des con ape­ri­ti­vos y dul­ces’.

Cor­nett reac­cio­nó y em­pe­zó a con­tro­lar lo que co­mía y a per­der pe­so. Hoy pe­sa 18 ki­los me­nos. Pe­ro tam­bién se pu­so a dar­le vuel­tas al asun­to, pre­gun­tán­do­se por qué Es­ta­dos Uni­dos vi­vía ajeno a un pro­ble­ma de esas di­men­sio­nes. Por fin se di­jo que la ex­pli­ca­ción es­ta­ba en que na­die te­nía una so­lu­ción real pa­ra es­ta cri­sis. Al mis­mo tiem­po, el al­cal­de em­pe­zó a mi­rar con otros ojos la cul­tu­ra y las in­fra­es­truc­tu­ras de su ciu­dad, y vio has­ta qué pun­to la de­pen­den­cia del co­che ha­bía ale­ja­do a las per­so­nas del dis­fru­te del en­torno ur­bano.

El pri­mer pa­so fue lan­zar un re­to a los ciu­da­da­nos: que se pu­sie­ran, co­mo él, a die­ta. Ha­cien­do ga­la de su ta­len­to pa­ra la pu­bli­ci­dad tras 20 años en te­le­vi­sión, anun­ció que que­ría ha­cer per­der a Oklaho­ma City 450 mil ki­los. Lo hi­zo de­lan­te de las ins­ta­la­cio­nes de los ele­fan­tes en el zoo lo­cal, en No­che­bue­na, cons­cien­te de la aten­ción que los me­dios de­di­ca­ban a la die­ta en los días pos­te­rio­res a los ex­ce­sos de las fies­tas. Con­ven­ció a un mag­na­te de la sa­lud pa­ra que fi­nan­cia­ra una pá­gi­na web in­for­ma­ti­va lla­ma­da This City Is Going On A Diet (Es­ta ciu­dad se po­ne a die­ta) y se sin­tió ali­via­do al ver, en los días su­ce­si­vos, que los pe­rió­di­cos lo­ca­les apo­ya­ban su cam­pa­ña y los me­dios na­cio­na­les la elo­gia­ban en vez de reír­se de los gor­dos okies. Las igle­sias or­ga­ni­za­ban clu­bes de run­ning, las es­cue­las ana­li­za­ban los me­nús, las em­pre­sas ce­le­bra­ban com­pe­ti­cio­nes pa­ra per­der pe­so, los chefs en los res­tau­ran­tes com­pe­tían por ofre­cer pla­tos sa­lu­da­bles. Y, lo más im­por­tan­te pa­ra el al­cal­de, la gen­te de la ciu­dad ha­bla­ba de un pro­ble­ma que se les ha­bía em­pe­za­do a ir de las ma­nos. Apro­xi­ma­da­men­te uno de ca­da tres adul­tos en Oklaho­ma es obe­so, mien­tras que el es­ta­do se en­cuen­tra en­tre los que con­su­men me­nos fru­ta y tie­nen una esperanza de vi­da más ba­ja de to­do el país. La tasa de dia­bé­ti­cos ca­si se ha do­bla­do en diez años. Y qui­zá lo más alar­man­te sea que más de la quin­ta par­te de los ni­ños en­tre 10 y 17 años su­fre de obe­si­dad y ca­si un ter­cio de los ni­ños en edad prees­co­lar tie­ne so­bre­pe­so.

La doc­to­ra Ash­ley Weedn, di­rec­to­ra mé­di­ca de una clí­ni­ca es­pe­cia­li­za­da en obe­si­dad in­fan­til abier­ta ha­ce tres años en Oklaho­ma City, me di­jo que veían ca­sos ‘in­creí­bles’ de ni­ños de cua­tro años con el co­les­te­rol al­to. Al­gu­nos cha­va­les, só­lo en re­fres­cos, con­su­mían una can­ti­dad dia­ria de azú­car cin­co ve­ces ma­yor de la acon­se­ja­ble. ‘In­clu­so nos en­con­tra­mos con ni­ños de 6 años con los mis­mos pro­ble­mas en las ar­ti­cu­la­cio­nes que sue­len pa­de­cer las per­so­nas ma­yo­res por la ten­sión que so­por­tan sus pier­nas. Po­drían te­ner que ope­rar­se, pues la pre­sión en los hue­sos pro­du­ce un cre­ci­mien­to anor­mal que a me­nu­do de­for­ma las pier­nas’.

A pe­sar de al­gu­nas crí­ti­cas de los mé­di­cos, Cor­nett de­ci­dió des­de un prin­ci­pio tra­ba­jar con la in­dus­tria ali­men­ti­cia. Así que el sec­tor de los re­fres­cos pa­tro­ci­na los pro­gra­mas de sa­lud pa­ra com­ba­tir la obe­si­dad, y el al­cal­de se fo­to­gra­fió con el due­ño de Ta­co Bell en uno de los lo­ca­les de la ca­de­na pa­ra ha­cer pu­bli­ci­dad del me­nú ba­jo en ca­lo­rías. De he­cho, tie­ne en su des­pa­cho uno de los di­se­ños pro­mo­cio­na­les y me lo mos­tró or­gu­llo­so al re­ci­bir­me. ‘In­clu­so cuan­do es­ta­ba per­dien­do pe­so so­lía ir a al­gún res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da, aun­que só­lo me to­ma­ra un bu­rri­to de alu­bias sin cre­ma agria’, me di­jo. ‘No po­día im­pe­dir que le gen­te acu­die­ra a esos si­tios, pe­ro sí po­día in­ten­tar que fue­ra más ra­zo­na­ble con lo que pe­día. No pue­des cam­biar de arri­ba aba­jo lo há­bi­tos de la gen­te’.

En enero de 2012, la ciu­dad lo­gró per­der los 450 mil ki­los pro­pues­tos: las 47 mil per­so­nas que se ha­bían apun­ta­do al re­to per­die­ron una me­dia de 9 ki­los ca­da una. Un lo­gro ad­mi­ra­ble en una cam­pa­ña que de­mos­tra­ba su in­te­li­gen­cia pa­ra mo­vi­li­zar a la gen­te. Pe­ro a pe­sar de to­da la pu­bli­ci­dad, la am­bi­ción de Cor­nett iba mu­cho más allá de esa ha­za­ña: aho­ra que­ría reha­cer su me­tró­po­lis, re­mo­de­lar­la pa­ra la gen­te y no pa­ra los co­ches. O, co­mo él di­ce, ‘de­vol­ver la co­mu­ni­dad a la co­mu­ni­dad’. Y aun­que aho­ra se le vea co­mo un vi­sio­na­rio ur­bano, no tie­ne pro­ble­ma en ad­mi­tir que al prin­ci­pio no ha­bía nin­gún ‘gran plan’.

Oklaho­ma ha per­di­do 450 mil ki­los de gra­sa gra­cias a la ini­cia­ti­va de su al­cal­de, que pri­me­ro acu­mu­ló pe­so y lue­go se em­bar­có en una cru­za­da por la vi­da sa­na y cam­bió la fi­so­no­mía de su ciu­dad

Dos ni­ños jue­gan en el pri­mer gim­na­sio den­tro de un McDo­nald’s

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.