La ver­da­de­ra ver­güen­za na­cio­nal

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ro­bert J. Sa­muel­son

Was­hing­ton— Sea cual sea el fi­nal de es­ta elec­ción, la cam­pa­ña de 2016 por la Ca­sa Blan­ca se­rá re­cor­da­da, in­du­da­ble­men­te, por su vul­ga­ri­dad, mez­quin­dad y men­da­ci­dad. Ha si­do una ver­güen­za na­cio­nal. Pe­ro otro fa­llo pa­ra­le­lo ca­si pa­sa des­aper­ci­bi­do: la fal­ta de vo­lun­tad de am­bos can­di­da­tos –Hi­llary Clin­ton y Do­nald Trump– de en­ca­rar pro­ble­mas na­cio­na­les que son evi­den­tes, pe­ro que re­quie­ren de­ci­sio­nes po­co po­pu­la­res. Me re­fie­ro, por su­pues­to, al en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad y a la in­mi­gra­ción.

El más ob­vio es el en­ve­je­ci­mien­to de la so­cie­dad. En 1990, los in­di­vi­duos de 65 y más años re­pre­sen­ta­ban el 12.5 por cien­to de la po­bla­ción; aho­ra, se­gún las pro­yec­cio­nes de la Ofi­ci­na de Cen­sos, esa por­ción se­rá del 16 por cien­to para 2020, y del 19 por cien­to para 2030. Eso re­pre­sen­ta uno de ca­da cin­co nor­te­ame­ri­ca­nos. Ya, los gas­tos fe­de­ra­les de­di­ca­dos a los nor­te­ame­ri­ca­nos de más edad (prin­ci­pal­men­te el Se­gu­ro Social, Me­di­ca­re y el cui­da­do de los adul­tos ma­yo­res ba­jo Me­di­caid) do­mi­nan el pre­su­pues­to na­cio­nal. Des­pla­zan los gas­tos de otros pro­gra­mas, co­mo de­fen­sa, par­ques, et­cé­te­ra, y re­pre­sen­tan la fuen­te prin­ci­pal del dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio cró­ni­co.

Y eso no es to­do. La ra­len­ti­za­ción de la eco­no­mía re­fle­ja, en par­te, la ju­bi­la­ción de mi­llo­nes de ‘baby boo­mers’, cu­ya re­ti­ro del tra­ba­jo re­du­ce el cre­ci­mien­to de la fuer­za la­bo­ral. La in­jus­ti­cia ge­ne­ra­cio­nal es pal­pa­ble. Los nor­te­ame­ri­ca­nos más jóvenes ven una ma­yor par­te de sus im­pues­tos di­ri­gi­da al cui­da­do de los an­cia­nos, quie­nes a me­nu­do es­tán en me­jor si­tua­ción eco­nó­mi­ca que los jóvenes que los es­tán sub­si­dian­do.

Lo que ne­ce­si­ta­mos –era ob­vio in­clu­so an­tes de la pre­si­den­cia de Bill Clin­ton– es un nue­vo con­tra­to social en­tre las ge­ne­ra­cio­nes, que re­co­noz­ca las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da más lar­gas (que jus­ti­fi­can que la edad re­que­ri­da para los be­ne­fi­cios del Se­gu­ro Social y de Me­di­ca­re sea más al­ta) y la ma­yor ri­que­za de mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos de edad (que jus­ti­fi­ca be­ne­fi­cios más ba­jos para los ju­bi­la­dos en bue­na po­si­ción eco­nó­mi­ca).

Ni Clin­ton ni Trump se re­fi­rie­ron a na­da de es­to. Clin­ton pro­me­te be­ne­fi­cios del Se­gu­ro Social más al­tos; Trump pro­me­te no re­cor­tar los be­ne­fi­cios e im­pli­ca que po­dría ele­var­los. Los mo­ti­vos son ob­vios. Los vie­jos vo­tan más que los jóvenes; son tam­bién per­so­na­jes sim­pá­ti­cos. Na­die quie­re per­ju­di­car a la Abue­la. ¿Por qué com­ba­tir es­tas reali­da­des po­lí­ti­cas, aun­que la ne­ce­si­dad de un con­tra­to social sea pe­ren­to­ria?

Co­mo una cues­tión po­lí­ti­ca, la in­mi­gra­ción es si­mi­lar. Lo que de­be ha­cer­se no es su­fi­cien­te­men­te po­pu­lar para lle­var­lo a ca­bo. En 2014, la po­bla­ción de 42 mi­llo­nes de per­so­nas na­ci­das en el ex­te­rior re­pre­sen­ta­ba el 13 por cien­to de la po­bla­ción to­tal de Es­ta­dos Uni­dos, sien­do la por­ción ma­yor des­de co­mien­zos del si­glo XX. De ese nú­me­ro, unos 11 mi­llo­nes son in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, ci­fra re­la­ti­va­men­te es­ta­ble des­de 2009, se­gún Pew Re­search Cen­ter.

Es­ta­dos Uni­dos tie­ne un lar­go, aun­que di­fí­cil, his­to­rial de ab­sor­ción exi­to­sa de in­mi­gran­tes nue­vos. Para triun­far, la asi­mi­la­ción ne­ce­si­ta tiem­po. Los in­mi­gran­tes de­ben do­mi­nar el idio­ma, es­pe­cia­li­zar­se y adap­tar­se a los há­bi­tos es­ta­dou­ni­den­ses. Si hay un in­flu­jo gran­de y cons­tan­te de in­mi­gran­tes nue­vos –es­pe­cial­men­te de in­mi­gran­tes no-es­pe­cia­li­za­dos– la asi­mi­la­ción es más di­fí­cil para to­do el mun­do. La com­pe­ten­cia por los pues­tos de ba­ja re­mu­ne­ra­ción se in­ten­si­fi­ca. Así co­mo tam­bién la ten­den­cia de los in­mi­gran­tes a per­ma­ne­cer en ba­rrios en su ma­yo­ría ét­ni­cos.

To­do eso su­gie­re un pro­gra­ma de in­mi­gra­ción ob­vio. Pri­me­ro, de­be­mos re­du­cir la in­mi­gra­ción in­do­cu­men­ta­da, por­que la ile­ga­li­dad es no­ci­va y por­que el in­flu­jo cons­tan­te frus­tra la asi­mi­la­ción. Para des­alen­tar la in­mi­gra­ción ile­gal, de­be­mos ha­cer que E-Ve­rify –un sis­te­ma para los em­plea­do­res que ve­ri­fi­ca la ca­te­go­ría mi­gra­to­ria de los so­li­ci­tan­tes de pues­tos de tra­ba­jo– sea obli­ga­to­rio para la ma­yo­ría de las em­pre­sas. Tam­bién de­be­mos le­ga­li­zar a la vas­ta ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos que han es­ta­do en el país du­ran­te años y no tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les.

Fi­nal­men­te, de­be­mos re­for­mar la in­mi­gra­ción le­gal para que fa­vo­rez­ca el in­gre­so de tra­ba­ja­do­res su­ma­men­te es­pe­cia­li­za­dos, que asis­tan a la eco­no­mía y se asi­mi­len rá­pi­da­men­te.

Lo que sa­be­mos con cer­te­za es que es­tas dos gran­des ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas –en­ve­je­ci­mien­to e in­mi­gra­ción– mol­dea­rán, en gran me­di­da, el fu­tu­ro de Es­ta­dos Uni­dos. Si las elec­cio­nes son so­bre el fu­tu­ro y no el pa­sa­do, ha­bría­mos es­pe­ra­do que se de­di­ca­ra gran par­te de la cam­pa­ña a una dis­cu­sión se­ria so­bre có­mo en­ca­rar esos pro­ble­mas. Y, por su­pues­to, nos ha­bría­mos equi­vo­ca­do.

En in­mi­gra­ción, lo que sa­ca­mos de Trump fue una de­ma­go­gia que ape­ló a los más ba­jos te­mo­res de mu­chos nor­te­ame­ri­ca­nos. De­por­ta­ría a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, una pro­pues­ta cruel y po­co prác­ti­ca que mo­di­fi­có re­pe­ti­da­men­te. Tam­bién cons­trui­ría una mu­ra­lla a lo lar­go de la fron­te­ra sur, una po­lí­ti­ca que –co­mo par­te de un pa­que­te ma­yor que le­ga­li­za­ra a la ma­yo­ría de los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos– po­dría va­ler la pe­na in­ten­tar. Pe­ro la pro­pues­ta de Trump fue to­tal­men­te par­cial. Por otro la­do, Clin­ton fa­vo­re­ce “una re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral” pe­ro es va­ga so­bre có­mo re­du­cir la en­tra­da ile­gal.

En lo re­fe­ren­te al en­ve­je­ci­mien­to, hu­bo un con­sen­so no ver­ba­li­za­do: No to­car ese te­ma.

Pe­ro co­mo so­cie­dad, es­ta­mos in­mer­sos en él. Es­ta­dos Uni­dos es­tá en­ve­je­cien­do y con­ti­nua­rá ha­cién­do­lo. La cues­tión es en qué me­di­da con­tro­la­mos nues­tro fu­tu­ro o el fu­tu­ro nos con­tro­la a no­so­tros. La fal­ta de aten­ción pres­ta­da por la cam­pa­ña 2016 a es­tos asun­tos fa­tí­di­cos es la ver­da­de­ra ver­güen­za na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.