¿CUáL ES EL COS­TO DEL MU­RO Y DE DE­POR­TAR A MI­LLO­NES?

Ade­más de su al­to cos­to eco­nó­mi­co, po­dría en­fren­tar enor­mes obs­tácu­los, des­de am­bien­ta­les y de in­ge­nie­ría has­ta re­tos to­po­grá­fi­cos

El Diario de El Paso - - Portada - The Was­hing­ton Post

Ex­per­tos con­si­de­ran que pro­me­sas de cam­pa­ña ten­drían un im­pac­to mul­ti­mi­llo­na­rio en las res­trin­gi­das fi­nan­zas del Go­bierno

Was­hing­ton— Si Do­nald Trump cum­ple sus pro­me­sas que lo ayu­da­ron a im­pul­sar su vic­to­ria en la elec­ción pre­si­den­cial, ten­drá que em­pe­zar a to­mar me­di­das se­ve­ras con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, lo cual po­dría ser al­go sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos, po­dría re­que­rir un gas­to exor­bi­tan­te y se­ría lo­gís­ti­ca­men­te di­fí­cil re­mo­ver a mi­llo­nes de per­so­nas del país mien­tras for­ta­le­ce la fron­te­ra.

Co­mo can­di­da­to, Trump hi­zo de la in­mi­gra­ción uno de sus te­mas de más al­to per­fil, di­cien­do que crea­ría un ‘equi­po es­pe­cial de de­por­ta­ción’ y cons­trui­ría un ‘be­llo’ mu­ro a lo lar­go de la ma­yor par­te de la fron­te­ra sur con Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, ex­per­tos de in­mi­gra­ción ase­gu­ran que esas pro­me­sas, aun­que fue­ron po­pu­la­res en­tre su ba­se de elec­to­res, aho­ra re­pre­sen­tan im­por­tan­tes com­pli­ca­cio­nes mien­tras Trump se pre­pa­ra pa­ra asu­mir la Pre­si­den­cia.

Las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas po­drían afec­tar al­gu­nas par­tes de la eco­no­mía, par­ti­cu­lar­men­te en el sec­tor agrí­co­la, di­vi­dien­do a las fa­mi­lias y cos­tán­do­le bi­llo­nes de dó­la­res al Go­bierno en un mo­men­to en que las fi­nan­zas se en­cuen­tran res­trin­gi­das.

El mu­ro po­dría en­viar un men­sa­je po­lí­ti­co pe­ro ha­ría muy po­co pa­ra de­te­ner la ma­yor par­te de la lle­ga­da de nue­vas per­so­nas, que bus­can asi­lo y per­ma­ne­cen por más tiem­po que el que per­mi­ten sus vi­sas.

Tam­bién, su cons­truc­ción po­dría en­fren­tar enor­mes obs­tácu­los, ase­gu­ran los ex­per­tos, des­de pro­ble­mas am­bien­ta­les y de in­ge­nie­ría has­ta enor­mes desafíos to­po­grá­fi­cos en la fron­te­ra.

Aun con esas pro­ba­bles di­fi­cul­ta­des, Trump ten­drá he­rra­mien­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas pa­ra mi­ni­mi­zar ma­si­va­men­te los es­fuer­zos que hi­zo la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma pa­ra pro­te­ger de la de­por­ta­ción a mi­llo­nes de in­mi­gran­tes, se­ña­lan ex fun­cio­na­rios fe­de­ra­les.

Con tan só­lo una fir­ma, por ejem­plo, Trump po­dría re­ver­tir un pro­gra­ma que ha pro­te­gi­do a cien­tos de mi­les de per­so­nas que fue­ron traí­das ile­gal­men­te a Es­ta­dos Uni­dos cuan­do eran ni­ños, al­go que se ha com­pro­me­ti­do a ha­cer.

El nue­vo pre­si­den­te tam­bién po­dría cam­biar las prio­ri­da­des del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na, ex­po­nien­do más a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que hay en el país a una ines­pe­ra­da de­por­ta­ción, in­clu­yen­do a re­si­den­tes con sus fa­mi­lias que des­de ha­ce tiem­po es­tán en Es­ta­dos Uni­dos.

‘Yo es­pe­ro un mar de cam­bios en el pa­no­ra­ma de la apli­ca­ción de la ley’, co­men­tó John Sand­weg, ex di­rec­tor del De­par­ta­men­to de In­mi­gra­ción y Adua­nas de Es­ta­dos Uni­dos, que for­ma par­te del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na y po­dría su­per­vi­sar un al­to nú­me­ro de de­por­ta­cio­nes.

‘Las re­for­mas que se hi­cie­ron en los úl­ti­mos ocho años en la apli­ca­ción de las le­yes de in­mi­gra­ción han si­do ad­mi­nis­tra­ti­vas, no re­gla­men­ta­rias. Trump tie­ne una tre­men­da fle­xi­bi­li­dad pa­ra re­ver­tir el cur­so de esas po­lí­ti­cas’.

Aun­que las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción de Trump han de­mos­tra­do que son po­pu­la­res en su ba­se de elec­to­res que es­tá con­for­ma­da por la cla­se tra­ba­ja­do­ra cau­cá­si­ca, al­gu­nos crí­ti­cos tam­bién di­je­ron que es­tán en desacuer­do con ellas en un mo­men­to en que la po­bla­ción de in­mi­gran­tes ile­ga­les de Es­ta­dos Uni­dos es­tá dis­mi­nu­yen­do.

El nú­me­ro de per­so­nas que es­tá tra­tan­do de cru­zar la fron­te­ra su­r­oes­te de Es­ta­dos Uni­dos ha des­cen­di­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da y más me­xi­ca­nos es­tán re­gre­san­do a ca­sa, que en­tran­do al país.

Trump tam­po­co ha di­cho vir­tual­men­te na­da acer­ca de otros dos pro­ble­mas im­por­tan­tes de in­mi­gra­ción: la olea­da de cen­troa­me­ri­ca­nos que es­tán hu­yen­do de la vio­len­cia y bus­can­do asi­lo en Es­ta­dos Uni­dos, y el re­sul­tan­te tra­ba­jo pen­dien­te que hay en el sis­te­ma de Cor­tes de in­mi­gra­ción.

Allí, mu­chos ca­sos re­cien­tes es­pe­ran años pa­ra que sean es­cu­cha­dos en la Cor­te. Tam­po­co ha to­ma­do una pos­tu­ra cla­ra so­bre la de­ten­ción de las per­so­nas que bus­can asi­lo, in­clu­yen­do a fa­mi­lias, una prác­ti­ca que se ha am­plia­do drás­ti­ca­men­te ba­jo el man­da­to del pre­si­den­te Oba­ma.

Los 11 mi­llo­nes de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das que vi­ven en Es­ta­dos Uni­dos es­tán aquí por­que in­gre­sa­ron ile­gal­men­te al país o pro­lon­ga­ron la es­ta­día per­mi­ti­da por sus vi­sas.

En un dis­cur­so que pro­nun­ció en agos­to, di­jo que las vi­das de esas per­so­nas cam­bia­rían rá­pi­da­men­te du­ran­te su Pre­si­den­cia.

Aun­que la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton pro­pu­so un ca­mino pa­ra ob­te­ner la ciu­da­da­nía pa­ra al­gu­nas de esas per­so­nas, Trump ha di­cho que só­lo hay una ma­ne­ra de ob­te­ner el es­ta­tus le­gal: sa­lir del país y re­gre­sar con una vi­sa, al­go que re­que­ri­ría años de es­pe­ra.

Ini­cial­men­te, Trump in­di­có que cual­quier in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do era vul­ne­ra­ble a la de­por­ta­ción y lue­go di­jo que pri­me­ro se en­fo­ca­ría en los que tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les.

A pri­me­ra vis­ta, dar­le prio­ri­dad a la de­por­ta­ción de de­lin­cuen­tes es pa­ra­le­lo a la po­lí­ti­ca de Oba­ma. Sin em­bar­go, Trump po­dría am­pliar dra­má­ti­ca­men­te el rit­mo. Tam­bién di­jo que 2 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes no au­to­ri­za­dos tie­nen an­te­ce­den­tes pe­na­les.

El Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­cas de In­mi­gra­ción, que no es par­ti­dis­ta, ase­gu­ra que ese nú­me­ro as­cien­de a 820 mil per­so­nas.

‘Des­de la pri­me­ra ho­ra del pri­mer día que es­té en la Pre­si­den­cia, esas per­so­nas van a te­ner que ir­se’, di­jo.

‘Pue­den lla­mar­le de­por­ta­ción si quie­ren. A la pren­sa no le gus­ta ese tér­mino. Po­drán lla­mar­le co­mo quie­ran, pe­ro se ten­drán que ir”.

El pre­si­den­te tie­ne una am­plia li­ber­tad pa­ra emi­tir ins­truc­cio­nes al ICE, co­mo lo hi­zo Oba­ma en el 2014, cuan­do le pi­dió a la agen­cia que en­fo­ca­ra sus es­fuer­zos en los que re­pre­sen­ta­ban una ame­na­za o ha­bían si­do con­de­na­dos por de­li­tos y le res­tó én­fa­sis a las fa­mi­lias que han vi­vi­do pa­cí­fi­ca­men­te en el país.

Des­de en­ton­ces, el nú­me­ro to­tal de de­por­ta­cio­nes ha dis­mi­nui­do. Sin em­bar­go, una ma­yor pro­por­ción de los que han si­do ex­pul­sa­dos son cri­mi­na­les.

‘El pre­si­den­te pue­de ha­cer mu­cho cambiando sim­ple­men­te los im­pe­ra­ti­vos de la bu­ro­cra­cia’, co­men­tó Wi­lliam Stock, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Abo­ga­dos de In­mi­gra­ción.

‘En es­te mo­men­to, lo que es in­tere­san­te es que la ma­yo­ría de los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos han es­ta­do aquí por más de cin­co años. La ley di­ce que tie­nen de­re­cho a una au­dien­cia pa­ra sa­ber si pue­den ob­te­ner al­gún ti­po de ayu­da. La pre­gun­ta es ¿qué tan­to se­rán alen­ta­das las agencias a re­du­cir un jui­cio jus­to?’

Trump ha di­cho que sus de­por­ta­cio­nes se­rán lle­va­das a ca­bo de una ma­ne­ra ‘muy hu­ma­na’, pe­ro tam­bién se ha re­fe­ri­do con ad­mi­ra­ción al ope­ra­ti­vo que lle­vó a ca­bo Es­ta­dos Uni­dos en 1954, au­to­ri­za­do por Dwight Ei­sen­ho­wer, en el que cien­tos de mi­les de per­so­nas fue­ron reu­ni­das y tras­la­da­das a Mé­xi­co en unos via­jes que en oca­sio­nes es­ta­ban sa­tu­ra­dos y co­bra­ron vi­das.

La ac­tuaL ma­lla di­vi­so­ria en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.