Se­ñor Trump, ol­ví­de­se del mu­ro

El Diario de El Paso - - Opinión - Cor­po­ra­te Ame­ri­ca obli­ga­ción­de Die­go Fon­se­ca Es­cri­tor y pe­rio­dis­ta

Excelentísimo Do­nald J. Trump, pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca. Se­ñor: ok, us­ted ga­nó. Y yo ten­go mie­do. Fe­li­ci­ta­cio­nes por con­ver­tir­se en el pre­si­den­te 45.0 de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra, a tra­ba­jar. No se­rá es­ta una re­la­ción amo­ro­sa, pa­ra qué en­ga­ñar­nos. En­ton­ces, se­ñor: ol­ví­de­se del mu­ro. Prác­ti­ca y sim­bó­li­ca­men­te, Sr. Trump, que­da a su car­go la ofi­ci­na prin­ci­pal del país que to­do el pla­ne­ta ob­ser­va. Us­ted se­rá el pre­si­den­te de una na­ción que ins­pi­ró al mun­do. Una que ha pro­vis­to al mun­do con ideas, in­no­va­cio­nes, reivin­di­ca­cio­nes que imi­tar —no quie­ro pen­sar en la cuen­ta os­cu­ra: en­fo­que­mos en lo po­si­ti­vo—. Ten­drá ba­jo su co­man­do el ejér­ci­to más po­de­ro­so del mun­do; Wall Street es­ta­rá es­cu­chán­do­lo a me­nos de tres ho­ras de su des­pa­cho; la eco­no­mía del mun­do res­pi­ra­rá sus res­fríos.

Por en­de, Sr. Trump, ol­vi­de los mu­ros. Es tiem­po de cons­truir. Es­ta na­ción tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad glo­bal en un mun­do ines­ta­ble y com­pli­ca­do. Una obli­ga­ción mo­ral con los aban­do­na­dos por la for­tu­na. Su pre­si­den­cia de­be pro­fun­di­zar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca ini­cia­da por Ba­rack Oba­ma. Me­jo­rar la si­tua­ción de las fa­mi­lias en pro­ble­mas y po­ner lí­mi­tes a esa que pre­ci­sa —de us­ted y de to­dos— con­trol in­me­dia­to.

Sr. Trump, us­ted es­tá an­te las puer­tas de la His­to­ria. Po­drá abrir­las pa­ra ha­cer una gran en­tra­da o echar­las aba­jo. Po­drá ser un pre­si­den­te de cor­to tiem­po y com­por­ta­mien­to in­cen­dia­rio, o pue­de ele­gir acer­car­se a un te­rri­to­rio ra­zo­na­ble y go­ber­nar con con­sen­sos y con­cor­dia. Po­drá co­men­zar a re­pa­rar da­ños o ter­mi­nar por in­cen­diar la ca­sa. Lla­mar al orden o ani­mar hor­das.

Us­ted ga­nó con­tra los de­mó­cra­tas, con­tra el Co­mi­té Na­cio­nal Re­pu­bli­cano, con­tra las éli­tes y ba­ro­nes de su par­ti­do, con­tra la opo­si­ción de la in­te­lec­tua­li­dad y los me­dios, con­tra la per­cep­ción glo­bal. Ten­drá a su fa­vor el Se­na­do y la Ca­sa de Re­pre­sen­tan­tes. La ma­yor par­te de los es­ta­dos. De­ci­di­rá —vál­ga­nos el uni­ver­so— la com­po­si­ción de­ter­mi­nan­te de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia, jue­ces que dic­ta­rán, por dé­ca­das, la va­li­dez de nu­me­ro­sas reivin­di­ca­cio­nes so­cia­les ob­te­ni­das y desea­das. Sr. Trump: tie­ne us­ted en sus ma­nos la lla­ve de un po­der cua­siom­ní­mo­do. Si en­tien­de bien ese man­da­to, tie­ne an­te us­ted una opor­tu­ni­dad y res­pon­sa­bi­li­dad úni­cas. Si lo en­tien­de mal, y no soy fi­gu­ra­ti­vo, se­rá una tra­ge­dia.

A su ser­vi­cio es­tá la po­si­bi­li­dad de pro­bar­nos a to­dos que nos equi­vo­ca­mos —por fa­vor, há­ga­lo: po­de­mos vi­vir con la hu­mi­lla­ción— o con­fir­mar nues­tras ideas e ini­ciar un ca­mino empedrado de un li­de­raz­go re­van­chis­ta mon­ta­do so­bre ven­gan­zas in­tra­ga­bles.

Dé­je­me de­cír­se­lo de otra ma­ne­ra, Sr. Trump: us­ted tie­ne la re­pa­rar las he­ri­das que us­ted mis­mo pro­vo­có. La pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra no da de­re­chos es­pe­cia­les sino obli­ga­cio­nes inex­cu­sa­bles. Un pre­si­den­te de­be con­vo­car a los equi­li­brios pues su res­pon­sa­bi­li­dad es el con­jun­to de la so­cie­dad, no so­lo sus vo­tan­tes. El pre­si­den­te Oba­ma co­rrió gran­des ries­gos por res­tau­rar un diá­lo­go que su par­ti­do pro­cu­ró des­mo­ro­nar. ¿In­sis­ti­rá us­ted en esa ló­gi­ca, pro­fun­di­zan­do la po­la­ri­za­ción y la bre­cha? ¿Hun­di­rá us­ted la de­mo­cra­cia es­ta­dou­ni­den­se en un ma­yor retroceso?

En­tre sus vo­tan­tes, Sr. Trump, mi­llo­nes es­pe­ran que cum­pla sus pro­me­sas —dis­cúl­pe­me— de bru­je­ría eco­nó­mi­ca. Aguar­da­rán a que pron­to flo­rez­can los mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo que pro­me­tió co­mo si fue­ran hon­gos de llu­via. A que el país se inun­de con pro­yec­tos de em­pre­sas que re­gre­san o traen nue­vas in­ver­sio­nes. Que el sis­te­ma de sa­lud cu­bra a to­dos a ba­jo cos­to. Que, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, los acuer­dos co­mer­cia­les fa­vo­rez­can a Es­ta­dos Uni­dos an­tes que a las cor­po­ra­cio­nes y sus so­cios. Que, más aún, la ve­lei­do­sa Chi­na ba­je la cer­viz.

No sé có­mo con­se­gui­rá eso y no re­ve­la­ría na­da nue­vo si di­go que ca­si la mi­tad de es­te país no ve de­ma­sia­da ra­zón de­trás de sus pla­nes. Pe­ro esa mis­ma mi­tad, su­pon­go yo, es­tá dis­pues­ta a con­tri­buir pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, pues no ha­cer­lo se­ría es­cu­pir ha­cia arri­ba. No se cues­tio­nan los erro­res aje­nos na­da más pa­ra ha­cer­los pro­pios por des­pe­cho.

Por su­pues­to, pa­ra eso es im­pres­cin­di­ble —y pa­re­ce ab­sur­do te­ner que se­ña­lar es­to en una na­ción desa­rro­lla­da y en el si­glo XXI, pues no es 1933— to­mar dis­tan­cia de la im­po­si­ción de la vo­lun­tad om­ni­po­ten­te del ga­na­dor que to­ma to­do. Us­ted de­be apos­tar por el li­de­raz­go in­te­li­gen­te, Sr. Trump. ¿Sa­be?, quie­nes pa­san a la his­to­ria por un fa­vor so­cial ca­si uná­ni­me son los es­ta­dis­tas, no los go­ber­nan­tes me­no­res ni los au­tó­cra­tas. Y esos es­ta­dis­tas sa­ben que los mar­cos de con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca son esen­cia­les pa­ra la ges­tión del Es­ta­do.

Por eso, Sr. Trump, de­be sen­tar­se a re­fle­xio­nar con los so­cios co­mer­cia­les, po­lí­ti­cos y mi­li­ta­res de Es­ta­dos Uni­dos, des­de Mé­xi­co a la OTAN. Eu­ro­pa es­pe­ra por diá­lo­go y di­plo­ma­cia, no bra­vu­co­ne­ría. Amé­ri­ca La­ti­na es­pe­ra por una me­jor re­la­ción: Cuba y Ve­ne­zue­la, los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, Co­lom­bia y su paz. Si­ria pre­ci­sa de Es­ta­dos Uni­dos. El mun­do, Sr. Pre­si­den­te.

De­be­rá res­ta­ñar las he­ri­das pro­vo­ca­das en la dispu­ta in­ter­na del país por su dis­cur­so ofen­si­vo y pa­to­te­ro. Us­ted ha in­sul­ta­do a las mu­je­res sin dis­cul­par­se ja­más. Ha mal­tra­ta­do a los pa­dres de un hé­roe mi­li­tar, es­ta­dou­ni­den­se y mu­sul­mán, y a to­dos los pro­fe­san­tes de la fe. Ha anun­cia­do que ex­pul­sa­rá a mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de es­te país por la mí­ni­ma fal­ta ad­mi­nis­tra­ti­va de no te­ner pa­pe­les mi­gra­to­rios apro­pia­dos en re­gla. Esas per­so­nas for­man par­te del te­ji­do so­cial de es­ta na­ción y, al me­nos en el ca­so par­ti­cu­lar de los la­ti­nos, se­rán una par­te aun ma­yor de la mus­cu­la­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos en me­nos de dos dé­ca­das, cuan­do re­pre­sen­ten un ter­cio de su po­bla­ción.

El Ex­pe­ri­men­to Ame­ri­cano, ex­pli­có Ale­xis de Toc­que­vi­lle, ba­sa su ex­cep­cio­na­lis­mo en la idea de in­clu­sión, no en la ti­ra­nía de las ma­yo­rías. Tie­ne us­ted la de­li­ca­dí­si­ma ta­rea del equi­li­brio en la cuer­da floja que us­ted mis­mo ten­dió so­bre el va­cío. Pe­ro us­ted eli­gió ese ca­mino.

Es­te es un lla­ma­do a la cor­du­ra. Sr. Pre­si­den­te, us­ted ha­bló de unión ape­nas se su­po ga­na­dor. Su vi­da pa­re­ce de­cir to­do lo con­tra­rio, pe­ro es bueno que le re­cuer­de que el triun­fo no da de­re­chos. So­lo los dés­po­tas, di­jo al­guien por allí, pre­fie­ren la vic­to­ria a la de­mo­cra­cia. No más mu­ros, Sr. Trump.

No más di­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.