La otra ca­ra de la vic­to­ria

El Diario de El Paso - - Opinión - An­drés Oppenheimer Co­lum­nis­ta de El Nue­vo He­rald aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— Fe­li­ci­ta­cio­nes, pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump: us­ted ha ga­na­do una vic­to­ria con­tun­den­te. Aho­ra, an­tes de que se crea de­ma­sia­do la in­mi­nen­te ava­lan­cha de es­pe­cu­la­cio­nes de que su vic­to­ria va a cam­biar la his­to­ria del mun­do, le rue­go re­cor­dar los si­guien­tes da­tos pa­ra evi­tar con­ver­tir­se en un au­tó­cra­ta me­ga­lo­ma­nía­co.

Da­to Nº 1: Us­ted ga­nó las elec­cio­nes con la ayu­da del di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey, y de Wi­ki­leaks, que se­gún fun­cio­na­rios de Es­ta­dos Uni­dos es una or­ga­ni­za­ción apo­ya­da por el go­bierno ru­so.

Es cier­to que us­ted tam­bien ga­nó por­que de­ce­nas de mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses –en su ma­yo­ría hom­bres blan­cos– se sin­tie­ron re­le­ga­dos en una eco­no­mía glo­ba­li­za­da. Ellos com­pra­ron su re­la­to de que Es­ta­dos Uni­dos es­tá per­dien­do tra­ba­jos por Mé­xi­co y Chi­na, cuan­do en reali­dad es­tá per­dien­do tra­ba­jos –y los se­gui­rá per­dien­do– por la au­to­ma­ti­za­ción y los ro­bots.

Pe­ro lo más pro­ba­ble es que us­ted no hu­bie­ra ga­na­do si el di­rec­tor del FBI no hu­bie­ra da­do el pa­so al­ta­men­te cues­tio­na­ble de anun­ciar a me­nos de dos se­ma­nas de las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre que ha­bía en­con­tra­do mi­les de e-mails de la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, que se­gún él de­bían ser in­ves­ti­ga­dos.

Co­mey anun­ció lue­go, ape­nas cua­tro días an­tes de las elec­cio­nes, que su nue­va in­ves­ti­ga­ción no ha­bía en­con­tra­do na­da. Pe­ro los e-mails de Clin­ton do­mi­na­ron los ti­tu­la­res du­ran­te los úl­ti­mos diez días, y eclip­sa­ron to­tal­men­te los ti­tu­la­res an­te­rio­res de que us­ted se ne­ga­ba a mos­trar su de­cla­ra­ción de im­pues­tos, de sus quie­bras co­mer­cia­les, del es­cán­da­lo de la Uni­ver­si­dad Trump, y otros. Y la fil­tra­ción dia­ria de mi­les de co­rreos elec­tró­ni­cos de la cam­pa­ña de Clin­ton por Wi­ki­leaks sin du­da tam­bién le ayu­dó a ga­nar.

Da­to Nº 2: Us­ted tam­bién re­ci­bió un po­co de ayu­da no in­ten­cio­nal del pre­si­den­te Oba­ma, cu­yos más re­cien­tes ra­mos de oli­vo a Cuba po­co an­tes de las elec­cio­nes irri­ta­ron a mu­chos cu­ba­noa­me­ri­ca­nos, y lo ayu­da­ron a us­ted a ga­nar el cru­cial es­ta­do de Flo­ri­da.

Co­mo lo es­cri­bí en es­ta co­lum­na una se­ma­na an­tes de las elec­cio­nes, la de­ci­sión de Oba­ma del 14 de oc­tu­bre de fle­xi­bi­li­zar el em­bar­go es­ta­dou­ni­den­se a Cuba en ma­te­ria de ron y ci­ga­rros, así co­mo la de­ci­sión del 26 de oc­tu­bre de abs­te­ner­se por pri­me­ra vez en el vo­to anual de las Na­cio­nes Uni­das con­tra el em­bar­go es­ta­dou­ni­den­se a Cuba em­pu­jó a mu­chos exi­lia­dos cu­ba­noa­me­ri­ca­nos de la vie­ja guar­dia a vo­tar por us­ted.

Da­to Nº 3: His­tó­ri­ca­men­te, to­do apun­ta­ba a que el par­ti­do opo­si­tor ga­na­ra es­tas elec­cio­nes. Por lo ge­ne­ral, es muy di­fí­cil que un mis­mo par­ti­do po­lí­ti­co ga­ne tres elec­cio­nes con­se­cu­ti­vas en Es­ta­dos Uni­dos. El Par­ti­do De­mó­cra­ta de Clin­ton no ha­bía ga­na­do tres elec­cio­nes con­se­cu­ti­vas des­de 1940. Los es­ta­dou­ni­den­ses tien­den a vo­tar por un cam­bio ca­da ocho años, y es­ta vez no fue la ex­cep­ción.

Da­to Nº 4: Es pro­ba­ble que Clin­ton ha­ya ga­na­do el vo­to po­pu­lar –en el mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas, Clin­ton te­nía 58,909,774 vo­tos, en con­tra de 58,864,233 su­yos–, lo que sig­ni­fi­ca que más es­ta­dou­ni­den­ses vo­ta­ron por ella, aun­que us­ted ha­ya ga­na­do en el co­le­gio elec­to­ral.

Es­te país es­tá di­vi­di­do en dos mi­ta­des. Si us­ted quie­re ga­nar la con­fian­za de la ma­yo­ría que no vo­tó por us­ted, co­mo di­jo en su dis­cur­so de vic­to­ria, ten­drá que ex­ten­der­le la mano a mu­chos gru­pos a los que in­sul­tó du­ran­te la cam­pa­ña.

Da­to Nº 5: El mun­do no lo quie­re mu­cho. Ape­nas se hi­zo evi­den­te que iba a ga­nar en la no­che de las elec­cio­nes, se des­plo­ma­ron los mer­ca­dos de to­do el mun­do. Nin­gún país pue­de cre­cer sin in­ver­sión, y us­ted ten­drá que ha­cer al­go pa­ra vol­ver a ga­nar la con­fian­za glo­bal pa­ra con­ver­tir en reali­dad su le­ma “Ha­cer a Amé­ri­ca gran­de otra vez”.

Mi con­clu­sión: Sí, us­ted lo­gró de­mos­trar que to­dos los en­cues­ta­do­res es­ta­ban equi­vo­ca­dos, y sor­pren­dió al mun­do con la vic­to­ria más im­pre­vis­ta en la his­to­ria mo­der­na de Es­ta­dos Uni­dos. Aho­ra, por el bien del mun­do, por fa­vor re­cuer­de es­tos da­tos que aca­bo de se­ña­lar, no per­mi­ta que es­ta vic­to­ria le nu­ble el jui­cio, y bus­que pun­tos de en­ten­di­mien­to con sus ad­ver­sa­rios en el país y en el ex­tran­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.