Te­men ‘ma­ten’ al NAF­TA

Am­plia­rán UTEP en te­rre­nos de ex Asar­co

El Diario de El Paso - - Portada - Ser­gio Sa­la­zar/El Dia­rio de El Pa­so

El gran te­rreno al Oes­te de la ciu­dad que por dé­ca­das al­ber­gó las ins­ta­la­cio­nes de la fun­di­do­ra Asar­co, es­tá en­tre los pla­nes de ex­pan­sión de la Uni­ver­si­dad de Te­xas en El Pa­so.

La Me­sa Di­rec­ti­va de Re­gen­tes del Sis­te­ma de la Uni­ver­si­dad de Te­xas, el má­xi­mo ór­gano que su­per­vi­sa a UTEP, apro­bó que se ini­cien las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ad­qui­rir los te­rre­nos con su­per­fi­cie de 458 acres (185.3 hec­tá­reas) por unos 17 mi­llo­nes de dó­la­res.

Par­te de los pre­dios se en­cuen­tran al Es­te de la I-10, en la zo­na mon­ta­ño­sa don­de es­tán los cam­pos de fut­bol y soft­bol de los Mi­ne­ros, otros es­tán al Oes­te de la au­to­pis­ta, en don­de se eri­gie­ron las chi­me­neas de la fun­di­do­ra, las cua­les fue­ron de­mo­li­das en el año 2013.

El te­rreno de la Asar­co es desea­do por la uni­ver­si­dad, ya que del otro la­do, por la ca­lle Me­sa no tie­ne pa­ra dón­de ex­pan­dir­se, por to­dos los ne­go­cios que ahí se en­cuen­tran.

Aprue­ban re­gen­tes de la Uni­ver­si­dad de Te­xas com­pra por $17 mi­llo­nes

Tan­to To­yo­ta co­mo Nis­san, las mar­cas ja­po­ne­sas más gran­des, al igual que Ge­ne­ral Mo­tors y Volks­wa­gen, de­pen­den de fá­bri­cas en Mé­xi­co.

Las mul­ti­na­cio­na­les fa­bri­can mi­llo­nes de vehícu­los en en­sam­bla­do­ras, así co­mo pa­ra pro­du­cir un al­to vo­lu­men de las au­to­par­tes en ma­qui­la­do­ras me­xi­ca­nas.

Es­ta si­tua­ción las po­nen una po­si­ción muy pe­li­gro­sa en ca­so de que el pre­si­den­te elec­to cum­pla con su pro­me­sa de ele­var los co­bros de aran­ce­les pa­ra vehícu­los cons­trui­dos al sur del Río Gran­de.

“Trump po­dría, o po­drá, in­ten­tar cons­truir ba­rre­ras co­mer­cia­les”, di­jo Fer­di­nand Du­den­hoef­fer, del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción au­to­mo­vi­lís­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Duis­burg-Es­sen, en Ale­ma­nia. “Los fa­bri­can­tes de au­tos con fá­bri­cas en Es­ta­dos Uni­dos es­ta­rían del la­do ga­na­do. Mé­xi­co, la nue­va me­ca de la in­dus­tria au­to­mo­triz, po­dría su­frir”.

Des­de 2010, nue­ve fa­bri­can­tes glo­ba­les –in­clu­yen­do GM, Ford y Fiat-Chrys­ler– han in­ver­ti­do más de 24 mil mi­llo­nes de dó­la­res en Mé­xi­co. Au­di, BMW y Daim­ler –pro­duc­to­ra de los Mer­ce­des-Benz– tie­nen pla­nes de en­sam­blar vehícu­los de lu­jo, motores o ca­mio­nes pe­sa­dos en Mé­xi­co, país que se­gún Trump sea ha be­ne­fi­cia­do de los nor­te­ame­ri­ca­nos que lo lle­va­ron a la Pre­si­den­cia.

La pro­duc­ción au­to­mo­triz en Mé­xi­co se ha más que du­pli­ca­do en es­ta dé­ca­da, de 2 mi­llo­nes a 5 mi­llo­nes de vehícu­los, se­gún el Cen­tro pa­ra In­ves­ti­ga­ción Au­to­mo­triz, con se­de en Ann Ar­bor, Mi­chi­gan.

El can­di­da­to re­pu­bli­cano y desa­rro­lla­dor in­mo­bi­lia­rio se lle­vó ti­tu­la­res de pren­sa cuan­do ame­na­zó con ele­var en 35 por cien­to el aran­cel a los ca­rros Ford que se cons­tru­yen en Mé­xi­co y son en­via­dos a EU. Trump ca­ta­lo­gó de “una ab­so­lu­ta des­gra­cia” los pla­nes de Ford de cons­truir una nue­va plan­ta al sur de la fron­te­ra.

No obs­tan­te, el au­men­to en los im­pues­tos ele­va­ría el cos­to de los au­to­mo­to­res en EU y da­ña­ría la de­man­da, se­ña­ló Joe Spak, ana­lis­ta en RBC Ca­pi­tal Mar­kets.

Trump co­men­za­ría una ‘gue­rra mun­dial de co­mer­cio”, si de­ci­de con­cluir pac­tos co­mer­cia­les y uti­li­za pro­vi­sio­nes pa­ra in­cre­men­tar los aran­ce­les, di­jo Do­nald Gri­mes eco­no­mis­ta en la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan.

Ame­na­za abier­ta

En ju­nio, Trump se­ña­ló que iba a “re­ti­rar a los Es­ta­dos Uni­dos de la Alian­za Trans­pa­cí­fi­ca (TPP)”, así co­mo “re­ne­go­ciar in­me­dia­ta­men­te” el NAF­TA, tam­bién co­no­ci­do co­mo TLC, por sus si­glas en es­pa­ñol.

En el ca­so del TPP, Trump pue­de sa­car al país del pac­to sin ha­cer li­te­ral­men­te na­da. El acuer­do no en­tra en vi­gor has­ta que sea ra­ti­fi­ca­do por los 12 paí­ses fir­man­tes y, se­gún las le­yes fe­de­ra­les, el Con­gre­so de EU ne­ce­si­ta que el Pre­si­den­te in­tro­duz­ca la ini­cia­ti­va le­gis­la­ti­va pa­ra apro­bar­lo.

Re­ne­go­ciar el NAF­TA es más com­pli­ca­do. Trump pue­de pro­po­ner cam­bios a sus con­tra­par­tes en Mé­xi­co y Ca­na­dá, pe­ro ellos no tie­nen nin­gu­na obli­ga­ción de ne­go­ciar con el nue­vo man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se.

No obs­tan­te, se­ña­ló el eco­no­mis­ta Gri­mes, NAF­TA re­quie­re só­lo de un avi­so pre­vio de seis me­ses pa­ra que una de las par­tes se re­ti­re del tra­ta­do y no es­pe­ci­fi­ca si el pre­si­den­te ne­ce­si­ta­ría una apro­ba­ción del Con­gre­so pa­ra to­mar la de­ci­sión.

Es­ta fa­ci­li­dad pa­ra re­ti­rar­se del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio po­dría de cual­quier ma­ne­ra afec­tar a EU.

“Es­tos otros paí­ses po­drían ven­gar­se. Los pre­cios que los con­su­mi­do­res pa­ga­rían au­men­ta­ría en gran es­ca­la. La Re­ser­va Fe­de­ral in­cre­men­ta­ría sus ta­sas de in­te­rés; se­ría ho­rri­ble”, di­jo Gri­mes.

la ICÓNICa chi­me­nea fue de­rri­ba­da en 2013

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.