Sin ho­gar en Es­ta­dos Uni­dos

El Diario de El Paso - - Opinión - Tho­mas L. Fried­man

Nue­va York— Co­men­cé a es­cri­bir una co­lum­na en la no­che del día de las elec­cio­nes que em­pe­za­ba con las pa­la­bras de un in­mi­gran­te, mi ami­ga Les­ley Gold was­ser, quien lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos pro­ce­den­te de Zim­ba­bue en los 1980. Al son­dear la es­ce­na política ha­ce unos cuan­tos años, Les­ley me di­jo: “Us­te­des, los es­ta­dou­ni­den­ses, pa­tean a su país co­mo si fue­ra un ba­lón de fut­bol ame­ri­cano. Pe­ro no es un ba­lón. Es un hue­vo de Fa­ber­gé. Lo pue­den rom­per”.

Aho­ra que Do­nald Trump re­sul­tó ele­gi­do pre­si­den­te, ten­go más mie­do del que ha­ya te­ni­do al­gu­na vez en mis 63 años, de que pu­dié­ra­mos ha­cer jus­to eso: rom­per a nues­tro país, de que pu­dié­ra­mos vol­ver­nos tan irre­pa­ra­ble­men­te di­vi­di­dos que no fun­cio­na­ra nues­tro go­bierno na­cio­nal.

A par­tir del mo­men­to en el que Trump sur­gió co­mo un can­di­da­to, to­mé se­ria­men­te la po­si­bi­li­dad de que pu­die­ra ga­nar; es­ta co­lum­na nun­ca pro­nos­ti­có otra co­sa, aun­que, sin du­da, lo desea­ba. Eso no sig­ni­fi­ca que la reali­dad de ello no me ha­ya im­pac­ta­do.

Con to­do y que sa­bía que era una po­si­bi­li­dad, el he­cho cru­do de que una ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses qui­sie­ran un cam­bio ra­di­cal y per­tur­ba­dor con tan­ta de­ses­pe­ra­ción que, sen­ci­lla­men­te, no les im­por­tó quién fue­ra el agen­te del cam­bio; qué ti­po de ejem­plo po­dría ser pa­ra nues­tros hi­jos; si es que real­men­te te­nía al­gu­na ca­pa­ci­dad pa­ra eje­cu­tar su plan –o si si­quie­ra te­nía real­men­te un plan que eje­cu­tar– es pro­fun­da­men­te alar­man­te.

An­tes de ex­po­ner to­dos mis te­mo­res, ¿hay al­gún he­cho res­ca­ta­ble en es­ta vo­ta­ción? Lle­vo ho­ras bus­can­do y el úni­co que he po­di­do en­con­trar es és­te: no creo que Trump se ha­ya com­pro­me­ti­do de ver­dad con una so­la pa­la­bra o política que ha­ya ex­pues­to du­ran­te la cam­pa­ña, ex­cep­to por una fra­se: “Yo quie­ro ga­nar”.

Sin em­bar­go, Do­nald Trump no pue­de ser un ga­na­dor a me­nos de que cam­bie ra­di­cal­men­te su per­so­na­li­dad y sus po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, y se con­vier­ta en to­do lo que no fue en es­ta cam­pa­ña. Tie­ne que con­ver­tir­se en sa­na­dor en lu­gar de en al­guien que di­vi­de; al­guien que com­pul­si­va­men­te di­ce la ver­dad en lu­gar de un men­ti­ro­so com­pul­si­vo; al­guien lis­to pa­ra es­tu­diar los pro­ble­mas y to­mar de­ci­sio­nes con ba­se en la evi­den­cia, no al­guien que so­lo dis­pa­ra sin apun­tar; al­guien que le di­ce a la gen­te lo que ne­ce­si­ta es­cu­char y no lo que quie­re oír, y al­guien que apre­cia que un mun­do in­ter­de­pen­dien­te pue­de pros­pe­rar so­lo con re­la­cio­nes en las que to­dos ga­nan y no con las de su­ma ce­ro.

So­lo pue­do es­pe­rar que lo ha­ga. Por­que si no lo ha­ce, to­dos los que vo­ta­ron por él –pa­san­do por al­to to­dos sus de­fec­tos– por­que que­rían un cam­bio ra­di­cal y per­tur­ba­dor, bueno, lo van a te­ner.

Su­pon­go que Trump no va a que­rer pa­sar a la his­to­ria co­mo el peor pre­si­den­te en la his­to­ria, ya no se di­ga el que pre­si­dió la frac­tu­ra más pro­fun­da de Es­ta­dos Uni­dos des­de la Gue­rra Ci­vil. Sa­cu­di­ría a to­do el mun­do. Por tan­to, so­lo pue­do es­pe­rar que, co­mo pre­si­den­te, bus­ca­rá ro­dear­se de las me­jo­res per­so­nas que pue­da, lo que, con se­gu­ri­dad, no in­clu­ye a gen­te co­mo Rudy Giu­lia­ni o Newt Gin­grich, ni se di­ga a los ex­tre­mis­tas de la de­re­cha en in­ter­net, que im­pul­sa­ron su cam­pa­ña.

Sin em­bar­go, tam­bién hay un la­do pro­fun­da­men­te preo­cu­pan­te en la ob­se­sión de Trump por “ga­nar”. Pa­ra él, la vi­da es siem­pre un jue­go de su­ma ce­ro: yo gano, tú pier­des. Sin em­bar­go, cuan­do se ad­mi­nis­tra a Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, no to­do pue­de ser un jue­go de su­ma ce­ro.

“El mun­do só­lo se que­da es­ta­ble cuan­do los paí­ses es­tán in­mer­sos en re­la­cio­nes en las que to­dos ga­nan, en in­ter­de­pen­den­cias sa­lu­da­bles”, ob­ser­vó Dov Seid­man, el di­rec­tor ge­ne­ral de LRN, que ase­so­ra en li­de­raz­go a al­gu­nas com­pa­ñías, y es el au­tor del li­bro “How”.

Por ejem­plo, Es­ta­dos Uni­dos lle­vó a ca­bo el Plan Mars­hall des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial –dio mi­llo­nes de dó­la­res a Eu­ro­pa– pa­ra re­cons­truir­la pa­ra ser un so­cio co­mer­cial y te­ner una re­la­ción que re­sul­tó ser de gran be­ne­fi­cio mu­tuo. ¿Trump en­tien­de eso? ¿Quié­nes vo­ta­ron por él en­tien­den cuán­tos de sus em­pleos de­pen­den de que Es­ta­dos Uni­dos es­té in­mer­so en in­ter­de­pen­den­cias sa­lu­da­bles en to­do el mun­do?

¿Có­mo me ex­pli­co la vic­to­ria de Trump? De­ma­sia­do pron­to pa­ra de­cir­lo con se­gu­ri­dad, pe­ro mi ins­tin­to me di­ce que tie­ne mu­cho me­nos que ver con el co­mer­cio o con las bre­chas en el in­gre­so y mu­cho más que ver con la cul­tu­ra y la sen­sa­ción de “no te­ner ho­gar” que sien­ten mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses.

No hay na­da que pue­da eno­jar o des­orien­tar más a las per­so­nas que sen­tir que han per­di­do su ho­gar. Pa­ra al­gu­nas se de­be a que Es­ta­dos Uni­dos se es­tá con­vir­tien­do en un país ma­yor­men­te de mi­no­rías y es lo que ha ame­na­za­do el sen­ti­do de co­mu­ni­dad de mu­chos blan­cos de cla­se me­dia, en par­ti­cu­lar, de quie­nes vi­ven fue­ra de las zo­nas ur­ba­nas más cos­mo­po­li­tas.

Pa­ra otros, es el tor­be­llino ver­ti­gi­no­so del cam­bio tec­no­ló­gi­co en el que es­ta­mos atra­pa­dos aho­ra. Ha eli­mi­na­do sus em­pleos o trans­for­ma­do su cen­tro de tra­ba­jo en for­mas que en­cuen­tran des­orien­ta­do­ras; y les ha im­pues­to exi­gen­cias es­tre­san­tes de un apren­di­za­je de to­da la vi­da. Cuan­do las dos co­sas más im­por­tan­tes en la vi­da han cam­bia­do drás­ti­ca­men­te –el cen­tro de tra­ba­jo y la co­mu­ni­dad que son an­clas y brin­dan iden­ti­dad–, no es de sor­pren­der que la gen­te es­té des­orien­ta­da y se acer­que a las so­lu­cio­nes más sim­plis­tas que pre­go­na un po­ten­cial hom­bre fuer­te.

Lo que sí sé de se­gu­ro es es­to: el Par­ti­do Re­pu­bli­cano y Do­nald Trump ten­drán el con­trol de to­das las pa­lan­cas del go­bierno, des­de los tri­bu­na­les has­ta el Con­gre­so, has­ta la Ca­sa Blan­ca. Se tra­ta de una res­pon­sa­bi­li­dad in­creí­ble y to­da re­cae­rá en ellos. ¿En­tien­den es­to?

Per­so­nal­men­te, no les desea­ría nin­gún mal. Es de­ma­sia­do lo que es­tá en jue­go pa­ra mi país y mis hi­jos. A di­fe­ren­cia del Par­ti­do Re­pu­bli­cano en los úl­ti­mos ocho años, no voy a tra­tar de ha­cer que fa­lle mi pre­si­den­te. Si él fa­lla, to­dos fa­lla­mos. Así es que sí, es­pe­ra­ré a que sur­ja un hom­bre me­jor del que vi­mos en es­ta cam­pa­ña.

Sin em­bar­go, por el mo­men­to, es­toy en la an­gus­tia, asus­ta­do por mi país y por nues­tra uni­dad. Y, por pri­me­ra vez, me sien­to sin ho­gar en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.