Los la­ti­nos fue­ron las es­tre­llas de la Elec­ción 2016

El Diario de El Paso - - Opinión - Rubén Na­va­rret­te Jr. ru­ben@ru­ben­na­va­rret­te.com

San Die­go— Es­ta des­agra­da­ble elec­ción aca­bó con una bue­na no­ti­cia. No, no el re­sul­ta­do de la con­tien­da pre­si­den­cial. Con­si­de­ran­do to­do lo que se re­ve­ló so­bre es­tos dos can­di­da­tos en me­ses re­cien­tes, es­tos dos in­di­vi­duos no de­be­rían com­par­tir una bo­le­ta elec­to­ral. De­be­rían com­par­tir una cel­da.

En sus peo­res mo­men­tos, es­ta elec­ción mos­tró di­vi­sio­nes en nues­tra so­cie­dad que pro­ba­ble­men­te per­du­ra­rán –en­tre el Es­ta­dos Uni­dos ur­bano y ru­ral, en­tre los la­ti­nos del sud­oes­te y los blan­cos de cla­se obre­ra del Cin­tu­rón Me­ta­lúr­gi­co, en­tre las eli­tes es­nobs y los es­ta­dou­ni­den­ses co­mu­nes, y en­tre los me­dios des­ca­ra­da­men­te li­be­ra­les y los con­ser­va­do­res quie­nes, de al­gu­na for­ma, ha­lla­ron hu­mor en ca­mi­se­tas con la ins­crip­ción: “So­ga. Ár­bol. Pe­rio­dis­tas. Se re­quie­re en­sam­bla­je”.

Cuan­do ha­blo de una bue­na no­ti­cia, me re­fie­ro a un men­sa­je elec­tró­ni­co que re­ci­bí de un lec­tor. Es­ta­ba enoja­do por una co­lum­na que es­cri­bí so­bre có­mo los me­dios y el sis­te­ma po­lí­ti­co les fa­lla­ron a los elec­to­res la­ti­nos. Lo que le mo­les­tó fue la fra­se “elec­to­res la­ti­nos” y la su­ge­ren­cia de que la gen­te de una cier­ta et­nia po­dría vo­tar de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da.

El po­bre ti­po pro­ba­ble­men­te que­de trau­ma­ti­za­do con las do­ce­nas de ar­tícu­los fu­tu­ros so­bre la gran hue­lla que los elec­to­res la­ti­nos ¬–ahí va otra vez– de­ja­ron en es­ta elec­ción.

Co­mo lo ex­pre­só el lec­tor: “Odio de­silu­sio­nar­lo, pe­ro mu­chos con­si­de­ran a los la­ti­nos co­mo blan­cos. Us­te­des son los que se re­fie­ren a sí mis­mos co­mo ma­rro­nes (brow­nies)”.

¿Per­dón? Ven­go de una fa­mi­lia pre­do­mi­nan­te­men­te me­xi­cano-ame­ri­ca­na, y no es­cu­ché que na­die se lla­ma­ra a sí mis­mo “ma­rrón”.

La que­ja del lec­tor me re­cuer­da otra no­ta que re­ci­bí ha­ce años que de­cía al­go así: “¡Mi­re, me­xi­cano, tie­ne que ac­tuar co­mo un es­ta­dou­ni­den­se!”

Siem­pre ha si­do así en nues­tro país. No po­de­mos de­ci­dir si que­re­mos que los que no son igua­les a no­so­tros sean co­mo no­so­tros pa­ra que nos sin­ta­mos más có­mo­dos, o que si­gan sien­do di­fe­ren­tes pa­ra que nos sin­ta­mos su­pe­rio­res.

El men­sa­je del lec­tor pro­se­guía: “Per­so­nal­men­te pien­so que ha lle­ga­do el mo­men­to de que us­te­des se con­si­de­ren es­ta­dou­ni­den­ses pues­to que eso es lo que son. Lo más pro­ba­ble es que us­te­des no de­ci­die­ran ve­nir a Es­ta­dos Uni­dos, sus an­te­pa­sa­dos lo hi­cie­ron”.

Sí y no. Tres de mis abue­los na­cie­ron en Te­xas, por lo que eran es­ta­dou­ni­den­ses por na­ci­mien­to. El cuar­to –el pa­dre de mi pa­pá– na­ció en Chihuahua, Mé­xi­co. Y vino a Es­ta­dos Uni­dos de mu­cha­cho al­re­de­dor de 1910, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na. Vino le­gal­men­te –por­que, téc­ni­ca­men­te, uno no po­día en­trar ile­gal­men­te has­ta la Ley de In­mi­gra­ción de 1924.

Fi­nal­men­te, el lec­tor di­jo lo si­guien­te: “Es­te país es uno de mu­chos, y so­mos uno. No­so­tros co­mo país de­be­mos res­pe­ta­mos mu­tua­men­te y pen­sar en no­so­tros co­mo un pue­blo uni­do.”

Muy bien. Pe­ro los la­ti­nos no de­ci­mos lo con­tra­rio. Cin­cuen­ta y cua­tro mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses –que sir­ven en las fuer­zas ar­ma­das, tra­ba­jan en la po­li­cía y en los bom­be­ros y ayu­dan a im­pul­sar la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se ocu­pan­do pues­tos de tra­ba­jo, ini­cian­do ne­go­cios y con­tra­tan­do tra­ba­ja­do­res– no te­ne­mos pro­ble­ma en con­si­de­rar­nos es­ta­dou­ni­den­ses. No so­mos no­so­tros los que nos mar­gi­na­mos o co­lo­ca­mos obs­tácu­los en nues­tro ca­mino. Ésa es obra de po­lí­ti­cos de­ma­go­gos, que pien­san que pue­den ob­te­ner vo­tos alar­man­do a la gen­te y pin­tan­do a los la­ti­nos co­mo per­pe­tra­do­res de de­li­tos, la­dro­nes de pues­tos de tra­ba­jo, usur­pa­do­res de los be­ne­fi­cios de bie­nes­tar so­cial, mo­di­fi­ca­do­res de la cul­tu­ra y des­truc­to­res de to­do lo bueno que te­nían los blan­cos es­ta­dou­ni­den­ses.

Ade­más, me hu­bie­ra gus­ta­do que es­te lec­tor es­tu­vie­ra pre­sen­te cuan­do mis pa­dres tu­vie­ron que aguan­tar la dis­cri­mi­na­ción des­ca­ra­da y las opor­tu­ni­da­des li­mi­ta­das du­ran­te su ni­ñez y ju­ven­tud en la dé­ca­da de 1940. Po­drían ha­ber usa­do su retórica op­ti­mis­ta so­bre có­mo los es­ta­dou­ni­den­ses de­ben res­pe­tar­se mu­tua­men­te y có­mo so­mos to­dos “un pue­blo uni­do”.

Lo que me lle­va a pen­sar so­bre lo que de­be­ría en­ca­be­zar la lis­ta de “pe­di­dos” de los la­ti­nos al nue­vo pre­si­den­te.

Y más va­le que crean que ha­brá pe­di­dos. Los elec­to­res la­ti­nos fue­ron las es­tre­llas de es­ta elec­ción. Hi­cie­ron oír su voz en cin­co es­ta­dos de­ci­si­vos: Flo­ri­da, Co­lo­ra­do, Ne­va­da, Ari­zo­na y Nue­vo Mé­xi­co.

Es­to es lo que los la­ti­nos de­ben re­ci­bir a cam­bio –un re­co­no­ci­mien­to de que han pa­ga­do su de­re­cho de pi­so y que se han ga­na­do su lu­gar en la co­rrien­te do­mi­nan­te de Es­ta­dos Uni­dos. Una po­bla­ción cu­yas raí­ces en es­te país se re­mon­tan a más de 400 años, que se enor­gu­lle­ce de te­ner la ma­yor pro­por­ción de Me­da­llas de Ho­nor, no de­be ser ya tra­ta­da co­mo una ca­te­go­ría se­pa­ra­da de elec­to­res, co­mo si fue­ran un vi­rus ex­tran­je­ro que in­fec­ta la san­gre del país.

To­men no­ta de lo si­guien­te y no lo dis­tor­sio­nen: Los la­ti­nos no so­mos na­da ex­tran­je­ro. No es­ta­mos in­fec­tan­do a Es­ta­dos Uni­dos. So­mos Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.