Tie­ne EU al­re­de­dor de 8 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos: re­por­te

El Diario de El Paso - - Texas - The Hous­ton Ch­ro­ni­cle

Hous­ton – El nú­me­ro de in­mi­gran­tes que tra­ba­jan ile­gal­men­te aquí bá­si­ca­men­te se ha es­ta­bi­li­za­do en unos ocho mi­llo­nes des­de que al ini­cio de la re­ce­sión al­can­zó su pun­to más al­to des­pués de cre­cer du­ran­te dos dé­ca­das, se­gún mues­tra nue­vo re­por­te da­do a co­no­cer el jue­ves.

La pro­por­ción de la fuer­za la­bo­ral to­tal que re­pre­sen­tan se re­du­jo a cin­co por cien­to in­clu­si­ve mien­tras la eco­no­mía en re­cu­pe­ra­ción ele­vó en unos dos mi­llo­nes la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos y en 1.5 mi­llo­nes la de los in­mi­gran­tes le­ga­les, de acuer­do con da­tos del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes Pew, un cen­tro de ideas ubi­ca­do en Was­hing­ton, D.C.

La ba­ja re­fle­ja la fal­ta de cre­ci­mien­to en la po­bla­ción ge­ne­ral de in­mi­gran­tes que se en­cuen­tran ile­gal­men­te en el país, que en­tre el 2009 y el 2014 ron­dó los 11.1 mi­llo­nes, di­jo Jef­frey Pas­sel, quien ana­li­zó en el in­for­me ci­fras del Cen­so.

Te­xas po­see con mu­cho la ma­yor pro­por­ción de di­chos in­mi­gran­tes en la fuer­za la­bo­ral, des­pués de Ne­va­da y Ca­li­for­nia.

En el trans­cur­so de los úl­ti­mos cin­co años se ha man­te­ni­do fi­jo su ín­di­ce del 8.5 por cien­to, se­ña­ló Pas­sel.

Los da­tos con­tra­di­cen la per­cep­ción muy ge­ne­ra­li­za­da, in­ten­si­fi­ca­da du­ran­te la pre­sen­te cam­pa­ña pre­si­den­cial, de que ci­fras ré­cord de in­mi­gran­tes es­tán cru­zan­do ile­gal­men­te la fron­te­ra y ocu­pan­do em­pleos es­ta­dou­ni­den­ses.

Do­nald Trump, el can­di­da­to re­pu­bli­cano, ha he­cho un lla­ma­do a de­por­tar a to­dos los in­mi­gran­tes que es­tén aquí de ma­ne­ra ile­gal, di­cien­do que “com­pi­ten di­rec­ta­men­te con tra­ba­ja­do­res ame­ri­ca­nos vul­ne­ra­bles”.

Hi­llary Clin­ton, su con­tra­par­te de­mó­cra­ta, ha ma­ni­fes­ta­do que fa­ci­li­ta­ría que­dar­se a los in­mi­gran­tes que se ha­llan ile­gal­men­te aquí.

Des­de ha­ce lar­go tiem­po te­ma de ren­co­ro­so de­ba­te, a me­nu­do el cos­to eco­nó­mi­co real de la in­mi­gra­ción ile­gal se pier­de en­tre las emo­cio­nes que lo ro­dean.

Los crí­ti­cos di­cen que afec­ta los sa­la­rios de los es­ta­dou­ni­den­ses de cla­se tra­ba­ja­do­ra y cues­ta a los con­tri­bu­yen­tes mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res en edu­ca­ción, aten­ción mé­di­ca y po­li­cías.

Por otra par­te, los eco­no­mis­tas tien­den bá­si­ca­men­te a ad­mi­tir que cons­ti­tu­ye un au­ge de­bi­do a que el pro­duc­to in­terno bru­to na­cio­nal de­pen­de del nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res y de qué tan pro­duc­ti­vos sean.

Un ma­yor nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res tien­de a sig­ni­fi­car más pro­duc­ción.

Efec­tos so­bre sa­la­rios

En el re­por­te de 550 pá­gi­nas que la Aca­de­mia Na­cio­nal de Cien­cias, In­ge­nie­ría y Me­di­ci­na pre­sen­tó en sep­tiem­bre, don­de se in­clu­ye­ron in­ves­ti­ga­cio­nes de 14 eco­no­mis­tas y de­mó­gra­fos lí­de­res, se ar­gu­men­tó la exis­ten­cia de unos cuan­tos efec­tos ne­ga­ti­vos a lar­go pla­zo so­bre los sa­la­rios y el em­pleo de los tra­ba­ja­do­res na­ci­dos en el país.

Sin em­bar­go, los que ca­re­cen de cer­ti­fi­ca­do de pre­pa­ra­to­ria y los in­mi­gran­tes que lle­van años en el país de ma­ne­ra le­gal e ile­gal pue­den ver el des­cen­so en in­gre­sos y ma­yor com­pe­ten­cia por los em­pleos.

Las in­dus­trias co­mo la cons­truc­ción, la agri­cul­tu­ra y el tu­ris­mo de­pen­den fuer­te­men­te de los in­mi­gran­tes que es­tá ile­gal­men­te aquí.

En Te­xas los in­mi­gran­tes ile­ga­les ocu­pan cer­ca del 25 por cien­to de los tra­ba­jos de cons­truc­ción y al­re­de­dor de esa pro­por­ción en los em­pleos agrí­co­las a ni­vel na­cio­nal, de acuer­do con el re­por­te del Pew.

Si bien ac­tual­men­te más es­ta­dos y em­pre­sas usan E-Ve­rify, el sis­te­ma gra­tui­to de in­ter­net que per­mi­te a las com­pa­ñías de­ter­mi­nar si los em­plea­dos ca­li­fi­can pa­ra tra­ba­jar, es vo­lun­ta­rio y su im­ple­men­ta­ción bá­si­ca­men­te no se vi­gi­la.

Ade­más só­lo prue­ba que el nú­me­ro de Se­gu­ro So­cial de al­guien co­rres­pon­da a su iden­ti­dad, pe­ro no que la per­so­na que pre­sen­ta los pa­pe­les sea quien di­ce ser.

Bill Ham­mond, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Em­pre­sas de Te­xas, con­si­de­ró que los ha­llaz­gos vuel­ven a ha­cer re­sal­tar la ne­ce­si­dad de una re­for­ma in­mi­gra­to­ria in­te­gral pa­ra per­mi­tir a las com­pa­ñías traer tra­ba­ja­do­res tem­po­ra­les en ba­se a sus ne­ce­si­da­des.

El sis­te­ma ac­tual só­lo tie­ne dos me­dios pa­ra que las in­dus­trias ma­nua­les trai­gan tra­ba­ja­do­res, y se li­mi­tan a tra­ba­ja­do­res agrí­co­las y a 66 mil tra­ba­ja­do­res pro­vi­sio­na­les o de tem­po­ra­da, co­mo los jar­di­ne­ros, por año.

“De­be­ría ha­ber un flu­jo y re­flu­jo de tra­ba­ja­do­res con­for­me cre­ce y se con­trae la eco­no­mía”, di­jo Ham­mond.

Ham­mond agre­gó que di­chas em­pre­sas ba­ta­llan pa­ra en­con­trar tra­ba­ja­do­res, es­pe­cial­men­te du­ran­te las épo­cas de au­ge cuan­do la in­dus­tria pe­tro­le­ra y del gas pue­de per­mi­tir­se pa­gar mu­cho más a los tra­ba­ja­do­res po­co ca­li­fi­ca­dos.

“Si us­ted na­ció en Es­ta­dos Uni­dos y pue­de tra­ba­jar den­tro de un edi­fi­cio con ai­re acon­di­cio­na­do por más o me­nos el mis­mo suel­do, du­ran­te el ve­rano muy pro­ba­ble­men­te va­ya a tra­ba­jar ahí en vez de te­char ca­sas en Te­xas”, di­jo.

Pe­ro Ira Mehl­man, vo­ce­ro de la Fe­de­ra­ción por la Re­for­ma In­mi­gra­to­ria Es­ta­dou­ni­den­se, or­ga­ni­za­ción que abo­ga por una me­nor in­mi­gra­ción, in­di­có que los pa­tro­nes pa­gan sa­la­rios me­no­res a los in­mi­gran­tes que se en­cuen­tran aquí ile­gal­men­te por­que pue­den ha­cer­lo.

“Si se per­mi­tie­ra que el mer­ca­do de­ter­mi­na­ra el pre­cio de la mano de obra, en vez de que gran­des nú­me­ros de per­so­nas in­cli­nen a fa­vor del pa­trón la ofer­ta y la de­man­da, tal vez se ob­ten­dría un re­sul­ta­do dis­tin­to”, di­jo.

el do­cu­men­to se­ña­la que la can­ti­dad de in­mi­gran­tes ha que­da­do es­tan­ca­da des­de que al ini­cio de la re­ce­sión al­can­zó su pun­to más ele­va­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.