Te­men drea­mers de­por­ta­cio­nes ba­jo man­da­to de Trump

El Diario de El Paso - - Texas - The Te­xas Tri­bu­ne us­tin

A– De to­das las per­so­nas que es­tán preo­cu­pa­das por la pre­si­den­cia de Do­nald Trump, po­cas es­tán más ate­rra­das que los ‘drea­mers’, los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos jó­ve­nes a los que les con­ce­die­ron un apla­za­mien­to a la de­por­ta­ción, de acuer­do a la or­den eje­cu­ti­va que gi­ró el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma en el 2012.

Trump pro­me­tió eli­mi­nar esa or­den con su vio­len­ta ora­to­ria du­ran­te su cam­pa­ña pre­si­den­cial, y con ello, a los lla­ma­dos ‘drea­mers’ que sa­lie­ron de las som­bras al am­pa­ro de la Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra las per­so­nas que lle­ga­ron al país du­ran­te su ni­ñez, DACA por sus si­glas en in­glés.

Es­te miér­co­les, cuan­do Trump de­rro­tó de ma­ne­ra his­tó­ri­ca a la can­di­da­ta Hi­llary Clin­ton, que es­tá a fa­vor del DACA, el te­mor que los ‘drea­mers’ tra­ta­ron de eli­mi­nar de sus pen­sa­mien­tos en los úl­ti­mos me­ses, vol­vió a sur­gir.

El pró­xi­mo año, to­dos po­drían en­fren­tar la de­por­ta­ción – en al­gu­nos ca­sos, a paí­ses que co­no­cen ma­yor­men­te a tra­vés de fo­to­gra­fías.

“Yo no sa­bría có­mo vi­vir en Mé­xi­co en es­te mo­men­to. No sé có­mo fun­cio­nan allá las co­sas ni la so­cie­dad”, co­men­tó Jo­sé Ma­nuel Santoyo de 24 años, quien cre­ció en Cor­si­ca­na y no ha re­gre­sa­do a su na­tal Mé­xi­co des­de que sa­lió de allí cuan­do era ni­ño, en el 2001.

“Ca­da so­cie­dad es di­fe­ren­te y yo no sé qué ten­dría que ha­cer si es­tu­vie­ra allá”.

Santoyo ter­mi­nó ju­gan­do un pe­que­ño pa­pel en las elec­cio­nes pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas del 2016, ya que Tho­mas McNutt, quien es de lí­nea du­ra so­bre la in­mi­gra­ción, com­pi­tió con­tra el re­pre­sen­tan­te By­ron Cook de Cor­si­ca­na.

La fa­mi­lia de McNutt es due­ña de la em­pre­sa, Co­llin Street Ba­kery, que con­tra­tó a Santoyo aun cuan­do era in­do­cu­men­ta­do y en ese mo­men­to no te­nía el es­ta­tus del DACA – una re­ve­la­ción que con­tri­bu­yó a la ce­rra­da de­rro­ta que tu­vo McNutt an­te Cook.

Santoyo for­ma par­te de las nue­vas his­to­rias acer­ca del ner­vio­sis­mo de los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos en la pa­na­de­ría.

La voz de Santoyo se que­bró cuan­do con­tem­pló su pre­ca­rio fu­tu­ro. En di­ciem­bre va a gra­duar­se de la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta del Sur, cues­tión de días an­tes que Trump ha­ga su ju­ra­men­to co­mo pre­si­den­te.

No sa­be si po­drá con­se­guir un tra­ba­jo o cuál se­rá su es­ta­tus le­gal des­pués de eso.

“La gen­te tie­ne mie­do a lo que va a su­ce­der. Creo que eso es lo peor, no sa­ber qué va a pa­sar. Eso es lo que real­men­te lo ma­ta a uno en nues­tro in­te­rior por­que to­dos desea­mos que las co­sas es­tén bien, pe­ro no sa­be­mos qué van a ha­cer esos po­lí­ti­cos pa­ra man­te­ner­se en el po­der”, di­jo.

“Eso es lo que es­tá im­pac­tan­do a mu­cha gen­te. Los es­tá que­bran­do men­tal­men­te”.

Santoyo se unió a mi­les de be­ne­fi­cia­rios del DACA quie­nes, en el lap­so de unas cuan­tas ho­ras, vie­ron que se ma­te­ria­li­zó lo im­pen­sa­ble y se con­vir­tió en un te­mor pal­pa­ble.

El mar­tes por la no­che, Jes­si­ca Azua se fue a dor­mir sin sa­ber quién ha­bía ga­na­do la elec­ción pre­si­den­cial y pa­só el miér­co­les en un es­ta­do de shock y preo­cu­pa­ción. Ella lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos pro­ve­nien­te de Tam­pi­co, Mé­xi­co, a la edad de 14 años pa­ra re­unir­se con su pa­dre, a quien no ha­bía vis­to en tres años.

Se gra­duó an­ti­ci­pa­da­men­te de Brac­ken rid­ge High School en San An­to­nio y ob­tu­vo la li­cen­cia­tu­ra en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad Te­xas A&M.

“Me en­cuen­tro tris­te, enoja­da y ate­mo­ri­za­da”, di­jo Azua de 25 años, quien es miem­bro del Pro­yec­to de Or­ga­ni­za­ción de Te­xas (TOP), que lu­cha a fa­vor de los in­mi­gran­tes y de las mi­no­rías de ba­jos in­gre­sos.

“Es­toy preo­cu­pa­da por lo que le pue­da pa­sar a mi fa­mi­lia y por lo que va a su­ce­der con mi tra­ba­jo”.

Omar Pé­rez de 26 años, quien re­cien­te­men­te se gra­duó de la Uni­ver­si­dad de Hous­ton y ob­tu­vo una li­cen­cia­tu­ra en Ma­te­má­ti­cas, di­jo que es­ta­ba pla­nean­do asis­tir a la Es­cue­la de Post­gra­do pa­ra es­tu­diar una In­ge­nie­ría, pe­ro aho­ra ésa “es una idea im­pro­ba­ble”.

Du­da que Trump si­ga ame­na­zan­do con de­por­tar a la gen­te. Lo que te­me es que po­dría re­gre­sar a la eco­no­mía sub­te­rrá­nea co­mo un in­mi­gran­te in­do­cu­men­ta­do que no tie­ne au­to­ri­za­ción pa­ra tra­ba­jar.

“Si uno es in­do­cu­men­ta­do en es­te país es tra­ta­do co­mo un ciu­da­dano de se­gun­da cla­se”, di­jo. “Pa­re­ce que eso se va a con­ver­tir en reali­dad”.

La or­den que emi­tió Oba­ma en el 2012 apla­zó la de­por­ta­ción a unos 700 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron a es­te país cuan­do eran ni­ños.

Ca­si 200 mil de ellos es­tán en Te­xas. Los que re­ci­bie­ron esa ayu­da son lla­ma­dos ‘drea­mers’, por­que se en­fo­có en ellos el De­cre­to DREAM, una le­gis­la­ción que fue pre­sen­ta­da pe­ro nun­ca fue apro­ba­da por el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos.

DACA fue res­trin­gi­da a los in­mi­gran­tes que no te­nían nin­gún an­te­ce­den­te pe­nal y que ha­bían con­clui­do la pre­pa­ra­to­ria, o que es­tu­vie­ran a pun­to de ha­cer­lo o su equi­va­len­te, o eran ve­te­ra­nos del Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos que ha­bían si­do da­dos de ba­ja ho­no­ra­ble­men­te.

El rE­cién pre­si­den­te elec­to pro­me­tió eli­mi­nar la or­den eje­cu­ti­va gi­ra­da por Ba­rack oba­ma en 2012

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.