Cam­bios en la Su­pre­ma Cor­te, le­ga­do de Trump

El Diario de El Paso - - Opinión - Los An­ge­les Ti­mes

Le­lec­ción de Do­nald Trump co­mo pre­si­den­te sig­ni­fi­ca que du­ran­te años y qui­zá dé­ca­das por ve­nir ha­brá una Su­pre­ma Cor­te con­ser­va­do­ra, pe­ro el gra­do al cual se mue­va ha­cia la de­re­cha de­pen­de de la sa­lud y el vi­gor de los ma­gis­tra­dos Ruth Ba­der Gins­burg, Ant­hony Ken­nedy y Stehen Bre­yer.

A par­tir de 1971, cuan­do se con­fir­ma­ron en el tri­bu­nal su­pe­rior los ma­gis­tra­dos nú­me­ro tres y cua­tro de Ri­chard Ni­xon, has­ta fe­bre­ro del 2016, cuan­do mu­rió el ma­gis­tra­do An­to­nin Sca­lia, ha ha­bi­do por lo me­nos cin­co y en oca­sio­nes has­ta ocho ma­gis­tra­dos nom­bra­dos por pre­si­den­tes re­pu­bli­ca­nos. Hoy en día, exis­ten cua­tro ma­gis­tra­dos a quie­nes han nom­bra­do man­da­ta­rios de­mó­cra­tas y cua­tro nom­bra­dos por re­pu­bli­ca­nos. El pre­si­den­te de la Su­pre­ma Cor­te John Ro­berts, los ma­gis­tra­dos Cla­ren­ce Tho­mas y Sa­muel Ali­to son los más con­ser­va­do­res; el pos­tu­la­do re­pu­bli­cano Ant­hony Ken­nedy es un vo­to va­ria­ble. Gins­burg, So­nia So­to­ma­yor y Ele­na Ka­gan son li­be­ra­les de con­fian­za, mien­tras que Bre­yer es más de cen­tro.

Di­cha ali­nea­ción no cam­bia­rá de in­me­dia­to. Aun si Trump pro­po­ne un su­ce­sor de Sca­lia po­co des­pués de asu­mir el po­der el 20 de enero, el pro­ce­so de re­vi­sión y au­dien­cias sig­ni­fi­ca que el tri­bu­nal su­pe­rior con­ta­rá con un no­veno ma­gis­tra­do has­ta ter­mi­nar de es­cu­char en abril los ar­gu­men­tos ora­les. Pro­ba­ble­men­te vuel­va a ha­ber un con­si­de­ra­ble nú­me­ro de fa­llos con em­pa­te a cua­tro vo­tos, so­bre to­do en te­mas po­lé­mi­cos co­mo la se­pa­ra­ción de la Igle­sia y el Es­ta­do y el al­can­ce de las le­yes fe­de­ra­les con­tra la dis­cri­mi­na­ción.

Exis­ten mu­chas ra­zo­nes pa­ra creer —o, de­pen­dien­do de su pos­tu­ra po­lí­ti­ca, pa­ra te­mer— que Trump no­mi­ne a un con­ser­va­dor del es­ti­lo de Sca­lia, Tho­mas y Ali­to pa­ra ocu­par el no­veno es­ca­ño. En re­pe­ti­das oca­sio­nes Trump ha ma­ni­fes­ta­do ser lo que quie­re ha­cer. Dio a co­no­cer una lis­ta de po­si­bles can­di­da­tos en la cual se men­cio­na­ban fir­mes con­ser­va­do­res, co­mo los ma­gis­tra­dos de tri­bu­na­les fe­de­ra­les de ape­la­cio­nes Dia­ne Sy­kes y Wi­lliam Pr­yor.

Bá­si­ca­men­te, un no­mi­na­do así res­tau­ra­ría en la Su­pre­ma Cor­te el equi­li­brio ideo­ló­gi­co exis­ten­te an­tes del de­ce­so de Sca­lia. Pe­ro re­sul­ta im­por­tan­te re­cor­dar que ha­bía cier­tos te­mas en los cua­les Sca­lia ha­cía equi­po con los ma­gis­tra­dos más li­be­ra­les, co­mo la pro­tec­ción de los de­re­chos de pri­va­ci­dad se­gún la IV En­mien­da y el de­re­cho de los impu­tados pe­na­les a con­fron­tar a quie­nes los acu­sen en ba­se a la VI En­mien­da. Lo más pro­ba­ble es que el su­ce­sor de Sca­lia sea más con­ser­va­dor al res­pec­to.

Lo que ocu­rra a lar­go pla­zo en el tri­bu­nal su­pe­rior de­pen­de de cuán­do se den las fu­tu­ras va­can­tes. Des­de 1960, los ma­gis­tra­dos se han ju­bi­la­do a la edad pro­me­dio de 78 años. Sca­lia te­nía 79 al mo­rir el 13 de fe­bre­ro. Exis­ten tres ma­gis­tra­dos de 79 o más. Gins­burg cum­plió 83 en mar­zo. Ken­nedy ce­le­bró los 80 en ju­lio. El 15 de agos­to Bre­yer cum­plió 78.

¿Pue­den es­tos tres ma­gis­tra­dos per­ma­ne­cer en la Su­pre­ma Cor­te has­ta el 20 de enero del 2021, su­po­nien­do que Trump sea pre­si­den­te du­ran­te una so­la ges­tión? Eso de­pen­de­rá de su sa­lud y de su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ti­nuar tra­ba­jan­do al al­tí­si­mo ni­vel exi­gi­do a un ma­gis­tra­do del tri­bu­nal su­pe­rior.

Si in­clu­si­ve uno so­lo de en­tre Gins­burg, Ken­nedy y Bre­yer aban­do­na la ma­gis­tra­tu­ra es­tan­do Trump en el po­der, ha­brá ma­yo­ría pa­ra mo­di­fi­car ra­di­cal­men­te la ley cons­ti­tu­cio­nal. Con­si­de­re va­rios ejem­plos cru­cia­les:

Es ca­si seguro que ha­ya una ma­yo­ría pa­ra in­va­li­dar el fa­llo Roe vs. Wa­de y per­mi­tir a los es­ta­dos prohi­bir los abor­tos. Des­de ha­ce lar­go tiem­po he pen­sa­do que Ro­berts, Tho­mas y Ali­to son vo­tos de­fi­ni­ti­vos en la anu­la­ción del Roe. Pron­to el abor­to se­ría ile­gal en cer­ca de la mi­tad de las en­ti­da­des.

Asi­mis­mo, ha­bría ma­yo­ría pa­ra po­ner fin a to­das las me­di­das so­bre ac­ción afir­ma­ti­va en Es­ta­dos Uni­dos. Ape­nas en ju­nio, en la de­ci­sión en torno a las po­lí­ti­cas de ad­mi­sión en la Uni­ver­si­dad de Te­xas, re­sul­tó cla­ro que Ro­berts, Ali­to y Tho­mas creen que es an­ti­cons­ti­tu­cio­nal re­cu­rrir a la ra­za a efec­to de be­ne­fi­ciar a las mi­no­rías pa­ra re­me­diar la dis­cri­mi­na­ción an­te­rior y fo­men­tar la di­ver­si­dad. Dos can­di­da­tos pro­pues­tos por Trump les da­rían ma­yo­ría. Es­to cam­bia­ría drás­ti­ca­men­te la con­for­ma­ción de las uni­ver­si­da­des.

Con dos ma­gis­tra­dos con­ser­va­do­res adi­cio­na­les, la Su­pre­ma Cor­te tam­bién po­dría lle­gar mu­cho más allá aca­ban­do con le­yes re­la­ti­vas a las fi­nan­zas de cam­pa­ña, in­va­li­dan­do las res­tric­cio­nes en las ar­mas y per­mi­tien­do un apo­yo gu­ber­na­men­tal mu­cho ma­yor en la par­ti­ci­pa­ción de la re­li­gión en el Go­bierno.

Na­tu­ral­men­te, los li­be­ra­les pue­den guar­dar la es­pe­ran­za de que el nue­vo pre­si­den­te nom­bre ma­gis­tra­dos más pa­re­ci­dos a Da­vid Sou­ter que a Sca­lia, o que una vez en la ma­gis­tra­tu­ra el su­ce­sor de Sca­lia nos sor­pren­da con sus fa­llos.

Pe­ro en el trans­cur­so de los úl­ti­mos 25 años los pre­si­den­tes han si­do mu­cho más cui­da­do­sos a la ho­ra de ele­gir ma­gis­tra­dos que re­fle­jan su ideo­lo­gía y ac­túen se­gún és­ta. Ro­berts, Ali­to, So­to­ma­yor y Ka­gan han he­cho ca­si exac­ta­men­te lo que se es­pe­ra­ba cuan­do los nom­bra­ron y con­fir­ma­ron.

El le­ga­do pro­lon­ga­do más du­ra­de­ro de al­gún pre­si­den­te es a quién nom­bra en la Su­pre­ma Cor­te y la ma­gis­tra­du­ra fe­de­ral. La elec­ción de Trump sig­ni­fi­ca que por mu­cho tiem­po ha­brá una Su­pre­ma Cor­te con­ser­va­do­ra, al­go que afec­ta­rá los as­pec­tos más im­por­tan­tes e ín­ti­mos de nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.