No da­ñes la eco­no­mía

El Diario de El Paso - - Opinión - Ste­ve Ratt­ner

Nue­va York—Do­nald J. Trump se en­cuen­tra en po­si­ción pa­ra lo­grar la re­or­ga­ni­za­ción de las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas más ra­di­cal des­de Ro­nald Rea­gan. Los re­pu­bli­ca­nos nun­ca con­tro­la­ron las dos cá­ma­ras del Con­gre­so, ni si­quie­ra en tiem­pos de Rea­gan.

Pues­to que Trump aún no ha pro­por­cio­na­do mu­chos de­ta­lles, no po­de­mos eva­luar el im­pac­to ge­ne­ral de su plan. Pe­ro, si si­gue ade­lan­te con sus ideas, al me­nos po­dría­mos afron­tar pre­cios más al­tos en los pro­duc­tos im­por­ta­dos, ma­yo­res ta­sas de in­te­rés, una con­si­de­ra­ble in­fla­ción y un cam­bio más acen­tua­do de la ri­que­za ha­cia las cla­ses al­tas.

Pa­ra em­pe­zar, Trump ha pro­me­ti­do ata­car de in­me­dia­to los acuer­dos co­mer­cia­les, al me­nos con los paí­ses a los cua­les con­si­de­ra ma­ni­pu­la­do­res. Los pre­si­den­tes cuen­tan con au­to­ri­dad con­si­de­ra­ble pa­ra ac­tuar de for­ma uni­la­te­ral al res­pec­to, mien­tras que Trump ha in­sis­ti­do en que im­pon­dría aran­ce­les del 35 por cien­to a las im­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas y de 45 por cien­to a las chi­nas.

El rit­mo del co­mer­cio, el cual ha pro­ba­do es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co tan­to aquí co­mo en el ex­tran­je­ro, ya ha ido ba­jan­do y Trump es­tá de­ci­di­do a re­du­cir­lo aun más en su in­ten­to por pro­te­ger a los obre­ros, mu­chos de ellos sus se­gui­do­res.

Los aran­ce­les de Trump ele­va­rían drás­ti­ca­men­te los pre­cios de los ar­tícu­los im­por­ta­dos, afec­tan­do el po­der de com­pra de to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses. Los es­ta­dou­ni­den­ses de me­no­res in­gre­sos —in­clu­yen­do el nú­cleo de los par­ti­da­rios de Trump— se­rían los más per­ju­di­ca­dos de­bi­do a que com­pran en for­ma des­pro­por­cio­na­da pro­duc­tos im­por­ta­dos me­nos ca­ros. Pa­ra Chi­na, y so­bre to­do pa­ra Mé­xi­co, ha­bría con­si­de­ra­bles cos­tos eco­nó­mi­cos, una de las ra­zo­nes por las cua­les el miércoles ha­bía caí­do más de 13 por cien­to el pe­so.

Si bien al­gu­nos em­pleos de ma­nu­fac­tu­ra vuel­van a con­se­cuen­cia de los aran­ce­les, lo más pro­ba­ble es que se pier­da una can­ti­dad ma­yor de em­pleos na­cio­na­les de­bi­do a que los es­ta­dou­ni­den­ses ten­drán me­nos po­der de com­pra. En un re­cien­te es­tu­dio del apar­ti­dis­ta Ins­ti­tu­to Pe­ter­son pa­ra la Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal se cal­cu­ló que, en vez de re­cu­pe­rar tra­ba­jos pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, los aran­ce­les de Trump po­drían ge­ne­rar una gue­rra co­mer­cial que cos­ta­ría cin­co mi­llo­nes de em­pleos a nues­tra eco­no­mía y la po­si­bi­li­dad de una re­ce­sión.

El pun­to fun­da­men­tal en el plan de Trump es un enor­me re­cor­te de 5.8 tri­llo­nes de dó­la­res en los im­pues­tos en el que no se es­pe­ci­fi­ca cuá­les gas­tos se dis­mi­nui­rían pa­ra cu­brir­lo. (De he­cho, el pre­si­den­te elec­to ha pro­pues­to más fon­dos pa­ra la de­fen­sa y la in­fra­es­truc­tu­ra).

En cuan­to la no­che del martes re­sul­tó evi­den­te la ven­ta­ja de Trump, em­pe­za­ron a su­bir los ín­di­ces de in­te­rés en los bo­nos del Te­so­ro. Por lo ge­ne­ral, un even­to ines­pe­ra­do ha­ce que se re­cu­rra a la se­gu­ri­dad de la deu­da gu­ber­na­men­tal, ba­jan­do los ren­di­mien­tos. El que ha­ya ocu­rri­do lo con­tra­rio re­fle­ja te­mo­res de que el dé­fi­cit lle­gue a sa­lir­se de con­trol.

Trump ha pro­me­ti­do con­ser­var sin cam­bios las pres­ta­cio­nes de Me­di­ca­re y el Seguro So­cial, pro­me­sa que cho­ca con las pro­pias ini­cia­ti­vas del vo­ce­ro Paul D. Ryan. Sien­do fis­cal­men­te con­ser­va­dor, re­sul­ta po­co pro­ba­ble que Ryan acep­te gran­des re­cor­tes fis­ca­les sin re­duc­cio­nes ma­yo­res en los gas­tos. Lo an­te­rior po­dría con­du­cir a ani­qui­lar mu­chos pro­gra­mas fe­de­ra­les dis­cre­cio­na­les —co­mo la edu­ca­ción o las in­ves­ti­ga­cio­nes y el desa­rro­llo— cru­cia­les pa­ra afian­zar más nues­tra eco­no­mía.

Des­de lue­go, por sí mis­ma una dis­mi­nu­ción en los im­pues­tos brin­da­ría más di­ne­ro qué gas­tar a los es­ta­dou­ni­den­ses. Pe­ro de acuer­do con el Cen­tro so­bre Po­lí­ti­cas Fis­ca­les, pa­ra el 2025 el 51 por cien­to de las re­duc­cio­nes de Trump se­rían pa­ra el uno por cien­to más ri­co, quie­nes me­nos las ne­ce­si­tan y se­rían los que me­no­res pro­ba­bi­li­da­des ten­drían de gas­tar­las.

Lue­go es­tá el es­ce­na­rio de las re­gu­la­cio­nes, don­de tam­bién Trump dis­po­ne de li­ber­tad pa­ra ac­tuar uni­la­te­ral­men­te. Y ha pro­me­di­to ha­cer­lo, em­pe­zan­do con una mo­ra­to­ria so­bre nue­vas re­glas que el Con­gre­so no re­quie­re y la re­ver­sión de nu­me­ro­sas ór­de­nes eje­cu­ti­vas.

Si Trump se ape­ga a su pro­me­sa, se tra­ta­rá de una tem­po­ra­da de ca­ce­ría de re­gu­la­cio­nes, con las em­pre­sas yen­do tras las es­ti­pu­la­cio­nes y de­pen­den­cias me­nos de su agra­do. Las com­pa­ñías in­dus­tria­les pon­drán en la mi­ra a la Di­rec­ción de Pro­tec­ción Am­bien­tal. Las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras, en­tre ellas los ban­cos gran­des, pre­sio­na­rán a fin de in­va­li­dar el Dodd-Frank. Eso pa­ra em­pe­zar.

Tan­to Trump co­mo Ryan se unen en opo­si­ción al De­cre­to de Aten­ción Ase­qui­ble, po­nien­do po­ten­cial­men­te fin a la co­ber­tu­ra gra­tui­ta o sub­si­dia­da que hoy en día re­ci­ben más de 20 mi­llo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos. Di­chos nor­te­ame­ri­ca­nos afron­ta­rían cos­tos más al­tos o la pér­di­da de la co­ber­tu­ra.

Al­gu­nos de los in­ten­tos por des­man­te­lar al Go­bierno po­drían to­par­se con obs­tácu­los en el Se­na­do, don­de pa­ra im­po­ner­se a los obs­truc­cio­nis­tas ha­cen fal­ta 60 vo­tos, más de los que ten­drán los re­pu­bli­ca­nos. Pe­ro me­dian­te el pro­ce­so co­no­ci­do co­mo “re­con­ci­lia­ción”, con una ma­yo­ría sen­ci­lla de 51 pue­den apro­bar­se cues­tio­nes re­la­ti­vas a los im­pues­tos y el gas­to —y anu­lar po­ten­cial­men­te el Oba­ma­ca­re.

Por úl­ti­mo, el te­ma que iden­ti­fi­có a Trump fue la in­mi­gra­ción, don­de pro­me­tió es­tán­da­res más es­tric­tos, de­por­ta­ción de tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos, una po­si­ble mo­ra­to­ria al in­gre­so de in­mi­gran­tes mu­sul­ma­nes y un mu­ro a lo lar­go de la fron­te­ra me­xi­ca­na.

Lo cier­to es es­to: las pro­pues­tas de Trump po­drían otor­gar ex­ten­sas ga­nan­cias fi­nan­cie­ras a los es­ta­dou­ni­den­ses ri­cos al tiem­po de de­jar aún más re­za­ga­dos a los es­ta­dou­ni­den­ses de cla­se me­dia y tra­ba­ja­do­ra —su ba­se elec­to­ral. Pa­ra sus se­gui­do­res, la iro­nía de la vic­to­ria de Trump es que po­drían ter­mi­nar en con­di­cio­nes in­clu­so me­nos fa­vo­ra­bles. Re­sul­ta di­fí­cil sa­ber si las fuer­zas en con­flic­to que Trump ha desata­do pro­vo­ca­rán una re­ce­sión. Por el mo­men­to, al me­nos, el mer­ca­do bur­sá­til es­tá apos­tan­do a que no. Pe­ro ade­más de las ta­sas más al­tas de in­te­rés, los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros es­tán dan­do in­di­cios de ma­yo­res ín­di­ces de in­fla­ción.

Ste­ve Ratt­ner es eje­cu­ti­vo en Wall Street y con­tri­bu­ye en la sec­ción de opi­nión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.