¿Y aho­ra qué si­gue?

El Diario de El Paso - - Opinión - Fran­cis­co E. Pa­di­lla

El miér­co­les pa­sa­do desa­yu­na­mos con la no­ti­cia de la elec­ción del Pre­si­den­te nú­me­ro 45 de los Es­ta­dos Uni­dos, que se­rá Do­nald Trump. Ese mis­mo día se dio vein­ti­sie­te aniver­sa­rio de la caí­da del mu­ro de Ber­lín en Ale­ma­nia, ocu­rri­do el 9 de no­viem­bre de 1989.

Pu­die­ra ser una coin­ci­den­cia his­tó­ri­ca a los pla­nes del pre­si­den­te elec­to de cons­truir un mu­ro “al­to, gran­de y be­llo” pa­ra di­vi­dir a los dos paí­ses y su­pues­ta­men­te evi­tar con ello la mi­gra­ción pro­ve­nien­te de Mé­xi­co. Sí, se­gu­ra­men­te es una des­agra­da­ble coin­ci­den­cia, pues mien­tras en Eu­ro­pa avan­zan en des­truir los mu­ros, por acá se pre­ten­de cons­truir uno y que lo pa­gue Mé­xi­co.

Una des­gas­tan­te cam­pa­ña de los can­di­da­tos a la Ca­sa Blan­ca nos hi­zo desear que el 8 de mo­viem­bre hu­bie­ra pa­sa­do sin com­pli­ca­cio­nes. Pu­die­ra agre­gar que tu­ve que ha­cer un ver­da­de­ro exa­men de con­cien­cia cí­vi­co-re­li­gio­sa pa­ra de­ci­dir por quién vo­tar. Y es que a fi­nal de cuen­tas la de­ci­sión de por quién vo­tar si­gue sien­do per­so­na­lí­si­ma, aún cuan­do al­gu­nas opi­nio­nes emi­ti­das por lí­de­res re­li­gio­sos so­bre el te­ma del abor­to, po­nían la en­cru­ci­ja­da si el par­ti­do De­mó­cra­ta que lo apo­ya, se­ría la mejor op­ción.

Una me­to­do­lo­gía usa­da en es­tos ca­sos y per­fec­ta­men­te vá­li­da es po­ner en la ba­lan­za a los can­di­da­tos que es­tán com­pi­tien­do, re­vi­sar el plan de Go­bierno.

“A fu­tu­ro” qué es lo que ca­da can­di­da­to ofre­ce y su fac­ti­bi­li­dad, que no sean só­lo idea­les o po­li­ti­que­rías, sino que al va­lo­rar­lo por su au­ten­ti­ci­dad, mis­mo que sea en be­ne­fi­cio de la ciu­da­da­nía y no un in­te­rés per­so­nal del can­di­da­to, con ade­re­zos de un po­pu­lis­mo mal en­ten­di­do.

En los Es­ta­dos Uni­dos se ha to­ma­do en cuen­ta el cu­rrí­cu­lum de los can­di­da­tos, no im­por­tan­do que los he­chos que se ten­gan a la vis­ta sean de 20-30 años de an­ti­güe­dad. To­do se po­ne en la me­sa, to­do es par­te del per­fil del can­di­da­to y de­no­tan su per­so­na­li­dad ac­tual que se ha for­ja­do a tra­vés de esa ex­pe­rien­cia de años, sea de­mó­cra­ta o re­pu­bli­cano.

No es vá­li­do de­cir que “eso su­ce­dió ha­ce 20 años y bo­rrón y cuen­ta nue­va”. Cla­ro que no, to­da con­duc­ta do­cu­men­ta­da en la vi­da de ca­da quién tie­ne su pe­so es­pe­cí­fi­co que no pue­de ser bo­rra­do con una len­gua lar­ga o de un plu­ma­zo.

Es lo que men­cio­na­ba en mi ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en es­te mis­mo “Dia­rio de El Pa­so” un 20 de Mar­zo del 2016 ti­tu­la­do “No po­de­mos que­dar­nos ca­lla­dos”, al men­cio­nar el “efec­to ga­rra­pa­ta”, del cual na­die se li­bra, pues es na­da me­nos que con­se­cuen­cia de sus pro­pios ac­tos, es una “co­me­zón” que em­pie­za des­de arri­ba has­ta aba­jo, im­po­si­ble de con­te­ner, que afec­ta has­ta la ac­tua­li­dad y más ade­lan­te la vi­da del can­di­da­to.

Es in­creí­ble tam­bién po­ner en te­la de du­da el sis­te­ma de vo­ta­cio­nes tan pro­ba­da­men­te efec­ti­vo en es­te país, qui­zá pro­ce­da al­gu­na que otra du­da en la ac­tua­ción de los en­car­ga­dos de dar­le el vo­to a los ciu­da­da­nos; pe­ro de eso a que la elec­cio­nes en su to­ta­li­dad fue­ran un frau­de o es­tu­vie­ra to­do ama­ña­do, es una es­ce­na muy fue­ra de lu­gar, prin­ci­pal­men­te por­que el sis­te­ma men­cio­na­do es­tá con­tro­la­do por ca­da uno de los cin­cuen­ta es­ta­dos de la Unión Ame­ri­ca­na, por lo que el que una fa­lla glo­bal de tal na­tu­ra­le­za só­lo exis­te en una men­te ca­len­tu­rien­ta co­mo la de Do­nald Trump, sien­do con­tra­rio a un sano sis­te­ma de­mo­crá­ti­co co­mo el de es­te país.

Con Trump co­mo ga­na­dor, tal co­mo ha su­ce­di­do, he­mos de ser tes­ti­gos de lo que la Gran Bre­ta­ña con­si­de­ró se­ria­men­te: ve­tar al Do­nald por su “dis­cur­so de odio” en con­tra de los mu­sul­ma­nes.

Igual­men­te, ve­re­mos si Trump cum­ple su pro­me­sa de de­cla­rar la Gue­rra a Mé­xi­co si no pa­ga has­ta en abo­nos la cons­truc­ción del mu­ro de la ver­güen­za que Trump ha pro­pues­to. Un sín­to­ma, sin du­da, del des­co­no­ci­mien­to que es­te per­so­na­je tie­ne del de­re­cho in­ter­na­cio­nal que nos dic­ta que ca­da país es li­bre y so­be­rano de to­mar cual­quier de­ci­sión in­ter­na, sea eco­nó­mi­ca o de otra na­tu­ra­le­za, sin con­si­de­rar opi­nio­nes ca­pri­cho­sas de per­so­na­jes ex­ter­nos.

No se di­ga, la ima­gen que guar­da es­te pre­si­den­te des­pués de ha­ber in­sul­ta­do y dis­cri­mi­nan­do a me­dio mun­do con ex­pre­sio­nes de odio, “bull­ying” y xe­no­fo­bia: A me­xi­ca­nos, la­ti­noa­me­ri­ca­nos mi­gran­tes, asi co­mo a mu­sul­ma­nes, a ex-com­ba­tien­tes ve­te­ra­nos de Gue­rra, “que no tie­nen nin­gún de­re­cho a caer en el fren­te de ba­ta­lla” pa­ra ser con­si­de­ra­dos hé­roes, a la ONU, a la can­di­da­ta con la cual com­pi­tió en es­ta ca­rre­ra a la pre­si­den­cia ame­na­za­da con en­car­ce­lar­la.

A las mu­je­res, por su gé­ne­ro o por su pe­so, lo que po­ne en te­la de jui­cio su ca­pa­ci­dad, en fin, es­tar en con­tra de to­do lo que no sea nor­te­ame­ri­cano blan­co, lo cual lo ubi­ca co­mo un re­cal­ci­tran­te na­cio­na­lis­ta y dis­cri­mi­na­dor. No me agrada un pre­si­den­te con to­das es­tas “ca­rac­te­rís­ti­cas”.

Tres pun­tos de im­por­tan­cia que im­pac­ta­rían den­tro y fue­ra del país, es lo re­la­ti­vo a re­ne­go­ciar los tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les, lle­van­do co­mo con­se­cuen­cia el au­men­to de ta­ri­fas aran­ce­la­rias, con la con­se­cuen­te res­pues­ta de los paí­ses afec­ta­dos, con una po­si­ble de­pre­sión eco­nó­mi­ca co­mo la que pro­vo­có He­bert Hoo­ver con ta­les de­ci­sio­nes y que pro­vo­ca­ron la “Gran De­pre­sión” de los años trein­ta.

Otro, la pro­me­sa de abo­lir el sis­te­ma de sa­lud “Oba­maca­re” de­jan­do sin ase­gu­ran­za mé­di­ca a mi­llo­nes de per­so­nas que ape­nas lo ha­bían po­di­do ad­qui­rir ba­jo di­cho sis­te­ma. Y el ter­ce­ro, preoce­der a res­trin­gir con le­yes gu­ber­na­men­ta­les la sa­li­da de em­pre­sas y tra­ba­jos ha­cia el ex­te­rior.

Post Scrip­tum

Ya no son los días de los ata­ques vis­ce­ra­les pa­ra lo­grar más vo­tos, no; es tiem­po de tra­ba­jar en los ru­bros de in­fra­es­truc­tu­ra, cien­cia y tec­no­lo­gía, ade­lan­tos e in­no­va­cio­nes que man­ten­gan a los Es­ta­dos Uni­dos co­mo lí­de­res en es­tos ru­bros, así co­mo im­ple­men­tar ac­cio­nes a fin de au­men­tar lo in­ver­ti­do en los ru­bros so­cia­les en lo que EI no lle­ga a igua­lar ni la me­dia mun­dial, me­nos a ocu­par el li­de­raz­go que ocu­pa Fran­cia con un 24% de su Pro­duc­to In­terno Bru­to (PIB). Mu­cho tra­ba­jo por ha­cer, sin men­cio­nar las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y el com­ba­te al te­rro­ris­mo, ru­bro que ocu­pa y preo­cu­pa a ni­vel mun­dial. To­do ello en coor­di­na­ción con los paí­ses in­vo­lu­cra­dos, no en un plan de ser los “due­ños del mun­do” ni con ac­ti­tu­des agre­si­vas con los de­más paí­ses que só­lo trae­ría que ellos reac­cio­nen tam­bién ne­ga­ti­va­men­te. Ya no son los años de 1930 en que se so­lía te­ner ese ti­po de ac­ti­tu­des ha­cia el ex­te­rior.

La re­cien­te de­ci­sión de los elec­to­res por su can­di­da­to es la de­ci­sión su­pre­ma ma­ni­fes­ta­da en las ur­nas, re­co­no­cer­lo es lo que ha he­cho gran­de a es­te país. Des­co­no­cer­lo es de co­bar­des que no sa­ben per­der…

HYPERLINK "mail­to: glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com" glo­ba­li­za­cion.2016@gmail.com

¿QUIéN DE­TIE­NE A TRUMP? Ma­rian Ka­mensky

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.