Sin mu­ro

El Diario de El Paso - - Opinión - Hil­da So­te­lo

El la­ma Dor­je vi­si­ta es­ta se­ma­na El Pa­so. En­tre sus su­ge­ren­cias es­tá la de prac­ti­car el amor y la com­pren­sión con nues­tros ene­mi­gos; ellos/as si nos fi­ja­mos de­te­ni­da­men­te y con cui­da­do nos en­se­ñan va­lio­sas lec­cio­nes.

El la­ma, mon­je de la ra­ma ti­be­ta­na del bu­dis­mo, men­cio­nó al re­cién elec­to pre­si­den­te Trump.

“Es aho­ra cuan­do más se de­be lle­var a ca­bo la prác­ti­ca de la ge­ne­ro­si­dad”, agre­gó el re­li­gio­so.

La ri­sa nos ga­nó a los asis­ten­tes al en­cuen­tro con el la­ma, pe­ro tam­bién la re­fle­xión. Cier­to es que los me­xi­ca­nos de­be­mos an­dar con cui­da­do, hoy más que nun­ca, y ma­du­rar en tér­mi­nos de au­to­con­fian­za y es­ti­ma; só­lo lo lo­gra­re­mos si de­ja­mos de la­do ac­ti­tu­des se­pa­ra­tis­tas, edu­cán­do­nos pe­ro so­bre to­do re­cor­dan­do quié­nes so­mos en reali­dad.

Nues­tros an­te­pa­sa­dos in­dí­ge­nas si­guen con no­so­tros, se ma­ni­fies­tan si así lo dis­tin­gui­mos, ras­trean el tiem­po en­tre las en­se­ñan­zas y la his­to­ria de que el águi­la y la ser­pien­te se hi­cie­ron una (la vi­sión de lo al­to y de la tie­rra) y que al me­nor in­ten­to de se­pa­ra­ción, en la co­yun­tu­ra, en­tra­ría el bu­fón (dia­blo) con su len­gua ve­ne­no­sa a in­yec­tar to­da cla­se de en­fer­me­dad.

Re­cuer­do la anéc­do­ta de Mi­ki Ma­ga­fi, un nor­te­ame­ri­cano que hu­yó de la ma­nia-co­de­pre­sión y su país; se fue a re­fu­giar a tie­rras ra­rá­mu­ris, con Ar­nul­fo, ul­tra­ma­ra­to­nis­ta cam­peón in­ter­na­cio­nal, Ahí, en la Sie­rra Ta­rahu­ma­ra Mi­ki en­con­tró su al­ma.

En una pro­ce­sión de Se­ma­na San­ta, los ta­rahu­ma­ras lo dis­fra­za­ron de Dia­blo, di­cen que pa­sa­ron lar­gas ho­ras rien­do de él, di­cién­do­le co­sas chus­cas, lue­go bai­la­ron, le die­ron a be­ber tes­güino y al si­guien­te día Mi­ki se sen­tía li­be­ra­do pa­ra con­ti­nuar su ca­mino, sin mu­ro que di­vi­die­ra su men­te, sin pa­to­lo­gía men­tal.

El ejer­ci­cio su­ge­ri­do por los ta­rahu­ma­ras fue alec­cio­na­dor. No es jue­go, es una for­ma de vi­da o muer­te ma­ne­ja­da a lo an­ces­tral y con am­plio fun­da­men­to es­pi­ri­tual.

Na­da com­pa­ra­do con la pro­pues­ta “de­mo­crá­ti­ca” ac­tual don­de el pue­blo es­ta­dou­ni­den­se se di­vi­dió. De­sa­for­tu­na­da­men­te as­pi­ran­tes que ini­cian cam­pa­ñas po­lí­ti­cas ju­gan­do con el odio, la es­pec­ta­cu­la­ri­dad y el fa­na­tis­mo, se al­zan en la po­pu­la­ri­dad y ter­mi­nan li­de­ran­do, muy a pe­sar de ca­si la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos, co­mo el ca­so de Trump y Pe­ña Nieto. ¿Por qué per­mi­ti­mos que ellos nos pa­ra­li­cen con sus re­tó­ri­cas que ame­na­zan des­truir nues­tro po­ten­cial hu­mano?

Den­tro de la agen­da de los pri­me­ros 100 días de Trump en la pre­si­den­cia se en­cuen­tra cum­plir con la pro­me­sa de cam­pa­ña de cons­truir un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, el cual los me­xi­ca­nos pa­ga­ría­mos.

Tam­bién ase­gu­ra im­po­ner pe­na mí­ni­ma de dos años de pri­sión pa­ra cual­quie­ra que in­ten­te vol­ver a cru­zar ile­gal­men­te el país. ¿Có­mo prac­ti­car el amor y la com­pren­sión?.

En­tien­da que plan­tear chis­tes y reír es so­lo el trán­si­to ha­cia la li­be­ra­ción del es­trés y la au­to­des­truc­ción, no se quede es­tan­ca­do en el sar­cas­mo y no se con­vier­ta en su pro­pio bu­fón por­que pue­de que sea el más pe­li­gro­so que ha­ya co­no­ci­do. Com­pren­da que las pro­me­sas de cam­pa­ña de Trump ten­drán efec­to si los me­xi­ca­nos –in­clu­yen­do los que vi­vi­mos en EU– con­ti­nua­mos en la in­ma­du­rez de tra­gar cuen­tos de te­rror que no nos co­rres­pon­den y pro­fe­cías as­tu­ta­men­te sem­bra­das al me­xi­cano, co­mo el del flo­jo, bo­rra­cho, sen­ta­do en­se­gui­da de un no­pal y aho­ra has­ta vio­la­dor.

O aquel mi­ni­cuen­to de los can­gre­jos me­xi­ca­nos que no per­mi­ten a su com­pa­ñe­ros sa­lir del bo­te del pes­ca­dor.

Com­pren­da que us­ted de­ci­de có­mo to­mar las si­tua­cio­nes de do­lor que son inevi­ta­bles en la vi­da y tam­bién tie­ne la ca­pa­ci­dad de ele­gir qué creer y qué no.

En los tiem­pos de pro­fe­cías os­cu­ras y ra­zo­nes nu­bla­das, eli­ja amar, eli­ja com­pren­der a su enemi­go/a y ate­só­re­lo has­ta que le en­se­ñe muy bien, lue­go dé­je­lo ir o so­lo se irá una vez que ya no sea ne­ce­sa­rio/a en su ca­mino y con suer­te ya no se lo vuel­ve a to­par.

Una vez des­pe­ja­do el sen­de­ro de ape­gos y co­di­cia, si­tua­dos en la ecua­ni­mi­dad, la reali­dad es una fuen­te inago­ta­ble de ins­pi­ra­ción que flu­ye, va, vie­ne por el mun­do fí­si­co, in­te­lec­tual, ima­gi­na­rio, en fe­li­ci­dad y go­zo, sin mu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.