Re­vi­ve te­ma de ‘ame­na­za nu­clear’ tras elec­cio­nes

En me­dio del de­sier­to de Ari­zo­na se pue­de vi­si­tar el úni­co mi­sil nu­clear de los años 60 que se ha con­ser­va­do en su si­lo

El Diario de El Paso - - Panorama - Pa­blo Xi­mé­nez de San­do­val/El País

Des­de los años ochen­ta no se ha­bía oí­do ha­blar tan­to en una cam­pa­ña elec­to­ral de la ame­na­za nu­clear. No se le pue­den dar los có­di­gos nu­clea­res a Do­nald Trump, han di­cho una y otra vez los de­mó­cra­tas. Hay dos ge­ne­ra­cio­nes que no han cre­ci­do con esa ame­na­za. En me­dio del de­sier­to de Ari­zo­na, hay un lu­gar don­de se pue­de ex­pe­ri­men­tar esa ten­sión. Es qui­zá el mu­seo más sen­ci­llo, y a la vez más im­pac­tan­te, de la era nu­clear. El Mu­seo del Ti­tan II.

En­trar por la puer­ta de es­te lu­gar es un via­je a la Gue­rra Fría. No hay una ex­po­si­ción, pro­pia­men­te. Es la ba­se y el si­lo ba­jo tie­rra de un mi­sil Ti­tan II, el más gran­de que cons­tru­yó EE UU du­ran­te los años de la ame­na­za nu­clear. El pro­gra­ma co­men­zó en 1963. Hu­bo 54 si­los de es­te ti­po, 18 en Ari­zo­na. Es­te, de­no­mi­na­do 571-7, es el úni­co que se pue­de vi­si­tar con el mi­sil den­tro. El mu­seo, di­ce un ví­deo ex­pli­ca­ti­vo al en­trar, sir­ve co­mo “re­cor­da­to­rio de que la paz nun­ca se ga­na, so­lo se man­tie­ne mi­nu­to a mi­nu­to”. El pro­gra­ma Ti­tan II “na­ció de los mie­dos más pro­fun­dos de nues­tra na­ción”.

En la ba­se ha­bía per­ma­nen­te­men­te un equi­po de cua­tro per­so­nas. Un co­man­dan­te, un sub­co­man­dan­te y dos asis­ten­tes. En to­da la ba­se, me­nos en el dor­mi­to­rio hay car­te­les que di­cen: Two man po­licy. No po­día ha­ber una per­so­na so­la en nin­gún mo­men­to, pa­ra vi­gi­lar com­por­ta­mien­tos errá­ti­cos. La sa­la de con­trol tie­ne un mo­ni­tor, dos sillas an­cla­das al sue­lo, un re­loj con la ho­ra de Green­wich y un ru­di­men­ta­rio sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción por ra­dio. Un co­fre ro­jo guar­da las lla­ves del sis­te­ma. El ma­nual de ins­truc­cio­nes es­tá abier­to por la pá­gi­na del lan­za­mien­to.

Pa­ra lan­zar el mi­sil hay que gi­rar dos lla­ves a la vez. Es­tán a unos dos me­tros una de otra, de for­ma que sea im­po­si­ble pa­ra una per­so­na so­la. El guía que en­se­ña­ba el mu­seo el jue­ves pa­sa­do, un ve­te­rano vo­lun­ta­rio que fue co­man­dan­te de una de es­tas ba­ses, ofre­ce la po­si­bi­li­dad de sen­tar­se en la si­lla y po­ner la mano en la lla­ve. A la de tres, se gi­ran las lla­ves un cuar­to ha­cia la de­re­cha y se en­cien­de una luz: “Launch enabled. Bat­te­ries ac­ti­va­ted”. Así iba a em­pe­zar el fin del mun­do.

El ho­lo­caus­to nu­clear se­ría rá­pi­do. El sis­te­ma de ig­ni­ción del mi­sil Ti­tan II re­du­jo el tiem­po de res­pues­ta de Es­ta­dos Uni­dos de 15 mi­nu­tos a 58 se­gun­dos. Po­día trans­por­tar una bom­ba nu­clear de 9 me­ga­to­nes. Los or­de­na­do­res que ges­tio­nan la ig­ni­ción y la guía del mi­sil fun­cio­nan con cin­tas per­fo­ra­das. To­do el com­ple­jo fun­cio­na con un po­der de compu­tación me­nor que el de un iPho­ne. La sim­ple­za del lu­gar es ate­rra­do­ra.

El ex­co­man­dan­te que en­se­ña­ba la ba­se el jue­ves tran­qui­li­za­ba a los vi­si­tan­tes. “En el en­tre­na­mien­to que re­ci­bía­mos, te da­bas cuen­ta de que el pro­pó­si­to de to­do el sis­te­ma era pre­ci­sa­men­te que nun­ca lle­ga­ra a pa­sar na­da. Ju­ga­mos a ese jue­go unos años con los so­vié­ti­cos. Y fun­cio­nó”.

A tra­vés de la ca­rre­ra nu­clear, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca al­can­za­ron lo que se lla­mó paz a tra­vés de la di­sua­sión, o la teo­ría de la des­truc­ción mu­tua ase­gu­ra­da. La reali­dad de que un ata­que nu­clear ha­ría tan­to da­ño al ata­can­te co­mo a su enemi­go evi­tó el en­fren­ta­mien­to abier­to.

Du­ran­te 20 años hu­bo una per­so­na sen­ta­da en es­ta si­lla sin otra co­sa que ha­cer que es­pe­rar la or­den de lan­zar un mi­sil nu­clear y, con to­da se­gu­ri­dad, aca­bar con la hu­ma­ni­dad. Esa or­den nun­ca lle­gó. El pro­gra­ma Ti­tan II fue des­man­te­la­do en 1982 por el pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan. To­dos los si­los fue­ron en­te­rra­dos y mu­chos te­rre­nos ven­di­dos. Es­te fue sal­va­do por una or­ga­ni­za­ción de ve­te­ra­nos. El mu­seo es úni­co en el mun­do. Hoy es mo­nu­men­to his­tó­ri­co na­cio­nal.

El ex­di­rec­tor de la CIA Mi­chael Hay­den, un ver­da­de­ro hal­cón re­pu­bli­cano, se ho­rro­ri­za­ba ha­ce unos me­ses an­te la me­ra po­si­bi­li­dad de Trump a car­go del ar­se­nal nu­clear y ad­ver­tía de que el sis­te­ma no es­tá di­se­ña­do pa­ra con­tra­de­cir las ór­de­nes del pre­si­den­te, sino pa­ra eje­cu­tar­las a to­da ve­lo­ci­dad. El pe­rio­dis­ta de MSNBC Joe Scar­bo­rough di­jo en te­le­vi­sión que un ex­per­to en po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal le ha­bía con­ta­do que, cuan­do fue lla­ma­do a ase­so­rar a Trump, es­te le pre­gun­tó has­ta tres ve­ces por qué no se po­dían usar las ar­mas nu­clea­res.

Cuan­do el nue­vo pre­si­den­te es­té por Ari­zo­na, hay un lu­gar en el de­sier­to en el que me­re­ce la pe­na pa­rar. De allí se sa­le en­ten­dien­do per­fec­ta­men­te ese por qué.

eL MI­sIL ti­tan ii den­tro del si­lo que se pue­de vi­si­tar en el de­sier­to de Ari­zo­na

LA sA­LA de con­trol de la ba­se, in­tac­ta des­de 1983

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.