No la­men­ta re­pre­sión vs in­mi­gran­tes

Tras 24 años co­mo she­riff en Ma­ri­co­pa y per­der la pa­sa­da elec­ción, se di­ce tris­te por de­jar el car­go

El Diario de El Paso - - FRON­TE­RA -

Phoe­nix— El she­riff sa­lien­te de la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Phoe­nix di­ce ha­ber­se en­tris­te­ci­do por su de­rro­ta tras 24 años en el car­go, pe­ro no ex­pre­só nin­gún re­mor­di­mien­to por ha­ber rea­li­za­do con­tra los in­mi­gran­tes do­ce­nas de ope­ra­ti­vos que lo trans­for­ma­ron en una fi­gu­ra po­lí­ti­ca na­cio­nal pe­ro ter­mi­na­ron lle­ván­do­lo a su caí­da.

El vier­nes, el she­riff Joe Ar­paio se di­jo con­mo­vi­do por las lla­ma­das de los se­gui­do­res que la­men­ta­ron que el mar­tes hu­bie­ra per­di­do an­te Paul Pen­zo­ne, un sar­gen­to de Po­li­cía de Phoe­nix ju­bi­la­do y po­co co­no­ci­do.

‘No voy a de­cir que los de­frau­dé’, di­jo Ar­paio. ‘Sim­ple­men­te, es tris­te ir­me’, agre­gó.

A sus 84 años, Ar­paio con­clui­rá su ges­tión co­mo el po­li­cía de ma­yor ni­vel en Phoe­nix con un ve­re­dic­to por efec­tuar re­vi­sio­nes en ba­se a apa­rien­cia ra­cial que des­acre­di­tó sus pa­tru­lla­jes in­mi­gra­to­rios y un car­go por desaca­to ju­di­cial en su con­tra por pro­lon­gar los pa­tru­lla­jes du­ran­te 17 me­ses des­pués de que un juez or­de­nó su sus­pen­sión.

Ar­paio si­gue sin dis­cul­par­se por la de­ci­sión que ha­ce 10 años to­mó de ir con­tra la in­mi­gra­ción ile­gal, a pe­sar de los cos­tos le­ga­les de 48 mi­llo­nes de dó­la­res su­fra­ga­dos por los con­tri­bu­yen­tes por el ca­so de re­vi­sio­nes ra­cia­les y el car­go me­nor que po­dría lle­var­lo has­ta a seis me­ses en la cár­cel de ser de­cla­ra­do cul­pa­ble.

Otros man­dos po­li­cia­les se con­ten­ta­ron con de­jar al Go­bierno fe­de­ral las pe­sa­das ta­reas de vi­gi­lar la in­mi­gra­ción. Pe­ro Ar­paio se­ña­ló te­ner el de­ber de vi­gi­lar la apli­ca­ción de las le­yes pro­mul­ga­das por la Le­gis­la­tu­ra de Ari­zo­na, in­clu­yen­do una que prohi­bía el trá­fi­co de in­mi­gran­tes.

‘No voy a de­cir que lo sien­to. Hi­ci­mos nues­tro tra­ba­jo’, di­jo el she­riff, aña­dien­do que él es el ‘tro­feo de los gru­pos his­pa­nos que me per­si­guie­ron’.

Al fi­nal, ha­ce dos años, los juz­ga­dos des­po­ja­ron a Ar­paio de su au­to­ri­dad in­mi­gra­to­ria, con­sis­tien­do des­de en­ton­ces su pa­pel en el de­ba­te in­mi­gra­to­rio en ma­ni­fes­tar­se pú­bli­ca­men­te con­tra las po­lí­ti­cas fe­de­ra­les fron­te­ri­zas.

Ly­dia Guz­mán, una de­fen­so­ra de los de­re­chos ci­vi­les his­pa­nos que des­de ha­ce lar­go tiem­po es crí­ti­ca de Ar­paio, se­ña­ló no so­nar­le cier­ta la ase­ve­ra­ción del al­gua­cil de no te­ner re­mor­di­mien­tos por po­ner en la mi­ra a los in­mi­gran­tes.

‘Es­tá tra­tan­do de ha­cer­se el már­tir’, di­jo Guz­mán. ‘Creo que, muy en el fon­do, en cier­to mo­men­to, pro­ba­ble­men­te él se dé cuen­ta de que sus pa­tru­lla­jes in­mi­gra­to­rios fue­ron su caí­da. Es lo que lo me­tió en pro­ble­mas’, in­sis­tió.

Ar­paio ha re­co­no­ci­do des­obe­de­cer la or­den del juez en el ca­so de re­vi­sio­nes en ba­se a ca­rac­te­rís­ti­cas ra­cia­les, pe­ro in­sis­tió en que el desaca­to no fue in­ten­cio­nal. Su pro­ce­so ha si­do pro­gra­ma­do pa­ra el 6 de di­ciem­bre.

Ar­paio afron­tó otros desafíos en su bús­que­da de una sép­ti­ma ges­tión.

El al­gua­cil, quien pa­ra su cam­pa­ña re­ca­bó 12 mi­llo­nes de dó­la­res bá­si­ca­men­te pro­ve­nien­tes de ha­bi­tan­tes de otros es­ta­dos, di­jo no es­pe­rar que el li­be­ral mag­na­te fi­nan­cie­ro Geor­ge So­ros do­na­ra 2.3 mi­llo­nes al gru­po que pa­só un co­mer­cial de te­le­vi­sión en el cual se cues­tio­na­ba la repu­tación de Ar­paio por ser du­ro con los de­lin­cuen­tes.

El je­fe po­li­cia­co cul­pó asi­mis­mo al De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos por anun­ciar un día an­tes de que co­men­za­ran en Ari­zo­na las vo­ta­cio­nes sus pla­nes de fin­car­le car­gos por un ca­so pe­nal de desaca­to.

Ar­paio di­jo creer que se­rá re­cor­da­do por sus es­tric­tas po­lí­ti­cas car­ce­la­rias, co­mo dar a los in­ter­nos ro­pa in­te­rior ro­sa­da y arrai­gar­los en Tent City, el con­jun­to de car­pas don­de los pre­sos per­ma­ne­cen du­ran­te el ve­rano de 100 gra­dos o más en Ari­zo­na.

Sin em­bar­go, se da cuen­ta de que su su­ce­sor po­dría sus­pen­der ta­les prác­ti­cas.

Pen­zo­ne ha se­ña­la­do es­tar dis­pues­to a con­tem­plar la idea de ce­rrar Tent City y con­si­de­rar la ro­pa in­te­rior co­lor ro­sa un tru­co pu­bli­ci­ta­rio.

‘Si al­guien más quie­re un cam­bio, eso a mí no me mo­les­ta en na­da’, di­jo Ar­paio.

El she­riff aña­dió que pu­do ha­ber­se ju­bi­la­do sin bus­car la re­elec­ción, pe­ro desea­ba con­ti­nuar en el car­go y no se arre­pien­te de ha­ber in­ten­ta­do re­ele­gir­se.

‘Yo que­ría se­guir cua­tro años más’, ex­pli­có. ‘No me to­ca­ba’.

El con­tro­vEr­ti­do Joe Ar­paio en su re­cien­te cam­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.