‘IN­JUS­TO’, PER­SE­GUIR A DREA­MERS

El Diario de El Paso - - OPI­NIÓN - Da­ve Gran­lund

Was­hing­ton— No es­ta­mos de acuer­do con el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump en gran co­sa, pe­ro com­par­ti­mos su pun­to de vis­ta en que el Go­bierno de Oba­ma exa­ge­ró en tra­tar de es­cri­bir la ley de in­mi­gra­ción de ma­ne­ra uni­la­te­ral. Aun así, la apli­ca­ción es­tric­ta de la ley es una co­sa; la cruel­dad in­ne­ce­sa­ria es otra. Trump cae­ría en la se­gun­da ca­te­go­ría si su mano du­ra en ma­te­ria de in­mi­gra­ción se va con­tra los jó­ve­nes a quie­nes Oba­ma pro­te­gió des­de el 2012 de ser de­por­ta­dos.

Ba­jo el pro­gra­ma, 750 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos –prin­ci­pal­men­te ado­les­cen­tes y vein­tea­ñe­ros quie­nes cre­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos y se gra­dua­ron de pre­pa­ra­to­rias de Es­ta­dos Uni­dos– han re­ci­bi­do per­mi­sos de tra­ba­jo y tar­je­tas del Se­gu­ro So­cial. La ma­yo­ría tie­ne em­pleos; pa­ga im­pues­tos, abre cuen­tas de ban­co y, en general, vi­ven vi­das pro­duc­ti­vas, obe­dien­tes de la ley.

No ser­vi­ría a po­lí­ti­ca pú­bli­ca al­gu­na per­se­guir a es­ta gen­te jo­ven, la ma­yo­ría de los cua­les fue­ron traí­dos de ni­ños a Es­ta­dos Uni­dos por sus pa­dres, y es­tán in­do­cu­men­ta­dos sin ha­ber co­me­ti­do de­li­to al­guno. La mi­tad tie­ne pa­rien­tes que son ciu­da­da­nos de Es­ta­dos Uni­dos; apro­xi­ma­da­men­te una cuar­ta par­te tie­ne hi­jos na­ci­dos aquí.

Re­dar­los, o ame­na­zar­los con ser de­por­ta­dos, se­ría ca­zar a fa­mi­lias que han vi­vi­do aquí por más de una dé­ca­da. La ma­yo­ría de es­tos jó­ve­nes son tan es­ta­dou­ni­den­ses cul­tu­ral­men­te ha­blan­do co­mo sus ve­ci­nos na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos; mu­chos es­tán for­man­do ca­rre­ras con las que apor­ta­rán a su co­mu­ni­dad. No tie­nen se­cre­tos so­bre su es­ta­tus mi­gra­to­rio o su do­mi­ci­lio, ya que se re­gis­tra­ron abier­ta­men­te en el pro­gra­ma del Go­bierno de Oba­ma.

Que Trump use esa ba­se de da­tos pa­ra per­se­guir­los se­ría un error que mar­ca­ría su nue­vo go­bierno co­mo des­al­ma­do y ga­na­ría pa­ra es­te país el so­bre­nom­bre de Es­ta­dos Uni­dos ‘El Cas­ti­ga­dor’.

Los peo­res ins­tin­tos de Trump sa­lie­ron a la luz con la no­ti­cia de que Kris Ko­bach –no­ta­ble por su lí­nea du­ra– co­la­bo­ra­ría en su equi­po de tran­si­ción.

Ko­bach, el se­cre­ta­rio de es­ta­do de Kan­sas, ha es­ta­do de­trás de in­con­ta­bles cru­za­das a lo lar­go de la dé­ca­da pa­sa­da, mu­chas de las cua­les fue­ron des­ba­ra­ta­das en cor­tes fe­de­ra­les, pa­ra aco­sar e in­ti­mi­dar a in­mi­gran­tes.

Ko­bach pro­me­tió el jueves que el Go­bierno de Trump cons­trui­ría ese ‘her­mo­so’ muro, y no hay du­da de que el se­ñor Trump pue­de ha­cer­lo.

Se­ría un des­per­di­cio enor­me de di­ne­ro –un pro­yec­to de 15 a 25 mil mi­llo­nes de dó­la­res que no fre­na­ría a los que en­tran con vi­sa y se que­dan más tiem­po, que re­pre­sen­tan a un ter­cio de los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, y muy po­co pa­ra fre­nar los cru­ces ile­ga­les de la fron­te­ra, que ya es­tá en su ci­fra más ba­ja en 40 años.

Nin­gu­na pa­red es im­permea­ble y más me­xi­ca­nos han par­ti­do de Es­ta­dos Uni­dos de los que han en­tra­do des­de la Gran Re­ce­sión del 2008.

Y no, Mé­xi­co no pa­ga­rá por el muro.

Pe­ro si Trump quie­re des­pil­fa­rrar el di­ne­ro de los con­tri­bu­yen­tes en un sím­bo­lo, y pe­lear en Cor­te ba­ta­llas con los ran­che­ros es­ta­dou­ni­den­ses de la fron­te­ra que se opo­nen a la in­va­sión fe­de­ral de sus tie­rras –pues sí, sí pue­de.

En el mis­mo ru­bro, re­la­ti­va­men­te po­cos es­ta­dou­ni­den­ses se opon­drían a la pro­me­sa de Trump de de­por­tar a de­lin­cuen­tes in­do­cu­men­ta­dos; esa tam­bién es la po­lí­ti­ca de Oba­ma.

El apo­yo po­dría re­du­cir­se si Trump ex­pan­de la de­fi­ni­ción de ‘de­lin­cuen­te’ pa­ra in­cluir a in­frac­to­res me­no­res. Eso de­ja­ría a las in­dus­trias es­ta­dou­ni­den­ses, par­ti­cu­lar­men­te en el sec­tor agrí­co­la, con es­ca­sez de va­lio­sos tra­ba­ja­do­res que no son fá­cil­men­te re­em­pla­za­bles.

La opo­si­ción cre­ce­ría aún más si tra­ta­ra de re­dar mi­llo­nes de mi­gran­tes que obe­de­cen la ley en to­do me­nos en su es­ta­do mi­gra­to­rio; las en­cues­tas mues­tran que la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses no fa­vo­re­ce­rían tal de­por­ta­ción ma­si­va.

Y cier­ta­men­te per­de­ría a la ma­yo­ría de la na­ción si se va con­tra los jó­ve­nes que des­ta­ca­ron am­plia­men­te en sus es­tu­dios y los ve­te­ra­nos que de bue­na fe sa­lie­ron a la luz cuan­do Oba­ma ofre­ció su pri­mer pro­gra­ma de pró­rro­ga.

La vic­to­ria de Trump le da la li­cen­cia pa­ra una apli­ca­ción sig­ni­fi­ca­ti­va (de la ley), no pa­ra mal­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.