La vic­to­ria de Trump: un gol­pe a la glo­ba­li­za­ción

El Diario de El Paso - - OPI­NIÓN - An­drés Op­pen­hei­mer Co­lum­nis­ta de El Nuevo He­rald aop­pen­hei­mer@mia­mihe­rald.com

Mia­mi— La vic­to­ria del pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump es un gol­pe ma­yúscu­lo a la glo­ba­li­za­ción y pro­ba­ble­men­te lle­va­rá a un pe­río­do de po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta en Es­ta­dos Uni­dos, y qui­zás en el mun­do.

A juz­gar por lo que ha di­cho pú­bli­ca­men­te, Trump quie­re dar un paso atrás de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les com­pro­mi­sos co­mer­cia­les, am­bien­ta­les y po­lí­ti­cos de Es­ta­dos Uni­dos con el res­to del mun­do. Pro­ba­ble­men­te no po­drá ha­cer to­do lo que pro­me­tió, aun­que con­tro­la­rá las dos Cá­ma­ras del Con­gre­so, pe­ro se mo­ve­rá en esa di­rec­ción.

‘El ame­ri­ca­nis­mo, no el glo­ba­lis­mo, se­rá nues­tro cre­do’, di­jo Trump en su dis­cur­so de acep­ta­ción del 21 de ju­lio en la Con­ven­ción Na­cio­nal Re­pu­bli­ca­na. Di­jo que ‘la di­fe­ren­cia más im­por­tan­te’ en­tre su plan y el de su opo­nen­te, la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, era que ‘nues­tro plan pon­drá a Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro’.

En cuan­to a la in­mi­gra­ción, es po­co pro­ba­ble que Trump ha­ga un es­fuer­zo se­rio pa­ra de­por­tar a los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos. Eso se­ría de­ma­sia­do cos­to­so, y plan­tea­ría de­ma­sia­dos pro­ble­mas le­ga­les.

Más bien, Trump pro­ba­ble­men­te au­men­ta­rá las de­por­ta­cio­nes, que ya al­can­za­ron ci­fras ré­cord ba­jo el pre­si­den­te Oba­ma, y las pu­bli­ci­ta­rá más que su pre­de­ce­sor. Trump tam­bién pue­de ter­mi­nar o re­du­cir la ac­ción eje­cu­ti­va de Oba­ma que otor­gó vi­sas tem­po­ra­les a cer­ca de 800 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que lle­ga­ron al país de ni­ños.

So­bre su pro­me­sa de cons­truir un mu­ro a lo lar­go de to­da la fron­te­ra con Mé­xi­co, Trump pro­ba­ble­men­te alar­ga­rá el mu­ro exis­ten­te. Pe­ro no con­se­gui­rá que el Con­gre­so le dé en­tre los $12 mil mi­llo­nes y $25 mil mi­llo­nes que se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra com­ple­tar­lo.

Pro­ba­ble­men­te pe­di­rá los fon­dos, y lue­go cul­pa­rá al Con­gre­so du­ran­te los pró­xi­mos cua­tro años por no au­to­ri­zar­los. Ade­más, Trump de­be­rá tra­tar de evi­tar una reac­ción na­cio­na­lis­ta en Mé­xi­co, que po­dría re­sul­tar en la elec­ción del can­di­da­to iz­quier­dis­ta An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor en el 2018.

En cuan­to al co­mer­cio, Trump ha ame­na­za­do con re­ti­rar­se o re­ne­go­ciar el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te con Mé­xi­co y Ca­na­dá. Pe­ro se­rá di­fí­cil que lo ha­ga, por­que Mé­xi­co y Ca­na­dá se opon­drán a eso y sus pro­pios le­gis­la­do­res del Par­ti­do Re­pu­bli­cano pro­ba­ble­men­te no apro­ba­rán un re­ti­ro uni­la­te­ral de Es­ta­dos Uni­dos.

So­bre su pro­pues­ta de po­ner un aran­cel del 35 por cien­to a las im­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas, sig­ni­fi­ca­ría que el pre­cio de un au­to­mó­vil Ford en­sam­bla­do en Mé­xi­co au­men­ta­ría en unos $8 mil en Es­ta­dos Uni­dos. Du­do que Trump quie­ra ha­cer­le eso a los con­su­mi­do­res es­ta­dou­ni­den­ses. Más bien, im­pon­drá al­gu­nas ta­ri­fas mar­gi­na­les a las im­por­ta­cio­nes pa­ra apa­ci­guar a sus par­ti­da­rios con­tra­rios al li­bre co­mer­cio.

Pe­ro Trump pro­ba­ble­men­te ani­qui­la­rá el Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co (TPP) de Oba­ma, fir­ma­do por Es­ta­dos Uni­dos y 11 paí­ses asiá­ti­cos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos, así co­mo la pro­pues­ta de la Aso­cia­ción Trans­atlán­ti­ca de Co­mer­cio e In­ver­sión de Es­ta­dos Uni­dos con la Unión Eu­ro­pea.

So­bre el cam­bio cli­má­ti­co, Trump ha di­cho que no cree que sea cau­sa­do por el hom­bre, y pro­me­tió can­ce­lar el Acuer­do de Pa­rís de 2015 fir­ma­do por Oba­ma con ca­si 200 paí­ses pa­ra re­du­cir las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono. Aun­que Trump no pue­de re­ti­rar­se de ese acuer­do a cor­to pla­zo, pro­ba­ble­men­te pos­ter­ga­rá su im­ple­men­ta­ción, lo que con­du­ci­ría a Chi­na e In­dia a ha­cer lo mis­mo.

Don­de veo que se­rá el ma­yor im­pac­to del po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta de Trump es en las áreas de de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos.

Trump ha su­ge­ri­do que in­ten­ta­rá me­jo­rar los la­zos de Es­ta­dos Uni­dos con au­tó­cra­tas co­mo el pre­si­den­te ru­so Vla­di­mir Pu­tin, a pe­sar de sus vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos. ‘No creo que ten­ga­mos de­re­cho a dar lec­cio­nes’ a otros paí­ses, di­jo Trump al New York Ti­mes el 20 de ju­nio.

Mi opi­nión:

El po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta de Trump, jun­to con la de­ci­sión re­cien­te de Gran Bre­ta­ña de re­ti­rar­se de la Unión Eu­ro­pea, pa­re­ce es­tar lle­ván­do­nos a un mun­do me­nos glo­ba­li­za­do, y más frag­men­ta­do. Es pro­ba­ble que, ba­jo Trump, Es­ta­dos Uni­dos dé mar­cha atrás en su ac­ti­vis­mo in­ter­na­cio­nal a fa­vor de la de­mo­cra­cia y de­re­chos hu­ma­nos.

Hay que dar­le a Trump la opor­tu­ni­dad de ha­cer las co­sas bien an­tes de cri­ti­car­lo. Pe­ro al­gu­nos de no­so­tros se­gui­re­mos ner­vio­sos an­te la po­si­bi­li­dad de que su po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta y su con­sig­na de ‘Pri­me­ro Amé­ri­ca’ lle­ve al ais­la­cio­nis­mo, y a un pe­li­gro­so uni­la­te­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.