OLA PO­PU­LIS­TA ENVUELVE LA VIC­TO­RIA DE TRUMP

Bra­sil, Fi­li­pi­nas, Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña rom­pen es­que­mas y sor­pren­den con el triun­fo de per­so­nas que pre­di­can uni­la­te­ra­li­dad en lu­gar de la co­la­bo­ra­ción e in­tere­ses de la ma­yo­ría so­bre los de­re­chos de mi­no­rías ét­ni­cas y re­li­gio­sas

El Diario de El Paso - - ES­PEC - The Was­hing­ton Post on­dres—

LNo mu­cho an­tes que los es­ta­dou­ni­den­ses de­ja­ran im­pac­ta­do al mun­do al ele­gir a Do­nald Trump co­mo su pró­xi­mo pre­si­den­te, un acau­da­la­do em­pre­sa­rio bra­si­le­ño que in­ter­pre­tó a un je­fe de un reality show de la te­le­vi­sión, se con­vir­tió en al­cal­de de la ciu­dad más gran­de de Su­da­mé­ri­ca.

En otra par­te del mun­do, en el su­res­te de Asia, un jus­ti­cie­ro que se com­pro­me­tió a ma­tar a to­dos los cri­mi­na­les y desechar sus cuer­pos has­ta que los “pe­ces en­gor­da­ran” fue elec­to pa­ra di­ri­gir un país de 100 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

En Gran Bre­ta­ña, los elec­to­res que lle­van si­glos de mo­de­ra­ción y prag­ma­tis­mo op­ta­ron por ig­no­rar un abru­ma­dor con­se­jo de los ex­per­tos y sal­tar ha­cia un abis­mo de vi­da fue­ra de la Unión Eu­ro­pea.

La ola de po­pu­lis­mo del 2016 lle­vó a Trump al pi­nácu­lo del po­der in­ter­na­cio­nal, aun­que la in­fluen­cia no em­pe­zó en Es­ta­dos Uni­dos. Y con to­da cer­te­za no ter­mi­na­rá allí.

En lu­gar de eso, el pre­mio más im­por­tan­te de es­te mo­vi­mien­to glo­bal cons­trui­do al pa­re­cer en ba­se a una re­ser­va sin fon­do de re­cla­mos po­lí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les es muy pro­ba­ble que sea el ace­le­ra­dor de más vic­to­rias pa­ra las per­so­nas y cau­sas que se in­cli­nen ha­cia un cam­bio drás­ti­co del or­den mun­dial exis­ten­te.

“El éxi­to ge­ne­ra éxi­to”, co­men­tó Mark Leo­nard, di­rec­tor del Con­se­jo Eu­ro­peo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res.

“En es­te mo­men­to, to­dos son sus­cep­ti­bles a ello. Las cau­sas pa­re­cen ser uni­ver­sa­les”.

Y a me­nos que al­gu­nos cam­bios dra­má­ti­cos fre­nen el atrac­ti­vo po­pu­lis­ta, en es­te año, va­rias vic­to­rias sor­pre­si­vas po­drían con­ver­tir­se pron­to en una ru­ta mun­dial: el triun­fo de aque­llas per­so­nas que pre­di­can una fuer­te ac­ción pa­ra el im­pe­rio de la ley, una uni­la­te­ra­li­dad en lu­gar de la co­la­bo­ra­ción y los in­tere­ses de la ma­yo­ría so­bre los de­re­chos de mi­no­rías ét­ni­cas y re­li­gio­sas.

“Su mun­do se es­tá co­lap­san­do”, co­men- tó ju­bi­lo­sa Flo­rian Phi­lip­pot a tra­vés de un tweet des­pués de la vic­to­ria de Trump, ella es ase­so­ra de al­ta je­rar­quía de la lí­der de ex­tre­ma de­re­cha, la fran­ce­sa Ma­ri­ne le Pen. “El nues­tro es­tá cons­tru­yén­do­se”.

De­bi­do a que las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas se lle­va­rán a ca­bo la pró­xi­ma pri­ma­ve­ra, Le Pen es­tá bien co­lo­ca­da pa­ra agre­gar a Pa­rís a la lis­ta de ca­pi­ta­les del mun­do que han caí­do en la ola po­pu­lis­ta.

Se con­si­de­ra que ella lle­ga­rá a la úl­ti­ma ron­da de la vo­ta­ción y aun­que sus opor­tu­ni­da­des ha­bían si­do des­car­ta­das des­de ha­ce tiem­po en­tre los pro­nos­ti­ca­do­res po­lí­ti­cos de Fran­cia, eso cam­bió des­pués de la vic­to­ria de Trump.

Mu­cho an­tes de las elec­cio­nes de Fran­cia, Aus­tria po­dría con­ver­tir­se en el pri­mer país en ele­gir a un je­fe de Es­ta­do de la ex­tre­ma de­re­cha en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal des­de 1945, cuan­do eli­ja pre­si­den­te el pró­xi­mo mes.

El mis­mo día, el 4 de di­ciem­bre, los ita­lia­nos vo­ta­rán un re­fe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal que po­dría hun­dir el go­bierno de cen­tro-iz­quier­da del pri­mer mi­nis­tro Mat­teo Ren­zi y que au­men­ta­rá la for­tu­na del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas que es­tá en con­tra de la cla­se di­ri­gen­te.

Aun­que las cau­sas exac­tas de la olea­da po­pu­lis­ta va­rian de país a país, el am­plio es­que­ma es si­mi­lar en to­dos los lí­mi­tes na­cio­na­les.

Tal vez se de­ba a la an­sie­dad del avan­ce eco­nó­mi­co que se acu­mu­la en unos cuan­tos y de­ja al res­to es­tan­ca­do o hun­di­do.

A la in­co­mo­di­dad res­pec­to a las im­pli­ca­cio­nes cul­tu­ra­les de un mun­do que es­tá ca­da vez más in­ter­co­nec­ta­do.

A la ali­nea­ción de una cla­se po­lí­ti­ca egoís­ta que es­tá de par­te de los acau­da­la­dos a ex­pen­sas de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Los lí­de­res po­pu­lis­tas son usual­men­te hi­jos ri­cos de pri­vi­le­gia­dos que tie­nen po­ca re­la­ción con las ma­sas, aun­que ase­gu­ran que ha­blan con ellas pe­ro no les im­por­ta.

“La gen­te sien­te que ne­ce­si­ta un cam­peón po­de­ro­so pa­ra echar aba­jo a la cla­se di­ri­gen­te y aca­bar con ella”, co­men­tó Leo­nard.

“Im­por­ta po­co si los lí­de­res son los mis­mos que la gen­te a la que re­pre­sen­tan, el he­cho es que tie­nen la in­ten­ción de afec­tar­los”.

Eso fue con to­da cer­te­za el ca­so de Trump, un bi­llo­na­rio ur­ba­ni­ta edu­ca­do en una de las me­jo­res uni­ver­si­da­des es­ta­dou­ni­den­ses, que re­ci­bió más vo­tos de las áreas ru­ra­les y de los elec­to­res me­nos edu­ca­dos.

Eso tam­bién re­sul­tó cier­to cuan­do Gran Bre­ta­ña vo­tó en el mes de ju­nio pa­ra sa­lir­se de la Unión Eu­ro­pea.

Los vo­tan­tes que apo­ya­ban esa cau­sa fue­ron pre­do­mi­nan­te­men­te de pe­que­ñas po­bla­cio­nes de In­gla­te­rra que te­nían pro­ble­mas, ciu­da­des post-in­dus­tria­les, aque­llas que es­tán fue­ra de las me­tró­po­lis cos­mo­po­li­tas y flo­re­cien­tes de Lon­dres.

Los elec­to­res que desea­ban des­ha­cer­se de la bu­ro­cra­cia de Bru­se­las co­lo­ca­ron la in­mi­gra­ción en la par­te su­pe­rior de su lis­ta de in­quie­tu­des y ten­die­ron a ser me­nos edu­ca­dos que aque­llos que desea­ban que Gran Bre­ta­ña man­tu­vie­ra sus víncu­los con el Ca­nal In­glés.

Aun­que el mo­vi­mien­to fue en­ca­be­za­do por po­lí­ti­cos acau­da­la­dos egre­sa­dos de las uni­ver­si­da­des más im­por­tan­tes del país.

Jun­tos, ga­na­ron con una idea que en al­gu­na vez fue ra­di­cal y les ur­gie­ron a los vo­tan­tes a que “re­to­ma­ran el con­trol” de sus pro­pios asun­tos, y lo con­vir­tie­ron en una cau­sa que la ma­yo­ría de los elec­to­res del país po­dría apo­yar.

Uno de ellos, el ex co­mer­cian­te de pro­duc­tos Ni­gel Fa­ra­ge, se con­vir­tió en el sim­pa­ti­zan­te de Trump más abier­to en el ex­tran­je­ro apa­re­cien­do con él du­ran­te la cam­pa­ña y ur­gien­do al em­pre­sa­rio neo­yor­quino a que

Los lí­de­res son usual­men­te hi­jos ri­cos de pri­vi­le­gia­dos que tie­nen po­ca re­la­ción con las ma­sas y aun­que ase­gu­ran que ha­blan con ellas, no les im­por­tan

si­guie­ra el mo­de­lo de vic­to­ria del Bre­xit.

Trump hi­zo exac­ta­men­te eso, pro­me­tien­do el “Bre­xit mul­ti­pli­ca­do por cin­co” y cum­plió.

Fa­ra­ge se com­pro­me­tió a ayu­dar a re­pli­car el éxi­to elec­to­ral de Bre­xit y de Trump en to­do el oc­ci­den­te.

El sá­ba­do, es­te lí­der del Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia del Reno Uni­do, que ha es­ta­do en con­tra de la imi­gra­ción des­de ha­ce tiem­po, se con­vir­tió en el pri­mer po­lí­ti­co bri­tá­ni­co en reuir­to, se con el pre­si­den­te elec­to, pa­só una ho­ra con él e la To­rre Trump y poster men­te co­lo­có en Twi­ter una fo­to de los dos son­ri do am­plia­men­te frent a unas puer­tas do­ra­das.

“Por fa­vor, no pin sen ni por un mi­nu­to ue el cam­bio ter­mi­na aquí”, es­cri­bió el vier­nes Fa­ra­ge en el ta­bloi­de Sun, que tie­ne una cir­cu­la­ción ma­si­va en Gran Bre­ta­ña.

“Los elec­to­res del mun­do oc­ci­den­tal quie­ren una de­mo­cra­cia es­ta­do-na­ción, ade­cua­dos con­tro­les fon­te­ri­zos y ha­cer­se car­go de sus pro­pias vias. Es­tán por ve­nir más cam­bios po­lí­ti­cos im­pac­tan­tes en Eu­ro­pa y en otras par­tes”.

Esos ti­pos de sa­cu­das cons­ti­tu­yen una ca­rac­te­rís­ti­ca nue­va­del or­den­pos­te­rior a la

Se­gun­da Gue­rra Mun­dial en las de­mo­cra­cias que cir­cun­dan el Atlán­ti­co nor­te. Re­sul­tan más fa­mi­lia­res en el mun­do en desa­rro­llo. Pe­ro tam­bién ahí es­tá re­sur­gien­do la ola po­pu­lis­ta, y por las mis­mas ra­zo­nes que es­tá cre­cien­do en el Oc­ci­den­te, más ri­co.

En ma­yo, los fi­li­pi­nos eli­gie­ron al pre­si­den­te Ro­dri­go Du­ter­te, un hom­bre que pa­só 20 años go­ber­nan­do una ciu­dad su­re­ña cual je­fe pan­di­lle­ro di­ri­gien­do una cua­dra.

Du­ter­te, al­gu­na vez apo­da­do “el al­cal­de de la es­cua­dra de la muer­te”, era fa­mo­so por pa­tru­llar las ca­lles en mo­to­ci­cle­ta, con un ar­ma lis­ta. Alar­dea­ba de ha­cer jus­ti­cia con sus pro­pias ma­nos.

Sien­do can­di­da­to pre­si­den­cial, Du­ter­te pro­me­tió vio­len­cia. Pro­me­tió li­be­rar en cues­tión de me­ses de la de­lin­cuen­cia al país con una ví­vi­da vi­sión apo­ca­líp­ti­ca que in­cluía eli­mi­nar a “to­dos” los sos­pe­cho­sos de ser de­lin­cuen­tes. Des­de en­ton­ces se ha ma­ta­do a mi­les de per­so­nas iden­ti­fi­ca­das co­mo tra­fi­can­tes y con­su­mi­do­res de dro­gas.

Co­mo el pri­mer pre­si­den­te oriun­do de la su­re­ña is­la de Min­da­nao, di­jo, desafia­ría a la cla­se po­lí­ti­ca de Ma­ni­la, pon­dría fin a la po­lí­ti­ca de siem­pre y pro­te­ge­ría a los po­bres.

Di­cha vi­sión hi­zo eco en­tre fi­li­pi­nos har­tos de la ex­ten­sa co­rrup­ción de las fa­mi­lias que re­gían de ma­ne­ra feu­dal al país e in­dig­na­dos por la in­efi­cien­cia de la po­li­cía y los juz­ga­dos.

Du­ter­te, hi­jo de un go­ber­na­dor, se pre­sen­tó co­mo el as­tu­to sal­va­dor. Ha­bla­ba co­mo un sú­per se­gu­ro de sí mis­mo mu­cha­cho ma­yor del ba­rrio, bro­mean­do en torno a vio­la­cio­nes, ame­na­zan­do con ma­tar a ti­ros a gen­te y di­cien­do en sus dis­cur­sos ex­pre­sio­nes co­mo “hi­jo de pu­ta”.

La car­ni­ce­ría y las pa­la­bras fuer­tes se ali­men­tan par­cial­men­te con un na­cio­na­lis­mo nos­tál­gi­co. Cuan­do Du­ter­te de­nues­ta con­tra el co­lo­nia­lis­mo de Es­ta­dos Uni­dos, ape­la a un pa­trio­tis­mo he­ri­do, pro­me­tien­do vol­ver más in­de­pen­dien­te al país, vol­ver a ha­cer gran­dio­sas a las Fi­li­pi­nas.

En me­ses re­cien­tes el le­van­ta­mien­to po­lí­ti­co con­tra el ins­ti­tu­cio­na­lis­mo tam­bién se ha vis­to en for­ma pro­mi­nen­te en la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña —de ma­ne­ra más dra­má­ti­ca en agos­to du­ran­te el po­lé­mi­co jui­cio po­lí­ti­co de la pre­si­den­te iz­quier­dis­ta Dil­ma Rou­seff, cu­yo Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res lle­va­ba 13 años go­ber­nan­do Bra­sil has­ta de la des­ti­tu­ción de la man­da­ta­ria.

Afec­ta­do por las acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción y por una ma­la ad­mi­nis­tra­ción eco­nó­mi­ca a la cual mu­chos atri­bu­yen la re­ce­sión bra­si­le­ña, el mes pa­sa­do el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res fue de­rro­ta­do du­ran­te las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. En mu­chos ca­sos los be­ne­fi­cia­rios fue­ron po­lí­ti­cos po­co con­ven­cio­na­les.

En Río, re­sul­tó elec­to al­cal­de un obis­po evan­gé­li­co, en Sao Pau­lo, Joao Do­ria, un em­pre­sa­rio mi­llo­na­rio que hi­zo cam­pa­ña co­mo no po­lí­ti­co, ga­nó la se­gun­da ciu­dad más gran­de de Su­da­mé­ri­ca y su po­ten­cia eco­nó­mi­ca. Afian­zan­do las com­pa­ra­cio­nes con Trump, Do­ria ha­bía pro­ta­go­ni­za­do la ver­sión bra­si­le­ña del pro­gra­ma reality “El Apren­diz”.

La ma­ña­na si­guien­te a la vic­to­ria de Trump, Jair Bol­so­na­ro, un le­gis­la­dor de ex­tre­ma de­re­cha con am­bi­cio­nes pre­si­den­cia­les, lo fe­li­ci­tó por Twit­ter y pro­me­tió una sor­pre­sa si­mi­lar en las elec­cio­nes del 2008 en Bra­sil. En Twit­ter em­pe­zó a ser ten­den­cia #Bol­so­na­ro2018.

Ós­car Vi­dar­te, cien­tí­fi­co po­lí­ti­co en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Pon­ti­fi­cal de Pe­rú, opi­nó que Trump se pa­re­ce a un ti­po clá­si­co de po­pu­lis­ta la­ti­noa­me­ri­cano, el cau­di­llo, ese fuer­te lí­der con ten­den­cias au­to­ri­ta­rias.

“Trump en­ca­ja en ese cua­dro”, di­jo Vi­dar­te. “Pe­ro en La­ti­noa­mé­ri­ca, el as­cen­so de los cau­di­llos se da gra­cias a las ins­ti­tu­cio­nes dé­bi­les. En Es­ta­dos Uni­dos, se tie­nen que bus­car ra­zo­nes dis­tin­tas”.

Si bien en La­ti­noa­mé­ri­ca con­ti­núan eli­gién­do­se can­di­da­tos in­de­pen­dien­tes —re­cien­te­men­te un co­me­dian­te de te­le­vi­sión, Ja­mes Morales, ga­nó la pre­si­den­cia en Gua­te­ma­la— han te­ni­do di­fi­cul­ta­des hom­bres fuer­tes de mu­cho tiem­po.

Co­mo mí­ni­mo, ac­tual­men­te exis­te una res­pues­ta reac­cio­na­ria en su con­tra. El año pa­sa­do Ar­gen­ti­na vo­tó a fa­vor de po­ner fin a una dé­ca­da de go­bierno por par­te del Nés­tor y Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner. En Bo­li­via se blo­queó por re­fe­rén­dum la re­elec­ción del pre­si­den­te Evo Morales y al pa­re­cer, tras 17 años en el po­der, el cha­vis­mo se en­cuen­tra en sus úl­ti­mas eta­pas.

De he­cho, a me­nu­do el me­dio más efec­ti­vo pa­ra de­rro­tar a la ola po­pu­lis­ta, con­si­de­ró Leo­nard, es de­jar­los go­ber­nar. “No son muy bue­nos pa­ra eso”, di­jo.

Cla­ro que el ejem­plo más ex­tre­mo es Ale­ma­nia, cu­ya elec­ción de un ca­ris­má­ti­co po­pu­lis­ta re­sul­tó ca­tas­tró­fi­ca pa­ra el mun­do.

De­bi­do a la his­to­ria na­zis­ta del país, su sis­te­ma po­lí­ti­co de pos­gue­rra se di­se­ñó con el pro­pó­si­to de de­fen­der los de­re­chos mi­no­ri­ta­rios y pre­ve­nir que la ma­yo­ría asu­ma el po­der.

Pe­ro en la ac­tua­li­dad los ata­ques te­rro­ris­tas por par­te de ra­di­ca­les mu­sul­ma­nes y la ci­fra ré­cord de in­mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Me­dio Orien­te es­tán po­nien­do a prue­ba la vo­lun­tad na­cio­nal.

El par­ti­do Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia, de rá­pi­do au­men­to y fun­da­do en el 2013, ha es­ti­mu­la­do las fi­las opues­tas al is­lam. Es­te año el par­ti­do hi­zo una se­ve­rí­si­ma de­nun­cia so­bre la re­li­gión, ad­vir­tien­do so­bre la “ex­pan­sión y pre­sen­cia de un cre­cien­te nú­me­ro de mu­sul­ma­nes” en tie­rras ale­ma­nas. Aña­dien­do le­ña a la cam­pa­ña del par­ti­do, las au­to­ri­da­des ale­ma­nas han arres­ta­do a más de 12 sos­pe­cho­sos de ser ex­tre­mis­tas, mu­chos de los cua­les in­gre­sa­ron a Ale­ma­nia ha­cién­do­se pa­sar por mi­gran­tes.

Con elec­cio­nes na­cio­na­les el año pró­xi­mo, aho­ra el par­ti­do tie­ne el apo­yo de ca­si uno de ca­da seis elec­to­res y ha re­gis­tra­do alar­man­tes lo­gros en las elec­cio­nes lo­ca­les.

Jür­gen Fal­ter, cien­tí­fi­co, po­lí­ti­co y ex­per­to so­bre ex­tre­ma de­re­cha, des­cri­bió a los lí­de­res del par­ti­do co­mo “no ver­da­de­ros neo­na­zis, pe­ro se acer­can mu­cho”. Sin em­bar­go, su ba­se elec­to­ral es más gran­de: un amal­ga­ma de ale­ma­nes te­me­ro­sos de to­do des­de ex­tran­je­ros has­ta la glo­ba­li­za­ción.

“Lo­gra­ron el apo­yo de al­gu­nas per­so­nas más mo­de­ra­das y me­nos mo­de­ra­das que se sien­ten ame­na­za­das por la mo­der­ni­za­ción, por los re­fu­gia­dos, por el Is­lam”, di­jo. “Y aho­ra es­ta­mos ha­blan­do tam­bién so­bre al­gu­nos elec­to­res de Trump”.

Aun en Ale­ma­nia, ya no pue­de des­car­tar­se con tan­ta fa­ci­li­dad lo po­lí­ti­ca­men­te im­pen­sa­ble.

La gen­te sien­te que ne­ce­si­ta un cam­peón po­de­ro­so pa­ra echar aba­jo a la cla­se di­ri­gen­te y aca­bar con ella… Im­por­ta po­co si los lí­de­res son los mis­mos que la gen­te a la que re­pre­sen­tan, el he­cho es que tie­nen la in­ten­ción de afec­tar­los”

Mark Leo­nard

Di­rec­tor del Con­se­jo Eu­ro­peo de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res A me­nu­do el me­dio más efec­ti­vo pa­ra de­rro­tar a la ola po­pu­lis­ta, con­si­de­ran ex­per­tos, es de­jar­los go­ber­nar: ‘no son muy bue­nos pa­ra eso’

El mag­na­tE sor­pren­dió al mun­do al re­sul­tar ga­na­dor pa­ra la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos

la fran­cE­sa Ma­ri­ne le Pen

El prE­si­dEn­tE fi­li­pino Ro­dri­go Du­ter­te

ni­gEl fa­ra­gE

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.