‘No hay marcha atrás a la are­na’

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Con pan­car­tas y un ro­tun­do re­cha­zo a la cons­truc­ción de la nue­va are­na mul­ti­usos en el Cen­tro de El Pa­so, re­si­den­tes de los ve­cin­da­rios Union Pla­za y ‘Little Durango’ se ma­ni­fes­ta­ron ayer an­te el Ca­bil­do, en con­tra del pro­yec­to.

Los 15 ve­ci­nos mos­tra­ron su in­con­for­mi­dad an­te la “in­jus­ti­cia” de echar­los de sus vi­vien­das y que­rer des­truir lu­ga­res que fue­ron tes­ti­gos de he­chos his­tó­ri­cos a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do.

Los fun­cio­na­rios mu­ni­ci­pa­les, sin em­bar­go, se con­cre­ta­ron a es­cu­char­los an­tes de reite­rar que el pro­yec­to se­gui­rá ade­lan­te.

An­to­nia Mo­ra­les, de 88 años, di­jo que ella no va a sa­lir­se de su ca­sa por cul­pa de un pro­yec­to que a su ver só­lo be­ne­fi­cia­rá a unos cuan­tos.

“La Ciu­dad no en­tien­de que no va­mos a sa­lir­nos y de­jar nues­tras ca­sas. No es jus­to que se quie­ran be­ne­fi­ciar a cos­ta de no­so­tros”, di­jo Mo­ra­les.

Agre­gó que fun­cio­na­rios del Ayun­ta­mien­to no ven per­so­nas sino te­rre­nos, y que no se po­nen a pen­sar que la ma­yo­ría de los re­si­den­tes son per­so­nas ma­yo­res, a quie­nes no les se­rá fá­cil comenzar de nue­vo.

“He vi­vi­do ahí des­de 1946, des­de que en ver­dad eran só­lo te­rre­nos sin va­lor y aho­ra nos sa­len con que nos te­ne­mos que ir. No se va­le”, co­men­tó Mo­ra­les.

La mu­jer, re­si­den­te de la ca­lle Chihuahua, di­jo que la so­lu­ción pa­ra ha­cer cre­cer la ciu­dad no es de­rrum­bar lo cons­trui­do pa­ra vol­ver a cons­truir, sino pre­ser­var las raí­ces y cul­tu­ra que es lo que le da vi­da a la ciu­dad.

“Po­drán de­cir que nues­tros ho­ga­res no tie­nen va­lor y que ya es­tán vie­jos, pe­ro a no­so­tros nos gus­ta nues­tro ba­rrio y es­ta­mos or­gu­llo­sos de es­tar aquí, no pue­den sa­car­nos así no­más”, ma­ni­fes­tó.

Mien­tras Mo­ra­les ex­pre­sa­ba su sen­tir a los miem­bros del Ca­bil­do, otros re­si­den­tes del área afec­ta­da le mos­tra­ron su apo­yo al pa­rar­se jun­to a ella con le­tre­ros don­de se po­dían leer men­sa­jes co­mo “Es­to es un asal­to a la co­mu­ni­dad”, “Mue­van la are­na no a la gen­te” y “Por qué se apro­ve­chan de gen­te me­xi­ca­na?”.

Por su par­te el sa­cer­do­te Ra­fael Gar­cía, de la Pa­rro­quia del Sa­gra­do Co­ra­zón, in­di­có que no es la pri­me­ra vez que los in­tere­ses eco­nó­mi­cos son más im­por­tan­tes que las per­so­nas.

“Ha­ce 10 años en el Se­gun­do Ba­rrio tu­vi­mos una lu­cha pa­re­ci­da con el Gru­po Pa­so Del Nor­te por­que ellos veían que pa­ra lo­grar el desa­rro­llo de la ciu­dad es ne­ce­sa­rio des­pla­zar a la co­mu­ni­dad me­xi­ca­na y a los más po­bres”, di­jo el pa­dre.

El sa­cer­do­te con­si­de­ra que es­to es par­te de un plan pa­ra vol­ver la ciu­dad más “an­glo y mo­der­na” sin im­por­tar lo que las fa­mi­lias afec­ta­das ten­gan que de­cir.

“Les preo­cu­pa la ima­gen de la ciu­dad y quie­ren que no se vea gen­te po­bre en la ca­lle por­que les afec­ta al desa­rro­llo eco­nó­mi­co y en­ton­ces de ma­ne­ra in­di­rec­ta han di­cho que pa­ra que ha­ya éxi­to hay que cam­biar la po­bla­ción”, ex­pre­só Gar­cía.

Por úl­ti­mo, el pa­dre di­jo que la ciu­dad va a pro­gre­sar si to­dos los miem­bros de la co­mu­ni­dad son in­clui­dos pa­ra ayu­dar­los a su­pe­rar­se, “el ha­cer edi­fi­cios no es pro­gre­so”.

To­do es­tá bien: Ayun­ta­mien­to A pe­sar del gru­po de ma­ni­fes­tan­tes que se pre­sen­tó el lu­nes en el Ca­bil­do y de la pro­tes­ta de al­gu­nos re­si­den­tes afue­ra de la pri­me­ra jun­ta in­for­ma­ti­va so­bre la cons­truc­ción de la are­na, Jo­sé Car­los Vi­llal­va, ge­ren­te de bie­nes raí­ces de la ciu­dad, in­sis­te en que to­do va mar­chan­do bien.

“He­mos ha­bla­do con el 80 por cien­to de las per­so­nas que se­rán afec­ta­das y to­das es­tán de acuer­do con ser re­ubi­ca­das”, di­jo Vi­llal­va.

Vi­llal­va co­men­tó que to­da la “con­tro­ver­sia” se de­be a la fal­ta de in­for­ma­ción tan­to de la gen­te co­mo de los me­dios.

“Só­lo se ha da­do a co­no­cer in­for­ma­ción fal­sa y pues la gen­te se asus­tó por­que no sa­ben có­mo son las co­sas en reali­dad”, ex­pre­só Vi­llal­va.

Al cues­tio­nar­le que la gen­te no es­tá de acuer­do con la re­ubi­ca­ción, Vi­llal­va men­cio­nó que has­ta el mo­men­to no le ha to­ca­do ha­blar con nin­gún re­si­den­te que es­té en desacuer­do.

“Sa­be­mos que ha­brá gen­te que no va a es­tar de acuer­do, pe­ro ho­nes­ta­men­te no he ha­bla­do con na­die que me di­ga que no quie­re la re­ubi­ca­ción. Cuan­do lle­gue a ese pun­to les da­re­mos más op­cio­nes”, co­men­tó Vi­llal­va.

“Nun­ca se es­pe­ci­fi­có dón­de se­ría la are­na”

Lily Li­món, re­gi­do­ra del Dis­tri­to 7, di­jo du­ran­te la jun­ta del Ca­bil­do que aun­que es­te pro­yec­to se apro­bó des­de 2012, nun­ca se de­jó en cla­ro el lu­gar pa­ra cons­truir la are­na.

“Yo fui a to­das las jun­tas pre­vias y en nin­gu­na se di­jo que se­ría en es­te lu­gar y me sien­to te­rri­ble por es­to”, di­jo Li­món.

La re­gi­do­ra re­cal­có que du­ran­te la pri­me­ra jun­ta no se ha­bía di­cho na­da nue­vo y que los ma­ni­fes­tan­tes se ha­bían lle­va­do la no­che ya que se es­cu­cha­ban más ellos que la “po­bre pre­sen­ta­ción” he­cha por los fun­cio­na­rios.

Li­món agre­gó que pa­ra que un lu­gar sea con­si­de­ra­do his­tó­ri­co, no es ne­ce­sa­rio te­ner un edi­fi­cio que sea se­ña­la­do co­mo tal, ya que se tie­ne que to­mar en cuen­ta la his­to­ria de la co­mu­ni­dad.

Por úl­ti­mo la re­gi­do­ra ase­gu­ró que es im­por­tan­te ve­ri­fi­car si la Ciu­dad va a po­der pa­gar to­do lo que es­tá ofre­cien­do pa­ra la re­ubi­ca­ción de las más de 50 fa­mi­lias afec­ta­das.

PRo­tEs­tas DU­Ran­tE la se­sión de Ca­bil­do

Al­gu­nos ciu­dA­dA­nos ma­ni­fes­ta­ron su re­cha­zo al pro­yec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.