¿Se ave­ci­na una de­pre­sión con Trump?

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Paul Krug­man

Nue­va York— Sea­mos cla­ros: po­ner a Do­nald Trump en la Ca­sa Blan­ca es un error épi­co. A lar­go pla­zo, sus con­se­cuen­cias bien pue­den ser apo­ca­líp­ti­cas, aun­que só­lo sea por­que es pro­ba­ble que ha­ya­mos per­di­do nues­tra úl­ti­ma y me­jor opor­tu­ni­dad de fre­nar al des­bo­ca­do cam­bio cli­má­ti­co.

Sin em­bar­go, ¿se­rá evi­den­te de in­me­dia­to la mag­ni­tud del desas­tre? Es na­tu­ral y, uno de­be ad­mi­tir, ten­ta­dor, pro­nos­ti­car que se lle­va­ría su me­re­ci­do rá­pi­da­men­te; y yo mis­mo caí en esa ten­ta­ción, bre­ve­men­te, esa ho­rri­ble no­che de las elec­cio­nes, y su­ge­rí que era in­mi­nen­te una re­ce­sión mun­dial.

De he­cho, no hay que sor­pren­der­se si, en reali­dad, se ace­le­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por un par de años.

¿Por qué, tras re­fle­xio­nar, soy re­la­ti­va­men­te op­ti­mis­ta so­bre los efec­tos en el cor­to pla­zo de po­ner a un hom­bre tan te­rri­ble, con un equi­po tan te­rri­ble, en el po­der? La res­pues­ta es una mez­cla de prin­ci­pios ge­ne­ra­les y los de­ta­lles de nues­tra si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual.

Pri­me­ro, los prin­ci­pios ge­ne­ra­les: siem­pre hay una des­co­ne­xión en­tre lo que es bueno pa­ra la so­cie­dad, o in­clu­so la eco­no­mía, en el lar­go pla­zo y lo que es bueno pa­ra el desem­pe­ño eco­nó­mi­co en los si­guien­tes tri­mes­tres. Es po­si­ble que al no ac­tuar en re­la­ción al cli­ma, se con­de­ne a la ci­vi­li­za­ción, pe­ro no hay cla­ri­dad en cuan­to a por qué de­be­ría de­pri­mir el gas­to del con­su­mi­dor en el si­guien­te año.

O, to­me­mos por ejem­plo el te­ma dis­tin­ti­vo de Trump de la po­lí­ti­ca co­mer­cial. Un re­torno al pro­tec­cio­nis­mo y a las gue­rras co­mer­cia­les ha­ría que la eco­no­mía mun­dial se ha­ga más po­bre con el tiem­po, y, en par­ti­cu­lar, pa­ra­li­za­ría a los paí­ses más po­bres que ne­ce­si­tan de­ses­pe­ra­da­men­te mer­ca­dos abiertos pa­ra sus pro­duc­tos. Sin em­bar­go, las pre­dic­cio­nes de que los aran­ce­les trum­pis­tas cau­sa­rían una re­ce­sión nun­ca tu­vie­ron sen­ti­do: sí, va­mos a ex­por­tar me­nos, pe­ro tam­bién va­mos a im­por­tar me­nos, y el efec­to de con­jun­to en el em­pleo se­rá más o me­nos una pér­di­da.

Ya tu­vi­mos una es­pe­cie de prue­ba del ves­ti­do en es­ta des­co­ne­xión en el ca­so del ‘bre­xit’, el vo­to de Gran Bre­ta­ña pa­ra aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea. El ‘bre­xit’ ha­rá que Gran Bre­ta­ña sea más po­bre a lar­go pla­zo; pe­ro los pro­nós­ti­cos ge­ne­ra­li­za­dos en cuan­to a que pro­vo­ca­ría una re­ce­sión real­men­te no es­ta­ban, co­mo al­gu­nos de no­so­tros lo se­ña­la­mos en su mo­men­to, ba­sa­dos en cui­da­do­sas con­si­de­ra­cio­nes eco­nó­mi­cas. Y, co­mo era de es­pe­rar, pa­re­ce que no es­tá su­ce­dien­do la re­ce­sión del ‘bre­xit’.

Ade­más de es­tos prin­ci­pios ge­ne­ra­les, los de­ta­lles de nues­tra si­tua­ción eco­nó­mi­ca sig­ni­fi­can que, por lo me­nos du­ran­te al­gún tiem­po, un go­bierno de Trump po­dría, de he­cho, ter­mi­nar ha­cien­do lo co­rrec­to por las ra­zo­nes equi­vo­ca­das.

Ha­ce ocho años, mien­tras el mun­do se es­ta­ba hun­dien­do en la cri­sis fi­nan­cie­ra, yo ar­gu­men­té que ha­bía­mos en­tra­do en un reino eco­nó­mi­co en el que ‘la vir­tud es vi­cio, la pre­cau­ción es ries­go y la pru­den­cia es una lo­cu­ra’. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, nos ha­bía­mos to­pa­do con una si­tua­ción en la que los gran­des dé­fi­cits y una ma­yor in­fla­ción eran co­sas bue­nas, no ma­las. Y se­gui­mos en esa si­tua­ción; no con tan­ta fuer­za co­mo es­tu­vi­mos, pe­ro to­da­vía po­dría­mos usar bas­tan­te el dé­fi­cit en el gas­to.

Mu­chos eco­no­mis­tas han sa­bi­do es­to to­do el tiem­po. Sin em­bar­go, los han ig­no­ra­do, en cier­ta for­ma, por­que un am­plio sec­tor de la éli­te po­lí­ti­ca ha es­ta­do ob­se­sio­na­da con los ma­les de la deu­da, en par­te por­que los re­pu­bli­ca­nos han es­ta­do en con­tra de cual­quier co­sa que pro­po­ne el Go­bierno de Oba­ma.

Aho­ra, no obs­tan­te, el po­der ha caí­do en ma­nos de un hom­bre que de­fi­ni­ti­va­men­te no su­fre de un ex­ce­so ni de vir­tud ni de pru­den­cia. Do­nald Trump no es­tá pro­po­nien­do gran­des re­cor­tes fis­ca­les pa­ra los acau­da­la­dos y las cor­po­ra­cio­nes que des­tru­yan el pre­su­pues­to por­que en­tien­de la ma­cro­eco­no­mía. Sin em­bar­go, esos re­cor­tes tri­bu­ta­rios aña­di­rían 4 mil 500 bi­llo­nes de dó­la­res a la deu­da es­ta­dou­ni­den­se en la si­guien­te dé­ca­da, cer­ca de cin­co ve­ces el es­tí­mu­lo de los pri­me­ros años de Oba­ma.

Cier­to, dis­tri­buir­le di­ne­ro caí­do del cie­lo a los ri­cos y las com­pa­ñías que pro­ba­ble­men­te ten­drían mu­cho di­ne­ro es una for­ma ne­ga­ti­va, del me­nor be­ne­fi­cio por una gran in­ver­sión de re­for­zar la eco­no­mía, y ten­go mis du­das so­bre si el au­men­to pro­me­ti­do en el gas­to en in­fra­es­truc­tu­ra real­men­te va a su­ce­der. Sin em­bar­go, un es­tí­mu­lo ac­ci­den­tal, mal di­se­ña­do, se­ría, con to­do, me­jor en el cor­to pla­zo que nin­guno.

En re­su­men, no hay que es­pe­rar una de­pre­sión inmediata por Trump.

Aho­ra, en el lar­go pla­zo, el trum­pis­mo se­rá al­go muy ma­lo pa­ra la eco­no­mía, en un par de for­mas. Pa­ra em­pe­zar, aun si no en­fren­ta­mos una re­ce­sión en es­te mo­men­to, las co­sas pa­san, y mu­cho de­pen­de de la efec­ti­vi­dad de la res­pues­ta po­lí­ti­ca. No obs­tan­te, es­ta­mos a pun­to de ver una im­por­tan­te de­gra­da­ción, tan­to en la ca­li­dad co­mo en la in­de­pen­den­cia de los ser­vi­do­res pú­bli­cos. Si en­ca­ra­mos una nue­va cri­sis eco­nó­mi­ca –qui­zá co­mo re­sul­ta­do del des­man­te­la­mien­to de la re­for­ma fi­nan­cie­ra–, es di­fí­cil pen­sar en per­so­nas me­nos pre­pa­ra­das pa­ra li­diar con ella.

Y las po­lí­ti­cas trum­pis­tas, en par­ti­cu­lar, van a da­ñar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra es­ta­dou­ni­den­se y no a ayu­dar­la; al fi­nal, las pro­me­sas de ha­cer que re­tor­nen los vie­jos tiem­pos –sí, ha­cer que Es­ta­dos Uni­dos vuel­va a ser gran­de– se re­ve­la­rán co­mo la bro­ma cruel que son. Ha­brá más al res­pec­to en co­lum­nas fu­tu­ras.

Sin em­bar­go, es pro­ba­ble que to­do ello se lle­ve tiem­po; las con­se­cuen­cias del nue­vo y te­rri­ble ré­gi­men no se­rán apa­ren­tes de in­me­dia­to. Los opo­nen­tes a ese ré­gi­men ne­ce­si­tan es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra la po­si­bi­li­dad real de que su­ce­de­rán co­sas bue­nas a ma­las per­so­nas, al me­nos por al­gún tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.