So­bre el vo­to po­pu­lar

El Diario de El Paso - - PORTADA - • Hum­ber­to Cas­pa

Los Án­ge­les— Si el vo­to po­pu­lar fue­se el ba­ró­me­tro que dic­ta­mi­na al ga­na­dor de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Al Go­re hu­bie­se si­do pre­si­den­te en 2001 y Hi­llary Clin­ton es­ta­ría al man­do de la Ca­sa Blan­ca en enero del pró­xi­mo año.

Bas­tan­te se ha ha­bla­do so­bre el vo­to po­pu­lar y las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Mu­chos han su­ge­ri­do que la for­ma de ele­gir al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca de­be­ría ser en ba­se a la ma­yo­ría del su­fra­gio elec­to­ral co­mo su­ce­de en Amé­ri­ca Latina y en la ma­yo­ría de los paí­ses de Europa.

En es­te sen­ti­do, la for­ma co­mo se se­lec­cio­nan al pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos es an­ti­cua­do y an­ti­de­mo­crá­ti­co.

Los que de­ter­mi­nan las elec­cio­nes no son los vo­tan­tes sino los elec­to­res de ca­da es­ta­do.

Un es­ta­do me­diano co­mo Wis­con­sin o un es­ta­do pe­que­ño co­mo New Ham­ps­hi­re pue­de in­cli­nar la ba­lan­za a fa­vor del can­di­da­to me­nos pre­pa­ra­do y de­ci­dir al ga­na­dor. Es­ta­dos po­bla­dí­si­mos co­mo Ca­li­for­nia o New York im­por­tan po­co en el mo­men­to de con­tar los vo­tos.

¡Qué pe­na! Así es co­mo es­tá es­ta­ble­ci­do el sis­te­ma elec­to­ral y, la­men­ta­ble­men­te, así va a que­dar por el res­to de nues­tras vi­das. Un cam­bio en el sis­te­ma elec­to­ral es vir­tual­men­te im­po­si­ble.

Pa­ra que pu­dié­ra­mos des­ha­cer­nos del Co­le­gio Elec­to­ral, los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses –más bien los re­pre­sen­tan­tes del país– ten­drían que en­men­dar la Cons­ti­tu­ción. Y eso es más di­fí­cil que en­viar a un as­tro­nau­ta a Marte.

Ini­cial­men­te, el Co­le­gio Elec­to­ral sur­gió jus­to en el mo­men­to cuan­do se es­ta­ba es­cri­bien­do la Cons­ti­tu­ción, des­pués de una ma­gra ex­pe­rien­cia con los Ar­tícu­los de la Confederación, el cual fun­cio­nó por unos ocho años y fue desecha­do por­que no le otor­ga­ba su­fi­cien­tes po­de­res al Es­ta­do fe­de­ral.

Du­ran­te la asam­blea na­cio­nal de Pennsyl­va­nia de 1787, los es­ta­dos pe­que­ños, co­mo Nue­va Jer­sey, lu­cha­ron pa­ra que el Con­gre­so ten­ga re­pre­sen­ta­ti­vi­dad igua­li­ta­ria. Los es­ta­dos gran­des, co­mo Vir­gi­nia, pre­fi­rie­ron la re­pre­sen­ta­ción de acuer­do al por­cen­ta­je de la po­bla­ción.

Pa­ra ba­jar las ten­sio­nes, los re­pre­sen­tan­tes de Con­nec­ti­cut pre­sen­ta­ron un ca­mino me­dio y crea­ron, a tra­vés del lla­ma­do Gran Com­pro­mi­so, un con­gre­so bi­ca­me­ral: Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y Se­na­do.

En el pri­me­ro, los miem­bros re­pre­sen­tan­tes se­rían ele­gi­dos en ba­se a nú­me­ro de ha­bi­tan­tes de un es­ta­do y en el se­gun­do, ten­drían una re­pre­sen­ta­ción igua­li­ta­ria; es de­cir, dos por es­ta­do.

En es­te mis­mo Gran Com­pro­mi­so se de­ci­dió ele­gir a los lí­de­res prin­ci­pa­les del Es­ta­do por me­dio del Co­le­gio Elec­to­ral. En pa­la­bras de Ja­mes Ma­di­son, pa­ra pro­te­ger a la mi­no­ría del au­to­ri­ta­ris­mo de la ma­yo­ría.

Qué equi­vo­ca­do es­ta­ba Ma­di­son. Es­te sis­te­ma in­di­rec­to nos dio a Geor­ge W. Bush, uno de los pre­si­den­tes del país más inep­tos y hoy nos ofre­ce otro re­pu­bli­cano de peo­res ca­rac­te­rís­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.