El cos­to de de­por­tar a 3 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos

El Diario de El Paso - - ESPECIAL -

Was­hing­ton— En una en­tre­vis­ta, el do­min­go por te­le­vi­sión, Do­nald Trump le co­men­tó a Les­ley Stahl, co­rres­pon­sal del pro­gra­ma ‘60 Mi­nu­tos’, que de­por­ta­ría a unos 3 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos des­pués que asu­ma la Pre­si­den­cia el pró­xi­mo año.

Aún es­tá por ver­se si el pre­si­den­te elec­to cum­pli­rá con su pro­me­sa y si lo ha­ce, qué tan rá­pi­do po­dría rea­li­zar­lo.

De cual­quier ma­ne­ra, dos nue­vos aná­li­sis con­fir­man que las de­por­ta­cio­nes po­drían te­ner gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se.

Uno de los aná­li­sis, que fue da­do a co­no­cer el lu­nes por el Bu­ró Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción Eco­nó­mi­ca, ofre­ce la pri­me­ra es­ti­ma­ción de­ta­lla­da so­bre la ma­ne­ra en que una po­lí­ti­ca de de­por­ta­ción ma­si­va po­dría afec­tar a in­dus­trias es­pe­cí­fi­cas.

Los au­to­res, Ryan Ed­wards y Fran­cesc Or­te­ga de Queens Co­lle­ge y City Uni­ver­sity de Nue­va York, pre­sen­ta­ron al­gu­nos re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos.

No es nin­gu­na sor­pre­sa que el im­por­tan­te nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos –1.3 mi­llo­nes de per­so­nas– fue­ron em­plea­dos en el sec­tor de la di­ver­sión y hos­pi­ta­li­dad, se­gui­do de la in­dus­tria de la cons­truc­ción, que em­pleó a 1.1 mi­llo­nes de per­so­nas.

Es­tos dos sec­to­res fue­ron se­gui­dos por ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y co­mer­cia­les, que no es un sec­tor usual­men­te aso­cia­do con el em­pleo no au­to­ri­za­do pe­ro in­clu­yó a ca­si 1 mi­llón de tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos, se­gún es­ti­man Ed­wards y Or­te­ga.

Los dos eco­no­mis­tas se ba­sa­ron en la in­for­ma­ción del Censo del 2011 al 2013 pa­ra es­ti­mar el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos de ca­da in­dus­tria.

Aun­que el Censo no pre­gun­ta a los en­cues­ta­dos si son in­do­cu­men­ta­dos, los re­gis­tros mues­tran cuán­do lle­ga­ron, de qué país pro­vie­nen y si su ocu­pa­ción re­quie­re una li­cen­cia –in­for­ma­ción que pue­de ser uti­li­za­da pa­ra es­ti­mar la po­si­bi­li­dad de que una per­so­na sea in­do­cu­men­ta­da. De acuer­do a una apre­cia­ción re­cien­te del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Pew, exis­ten en to­tal apro­xi­ma­da­men­te 8 mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res no au­to­ri­za­dos en Es­ta­dos Uni­dos. Si to­dos los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos fue­ran re­mo­vi­dos de in­me­dia­to del país, Ed­wards y Or­te­ga pro­nos­ti­can un des­cen­so del 9 por cien­to en la pro­duc­ción agrí­co­la y un des­plo­me del 8 por cien­to en la cons­truc­ción y en el sec­tor de la di­ver­sión y hos­pi­ta­li­dad a lar­go pla­zo.

Exis­ten in­dus­trias que de­pen­den más del tra­ba­jo de in­do­cu­men­ta­dos. Sin em­bar­go, en re­la­ción con la eco­no­mía en ge­ne­ral, el efec­to más im­por­tan­te po­dría ser un des­cen­so en la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra de 74 bi­llo­nes de dó­la­res a lar­go pla­zo, se­gui­do de una dis­mi­nu­ción más mo­des­ta en el co­mer­cio al ma­yo­reo y al de­ta­lle y en las ac­ti­vi­da­des fi­nan­cie­ras.

Re­la­ti­va­men­te, exis­ten po­cos tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos en el sec­tor fi­nan­cie­ro, pe­ro tie­nen una des­pro­por­cio­na­da con­tri­bu­ción eco­nó­mi­ca.

El sec­tor em­plea me­nos de 200 mil in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos, aun­que sus in­gre­sos se­ma­na­les son en pro­me­dio 1 mil 132 dó­la­res, que es ca­si el do­ble del in­gre­so pro­me­dio de los tra­ba­ja­do­res no au­to­ri­za­dos, que es de 581 dó­la­res, en la eco­no­mía en ge­ne­ral.

‘Cuan­do pen­sa­mos en los in­mi­gran­tes, ten­de­mos a pen­sar en tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos po­bres con po­ca edu­ca­ción, en la agri­cul­tu­ra’, di­jo Ed­wards. En otros sec­to­res, agre­gó, ‘es­tán al­ta­men­te en­tre­na­dos, son pro­fe­sio­na­les con bue­nos suel­dos, así que, su re­mo­ción ten­dría un efec­to ma­yor’.

Ed­wards y Or­te­ga es­ti­man que los tra­ba­ja­do­res in­do­cu­men­ta­dos son res­pon­sa­bles de apro­xi­ma­da­men­te el 3 por cien­to de la eco­no­mía de Es­ta­dos Uni­dos.

De­por­tar­los a to­dos da­ría co­mo re­sul­ta­do una con­trac­ción sus­tan­cial.

Por su par­te, Trump ha ar­gu­men­ta­do que el re­mo­ver a los in­mi­gran­tes po­dría be­ne­fi­ciar a los tra­ba­ja­do­res es­ta­dou­ni­den­ses que com­pi­ten con ellos por un em­pleo. ‘La ver­dad es, y el pro­ble­ma cen­tral no es la ne­ce­si­dad de los 11 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes ile­ga­les o los que sean’, di­jo en agos­to.

‘El úni­co pro­ble­ma im­por­tan­te en el de­ba­te de in­mi­gra­ción es el bie­nes­tar de los es­ta­dou­ni­den­ses’, afir­mó.

La ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas que han es­tu­dia­do los efec­tos de la in­mi­gra­ción han en­con­tra­do úni­ca­men­te efec­tos mí­ni­mos en los sa­la­rios de los tra­ba­ja­do­res que na­cie­ron en es­te país y de acuer­do a una re­cien­te re­vi­sión de la in­ves­ti­ga­ción con­clu­yó que los que más re­sul­ta­rían afec­ta­dos por la in­mi­gra­ción son los in­mi­gran­tes que vi­ven en el país –que tien­den a ser lo más pa­re­ci­do a los re­cién lle­ga­dos en tér­mi­nos de edu­ca­ción y des­tre­zas y por lo tan­to, com­pi­ten con­tra ellos de una ma­ne­ra más di­rec­ta.

En cual­quier ca­so, mu­chos ana­lis­tas se mues­tran es­cép­ti­cos de que Trump va­ya a ha­cer reali­dad sus pro­me­sas de cam­pa­ña en cuan­to a una po­lí­ti­ca pu­ni­ti­va de in­mi­gra­ción.

‘No­so­tros no pen­sa­mos que va­ya a ha­ber cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en la po­lí­ti­ca de in­mi­gra­ción, aun­que es pro­ba­ble que au­men­ten las res­tric­cio­nes’, es­cri­bie­ron Sven Ja­ri Stehn y Alec Phi­llips de Gold­man Sachs en una no­ta que en­via­ron el sá­ba­do pa­sa­do a los in­ver­sio­nis­tas.

Agre­ga­ron que los cam­bios im­por­tan­tes al sis­te­ma de in­mi­gra­ción del país, in­clu­yen­do la de­por­ta­ción en una ma­yor es­ca­la, po­dría re­que­rir la apro­ba­ción del Con­gre­so.

Mu­chos le­gis­la­do­res del Con­gre­so es­tán a fa­vor de me­di­das me­nos ra­di­ca­les, in­clu­yen­do al re­pre­sen­tan­te Paul Ryan, re­pu­bli­cano de Wis­con­sin y pre­si­den­te de la Cá­ma­ra, quien apo­ya un even­tual es­ta­tus le­gal pa­ra aque­llos que es­tán en el país ile­gal­men­te.

Stehn y Phi­llips con­si­de­ran que una de las pro­pues­tas de Trump, re­que­ri­ría que to­dos los em­plea­do­res de­be­rán ve­ri­fi­car elec­tró­ni­ca­men­te que su per­so­nal pue­da tra­ba­jar le­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

Es­ti­ma­ron que ese re­qui­si­to po­dría for­zar a unas 2.5 mi­llo­nes de per­so­nas a aban­do­nar el país en dos años, y que esa po­lí­ti­ca po­dría re­du­cir el Pro­duc­to In­terno Bruto de la mi­tad a tres cuar­tos de un pun­to por­cen­tual.

‘Esa po­lí­ti­ca po­dría te­ner efec­tos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ad­ver­sos a la eco­no­mía’, es­cri­bie­ron.

El des­em­pleo po­dría dis­mi­nuir al prin­ci­pio, ya que los em­plea­do­res con­tra­ta­rían a tra­ba­ja­do­res le­ga­les pa­ra re­em­pla­zar a los no au­to­ri­za­dos, pe­ro mu­chos pues­tos per­ma­ne­ce­rían va­can­tes.

Cuan­do dis­mi­nu­ya la ca­pa­ci­dad pa­ra pro­du­cir de la eco­no­mía, el des­em­pleo au­men­ta­ría de nue­vo y lo mis­mo ocu­rri­ría con los pre­cios.

Ana­lis­tas pre­vén gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se Los sec­to­res que se afec­ta­rían más son: di­ver­sión, hos­pi­ta­li­dad, cons­truc­ción y agri­cul­tu­ra

Un hom­bre la­bo­ra en las al­tu­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.