Dis­fru­tan que ve­na­dos vi­si­ten sus re­si­den­cias

El Diario de El Paso - - PORTADA - Jai­me To­rres Va­la­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Vi­si­tan­tes co­mo ve­na­dos, águi­las, ar­di­llas y hal­co­nes se han vuel­to hués­pe­des co­mu­nes en ve­cin­da­rios co­lin­dan­tes a las Mon­ta­ñas Fran­klin, so­bre to­do por el área de Co­ro­na­do Country Club, en el Oes­te de la ciu­dad.

“Es muy co­mún que en es­ta tem­po­ra­da ba­jen y brin­quen las bar­das de nues­tras ca­sas y to­men agua, jue­guen y des­can­sen du­ran­te ho­ras”, di­jo Car­los Pe­rey­ra, quien el miér­co­les por la tar­de dis­fru­tó de un es­pec­tácu­lo ines­pe­ra­do jun­to con su fa­mi­lia.

Se tra­tó de dos ve­na­dos que tren­za­ron sus cuer­nos, no se sa­be si ju­gan­do o dis­pu­tán­do­se el te­rri­to­rio.

“Eran dos ve­na­dos ma­chos y fue sor­pren­den­te por­que no ha­bía­mos te­ni­do vi­si­tan­tes con gran­des cuer­nos. An­tes só­lo se veía a la ve­na­da con sus crías”, ex­pre­só.

Ex­pli­có que por el sec­tor don­de vi­ve ba­ja un arro­yo, el cual pa­sa por el par­que cer­cano a su ca­sa, y en su ca­mino los ani­ma­les in­gre­san a su pa­tio don­de co­men za­ca­te y be­ben agua al ac­ti­var­se el sis­te­ma de rie­go en el jar­dín.

Ma­ni­fes­tó que los ve­na­dos son ani­ma­les tran­qui­los y no re­pre­sen­tan nin­gún pe­li­gro pa­ra los ha­bi­tan­tes.

“A mí me gus­ta ver­los y se­guir sus mo­vi­mien­tos, so­bre to­do cuan­do in­va­den las ca­lles y uno se de­tie­ne pa­ra ce­der­les el pa­so”, aña­dió Luis Contreras, re­si­den­te de la ca­lle Thun­der­bird, una vía que tie­ne se­ña­la­mien­tos que in­di­can la pre­sen­cia de es­tos ani­ma­les de pa­tas lar­gas y co­la cor­ta.

Un prac­ti­can­te de ci­clis­mo de mon­ta­ña in­di­có que con fre­cuen­cia sube la cues­ta y se to­ma fotos con ve­na­dos inofen­si­vos. “De lo que sí me cui­do es de las ví­bo­ras de cas­ca­bel”.

En un vi­deo en­via­do a la Re­dac­ción de El Dia­rio de El Pa­so, se ob­ser­va có­mo los cier­vos ju­gue­tean con sus cuer­nos di­vi­di­dos en ra­mas en el jar­dín de la vi­vien­da.

“Des­de el do­min­go los te­ne­mos aquí, en­tran y sa­len del jar­dín, co­men ho­jas de los ár­bo­les y pas­to y des­can­san en la som­bra”.

Pa­ra los ve­ci­nos el sec­tor se ha con­ver­ti­do en un zoo­ló­gi­co, lo que re­pre­sen­ta una ma­ra­vi­lla pa­ra ellos y sus hi­jos. “Creo que les in­va­di­mos su há­bi­tat”.

El año pa­sa­do, di­jo, dis­fru­tó de la pre­sen­cia de un hal­cón, el ave más rá­pi­da del pla­ne­ta, que cau­só sen­sa­ción en el ve­cin­da­rio. “Te­nía­mos un pro­ble­ma de pa­lo­mas y las ahu­yen­tó”.

Los ha­bi­tan­tes de esa área di­je­ron es­tar acos­tum­bra­dos ya a la pre­sen­cia de los ani­ma­les que ba­jan de la mon­ta­ña y re­co­men­da­ron no mo­les­tar­los ni dar­les de co­mer. “Só­lo dis­frú­ten­los”.

ba­Jan de la mon­ta­ña, to­man agua, jue­gan y se van

al­gu­nos ju­ga­ron en el pa­tio

un ejem­plar des­can­só un ra­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.