En la elec­ción, la co­ber­tu­ra de la­ti­nos por los me­dios fue de­cep­cio­nan­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Esther J. Ce­pe­da

Chica­go – En mi re­cien­te en­cues­ta no-cien­tí­fi­ca de pe­rio­dis­tas la­ti­nos de to­do el país en­con­tré la opi­nión ca­si uná­ni­me de que los me­dios les fa­lla­ron a los his­pa­nos en el pe­río­do pre­vio a la elec­ción pre­si­den­cial. Sus mo­ti­vos pa­ra cri­ti­car a los me­dios do­mi­nan­tes (en con­tra­po­si­ción a los me­dios en in­glés cen­tra­dos en los la­ti­nos o a los me­dios de ha­bla his­pa­na) fue­ron va­ria­dos—des­de el he­cho de que las no­ti­cias de ca­ble ele­va­ran a un apo­lo­gis­ta his­pano de Do­nald Trump, que ad­vir­tió que ha­bría ca­mio­nes de ta­cos en ca­da es­qui­na si Hi­llary Clin­ton ga­na­ba, has­ta ig­no­rar en gran me­di­da los ata­ques an­ti la­ti­nos de Trump, co­mo el co­men­ta­rio de los “bad hom­bres”, y de Mi­ke Pen­ce cuan­do ha­bló de “esa co­sa me­xi­ca­na”.

Por di­ver­sos mo­ti­vos, la frus­tra­ción por la for­ma en que se en­mar­ca­ron las his­to­rias de los la­ti­nos o en que sim­ple­men­te se las ig­no­ró, al­te­ró a los la­ti­nos an­tes de que se ce­rra­ran los co­mi­cios. Y los en­fu­re­ció una vez que el pre­si­den­te elec­to Trump fue­ra de­cla­ra­do ven­ce­dor.

“Nues­tros me­dios nos fa­lla­ron, nues­tros lí­de­res nos fa­lla­ron, y Hi­llary Clin­ton nos fa­lló. Pe­ro más que na­da, no­so­tros nos fa­lla­mos a no­so­tros mis­mos,” es­cri­bió Al­fre­do Estrada, di­rec­tor de la re­vis­ta La­tino, en Fa­ce­book, el día pos­te­rior a la elec­ción.

“No nos uni­mos con­tra un can­di­da­to que nos ata­có y vi­li­pen­dió des­de el pri­mer día de su cam­pa­ña. No hu­bo un au­men­to de la par­ti­ci­pa­ción la­ti­na y el gi­gan­te dor­mi­do se que­dó dor­mi­do. En el fu­tu­ro, de­be­mos re­de­fi­nir la re­la­ción con nues­tros par­ti­dos po­lí­ti­cos y or­ga­ni­za­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, que tam­bién nos fa­lla­ron. Las co­sas ya no se­rán igual.”

La­men­ta­ble­men­te, aun­que los me­dios do­mi­nan­tes es­tán lan­zan­do mea cul­pas pro­fu­sa­men­te por no ha­ber pro­nos­ti­ca­do la vic­to­ria de Trump, to­da­vía co­que­tean con equi­vo­car­se una vez más con la na­rra­ti­va del vo­to la­tino.

Des­pués de la elec­ción, CNN, ABC, The As­so­cia­ted Press y otros me­dios ci­ta­ron las en­cues­tas a la sa­li­da de los co­mi­cios de Edi­son Re­search, que in­di­ca­ron que el 29 por cien­to de los la­ti­nos vo­tó por Do­nald Trump—más de los que vo­ta­ron a fa­vor de Mitt Rom­ney en 2012.

No se dispu­ta el he­cho de que hu­bo un nú­me­ro im­por­tan­te de his­pa­nos que vo­tó por Trump por una va­rie­dad de mo­ti­vos, co­mo por ejem­plo, su po­si­ción en la cues­tión del abor­to y su pro­me­sa de aca­bar con Oba­ma­ca­re.

El Pro­yec­to de Ten­den­cias La­ti­nas del Pew Re­search Cen­ter cal­cu­ló que la por­ción de Trump del vo­to la­tino se­ría de un 19 por cien­to y las en­cues­tas a la sa­li­da de los co­mi­cios de La­tino De­ci­sions cal­cu­la­ron un 18 por cien­to.

Esas ci­fras in­di­can que, con­tra­ria­men­te al “vo­to la­tino” mo­no­lí­ti­co ten­dien­te a los de­mó­cra­tas del que ha­blan los me­dios, el elec­to­ra­do his­pano es di­ver­so en sus pre­fe­ren­cias po­lí­ti­cas.

Du­ran­te un in­for­me te­le­fó­ni­co pos­te­rior a las elec­cio­nes, Matt Ba­rre­to, de La­tino De­ci­sions, di­jo que la pro­pia au­to­crí­ti­ca de Edi­son Re­search en 2005 se­ña­ló que sus en­cues­tas no es­ta­ban di­se­ña­das pa­ra pro­du­cir cálcu­los fia­bles de las ca­rac­te­rís­ti­cas de gru­pos de­mo­grá­fi­cos agru­pa­dos geo­grá­fi­ca­men­te, co­mo los his­pa­nos, y que esas en­cues­tas a la sa­li­da de los co­mi­cios in­cluían erro­res de mues­treo ma­yo­res.

“De­bi­do a ello, sos­pe­cha­mos que las en­cues­tas na­cio­na­les ge­ne­ra­les de la sa­li­da de los co­mi­cios no son co­rrec­tas,” di­jo Ba­rre­to.

“Cree­mos que la par­ti­ci­pa­ción la­ti­na subió y que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ob­tu­vo el nú­me­ro me­nor de vo­tos la­ti­nos que ja­más ha­ya ob­te­ni­do un can­di­da­to pre­si­den­cial.”

No to­dos es­tán con­ven­ci­dos de que las en­cues­tas de La­tino De­ci­sions fue­ran más pre­ci­sas que las de las sa­li­das de los co­mi­cios (y al­gu­nos creen que la fir­ma tie­ne ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos por­que par­te de su per­so­nal tie­ne la­zos con la cam­pa­ña de Clin­ton), así que ha­brá que es­pe­rar las ci­fras na­cio­na­les fi­na­les pa­ra en­te­rar­se de có­mo vo­ta­ron en reali­dad los la­ti­nos.

Mien­tras tan­to, los re­sul­ta­dos ini­cia­les de­ben ser­vir co­mo lec­ción pa­ra que los me­dios do­mi­nan­tes aca­ben con sus re­por­ta­jes sim­plis­tas que po­pu­la­ri­zan tér­mi­nos co­mo “el Gi­gan­te Dor­mi­do” y no en­mar­quen a los elec­to­res his­pa­nos o bien co­mo po­de­ro­sos de­ter­mi­nan­tes de las elec­cio­nes o co­mo ele­men­tos in­sig­ni­fi­can­tes en el pro­ce­so elec­to­ral.

El he­cho es que los elec­to­res his­pa­nos hi­cie­ron que sus voces se oye­ran cla­ra­men­te el Día de la Elec­ción.

“De­be­mos con­cen­trar­nos en la par­ti­ci­pa­ción his­tó­ri­ca,” di­jo Ar­tu­ro Var­gas, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de NALEO Edu­ca­tio­nal Fund, con se­de en Ca­li­for­nia.

“Si ob­ser­va­mos el im­pac­to que tu­vie­ron los la­ti­nos en las elec­cio­nes lo­ca­les, se agre­ga­ron cin­co la­ti­nos a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos en un año en que no hu­bo re­dis­tri­bu­ción del nú­me­ro de es­ca­ños ni crea­ción de nue­vos dis­tri­tos elec­to­ra­les, la pri­me­ra la­ti­na elec­ta pa­ra el Se­na­do na­cio­nal y ayu­da­mos a echar (al muy vi­li­pen­dia­do she­riff del Con­da­do de Ma­ri­co­pa, Ari­zo­na, Joe) Ar­paio.”

Var­gas me di­jo que aun­que el au­men­to de la par­ti­ci­pa­ción la­ti­na no fue su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra su­pe­rar a los ai­ra­dos elec­to­res blan­cos de Wis­con­sin, Mi­chi­gan y Ohio, “aun de­be­mos re­co­no­cer que la par­ti­ci­pa­ción tra­di­cio­nal de los elec­to­res fun­cio­nó ab­so­lu­ta­men­te, aun­que las or­ga­ni­za­cio­nes li­de­ra­das por la­ti­nos no tu­vie­ran su­fi­cien­tes fon­dos por­que el di­ne­ro pa­ra ten­der la­zos ha­cia los elec­to­res fue a or­ga­ni­za­cio­nes no-la­ti­nas que, fran­ca­men­te, no sa­bían lo que es­ta­ban ha­cien­do.”

Si es­ta elec­ción nos en­se­ñó al­go es que es ne­ce­sa­rio in­tere­sar a los elec­to­res la­ti­nos con­ti­nua­da­men­te, cul­ti­var­los e in­ver­tir en ellos pa­ra que pue­dan se­guir de­jan­do su mar­ca en el pro­ce­so elec­to­ral. Y eso se apli­ca tan­to a los es­fuer­zos pa­ra lo­grar que la gen­te sal­ga a vo­tar co­mo y pa­ra que la co­ber­tu­ra y los re­tra­tos de los me­dios sean jus­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.