Trump de­be ha­cer más con­tra los neo­na­zis

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - An­drés Op­pen­hei­mer

Mia­mi – Si el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump quie­re real­men­te fre­nar al Ku Klux Klan y los gru­pos neo­na­zis que es­tán ce­le­bran­do su vic­to­ria y alen­tan­do los crí­me­nes de odio en to­do el país, de­be ofre­cer una dis­cul­pa de­ta­lla­da e inequí­vo­ca por el odio ra­cial que él mis­mo in­ci­tó des­de el co­mien­zo de su can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial.

Has­ta aho­ra no lo ha he­cho. Lo que es más, ha nom­bra­do a Step­hen Ban­non, ex di­rec­tor de Breit­bart –una red de no­ti­cias que pu­bli­ca ar­tícu­los de su­pre­ma­cis­tas blan­cos, an­ti­his­pa­nos, is­la­mo­fó­bi­cos y an­ti­se­mi­tas– co­mo je­fe de es­tra­te­gia de la Ca­sa Blanca, uno de los pues­tos más im­por­tan­tes de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

Los neo­na­zis y el KKK es­tán de fes­te­jos. El je­fe del Par­ti­do Na­zi es­ta­dou­ni­den­se y el ex je­fe del KKK han aplau­di­do el nom­bra­mien­to de Ban­non. Ellos sien­ten –con bue­nos mo­ti­vos– que sus ideas ra­cis­tas, que has­ta ha­ce po­co tiem­po eran vis­tas con des­dén, es­tán re­ci­bien­do nue­vos adep­tos, e in­clu­so ten­drán una po­de­ro­sa voz den­tro de la Ca­sa Blanca.

El do­min­go, cuan­do Trump fue in­te­rro­ga­do en 60 mi­nu­tos de CBS so­bre los ac­tos de vio­len­cia ra­cial que se rea­li­zan en su nom­bre, di­jo que es­ta­ba “muy sor­pren­di­do” y “en­tris­te­ci­do” de oír eso. Lue­go, re­fi­rién­do­se a aque­llos que co­me­ten crí­me­nes de odio, agre­gó: “Si ayu­da, voy a de­cir mi­ran­do a la cá­ma­ra: “Pa­ren eso!’ ”.

Pe­ro eso no se­rá su­fi­cien­te pa­ra des­ha­cer el da­ño que Trump le hi­zo a es­te país des­de que ini­ció su cam­pa­ña en ju­nio de 2015 con la fal­sa afir­ma­ción de que los in­mi­gran­tes me­xi­ca­nos es­tán in­va­dien­do Es­ta­dos Uni­dos, y que la ma­yo­ría son cri­mi­na­les y vio­la­do­res.

De he­cho, la in­mi­gra­ción ile­gal de Mé­xi­co ha es­ta­do ca­yen­do en los ul­ti­mos años, de 6.4 mi­llo­nes en 2009 a 5.4 mi­llo­nes hoy, se­gún el Cen­tro de Investigación Pew. Y la ma­yo­ría de los es­tu­dios mues­tran que hay me­nos crí­me­nes co­me­ti­dos por in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos que por es­ta­dou­ni­den­ses na­ci­dos en Es­ta­dos Uni­dos.

Se­gún el Sout­hern Po­verty Law Cen­ter (SPLC), se han re­por­ta­do más de 300 ca­sos de aco­so ra­cial e in­ti­mi­da­ción des­de las elec­cio­nes del 8 de no­viem­bre. NBC News con­fir­mó in­de­pen­dien­te­men­te va­rios de es­tos crí­me­nes de odio, co­mo pin­ta­das con las pa­la­bras “Na­ción Trump, só­lo pa­ra blan­cos!” en la pa­red de una igle­sia de Mary­land con ser­vi­cios en es­pa­ñol, es­ló­ga­nes an­ti­ne­gros y swas­ti­kas na­zis en las pa­re­des de otras igle­sias y co­le­gios.

Un nue­vo in­for­me del FBI lla­ma­do Es­ta­dís­ti­cas de de­li­tos de odio, pu­bli­ca­do es­ta se­ma­na, mues­tra que el nú­me­ro de es­te ti­po de de­li­tos re­por­ta­dos au­men­tó un 6 por cien­to en 2015, a 5,800 in­ci­den­tes que in­vo­lu­cra­ron a 7,121 víc­ti­mas. Mu­chos creen que es­tas ci­fras se­rán mu­cho ma­yo­res en 2016.

Mi opi­nión: El pro­pio Trump ha crea­do es­te mons­truo. Él hi­zo re­sur­gir los sen­ti­mien­tos ra­cis­tas al fun­da­men­tar su cam­pa­ña en la pre­mi­sa de que los me­xi­ca­nos tie­nen la cul­pa de gran par­te de los pro­ble­mas del país, y afir­man­do du­ran­te mu­cho tiem­po –has­ta que ad­mi­tió re­cien­te­men­te que es­ta­ba equi­vo­ca­do– que el pre­si­den­te Oba­ma na­ció en Ke­nia, lo que fue un es­fuer­zo ve­la­do pa­ra des­le­gi­ti­mar al pri­mer pre­si­den­te ne­gro de Es­ta­dos Uni­dos.

De­cir “¡Pa­ren eso!” en una en­tre­vis­ta no se­rá su­fi­cien­te pa­ra de­te­ner es­ta pe­li­gro­sa es­ca­la­da de crí­me­nes de odio. Es­to no es una gra­ba­ción de The Ap­pren­ti­ce. Es­to es al­go muy se­rio, que –a me­nos que se tra­te con se­rie­dad– alen­ta­rá aún más a los gru­pos su­pre­ma­cis­tas blan­cos y po­dría des­en­ca­de­nar una es­pi­ral de vio­len­cia ra­cial.

Trump de­be co­men­zar por dis­cul­par­se pú­bli­ca­men­te por la fal­sa de­cla­ra­ción con la que ini­ció su cam­pa­ña elec­to­ral, de que la ma­yo­ría de los mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos me­xi­ca­nos son cri­mi­na­les y vio­la­do­res.

De­be pe­dir dis­cul­pas por ha­ber di­cho que el juez fe­de­ral Gon­za­lo Cu­riel, que na­ció en In­dia­na, no es ap­to pa­ra ejer­cer su fun­ción en el ca­so con­tra la Uni­ver­si­dad Trump por­que “es me­xi­cano”. De­be dis­cul­par­se por ha­ber di­cho re­pe­ti­da­men­te –sin prue­bas– que Oba­ma no na­ció en es­te país. Y de­be­ría re­vo­car el nom­bra­mien­to de Ban­non.

Sr. Trump, no hay ex­cu­sa pa­ra que us­ted no fre­ne de una ma­ne­ra más con­tun­den­te es­ta in­ci­pien­te es­pi­ral de odio ra­cial. Us­ted ini­ció es­te ci­clo. ¡Us­ted tie­ne que po­ner­le fin!

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.