In­vier­ten mi­llo­nes pa­ra de­te­ner­los… LES DAN LI­BER­TAD CON­DI­CIO­NAL

Ar­chi­vos mues­tran que 25 de ca­da 100 de­lin­cuen­tes han si­do sen­ten­cia­dos a li­ber­tad cau­cio­nal sin tiem­po tras las re­jas ‘Ana­li­za­mos to­dos los datos y la evi­den­cia que te­ne­mos… si cree­mos que me­re­cen la cár­cel, les da­mos tiem­po tras las re­jas… o les ofre­cem

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - The Te­xas Tri­bu­ne y KXAN-TV

Aus­tin— En dos cru­cia­les con­da­dos, se en­car­ce­ló a me­nos del 25 por cien­to de los ‘de­lin­cuen­tes de al­ta pe­li­gro­si­dad’ arres­ta­dos por ele­men­tos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca por de­li­tos ma­yo­res re­la­cio­na­dos con dro­gas du­ran­te la in­ten­si­fi­ca­ción de la vi­gi­lan­cia po­li­cia­ca fron­te­ri­za, se de­ter­mi­nó en investigación de KXAN.

A efec­to de de­ter­mi­nar có­mo se con­sig­nan ta­les arres­tos de ‘de­li­tos de al­ta pe­li­gro­si­dad’, KXAN re­vi­só 500 arres­tos por car­gos ma­yo­res de es­tu­pe­fa­cien­tes rea­li­za­dos en­tre ju­nio del 2014 –cuan­do em­pe­zó el re­for­za­mien­to– y sep­tiem­bre del 2016 en los con­da­dos Starr e Hi­dal­go, don­de re­gis­tra­ron su pun­to má­xi­mo los ope­ra­ti­vos fron­te­ri­zos de la cor­po­ra­ción.

En mu­chos de los arres­tos por de­li­tos ma­yo­res por dro­gas re­vi­sa­dos aún no se en­ta­blan ac­cio­nes pe­na­les. Pe­ro en los que sí, en los ar­chi­vos se mues­tra que el 25 por cien­to de los de­lin­cuen­tes han si­do sen­ten­cia­dos a li­ber­tad con­di­cio­nal sin tiem­po tras las re­jas.

Por ejem­plo, des­de que se ele­vó la vi­gi­lan­cia a Ro­lan­do García, con do­mi­ci­lio en Ro­ma, se le ha otor­ga­do en dos oca­sio­nes li­ber­tad ba­jo cau­ción. En sep­tiem­bre del 2014 fue arres­ta­do en el Con­da­do Starr por po­se­sión de en­tre 50 y dos mil li­bras de ma­ri­gua­na. Se tra­ta de un car­go de se­gun­do gra­do cas­ti­ga­ble con en­tre dos y 20 años de cár­cel.

En do­cu­men­tos pro­ce­sa­les se apre­cia que García ad­mi­tió su cul­pa­bi­li­dad y re­ci­bió cin­co años de li­ber­tad con­di­cio­nal. Un año más tar­de, en sep­tiem­bre del 2015, en los do­cu­men­tos se mues­tra que un guar­da­bos­ques mar­có el al­to a García cuan­do és­te re­mol­ca­ba una lan­cha de pes­car y una ca­sa mó­vil. Cuan­do agen­tes es­ta­ta­les acu­die­ron en apo­yo, des­cu­brie­ron 240 li­bras de ma­ri­gua­na ocul­tas en la em­bar­ca­ción.

A pe­sar de tra­tar­se de la se­gun­da vez en que se acu­sa­ba a García del mis­mo de­li­to ma­yor de se­gun­do gra­do, se de­cla­ró im­pro­ce­den­te el se­gun­do ca­so, am­plián­do­se tan só­lo dos años la li­ber­tad ba­jo cau­ción del pri­me­ro.

Lue­go es­tá Mary Loui­se García de San Juan, a quien en ju­lio del 2014 un agen­te es­ta­tal mar­có el al­to por ir a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad en el Con­da­do Hi­dal­go.

De acuer­do con el par­te, el po­li­cía ob­ser­vó en la par­te pos­te­rior del au­to­mó­vil nu­me­ro­sos pa­que­tes cua­dra­dos en­vuel­tos con cin­ta ca­fé, que re­sul­ta­ron ser 638 li­bras de ma­ri­gua­na. García se de­cla­ró cul­pa­ble y se le die­ron 10 años de li­ber­tad con­di­cio­nal.

El fis­cal de Dis­tri­to del Con­da­do Hi­dal­go, Ri­car­do Ro­drí­guez, se­ña­ló que la ins­tan­cia que di­ri­ge con­si­de­ra en for­ma in­di­vi­dual ca­da ca­so y pri­me­ro de­ter­mi­na si al­guien es tra­fi­can­te o con­su­mi­dor –y si me­re­ce re­ci­bir ayu­da a tra­vés de su­per­vi­sión co­mu­ni­ta­ria.

‘A ca­da ca­so lo ve­mos de ma­ne­ra dis­tin­ta’, di­jo Ro­drí­guez. ‘Ana­li­za­mos to­dos los datos y la evi­den­cia que te­ne­mos. A los ca­sos que cree­mos de­be dár­se­les tiem­po tras las re­jas, les da­mos tiem­po tras las re­jas. O si pen­sa­mos que es un ca­so don­de pue­de ofre­cér­se­les al­gún ti­po de su­per­vi­sión co­mu­ni­ta­ria, im­po­nién­do­se con­di­cio­nes es­tric­tas, don­de pue­dan re­gre­sar a la so­cie­dad y fun­cio­nar y no vol­ver a de­lin­quir, eso lo to­ma­mos en con­si­de­ra­ción’.

Ro­drí­guez ex­pli­có asi­mis­mo que cuan­do los fis­ca­les tie­nen co­no­ci­mien­to de que al­guien es­tá tra­ba­jan­do pa­ra los cár­te­les, tra­tan el ca­so de for­ma muy dis­tin­ta a los ca­sos don­de a al­guien na­da más le pagan por tras­la­dar de un la­do a otro un car­ga­men­to de ma­ri­gua­na.

Cuan­do se le pre­gun­tó acer­ca del aná­li­sis so­bre los re­sul­ta­dos de los arres­tos rea­li­za­do por KXAN, el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (DPS, por sus si­glas en in­glés) res­pon­dió me­dian­te co­mu­ni­ca­do, ‘en tér­mi­nos de sus ob­ser­va­cio­nes res­pec­to a ca­sos ju­di­cia­les, el en­cau­sa­mien­to y el des­tino fi­nal de los ca­sos no los de­ci­den las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas’.

Aná­li­sis de las sen­ten­cias

Apro­xi­ma­da­men­te en el 13 por cien­to de los ca­sos que KXAN re­vi­só, se sen­ten­ció a los impu­tados tan­to a tiem­po en la cár­cel co­mo a li­ber­tad ba­jo cau­ción. El 20 por cien­to fue­ron sen­ten­cia­dos a per­ma­ne­cer tras las re­jas o se les re­co­no­ció el tiem­po que es­tu­vie­ron an­tes del fa­llo de cul­pa­bi­li­dad. Y otro 20 por cien­to re­ci­bió sen­ten­cia car­ce­la­ria, to­dos en el Con­da­do Hi­dal­go.

‘Cuan­do lo ame­ri­ta, los man­da­mos a la cár­cel’, di­jo Ro­drí­guez. ‘Y los que cree­mos que pue­den re­gre­sar a la so­cie­dad y vol­ver a fun­cio­nar y no re­pre­sen­tar una ame­na­za pa­ra la so­cie­dad, a ésos les da­mos la opor­tu­ni­dad de no ir a la cár­cel’.

KXAN des­cu­brió que va­rios de los ca­sos re­vi­sa­dos se de­cla­ra­ron sin lu­gar de­bi­do a que los acu­sa­dos ad­mi­tie­ron su cul­pa­bi­li­dad por otros ca­sos pe­na­les. Pe­ro otros se des­es­ti­ma­ron ‘por in­tere­sar a la jus­ti­cia’ o de­bi­do a ‘fal­ta de cau­sa ra­zo­na­ble’ pa­ra re­gis­trar al impu­tado o a su vehícu­lo.

To­me­mos el ca­so de Ós­car López, a quien en mar­zo del 2015 un ele­men­to de DPS mar­có el al­to en el Con­da­do Starr por­que el po­li­cía di­jo iba ma­ne­jan­do de­ma­sia­do cer­ca al trá­fi­co en di­rec­ción con­tra­ria. En el vi­deo del ta­ble­ro se apre­cia al ofi­cial re­gis­tran­do el au­to­mó­vil de López mien­tras un se­gun­do agen­te re­vi­sa los bol­si­llos de López y en­cuen­tra una bol­si­ta con lo que pa­re­ce ser una can­ti­dad re­du­ci­da de co­caí­na. El po­li­cía es­po­sa a López y lo arres­ta por sos­pe­cha del car­go ma­yor por po­se­sión de dro­gas.

En el au­dio de la cá­ma­ra gra­ba­do du­ran­te el arres­to de López, pue­de oír­se a los ofi­cia­les rien­do so­bre la pe­que­ña can­ti­dad de la dro­ga.

‘Ni si­quie­ra la pue­do ver’, di­ce uno de ellos.

‘Pro­ba­ble­men­te ni si­quie­ra pe­se’, agre­ga.

El otro res­pon­de que pro­ba­ble­men­te a López ‘ni si­quie­ra lo me­tan a la cár­cel por eso’.

Even­tual­men­te los fis­ca­les pre­sen­ta­ron una mo­ción des­ti­na­da a de­cla­rar sin lu­gar el ca­so de López de­bi­do a ‘fal­ta de cau­sa pro­ba­ble pa­ra re­gis­trar’ al sos­pe­cho­so. Un juez fir­mó la mo­ción y López sa­lió li­bre.

Ade­más va­rios de los ca­sos es­tu­dia­dos se des­es­ti­ma­ron por­que el impu­tado con­clu­yó un ‘pro­gra­ma al­terno pre­vio al jui­cio’ que le per­mi­te evi­tar el pro­ce­so des­pués de pa­sar por un pe­rio­do de su­per­vi­sión y re­ci­bir ser­vi­cios ta­les co­mo te­ra­pia.

Por lo ge­ne­ral, el pro­gra­ma al­terno no se ofre­ce co­mo op­ción a los de­lin­cuen­tes con an­te­ce­den­tes de de­li­tos ma­yo­res de pri­me­ro o se­gun­do gra­dos.

A me­dia­dos de oc­tu­bre, cer­ca del 23% de los ca­sos re­vi­sa­dos se­guía pen­dien­te en los tri­bu­na­les.

Ca­da Ca­so es ana­li­za­do de ma­ne­ra par­ti­cu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.