Te­men in­do­cu­men­ta­dos ac­ción de Trump vs ‘ciu­da­des santuario’

El Diario de El Paso - - TEXAS - Ale­xa Ura/The Te­xas Tri­bu­ne

Aus­tin – Pa­tri­cia Gómez ya ex­pe­ri­men­tó el pa­ra­li­zan­te te­mor de ca­si per­der a su pa­dre. Los re­cuer­dos de ha­ce 11 años son bo­rro­sos, pe­ro Gómez, una in­do­cu­men­ta­da hon­du­re­ña de 21 años que lle­va 14 ra­di­can­do en Es­ta­dos Uni­dos, re­cuer­da cuan­do le mar­ca­ron el al­to a su pa­dre por ir a ex­ce­so de ve­lo­ci­dad en el nor­te de Da­llas.

“Es­tu­vo muy cer­ca”, di­jo Gómez, con­tan­do que su pa­dre, quien tam­bién es in­do­cu­men­ta­do y se ga­na la vida lim­pian­do ca­sas, fue arres­ta­do pe­ro lue­go li­be­ra­do.

Por años, las per­so­nas co­mo Gómez y su pa­dre han vi­vi­do en una in­có­mo­da zo­na sin de­fi­nir en lo re­fe­ren­te a los en­cuen­tros al azar en­tre ha­bi­tan­tes in­do­cu­men­ta­dos y las fuer­zas del or­den.

En cien­tos de ciu­da­des y con­da­dos, los go­bier­nos lo­ca­les han op­ta­do —ya sea for­mal o in­for­mal­men­te— por li­mi­tar la par­ti­ci­pa­ción de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas en la apli­ca­ción de las le­yes in­mi­gra­to­rias, so­bre to­do cuan­to tie­nen con­tac­to con in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

En di­chas “ciu­da­des santuario”, los fun­cio­na­rios han in­ten­ta­do ga­ran­ti­zar que los in­mi­gran­tes pue­dan re­ci­bir ayu­da po­li­cial o re­por­tar de­li­tos sin te­mor a que irrum­pan agen­tes de In­mi­gra­ción y Adua­nas (ICE) pa­ra de­te­ner­los.

Pe­ro la elec­ción de es­te mes de Do­nald Trump en la Pre­si­den­cia ame­na­za con po­ner fin a lo an­te­rior.

Trump ha de­nos­ta­do con­tra las “ciu­da­des santuario”, pro­me­tien­do re­ti­rar los fon­dos fe­de­ra­les a los mu­ni­ci­pios “que se nie­guen a coope­rar con las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les”.

Aún no es­tá cla­ro si la ad­mi­nis­tra­ción Trump po­dría cum­plir di­cha pro­me­sa, ni có­mo. Pe­ro el so­lo he­cho de que él di­ga que lo in­ten­ta­rá bas­ta pa­ra ate­rrar a nu­me­ro­sos in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

“Al prin­ci­pio yo es­ta­ba asus­ta­da, pe­ro con el pa­so del tiem­po, aho­ra es­toy sin­tien­do más pá­ni­co”, di­jo en es­pa­ñol Clau­dia Go­lli­ne­lli, una in­do­cu­men­ta­da sal­va­do­re­ña que tra­ba­ja en Da­llas co­mo elec­tri­cis­ta. “Y el pá­ni­co de­bi­li­ta a la gen­te”.

Ter­mi­na­ría el re­fu­gio

Pa­ra mu­chos de los in­mi­gran­tes ra­di­ca­dos en “ciu­da­des santuario” y lu­ga­res con po­lí­ti­cas me­nos for­ma­les, la pre­si­den­cia de Trump po­dría aca­bar con el pre­ca­rio equi­li­brio que du­ran­te mu­chos años ha per­mi­ti­do a mi­llo­nes de per­so­nas in­do­cu­men­ta­das ra­di­car y tra­ba­jar en ciu­da­des de to­do Es­ta­dos Uni­dos.

Se tra­ta de los tra­ba­ja­do­res que cons­tru­yen las ca­sas y los edi­fi­cios de ofi­ci­nas de los es­ta­dou­ni­den­ses y las sir­vien­tas y los em­plea­dos de in­ten­den­cia que los man­tie­nen lim­pios. Son los ‘pis­ca­do­res’ de fru­tas y ver­du­ras y los tra­ba­ja­do­res de los res­tau­ran­tes —dos ocu­pa­cio­nes que lle­van co­mi­da a las me­sas.

La na­tu­ra­le­za de las po­lí­ti­cas de re­fu­gio que ofre­cen ciu­da­des y con­da­dos va­ría mu­cho, lo cual es en par­te la ra­zón de la di­fi­cul­tad pa­ra pro­nos­ti­car có­mo po­dría Trump to­mar me­di­das enér­gi­cas al res­pec­to.

En es­ta­dos co­mo Ca­li­for­nia e Illi­nois va­rias ciu­da­des han adop­ta­do po­lí­ti­cas es­tric­tas que li­mi­tan la co­la­bo­ra­ción en­tre la po­li­cía lo­cal y los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les en lo re­la­ti­vo a vi­gi­lar la apli­ca­ción de las le­yes in­mi­gra­to­rias.

En otras en­ti­da­des, co­mo en el re­pu­bli­cano Te­xas, no exis­ten ver­da­de­ras “ciu­da­des santuario”, sino que en su te­rri­to­rio al­gu­nos agen­tes po­li­cia­cos han op­ta­do por no pre­gun­tar el es­ta­do mi­gra­to­rio de las per­so­nas a quie­nes arres­tan.

Di­chas po­lí­ti­cas da­tan in­clu­si­ve de 1979, cuan­do Los Án­ge­les emi­tió una or­den es­pe­cial prohi­bien­do a los ofi­cia­les ini­ciar “me­di­das po­li­cia­cas” con el ob­je­ti­vo de de­ter­mi­nar la si­tua­ción in­mi­gra­to­ria de al­guien.

Du­ran­te los años 80 pro­li­fe­ra­ron po­lí­ti­cas si­mi­la­res que se ex­ten­die­ron a Nue­va York y otras ciu­da­des gran­des.

No es la pri­me­ra ame­na­za

Trump no es el pri­me­ro de la de­re­cha en cri­ti­car a las ciu­da­des santuario.

Por años, con­ser­va­do­res y quie­nes abo­gan por le­yes in­mi­gra­to­rias más es­tric­tas han ase­ve­ra­do que la fal­ta de coope­ra­ción es­tá vol­vien­do me­nos se­gu­ras a las “ciu­da­des santuario” de­bi­do a que pro­vo­ca la li­be­ra­ción de per­so­nas pe­li­gro­sas que de­be­rían ser de­por­ta­das.

“Las ciu­da­des santuario crean en for­ma in­ne­ce­sa­ria víc­ti­mas nue­vas, y no ge­ne­ran un ma­yor nú­me­ro de re­por­tes de­lic­ti­vos ni me­jo­res re­la­cio­nes en­tre las au­to­ri­da­des y los in­mi­gran­tes”, opi­nó Jes­si­ca Vaughn, di­rec­to­ra de es­tu­dios so­bre po­lí­ti­cas en el Cen­tro pa­ra Es­tu­dios so­bre In­mi­gra­ción, el cual apo­ya le­yes in­mi­gra­to­rias más se­ve­ras. Al con­tro­lar la Ca­sa Blanca, Trump po­dría in­ten­tar di­fi­cul­tar a los mu­ni­ci­pios li­mi­tar la ca­pa­ci­dad de las cor­po­ra­cio­nes po­li­cia­cas lo­ca­les pa­ra apli­car las le­yes fe­de­ra­les de in­mi­gra­ción.

Pe­ro los abo­ga­dos in­mi­gra­to­rios y ac­ti­vis­tas de­fen­so­res de los de­re­chos ci­vi­les tie­nen la es­pe­ran­za de que los jue­ces si­gan pu­dien­do pro­te­ger el sta­tus quo.

Los tri­bu­na­les ya han blo­quea­do le­yes que exi­gen a los po­li­cías ve­ri­fi­car el es­ta­do in­mi­gra­to­rio de las per­so­nas a quie­nes arres­tan o in­te­rro­gan.

Uno de los ejem­plos más pro­mi­nen­tes es la ley de Ari­zo­na que re­que­ría que los agen­tes de­ter­mi­na­ran el es­ta­tus in­mi­gra­to­rio de al­guien si te­nían una “sos­pe­cha ra­zo­na­ble” de que se en­con­tra­ra de ma­ne­ra ile­gal en el país.

Si bien la Su­pre­ma Cor­te de Es­ta­dos Uni­dos bá­si­ca­men­te ra­ti­fi­có tal ley cuan­do fue im­pug­na­da, es­te año el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral es­ta­tal re­du­jo sec­cio­nes de la mis­ma y des­cri­bió los lí­mi­tes po­li­cia­cos en la im­ple­men­ta­ción de las le­yes in­mi­gra­to­rias co­mo par­te del acuer­do ex­tra­ju­di­cial por una de­man­da in­de­pen­dien­te pre­sen­ta­da por gru­pos de­fen­so­res de los de­re­chos de los in­mi­gran­tes.

El se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Kan­sas Kris Ko­bach, quien hoy for­ma par­te del equi­po de tran­si­ción de Trump, fue el ar­qui­tec­to de la ley de Ari­zo­na.

Du­ran­te una ca­mi­na­ta el año pa­sa­do, don­de los par­ti­ci­pan­tes exi­gían una re­for­ma mi­gra­to­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.