Los de­mó­cra­tas no pue­den es­pe­rar la lle­ga­da del pró­xi­mo Oba­ma

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - As­hing­ton – Eu­ge­ne Ro­bin­son

WEl Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá frac­tu­ra­do por di­vi­sio­nes ideo­ló­gi­cas, en­ca­be­za­do por un inex­per­to e im­pre­de­ci­ble pre­si­den­te elec­to, y es muy po­si­ble que es­té por en­fras­car­se en una fra­tri­ci­da gue­rra ci­vil. El Par­ti­do De­mó­cra­ta de­be­ría sen­tir­se afor­tu­na­do. De­be­ría.

La reali­dad con la que los de­mó­cra­tas tie­nen aho­ra que li­diar no es muy pla­cen­te­ra. Pa­ra em­pe­zar: el Par­ti­do Re­pu­bli­cano con­tro­la vir­tual­men­te to­do. El sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta, es­tá di­vi­di­do en uno y un me­dio.

Los re­pu­bli­ca­nos ga­na­ron la pre­si­den­cia. Man­tie­nen el con­trol de am­bas cá­ma­ras en el Con­gre­so. Pron­to, cuan­do Do­nald Trump nom­bre a un re­em­pla­zo pa­ra el fi­na­do juez, An­to­nin Sca­lia, re­es­ta­ble­ce­rán la ma­yo­ría con­ser­va­do­ra en la Su­pre­ma Cor­te. En lo que con­cier­ne al go­bierno fe­de­ral, eso re­pre­sen­ta la tri­fec­ta en­te­ra.

Pe­ro aún hay más: tras ha­ber con­se­gui­do gran­des avan­ces la se­ma­na pa­sa­da, los re­pu­bli­ca­nos con­tro­lan am­bas cá­ma­ras le­gis­la­ti­vas en 32 es­ta­dos —y man­tie­nen las gu­ber­na­tu­ras de 33 en­ti­da­des. Al­gu­nos de los es­ta­dos más po­bla­dos y di­ver­sos de la na­ción, in­clu­yen­do Te­xas y Flo­ri­da, vi­ven ba­jo el man­do de un so­lo par­ti­do.

Los de­mó­cra­tas de­ben re­cha­zar el de­seo a que­rer en­con­trar con­fort en fa­vo­ra­bles ten­den­cias de­mo­grá­fi­cas. Es ver­dad que en el trans­cur­so de una ge­ne­ra­ción, las mi­no­rías se con­ver­ti­rán en la ma­yo­ría —y di­chas mi­no­rías tien­den a vo­tar por los de­mó­cra­tas. Pe­ro ¿có­mo se­rá el país des­pués de 20 o 30 años de un ca­si to­tal con­trol re­pu­bli­cano?

¿Aca­so los de­mó­cra­tas per­die­ron la Ca­sa Blanca de­bi­do a que su can­di­da­ta pre­si­den­cial no era del to­do per­fec­ta? Por fa­vor, los re­pu­bli­ca­nos no­mi­na­ron a Trump, por el amor de Dios, un hom­bre que alar­dea de ha­ber ma­no­sea­do los ge­ni­ta­les de las mu­je­res. No ten­go su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra en­lis­tar to­das las ma­ne­ras en las que se des­ca­li­fi­có a sí mis­mo. Aun así ga­nó.

El Par­ti­do Re­pu­bli­cano es­tá tan di­vi­di­do —la cla­se di­ri­gen­te, el ala del Par­ti­do del Té, los ci­ca­te­ros fis­ca­les, los hal­co­nes de de­fen­sa, los con­ser­va­do­res so­cia­les, los li­ber­ta­rios y aho­ra los trum­pis­tas— que en ve­ces pien­so co­mo si fue­ra Af­ga­nis­tán: con ca­da fac­ción te­nien­do sus pro­pios cau­di­llos, agra­vios y me­tas. Mu­chas de las de­man­das que ha­cen en torno a Trump, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes Paul D. Ryan (de Wis­con­sin) y del lí­der ma­yo­ri­ta­rio del Se­na­do Mitch McCon­nell (de Ken­tucky) son in­com­pren­si­ble­men­te ex­tre­mas y mu­tua­men­te ex­clu­si­vas. La san­gre co­rre­rá (me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do, cla­ro es­tá).

Aun así, si los de­mó­cra­tas es­pe­ran po­der es­pe­rar a ver có­mo el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se au­to­des­tru­ye, me te­mo que ter­mi­na­rán muy de­cep­cio­na­dos. Con­si­de­re­mos lo si­guien­te: El Par­ti­do Re­pu­bli­cano no só­lo so­bre­vi­vió a la can­di­da­tu­ra de Trump, sino que pros­pe­ró. ¿Por qué no se po­dría de­cir lo mis­mo de una pre­si­den­cia de Trump?

Una de las lec­cio­nes más gran­des que yo apren­dí de la elec­ción es que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano bá­si­ca­men­te se unió pa­ra apo­yar a su can­di­da­to. A pe­sar de to­do el rui­do he­cho por aque­llos que di­je­ron que nun­ca apo­ya­rían a Trump, la ma­yo­ría de los más pro­mi­nen­tes fun­cio­na­rios re­pu­bli­ca­nos even­tual­men­te die­ron su bra­zo a tor­cer. Al­gu­nos ex­pre­sa­ron te­ner fir­mes re­ser­vas, pe­ro di­je­ron que vo­ta­rían por él de to­das ma­ne­ras, lo cual lue­go se trans­for­mó en un pa­tro­ci­nio. Otros, ta­les co­mo la fa­mi­lia Bush, se rehu­sa­ron a pro­cla­mar su opo­si­ción de ma­ne­ra pú­bli­ca de cier­ta ma­ne­ra que qui­zás pu­do ha­ber he­cho una di­fe­ren­cia. Qui­zás pen­sa­ron que es­ta­ba des­ti­na­do a per­der; si ese era el ca­so, se equi­vo­ca­ron en los cálcu­los. Hoy los de­mó­cra­tas no pue­den co­me­ter el mis­mo error dos ve­ces.

Otra lec­ción, qui­zás la más im­por­tan­te, es que el Par­ti­do De­mó­cra­ta no pue­de es­pe­rar a te­ner éxi­to si de­po­si­ta su con­fian­za úni­ca­men­te en su ha­bi­li­dad pa­ra ga­nar el vo­to po­pu­lar en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

Los de­mó­cra­tas ga­na­ron el vo­to po­pu­lar en 1992, 1996, 2000, 2008, 2012 y aho­ra en el 2016. Esas son seis de las úl­ti­mas sie­te con­tien­das pre­si­den­cia­les. Aun así el Par­ti­do Re­pu­bli­cano es el que di­ri­ge al país, ex­cep­to por la Ca­sa Blanca, y eso cam­bia­rá en enero.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta no pue­de só­lo es­pe­rar a que lle­gue el pró­xi­mo Ba­rack Oba­ma. La ha­bi­li­dad pa­ra ser Pre­si­den­te es un au­tén­ti­co ta­len­to po­lí­ti­co que se ma­ni­fies­ta una so­la vez ca­da cier­to pe­rio­do de tiem­po, cuan­do las es­tre­llas pa­re­cen má­gi­ca­men­te ali­near­se. Es por eso que los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan ha­cer lo que hi­cie­ron los re­pu­bli­ca­nos, co­men­zar a cons­truir des­de aba­jo y em­pe­zar a ga­nar elec­cio­nes lo­ca­les y es­ta­ta­les.

Un re­sur­gi­mien­to de­mó­cra­ta tie­ne que co­men­zar con lo bá­si­co: ha­cer que las per­so­nas que es­tén de acuer­do con­ti­go sal­gan a vo­tar. Me­nos del 60 por cien­to de aque­llos que po­dían vo­tar en las elec­cio­nes de la se­ma­na pa­sa­da se mo­les­ta­ron en ha­cer­lo. Los con­ser­va­do­res que di­cen que “es­ta es una na­ción de cen­tro­de­re­cha” pue­de que ten­gan la ra­zón en tér­mi­nos de quié­nes son los que sa­len a vo­tar, pe­ro se equi­vo­can en tér­mi­nos de quié­nes son los que pue­den vo­tar. Los son­deos mues­tran que el país fa­vo­re­ce a las pos­tu­ras de­mó­cra­tas más que a las re­pu­bli­ca­nas en la ma­yo­ría de los asun­tos de in­te­rés.

El Par­ti­do De­mó­cra­ta de­be en­fo­car su ener­gía y di­ne­ro en en­ta­blar una co­ne­xión con po­ten­cia­les vo­tan­tes al ni­vel más fun­da­men­tal. Trump hi­zo mu­chas des­qui­cia­das pro­me­sas que nun­ca po­drá cum­plir. Los de­mó­cra­tas ne­ce­si­tan trans­mi­tir un men­sa­je rea­lis­ta re­co­no­cien­do que mien­tras la ma­yo­ría de las gran­des ciu­da­des pros­pe­ran en la eco­no­mía glo­ba­li­za­da de hoy, la ma­yor par­te del res­to del país es­tá su­frien­do.

Los de­mó­cra­tas ga­na­rán cuan­do su par­ti­do se con­vier­ta en uno más in­clu­yen­te. Por aho­ra, el cir­co del Par­ti­do Re­pu­bli­cano es el que es­tá al fren­te del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.