Se es­con­den a ple­na luz

Pros­ti­tu­ción pa­sa des­aper­ci­bi­da en las ca­lles del Cen­tro

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

Des­de ha­ce más de 20 años ‘La Mu­ñe­ca’ se ga­na la vida co­mo se­xo­ser­vi­do­ra en la zo­na Cen­tro de El Pa­so.

La mu­jer, de 45 años, de­jó su ca­sa a los 19, y an­te la fal­ta de opor­tu­ni­dad la­bo­ral por su cor­ta edad y fal­ta de ex­pe­rien­cia, tu­vo que apren­der a ga­nar­se la vida en las ca­lles.

“Aquí na­die me pi­dió ex­pe­rien­cia, ni me di­je­ron na­da por ser jo­ven. Al con­tra­rio, el ser jo­ven me ayu­dó a atraer más clien­tes”, re­la­tó a El Dia­rio de El Pa­so la mu­jer, que pi­dió no dar su nom­bre real.

‘La Mu­ñe­ca’ es una en­tre un pu­ña­do de se­xo­ser­vi­do­ras, al­gu­nas ori­gi­na­rias de Ciu­dad Juá­rez, la ma­yo­ría de El Pa­so, que tra­ba­jan la zo­na Cen­tro y que pa­san des­aper­ci­bi­das an­te la Po­li­cía, los vi­si­tan­tes y los co­mer­cian­tes.

Su “in­vi­si­bi­li­dad” con­sis­te en que no se vis­ten de ma­ne­ra pro­vo­ca­ti­va, no se ma­qui­llan en ex­ce­so ni tra­tan de atraer la aten­ción. Mu­chas ya tie­nen clien­tes asi­duos que van a bus­car­las; otras reac­cio­nan de cier­ta ma­ne­ra cuan­do un hom­bre se les que­da vien­do... un gui­ño de ojo, un ‘ho­la’ o una son­ri­sa pro­lon­ga­da.

Pe­ro pa­ra el res­to del mun­do, se tra­ta de una mu­jer más que vino de compras o que es­pe­ra el au­to­bús en una ban­ca.

Pros­ti­tu­ción pa­sa des­aper­ci­bi­da en las ca­lles de El Pa­so

Abor­da­das re­cien­te­men­te to­can­te a la pro­li­fe­ra­ción de la pros­ti­tu­ción en lí­nea, las au­to­ri­da­des de El Pa­so de­cla­ra­ron que la pros­ti­tu­ción callejera ha­bía si­do prác­ti­ca­men­te erra­di­ca­da.

Tam­bién di­je­ron que, co­mo cual­quier de­li­to, de­be ha­ber prue­bas an­tes de pro­ce­der a arres­tar a una per­so­na.

Mien­tras, las se­xo­ser­vi­do­ras, en lí­nea o en las ca­lles, apro­ve­chan al má­xi­mo sus pro­tec­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les.

Es­tán en el 'ofi­cio' por ne­ce­si­dad

‘La Mu­ñe­ca’ cuen­ta que si ven­de su cuer­po es pa­ra sol­ven­tar la ren­ta y otros gas­tos per­so­na­les. Des­de ado­les­cen­te, co­men­zó a fre­cuen­tar ba­res y a ca­mi­nar por las ca­lles, pa­ra ver si al­gún hom­bre le ha­cía “la pa­ra­da”.

“A to­do se acos­tum­bra uno, me­nos a no co­mer. No es­toy se­gu­ra en qué mo­men­to de­ci­dí co­men­zar con es­ta vida, pe­ro no me arre­pien­to por­que aho­ra vi­vo bien y dis­fru­to lo que ha­go”, co­men­tó.

La mu­jer re­nun­ció a su sue­ño de ca­sar­se y te­ner una fa­mi­lia, ya que di­ce que se dio cuen­ta que esa vida no es pa­ra ella.

Su pun­to de vis­ta so­bre las re­la­cio­nes se­xua­les es que es me­jor co­brar por al­go que de to­das ma­ne­ras iba a ha­cer, y sin nin­gún be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co.

‘La Mu­ñe­ca’ di­jo que to­dos los días en­fren­ta al­gún ti­po de dis­cri­mi­na­ción –fa­mi­liar, social o re­li­gio­sa– que atri­bu­ye a la “do­ble mo­ral” de la so­cie­dad.

“No por ser lo que soy me ha­ce una ma­la per­so­na. Es un tra­ba­jo co­mo cual­quier otro. No soy la pri­me­ra ni la úl­ti­ma, hay mu­chas mu­je­res que de día son unas san­tas y de no­che son to­do lo con­tra­rio”, afir­mó.

La Po­li­cía 'ni cuen­ta'

‘La Mu­ñe­ca’ di­jo que el “se­cre­to” pa­ra no te­ner pro­ble­mas con las au­to­ri­da­des es­tá en ser dis­cre­ta y no que­dar­se en un mis­mo lu­gar.

“En to­do lo que ten­go tra­ba­jan­do nun­ca me han arres­ta­do por­que pa­ra es­te ne­go­cio hay que ser in­te­li­gen­te y no an­dar gri­tan­do a los cua­tro vien­tos a lo que te de­di­cas. Ca­lla­di­ta me veo más bo­ni­ta y la Po­li­cía ni cuen­ta”, di­jo son­rien­do.

Agre­gó que no es la úni­ca que ‘tra­ba­ja’ en la zo­na Cen­tro. En al­gún mo­men­to de la en­tre­vis­ta, ‘La Mu­ñe­ca’ se­ña­ló a otras se­xo­ser­vi­do­ras que ca­mi­nan esas ca­lles.

“La gen­te tie­ne la idea erró­nea de que una se­xo­ser­vi­do­ra tie­ne que ves­tir muy pro­vo­ca­ti­va y ofre­cer sus ser­vi­cios a cuan­ta per­so­na pa­sa. Eso ya só­lo pa­sa en las pe­lí­cu­las. Lo de hoy, es ves­tir nor­mal, en­se­ñar só­lo lo ne­ce­sa­rio y es­pe­rar a que ellos (los clien­tes) se acer­quen”, ma­ni­fes­tó.

Ca­sa­dos, clien­tes fre­cuen­tes

‘La Mu­ñe­ca’ co­men­ta que los “me­jo­res” clien­tes y los más fre­cuen­tes son hom­bres ca­sa­dos.

“Ya ten­go mis clien­tes de va­rios años, quie­nes ven en mí una for­ma de cum­plir sus fan­ta­sías por­que sus es­po­sas son muy re­ca­ta­das o por­que las es­po­sas no es­tán y ellos tie­nen que sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des”, agre­gó.

De acuer­do con ‘La Mu­ñe­ca’, sus clien­tes son hom­bres de cla­se me­dia que le pagan en­tre 35 y 45 dó­la­res y el ser­vi­cio se pres­ta en la ca­sa de ella o en la de ellos. Evi­ta los ho­te­les pa­ra que los em­plea­dos “no te echen de ca­be­za”.

“Se co­bra se­gún el ser­vi­cio y el lu­gar, al­gu­nos in­sis­ten en ir a sus pro­pias ca­sas, pe­ro pa­ra mí es más có­mo­do tra­ba­jar en la mía. No me gus­ta co­rrer ries­gos”, ma­ni­fes­tó.

Abue­la y se­xo­ser­vi­do­ra

Su­sa­na tie­ne 51 años y vi­ve en Ciu­dad Juá­rez. Vie­ne a El Pa­so pa­ra cui­dar a sus nie­tos, y en sus ra­tos li­bres se va al Cen­tro.

Di­jo que se en­cuen­tra en es­ta si­tua­ción de­bi­do a que su es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca se que­bran­tó des­de ha­ce dos años, cuan­do se di­vor­ció de su es­po­so.

“Ima­gí­na­te una mu­jer de mi edad, que­rien­do con­se­guir tra­ba­jo. Fue ca­si im­po­si­ble, por eso le em­pe­cé a co­brar a mi hi­ja por cui­dar a mis nie­tos y lue­go, pues aga­rré es­te tra­ba­ji­to”, re­la­tó.

Su­sa­na ve es­te tra­ba­jo co­mo una “nue­va opor­tu­ni­dad de vida”.

“Soy so­la y los re­ci­bos no es­pe­ran, así que me qui­té el mie­do y co­men­cé en es­to ha­ce co­mo un año”, con­tó.

Su­sa­na, quien tra­ba­ja en el Cen­tro de El Pa­so y la ave­ni­da Ala­me­da, coin­ci­dió con ‘La Mu­ñe­ca’ en que lo más im­por­tan­te en su “cham­ba” es ser dis­cre­ta.

“No hay que an­dar me­dio en­cue­ra­da, só­lo hay que en­se­ñar lo ne­ce­sa­rio y con eso, so­li­tos caen (los clien­tes)”, co­men­tó Su­sa­na.

Su­sa­na co­men­ta que le da­ría pe­na que su hi­ja y sus nie­tos su­pie­ran a lo que se de­di­ca, pe­ro ase­gu­ra que tie­ne po­cas op­cio­nes.

“Aho­ri­ta na­die me va a dar tra­ba­jo de na­da y yo ten­go que ver por mí, aun­que sí me da mie­do que se va­ya a sa­ber to­do. No pue­do ra­jar­me aho­ri­ta por­que de al­go ten­go que vi­vir”, ex­pre­só.

Su­sa­na hi­zo én­fa­sis en que con la de­va­lua­ción del pe­so se es­fu­mó cual­quier po­si­bi­li­dad de ga­nar­se la vida en Ciu­dad Juá­rez.

“Aho­ri­ta sa­le pa­ra pa­gar re­ci­bos, man­da­do y has­ta me so­bra. Por eso me­nos creo que me va­ya a re­ti­rar de es­to por aho­ra”, agre­gó Su­sa­na.

En­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual

Am­bas mu­je­res con­ta­ron que to­man las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra evi­tar con­traer una en­fer­me­dad se­xual.

“Siem­pre uso con­dón por­que así co­mo vie­nen con­mi­go pue­den ir con otras y aun­que sé que yo me cui­do, no sé las de­más. Más va­le pre­ve­nir”, in­di­có Su­sa­na.

‘La Mu­ñe­ca’ di­jo que ella tam­bién “se cui­da”, aun­que tie­ne al­gu­nos vie­jos co­no­ci­dos en quien con­fía... por una can­ti­dad ex­tra.

UNa Ca­LLE don­de pre­sun­ta­men­te se apos­tan las mu­je­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.