El pe­li­gro de una iden­ti­dad do­mi­nan­te

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - David Brooks

Nue­va York – En los úl­ti­mos días, he­mos vis­to lo que pa­sa cuan­do se asig­na a al­guien una so­la iden­ti­dad. Los en­cues­ta­do­res su­pu­sie­ron que la ma­yo­ría de los la­ti­nos vo­ta­rían so­lo co­mo la­ti­nos y, por tan­to, con­tra Do­nald Trump. Pe­ro un por­cen­ta­je sor­pren­den­te vo­tó por él.

Los en­cues­ta­do­res su­pu­sie­ron que las mu­je­res vo­ta­rían prin­ci­pal­men­te co­mo mu­je­res, e irían con Hi­llary Clin­ton. Pe­ro un nú­me­ro sor­pren­den­te vo­tó con­tra ella. Su­pu­sie­ron que los afro­ame­ri­ca­nos vo­ta­rían si­guien­do lí­neas de­mó­cra­tas rec­tas, pe­ro un nú­me­ro sor­pren­den­te de­jó en blan­co la lí­nea su­pe­rior de la bo­le­ta.

Los en­cues­ta­do­res re­du­je­ron a in­di­vi­duos com­ple­jos a una so­la iden­ti­dad, y aho­ra es­tán aver­gon­za­dos. Pe­ro los en­cues­ta­do­res no son las úni­cas per­so­nas cul­pa­bles del so­li­ta­ris­mo re­duc­cio­nis­ta. Es­te mo­do de pen­sar es uno de los ma­yo­res pro­ble­mas que ac­tual­men­te en­fren­ta Es­ta­dos Uni­dos.

Trump pa­só to­da la cam­pa­ña re­du­cien­do a las per­so­nas a una iden­ti­dad y lue­go ge­ne­ra­li­zan­do. Los mu­sul­ma­nes son so­lo una co­sa, y son pe­li­gro­sos. Los me­xi­ca­nos son so­lo una co­sa, y eso es ajeno. Cuan­do Trump ha­bló so­bre los afro­ame­ri­ca­nos, siem­pre ha­bló so­bre la po­bre­za en el cen­tro de las ciu­da­des, co­mo si eso fue­ra el to­tal de la ex­pe­rien­cia afro­ame­ri­ca­na en Es­ta­dos Uni­dos.

Los in­to­le­ran­tes con­vier­ten a los se­res hu­ma­nos mul­ti­di­men­sio­na­les en cria­tu­ras uni­di­men­sio­na­les. Los an­ti­se­mi­tas de­fi­nen al ju­daís­mo en una cier­ta for­ma mi­nia­tu­ri­za­da bur­da. Los ra­cis­tas de­fi­nen lo ne­gro y lo blan­co so­lo de esa ma­ne­ra. Los po­pu­lis­tas des­hu­ma­ni­zan a per­so­nas com­ple­jas pa­ra en­ca­jar­las en ca­te­go­rías es­tú­pi­das de “el pue­blo” y “las éli­tes”.

Pe­ro no son so­lo los ra­cis­tas los que re­du­cen a las per­so­nas a una so­la iden­ti­dad. En es­tos días, los an­ti­rra­cis­tas tam­bién. Pa­ra re­cau­dar di­ne­ro y mo­vi­li­zar a la gen­te, los ac­ti­vis­tas lle­van las ca­te­go­rías ét­ni­cas a un gra­do ex­tre­mo.

Gran­des par­tes de la cul­tu­ra po­pu­lar – y ca­si to­dos los es­ce­na­rios de co­me­dia – con­sis­ten en re­du­cir a las per­so­nas a una u otra iden­ti­dad y lue­go ha­cer chis­tes so­bre esa ge­ne­ra­li­za­ción. Las per­so­nas que se preo­cu­pan por la apro­pia­ción cul­tu­ral re­du­cen a las per­so­nas a una ca­te­go­ría ét­ni­ca y ar­gu­men­tan que quie­nes es­tán fue­ra no pue­den com­pren­der­lo. Una so­la iden­ti­dad ex­clu­ye a la em­pa­tía y a la ima­gi­na­ción.

In­clu­so es­ta­mos vien­do una ola de re­duc­cio­nis­mo vo­lun­ta­rio. La gen­te se sien­te aco­sa­da, o es in­te­lec­tual­men­te flo­ja, así que se re­du­ce a una ca­te­go­ría. Ser evan­gé­li­co sig­ni­fi­ca­ba prac­ti­car un cier­to ti­po de fe. Pe­ro “evan­gé­li­co” ha pa­sa­do de ser un ad­je­ti­vo a ser un sus­tan­ti­vo, una iden­ti­dad tri­bal sim­plis­ta que trans­mi­te una afi­lia­ción re­pu­bli­ca­na.

De­sa­for­tu­na­da­men­te, si se re­du­ce a in­di­vi­duos com­ple­jos a una co­sa uno irá por la vida sin dar­se cuen­ta del mun­do que le ro­dea. Las cla­si­fi­ca­cio­nes de las per­so­nas aho­ra dan for­ma a có­mo ven al mun­do.

Ade­más, co­mo ha ar­gu­men­ta­do el fi­ló­so­fo Amart­ya Sen, es­ta men­ta­li­dad ha­ce al mun­do más in­fla­ma­ble. Las lí­neas di­vi­so­rias tri­ba­les bur­das inevi­ta­ble­men­te pro­vo­can una men­ta­li­dad vic­ti­mi­za­da y aco­sa­da de ellos con­tra no­so­tros. Es­ta men­ta­li­dad su­po­ne que las re­la­cio­nes en­tre los gru­pos son un jue­go de su­ma ce­ro y an­ta­go­nis­tas. Las per­so­nas con es­ta men­ta­li­dad to­le­ran la des­ho­nes­ti­dad, la mi­so­gi­nia y el te­rro­ris­mo en su ban­do por­que to­da la mo­ra­li­dad da pa­so al im­pe­ra­ti­vo tri­bal.

La úni­ca ma­ne­ra de sa­lir de es­te em­bro­llo es re­cor­dar­nos con­ti­nua­men­te que ca­da ser hu­mano es una con­glo­me­ra­ción de iden­ti­da­des: ét­ni­ca, ra­cial, pro­fe­sio­nal, geo­grá­fi­ca, re­li­gio­sa, etc. in­clu­so ca­da iden­ti­dad mis­ma no es una co­sa sino una tra­di­ción de de­ba­te so­bre el sig­ni­fi­ca­do de esa iden­ti­dad. Ade­más, la dig­ni­dad de ca­da per­so­na no se en­cuen­tra en la ca­te­go­ría ra­cial o ét­ni­ca que ca­da una ha­ya he­re­da­do, sino en los com­pro­mi­sos mo­ra­les que ca­da in­di­vi­duo ha­ya ele­gi­do y con ba­se en los cua­les vi­va.

Sa­lir de es­te em­bro­llo tam­bién sig­ni­fi­ca acep­tar los lí­mi­tes de las cien­cias so­cia­les. Los jui­cios de los vo­tan­tes reales se cap­tu­ran me­jor en las na­rra­ti­vas del pe­rio­dis­mo y el aná­li­sis his­tó­ri­co que en las co­rre­la­cio­nes atur­di­do­ras de los gran­des datos.

Vol­ver a unir al país sig­ni­fi­ca en­con­trar iden­ti­da­des com­par­ti­das, no so­lo con­tras­tan­tes. Si que­re­mos me­jo­rar las re­la­cio­nes ra­cia­les, no es su­fi­cien­te te­ner una con­ver­sa­ción so­bre la ra­za. Te­ne­mos que en­fa­ti­zar las iden­ti­da­des que la gen­te tie­ne en co­mún cru­zan­do la lí­nea del co­lor. Si uno pue­de com­pro­me­ter jun­tas a per­so­nas di­fe­ren­tes co­mo los in­fan­tes de ma­ri­na o los maes­tros, en­ton­ces ten­drá que for­jar una re­la­ción em­pá­ti­ca, y las per­so­nas pue­den apren­der de las ex­pe­rien­cia ra­cia­les de unas y otras de ma­ne­ra na­tu­ral.

Fi­nal­men­te, te­ne­mos que re­vi­vir la iden­ti­dad es­ta­dou­ni­den­se. Du­ran­te gran par­te del si­glo XX, Es­ta­dos Uni­dos tu­vo un con­sen­so tem­pes­tuo­so so­bre la idea es­ta­dou­ni­den­se. Los his­to­ria­do­res se con­gre­ga­ron en torno de una na­rra­ti­va co­mún. La gen­te ha de­po­si­ta­do gran con­fian­za en ri­tua­les cí­vi­cos co­mo el ju­ra­men­to. Pe­ro ese con­sen­so aho­ra es­tá he­cho ji­ro­nes, ja­lo­nea­do por la glo­ba­li­za­ción y la cre­cien­te di­ver­si­dad, así co­mo los fra­ca­sos de la edu­ca­ción cí­vi­ca.

Aho­ra, mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses no se re­co­no­cen unos a otros o a su país. La frase que más es­cu­che la no­che de la elec­ción fue: “Es­te no es mi Es­ta­dos Uni­dos”. Ten­dre­mos que cons­truir una nue­va idea na­cio­nal que una e in­cor­po­re to­das nues­tras iden­ti­da­des par­ti­cu­la­res.

La bue­na no­ti­cia es que no hu­bo vio­len­cia ma­si­va la se­ma­na pa­sa­da. Eso pu­do ha­ber su­ce­di­do en me­dio de un cho­que cí­vi­co tan feo y apa­sio­na­do. Eso es un signo de que, pe­se a to­do el te­mor y el enojo de es­ta tem­po­ra­da, se­gui­rá ha­bien­do un ape­go mu­tuo en­tre no­so­tros, al­go so­bre lo cual cons­truir.

Pe­ro tie­ne que ha­ber un re­cha­zo al pen­sa­mien­to de la iden­ti­dad úni­ca y una con­ti­nua acep­ta­ción de la reali­dad de que ca­da uno de no­so­tros es­tá en una man­sión con mu­chas ha­bi­ta­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.