Ham­bre en to­das par­tes, has­ta en Si­li­con Va­lley

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Est­her J. Ce­pe­da

Chica­go— El Día de Ac­ción de Gra­cias se apro­xi­ma y Fee­ding Ame­ri­ca, la ma­yor or­ga­ni­za­ción na­cio­nal con­tra el ham­bre den­tro del país, cal­cu­la que una de ca­da sie­te per­so­nas en nues­tra na­ción uti­li­za su red y sus ban­cos de ali­men­tos.

Esa ci­fra se apli­ca has­ta en uno de los lu­ga­res más ri­cos del mun­do –Si­li­con Va­lley– don­de la ex­plo­sión tec­no­ló­gi­ca pro­vo­có cos­tos al­tí­si­mos de al­qui­ler e hi­po­te­cas, por lo que mu­chos an­ti­guos re­si­den­tes es­tán a pun­to de per­der su vi­vien­da o no tie­nen te­cho.

"Mi fa­mi­lia es­tá aquí des­de apro­xi­ma­da­men­te 1860; eran pio­ne­ros que vi­nie­ron en una ca­rre­ta pa­ra cul­ti­var las ri­cas tie­rras y aho­ra, tan­tos años des­pués, hay con­cre­to y al­qui­trán, es­ta­cio­na­mien­tos pa­ra las em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía y au­to­pis­tas que cu­bren lo que so­lía lla­mar­se Va­lley of the Heart's De­light", di­jo Dee Dee Kie­sow, fun­cio­na­ria de desa­rro­llo de City­team Mi­nis­tries, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro con se­de en San Jo­sé, que asis­te a los que lu­chan con la po­bre­za, la fal­ta de vi­vien­da y las adic­cio­nes. "Aho­ra, con los al­tos cos­tos de la vi­vien­da, só­lo al­qui­lar un cuar­to se lle­va ca­si to­do el di­ne­ro de uno y la gen­te de­be to­mar du­ras de­ci­sio­nes so­bre si co­mer o pa­gar el al­qui­ler. Tras vi­vir en es­ta zo­na 150 años, has­ta mi fa­mi­lia en­fren­ta te­ner que mu­dar­se".

Kie­sow me di­jo que, con­tra­ria­men­te a los es­te­reo­ti­pos de quién pa­sa ham­bre en Es­ta­dos Uni­dos, en el co­ra­zón de Si­li­con Va­lley, el ham­bre y la fal­ta de te­cho no se re­la­cio­nan ex­clu­si­va­men­te con el des­em­pleo:

"Mu­chos de los que usan nues­tra des­pen­sa de ali­men­tos tie­nen pues­tos de tra­ba­jo. Te­ne­mos mu­chas fa­mi­lias en que am­bos pa­dres tra­ba­jan pe­ro que de­ben es­co­ger cuán­do y qué co­mer. La ma­yor crisis que to­dos en­fren­ta­mos es po­der pa­gar un te­cho so­bre nues­tra ca­be­za. El gran au­ge tec­no­ló­gi­co tra­jo un ex­ce­so de gen­te con sa­la­rios muy al­tos –has­ta el pun­to en que hay muy po­ca o nin­gu­na vi­vien­da pa­ra nues­tros hom­bres, mu­je­res y fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos. Los ali­men­tos y to­do el res­to se han vuel­to tan ca­ros, si uno tra­ba­ja por el sa­la­rio mí­ni­mo y ga­na, di­ga­mos, 22 mil dó­la­res al año, ni si­quie­ra sé si se pue­de en­con­trar un cuar­to pa­ra al­qui­lar por ese ti­po de di­ne­ro aquí".

(Apart­ment­gui­de.com di­ce que un de­par­ta­men­to de un so­lo am­bien­te en San Jo­sé pro­me­dia unos 2 mil 537 dó­la­res al mes).

En su se­gun­do año con­se­cu­ti­vo, City­team se aso­ció con el equi­po de fut­bol, San Jo­se Earth­qua­kes, pa­ra or­ga­ni­zar una do­na­ción de ali­men­tos en Ava­ya Sta­dium, que cuen­ta con su­fi­cien­te es­pa­cio pa­ra re­ci­bir car­gas de ali­men­tos en ca­mio­nes, que aca­ba­rán en ca­jas de ve­ge­ta­les fres­cos, pro­duc­tos en­la­ta­dos y op­ción de pa­vo o po­llo. Es tam­bién su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra aco­mo­dar a la enor­me mu­che­dum­bre que es­pe­ran que se pre­sen­te el mar­tes anterior al Día de Ac­ción de Gra­cias, pa­ra re­ci­bir las ca­jas de ali­men­tos de do­na­ción.

City­team ser­vía a en­tre mil 300 y mil 400 per­so­nas en su pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to, pe­ro las di­fi­cul­ta­des lo­gís­ti­cas hi­cie­ron que se aso­cia­ran con los Earth­qua­kes.

En 2015 las dos or­ga­ni­za­cio­nes du­pli­ca­ron el nú­me­ro de fa­mi­lias a las que se asis­tie­ron, lle­gan­do a 3 mil y se es­pe­ra que es­te año sir­van a 5 mil.

"Son per­so­nas que tra­ba­jan pe­ro que no pue­den pa­gar los cos­tos de es­te fe­ria­do que abar­ca un fin de se­ma­na lar­go", di­ce Kie­sow. "Sus hi­jos ge­ne­ral­men­te re­ci­ben el desa­yuno y el al­muer­zo en la es­cue­la, pe­ro con el fe­ria­do, cuan­do los pa­dres se van con esa ca­ja de ali­men­tos, sa­ben que la co­mi­da de sus hi­jos es­ta­rá cu­bier­ta y eso les da tran­qui­li­dad".

Kie­sow di­jo que es im­por­tan­te ilus­trar lo que su­ce­de en Si­li­con Va­lley, por­que no es un cuen­to cla­ra­men­te de­li­nea­do de los que tie­nen y no tie­nen.

"Mi es­po­so es in­ven­tor y su tec­no­lo­gía ro­bó­ti­ca de ener­gía de on­da es ma­ra­vi­llo­sa y nos ayu­dó a vi­vir bien aquí –des­pués de to­do, no po­día­mos se­guir sien­do gran­je­ros– y mi hi­jo ha­ce jue­gos y co­mien­za a co­di­fi­car, por eso no so­mos an­ti-tec­no­lo­gía", di­jo Kie­sow, quien, ade­más de tra­ba­jar con City­team, di­ri­ge subas­tas en even­tos de be­ne­fi­cen­cia pa­ra ayu­dar a pa­gar las cuen­tas y la hi­po­te­ca.

"Pe­ro ¿a qué cos­to dis­fru­ta­mos de esa tec­no­lo­gía? ¿Y cuá­les fue­ron las con­se­cuen­cias no an­ti­ci­pa­das de pro­se­guir con un mun­do más po­si­bi­li­ta­do por la tec­no­lo­gía?"

Son pre­gun­tas que va­le la pe­na con­si­de­rar, pe­ro la obs­ti­na­ción de la mar­cha del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co no de­be im­pe­dir que ayu­de­mos a los que no se en­ri­que­cie­ron con él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.