Ace­le­ra Trump lle­ga­da de mi­gran­tes

Se dis­pa­ra flu­jo de cen­troa­me­ri­ca­nos a EU an­tes de que mag­na­te ocu­pe la Ca­sa Blan­ca

El Diario de El Paso - - PORTADA - The Was­hing­ton Post

McA­llen, Te­xas— A lo lar­go de su ru­ta ha­cia Mé­xi­co, nin­guno sa­bía real­men­te có­mo pro­nun­ciar el nom­bre de Trump. Los tra­fi­can­tes le lla­man ‘El Malo’ o ‘El Feo’ y le di­je­ron a los mi­gran­tes que más les va­lía ace­le­rar su cru­ce ha­cia el Nor­te an­tes de que se cons­tru­ya el mu­ro.

Los agen­tes fe­de­ra­les de EU que los detuvieron les no­ti­fi­ca­ron que el te­mi­do se­ría el pre­si­den­te y era un nue­vo día en la fron­te­ra.

“Nos di­je­ron a to­do el gru­po que se­ría­mos de­por­ta­dos por­que Trump ga­nó”, di­jo Oc­ta­vio de León, un gua­te­mal­te­co de 43 años que fue pues­to en cus­to­dia jun­to con su hi­jo mien­tras cru­za­ban a Te­xas, in­me­dia­ta­men­te des­pués de la elec­ción.

El pre­si­den­te elec­to ha pro­me­ti­do cam­bios ma­yo­res en el sis­te­ma mi­gra­to­rio de EU en un mo­men­to que fa­mi­lias cen­troa­me­ri­ca­nas hu­yen a Es­ta­dos Uni­dos en gran­des can­ti­da­des, es­ca­pan­do de con­di­cio­nes ‘de gue­rra’ y po­bre­za. La Pa­tru­lla Fron­te­ri­za ha cap­tu­ra­do a más mi­gran­tes en los úl­ti­mos tres me­ses que du­ran­te el mis­mo pe­río­do en ca­da uno de los úl­ti­mos cin­co años.

Do­nald Trump ha pro­me­ti­do cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo im­po­nen­te y de­por­tar a mi­llo­nes, pro­me­sas que has­ta el mo­men­to só­lo han si­do es­bo­za­das en tér­mi­nos va­gos.

Al ga­nar la elec­ción, Trump po­dría inad­ver­ti­da­men­te ha­cer que su tra­ba­jo sea más di­fí­cil. Sus pla­nes se han con­ver­ti­do en un pun­to de ven­ta pa­ra los con­tra­ban­dis­tas que le es­tán ur­gien­do a la gen­te pa­ra que cru­ce la fron­te­ra an­tes de que se cons­tru­ya el mu­ro, de acuer­do a mi­gran­tes y ofi­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co.

Otros es­pe­ra­ban que Clin­ton ga­na­ra y les ofre­cie­ra al­gu­na for­ma de am­nis­tía, de acuer­do a agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Así que, en las úl­ti­mas se­ma­nas, mu­chas fa­mi­lias han arri­ba­do, por lo que las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses anun­cia­ron el pa­sa­do fin de se­ma­na que van a en­viar 150 agen­tes pa­ra re­for­zar esa par­te de la fron­te­ra que se en­cuen­tra en el Va­lle del Río Gran­de.

En la fron­te­ra, los obs­tácu­los pa­ra los pla­nes de Trump pa­re­cen des­alen­ta­do­res. Pa­ra po­der de­te­ner, pro­ce­sar y de­por­tar rá­pi­da­men­te a de­ce­nas de mi­les de per­so­nas que arri­ban ca­da mes, la ad­mi­nis­tra­ción de Trump ten­dría que agre­gar mu­chos jue­ces de in­mi­gra­ción y am­pliar dra­má­ti­ca­men­te los cen­tros de de­ten­ción, que han en­fren­ta­do desafíos le­ga­les. Un mu­ro po­dría cos­tar bi­llo­nes de dólares.

Al­gu­nas per­so­nas han re­ci­bi­do con agra­do las me­di­das es­tric­tas de Trump. Mu­chos agen­tes de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za es­ta­ban mo­les­tos por la me­di­da que se adop­tó “de atra­par y li­be­rar” al flu­jo de cen­troa­me­ri­ca­nos. Pa­ra ellos, la vic­to­ria de Trump les ha le­van­ta­do la mo­ral, co­mo si hu­bie­ran to­ma­do un Red Bull.

“Va­mos a po­der ha­cer nue­va­men­te nues­tro tra­ba­jo”, co­men­tó Ch­ris Ca­bre­ra, agen­te de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za y por­ta­voz de su sindicato, que apo­yó la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Trump.

“Nos he­mos con­ver­ti­do en una agencia de de­ten­cio­nes”, di­jo. “Ya no es­ta­mos apli­can­do la ley. Es­ta­mos ha­cien­do el tra­ba­jo de un car­ce­le­ro y en al­gu­nas oca­sio­nes de ni­ñe­ra”.

Sin em­bar­go, al­gu­nos ana­lis­tas, abo­ga­dos y fun­cio­na­rios elec­tos de am­bos la­dos de la fron­te­ra ase­gu­ran que és­te es un lu­gar que siem­pre ha desafia­do los arre­glos fá­ci­les y las ba­rre­ras cos­to­sas.

Me­nos de Mé­xi­co y más de Cen­troa­mé­ri­ca

Lo que usual­men­te se ha per­di­do en el de­ba­te acer­ca del con­trol fron­te­ri­zo es el cam­bio dra­má­ti­co res­pec­to a quién es­tá tra­tan­do de mi­grar.

El nú­me­ro de me­xi­ca­nos que fue­ron atra­pa­dos tra­tan­do de cru­zar ile­gal­men­te ha es­ta­do dis­mi­nu­yen­do –de más de 400 mil du­ran­te el año fis­cal del 2010 a unos 177 mil en es­te año.

Sin em­bar­go, el nú­me­ro de mi­gran­tes de El Salvador, Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, que es­tán pla­ga­dos por la vio­len­cia, se ha cua­dru­pli­ca­do en el mis­mo pe­río­do, a ca­si 179 mil.

Mu­chos cen­troa­me­ri­ca­nos ya no tra­tan de in­gre­sar al am­pa­ro de la os­cu­ri­dad, son lle­va­dos por los con­tra­ban­dis­tas has­ta la ori­lla del Río Gran­de y han cru­za­do a ple­na luz del día pa­ra en­tre­gar­se vo­lun­ta­ria­men­te a la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Eso se de­be a que la ma­yo­ría de los mi­gran­tes es­tán so­li­ci­tan­do al­gún ti­po de asi­lo y por lo tan­to, tie­nen el de­re­cho de com­pa­re­cer an­te un juez de in­mi­gra­ción pa­ra de­fen­der su ca­so, en lu­gar de ser de­por­ta­dos rá­pi­da­men­te.

Sin em­bar­go, usual­men­te ese pro­ce­so to­ma me­ses, si no es que años, pa­ra que las cor­tes, que tie­nen tra­ba­jo re­za­ga­do, de­ter­mi­nen si los que bus­can asi­lo en­fren­tan pe­li­gro en su país y me­re­cen pro­tec­ción.

Mien­tras tan­to, la ma­yo­ría de los mi­gran­tes son li­be­ra­dos de los cen­tros de de­ten­ción des­pués de unos cuan­tos días. Usual­men­te, no com­pa­re­cen an­te la Cor­te en la fe­cha se­ña­la­da. De las 20 mil fa­mi­lias, cu­yo pro­ce­di­mien­to le­gal ter­mi­nó con ór­de­nes de de­por­ta­ción en­tre ju­lio del 2004 y agos­to de es­te año, el 85 por cien­to no se pre­sen­tó an­te la Cor­te, ge­ne­ran­do una per­cep­ción de que los mi­gran­tes es­tán ju­gan­do con el sis­te­ma y pre­ten­den per­ma­ne­cer ile­gal­men­te en el país.

Lí­de­res del Sindicato de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za desean más agen­tes y jue­ces mi­gra­to­rios, ade­más de ma­yo­res pe­río­dos de de­ten­ción pa­ra quie­nes bus­can asi­lo.

Mu­chos cru­zan la fron­te­ra an­tes de que se cons­tru­ya el mu­ro anun­cia­do por el man­da­ta­rio elec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.