Ad­vier­ten efec­tos del mu­ro fron­te­ri­zo

Se­ña­lan ex­per­tos tras­tor­nos po­lí­ti­cos, so­cia­les, eco­nó­mi­cos y eco­ló­gi­cos

El Diario de El Paso - - PANORAMA - An­drés Guar­dio­la/Ex­cel­sior

Ciu­dad de Mé­xi­co — La pro­ba­ble ins­ta­la­ción de un mu­ro que cu­bra la to­ta­li­dad de la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos —co­mo lo ha pro­pues­to Do­nald Trump, pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos— re­pre­sen­ta­ría un co­lap­so eco­ló­gi­co en la re­gión, afec­ta­cio­nes en el flu­jo de ca­pi­tal y has­ta un po­si­ble “ac­to de gue­rra”, pe­ro es­pe­cia­lis­tas en el te­ma con­si­de­ran que és­te no po­drá de­te­ner los flu­jos mi­gra­to­rios, los cua­les siem­pre en­con­tra­rán for­mas de pre­va­le­cer.

Es­ta fron­te­ra es la más di­ná­mi­ca del mun­do, pe­se a los mu­ros y obs­tácu­los, pues a tra­vés de ella cru­zan dia­ria­men­te más de un mi­llón de per­so­nas y mil mi­llo­nes de dólares en bienes.

In­ves­ti­ga­do­res en fe­nó­me­nos so­cia­les coin­ci­den en que, de en­tra­da, es com­pli­ca­do que Trump cum­pla a ca­ba­li­dad su pro­me­sa de cam­pa­ña y con­clu­ya la pa­red.

El mu­ro fue una ba­rre­ra idea­da pa­ra de­te­ner el flu­jo mi­gra­to­rio in­do­cu­men­ta­do ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, que se ha re­for­za­do con otras me­di­das. De acuer­do con el Woo­drow Wil­son Cen­ter, la Bor­der Pa­trol ha in­cre­men­ta­do su per­so­nal más de 500% des­de los ata­ques te­rro­ris­tas del 11 de sep­tiem­bre, pa­ra si­tuar­se en más de 20 mil agen­tes en 2013, que hoy po­dría al­can­zar la ci­fra de 25 mil, cuan­do en 1992 ha­bía cua­tro mil 135 agen­tes pa­ra to­da la lí­nea fron­te­ri­za.

La cer­ca cons­ta, en­tre otras, de es­truc­tu­ras me­tá­li­cas de se­gun­da mano; al­gu­nas fue­ron pla­ta­for­mas usa­das por el Ejér­ci­to es­ta­du­ni­den­se en la Gue­rra del Gol­fo. Los mó­du­los de se­gu­ri­dad, dis­tri­bui­dos es­tra­té­gi­ca­men­te, cuen­tan con tec­no­lo­gía de pun­ta, co­mo sen­so­res de ca­lor y mo­vi­mien­to, vi­gi­lan­cia aé­rea, vi­sión noc­tur­na, vehícu­los te­rres­tres y per­so­nal pa­ra de­te­ner a quien bus­que cru­zar sin per­mi­so.

De acuer­do con Ma­ría Eu­ge­nia An­guiano Té­llez, in­ves­ti­ga­do­ra de El Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te, la me­di­da ha pro­vo­ca­do que los mi­gran­tes bus­quen ru­tas dis­tin­tas a las con­ven­cio­na­les, por ejem­plo, cru­zar por el de­sier­to, le­jos de zo­nas de abas­te­ci­mien­to de agua y ali­men­tos, y de re­des de co­mu­ni­ca­ción, co­mo ca­rre­te­ras, en una zo­na to­tal­men­te in­hós­pi­ta, y han pues­to en ries­go sus pro­pias vi­das. Se cal­cu­la que más de 10 mil per­so­nas han muer­to des­de el ini­cio de las me­di­das an­ti­in­mi­gran­tes al bus­car cru­zar la fron­te­ra.

Des­de 1993, el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos pa­só de sim­ples lla­ma­dos al con­trol fron­te­ri­zo di­sua­si­vo, que de­ri­vó a las ac­tua­les po­lí­ti­cas an­ti­in­mi­gran­tes. Fue más allá del mu­ro, lle­gan­do a la di­sua­sión con ope­ra­ti­vos en lo­ca­li­da­des fron­te­ri­zas co­lin­dan­tes con Mé­xi­co.

Fue lue­go de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001, cuan­do el go­bierno del re­pu­bli­cano Geor­ge W. Bush qui­so dar un enfoque de se­gu­ri­dad “an­ti­te­rro­ris­ta” al te­ma. “Co­sa que real­men­te no te­nía un mo­ti­vo real, por­que re­cor­de­mos que los pre­sun­tos au­to­res de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre en­tra­ron por Ca­na­dá, y ni si­quie­ra eran la­ti­noa­me­ri­ca­nos”, re­cor­dó An­guiano Té­llez.

La aler­ta an­ti­te­rro­ris­ta lle­vó a Bush a es­ta­ble­cer tam­bién ope­ra­ti­vos de con­trol des­de el in­te­rior, bus­can­do ile­ga­les en es­ta­dos co­mo Illi­nois, Te­xas, Ca­li­for­nia y Nue­va York, por ci­tar al­gu­nos.

Ins­ta­la­cIón del mu­ro en Sun­land Park, Nue­vo Me­xi­co y Ciu­dad Juá­rez, Chihuahua

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.