Do­nald se de­ci­de por lo peor

Ha­bía mu­chos de dón­de es­co­ger

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Ni­cho­las Kris­tof

Nue­va York— Ya es­tán aquí los pri­me­ros in­di­cios de có­mo se­rá el Go­bierno de Do­nald Trump: un hom­bre aso­cia­do con la su­pre­ma­cía blan­ca y lo mi­so­gi­nia se­rá el prin­ci­pal es­tra­te­ga de la Ca­sa Blan­ca; un hom­bre al que le fue ne­ga­da una ju­di­ca­tu­ra por su ra­cis­mo, se­rá el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral; y un is­la­mó­fo­bo que ha re­ci­bi­do di­ne­ro de Mos­cú se­rá el ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal. No, les ju­ro que es­to no es sá­ti­ra. He di­cho en re­pe­ti­das oca­sio­nes que mi ban­do per­dió es­tas elec­cio­nes, que las elec­cio­nes tie­nen con­se­cuen­cias y que de­be­mos dar­le una opor­tu­ni­dad al pre­si­den­te elec­to Trump. Pe­ro él pa­re­ce em­pe­ña­do en des­per­di­ciar esa opor­tu­ni­dad.

El anun­cio de que Trump ha­bía re­clu­ta­do al te­nien­te ge­ne­ral Mi­chael Flynn co­mo ase­sor na­cio­nal de se­gu­ri­dad es de ca­rác­ter par­ti­cu­lar­men­te alar­man­te. Flynn es inteligente y co­no­ce bien el mun­do, pe­ro fue des­pe­di­do de su úl­ti­mo car­go por in­com­pe­ten­te. Peor aún, a la fe­cha mu­chos es­pe­cia­lis­tas en po­lí­ti­ca ex­te­rior, tan­to re­pu­bli­ca­nos co­mo de­mó­cra­tas, lo con­si­de­ran un chi­fla­do.

Las co­sas son bas­tan­te com­pli­ca­das. Flynn tu­vo una bri­llan­te ca­rre­ra mi­li­tar y lle­vó a ca­bo una des­ta­ca­da la­bor en Irak y en Af­ga­nis­tán. Ha­ce cin­co años to­da­vía, él go­za­ba de una ad­mi­ra­ción ge­ne­ra­li­za­da co­mo uno de los me­jo­res fun­cio­na­rios de in­te­li­gen­cia de su ge­ne­ra­ción.

Des­pués, el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma lo nom­bró di­rec­tor de la Agencia de Inteligente Mi­li­tar y ahí fue cuan­do em­pe­zó a des­mo­ro­nar­se. Re­sul­tó ser un ca­tas­tró­fi­co ad­mi­nis­tra­dor. Co­lin Po­well, ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do, ex­pli­có en unos men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co por qué Flynn ha­bía si­do obli­ga­do a re­nun­ciar: “abu­si­vo con el per­so­nal, no es­cu­cha a los de­más, tra­ba­ja en con­tra de las po­lí­ti­cas, mal ad­mi­nis­tra­dor”. En su men­sa­je, Po­well agre­ga que des­de en­ton­ces Flynn ha si­do “un chi­fla­do de de­re­cha”.

Flynn re­sul­tó te­ner ra­zón en un pun­to im­por­tan­te: su ar­gu­men­to de que el go­bierno de Oba­ma ha­bía si­do de­ma­sia­do pa­si­vo ha­cia los mi­li­tan­tes is­la­mis­tas des­pués del ase­si­na­to de Osa­ma bin La­den. Pe­ro quie­nes an­tes ad­mi­ra­ban a Flynn se han que­da­do des­con­cer­ta­dos an­te sus ra­bio­sas crí­ti­cas con­tra el is­lam, al que ha lle­ga­do a lla­mar “cán­cer”. En fe­bre­ro de es­te año, Flynn re­tui­teó y pi­dió que otros re­en­via­ran un vi­deo fe­roz­men­te in­to­le­ran­te en el que se sos­te­nía que no po­día exis­tir lo que se lla­ma “is­la­mo­fo­bia”.

“Te­mer­le al is­lam, que quie­re al 80 por cien­to de la hu­ma­ni­dad es­cla­vi­za­da o ex­ter­mi­na­da, es al­go to­tal­men­te ra­cio­nal y, por tan­to, no es po­si­ble lla­mar­lo fo­bia”, de­cla­ra el vi­deo.

En efec­to, pa­ra ser un fun­cio­na­rio de in­te­li­gen­cia, Flynn pa­re­ce te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra dis­tin­guir la ver­dad de las men­ti­ras. A prin­ci­pios del mes, él en­vió por Twit­ter una no­ta evi­den­te­men­te fal­sa en la que se de­cía que la po­li­cía ha­bía en­con­tra­do men­sa­jes de co­rreo elec­tró­ni­co que vin­cu­la­ban a Hi­llary Clin­ton con una red de pe­dó­fi­los. Cuan­do él es­ta­ba a car­go de la agencia, sus su­bor­di­na­dos te­nían un nom­bre es­pe­cial pa­ra sus fan­ta­sías: “He­chos Flynn”.

Otro pro­ble­ma son los la­zos de Flynn con go­bier­nos ex­tran­je­ros. Él re­ci­bió di­ne­ro de Ru­sia pa­ra asis­tir a un even­to en Mos­cú, en el que se sen­tó cer­ca del pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin. Tam­bién pa­re­ce ha­ber re­ci­bi­do di­ne­ro de in­tere­ses tur­cos y, sin re­ve­lar pú­bli­ca­men­te que lo ha­bía re­ci­bi­do, es­cri­bió un ar­tícu­lo de opi­nión abier­ta­men­te fa­vo­ra­ble a Tur­quía.

Co­mo je­fe de per­so­nal, Flynn eli­gió a su hi­jo, que es un lu­ná­ti­co en los me­dios so­cia­les, a Oba­ma lo lla­ma co­mu­nis­ta y fas­cis­ta al mis­mo tiem­po, tui­tea co­men­ta­rios ra­cial­men­te in­sen­si­bles y di­fun­de teo­rías de la cons­pi­ra­ción ab­sur­das.

El ase­sor na­cio­nal de se­gu­ri­dad no só­lo guía al pre­si­den­te en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior sino que tam­bién coor­di­na a to­das las agen­cias in­vo­lu­cra­das. Eso re­quie­re ser buen es­cu­cha y te­ner ta­len­to tan­to di­plo­má­ti­co co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Y Flynn ha de­mos­tra­do ca­re­cer de esos ge­nes.

La de­sig­na­ción de Flynn fue el re­ma­te de otros nom­bra­mien­tos pro­ble­má­ti­cos. Trump le ofre­ció el car­go de pro­cu­ra­dor ge­ne­ral Jeff Ses­sions, se­na­dor re­pu­bli­cano por Ala­ba­ma, quien en 1986 fue re­cha­za­do pa­ra una ju­di­ca­tu­ra fe­de­ral por el Se­na­do, do­mi­na­do por los mis­mos re­pu­bli­ca­nos, de­bi­do a sus an­te­ce­den­tes de ha­cer co­men­ta­rios ra­cial­men­te car­ga­dos. Por ejem­plo, en una oca­sión di­jo que él pen­sa­ba que los miem­bros del Ku Klux Klan “no te­nían na­da de malo has­ta que me en­te­ré de que fu­ma­ban ma­ri­gua­na” (des­pués di­ría que ha­bía si­do un chis­te). Su nom­bra­mien­to a una ju­di­ca­tu­ra fue tan só­lo el se­gun­do en 48 años que fue­ra re­cha­za­do por el co­mi­té ju­di­cial del Se­na­do.

Co­mo pro­cu­ra­dor ge­ne­ral, Ses­sions es­ta­rá en­car­ga­do de ha­cer va­ler las le­yes de los de­re­chos ci­vi­les.

Ade­más te­ne­mos a Ste­ve Ban­non, de­sig­na­do je­fe de es­tra­te­gas de la Ca­sa Blan­ca, que co­mo pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Breit­bart News fue la fuer­za mo­triz que im­pul­só la su­pre­ma­cía blan­ca, la is­la­mo­fo­bia y la mi­so­gi­nia de ese me­dio in­for­ma­ti­vo. Un ti­tu­lar clá­si­co de Breit­bart: “El con­trol de la na­ta­li­dad ha­ce que las mu­je­res en­lo­quez­can y sean po­co atrac­ti­vas”.

Pa­ra ser jus­tos, Trump tam­bién ha nom­bra­do a con­ser­va­do­res que po­dría­mos lla­mar nor­ma­les: Rein­ce Prie­bus se­rá el se­cre­ta­rio de la Ca­sa Blan­ca y Mi­ke Pom­peo, re­pre­sen­tan­te re­pu­bli­cano de Kan­sas, va a en­ca­be­zar la CIA. Yo en lo per­so­nal no es­toy de acuer­do con nin­guno de los dos, pe­ro al me­nos ellos son in­te­li­gen­tes y pre­pa­ra­dos.

Pe­ro hay otros in­di­cios in­quie­tan­tes, co­mo es el he­cho de que un re­pre­sen­tan­te de Trump ha­bla­ra de es­ta­ble­cer un re­gis­tro na­cio­nal de mu­sul­ma­nes, ci­tan­do co­mo pre­ce­den­te la de­ten­ción en cam­pa­men­tos de los ja­po­ne­ses-es­ta­dou­ni­den­ses en tiem­pos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. ¿Es en se­rio?

Geor­ge Ta­kei, ac­tor cu­ya fa­mi­lia fue in­ter­na­da en uno de esos cam­pos, es­cri­bió con su­ma elo­cuen­cia en The Was­hing­ton Post so­bre los pe­li­gros que se co­rren “cuan­do, en una at­mós­fe­ra de mie­do y de des­con­fian­za, un gru­po de­ter­mi­na­do es se­ña­la­do y vi­li­pen­dia­do, co­mo lo fue­ron los es­ta­dou­ni­den­ses de ori­gen ja­po­nés du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial y co­mo lo son hoy en día los es­ta­dou­ni­den­ses mu­sul­ma­nes. ¡Qué te­rri­ble es con­tem­plar, una vez más, que el mis­mo go­bierno po­dría vol­ver a ser un ins­tru­men­to de te­rror y di­vi­sión! Es­to no pue­de vol­ver a ocu­rrir”.

Hay mu­chos re­pu­bli­ca­nos in­te­li­gen­tes y ex­pe­ri­men­ta­dos que es­ta­rían dis­po­ni­bles pa­ra que Trump lle­na­ra los pues­tos de su go­bierno. Pe­ro has­ta aho­ra, mu­chos de ellos es­tán sien­do des­de­ña­dos.

Eliot Cohen es un con­ser­va­dor con­si­de­ra­do y ex­pe­ri­men­ta­do que tra­ba­jó en el go­bierno de Geor­ge W. Bush y que, a pe­sar de que él mis­mo se sien­te dis­gus­ta­do por Trump, ha ex­hor­ta­do a otros a co­la­bo­rar con él. Pe­ro des­pués de su in­ter­ac­ción con el equi­po de tran­si­ción de Trump, al que ca­li­fi­có de arro­gan­te, él anun­ció en Twit­ter: “Cam­bié mi re­co­men­da­ción: alé­jen­se de él”.

Mi­ren, Trump fue ele­gi­do, él va a ser nues­tro pre­si­den­te y tie­ne to­do el de­re­cho de ele­gir con­ser­va­do­res pa­ra los pues­tos de su Go­bierno. Pe­ro en lu­gar de re­cu­rrir a los mu­chos re­pu­bli­ca­nos de prin­ci­pios que es­tán dis­po­ni­bles, él pa­re­ce atraí­do a chi­fla­dos e in­to­le­ran­tes, con lo que se po­ne en ver­güen­za a sí mis­mo y, de pa­so, a to­do el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.