Aún lloran a víc­ti­mas de cuá­dru­ple ho­mi­ci­dio en Lub­bock en 2004

El Diario de El Paso - - TEXAS -

Lub­bock, Te­xas — Do­ce años des­pués, los bru­ta­les ase­si­na­tos de Tammy Coo­per y sus tres hi­jos aún es­tán en el re­cuer­do de la co­mu­ni­dad. El Lub­bock Ava­lan­che-Jour­nal re­por­tó que la fa­mi­lia y ami­gos aún afir­man que la mu­jer co­no­cía a su ase­sino.

“Ella era muy ex­tro­ver­ti­da, y qui­zás co­me­tió un error y co­no­ció a la per­so­na equi­vo­ca­da”, di­jo Mary Coo­per so­bre su fi­na­da hija.

Al ha­blar de su hija ase­si­na­da y de sus nie­tos, con voz que­bran­ta­da por la edad, ella se re­fi­rió a ellos co­mo “mis be­bés”, di­cien­do que la me­jor ca­rac­te­rís­ti­ca de Tammy Coo­per, su per­so­na­li­dad, po­dría ha­ber­la con­du­ci­do a co­no­cer a al­guien que pu­do ha­ber si­do su ase­sino.

El 25 de oc­tu­bre del 2004, la Po­li­cía arri­bó a la ca­sa de Tammy Coo­per, ubi­ca­da en la cua­dra 500 del Bou­le­vard North Mar­tin Lut­her King Jr. don­de en­con­tra­ron a la mu­jer y a sus hi­jos ge­me­los de nueve años, Ka­die­ce y Kas­hiem Allen, y a Maho­gany Allen de 11, ase­si­na­dos.

De acuer­do con una his­to­ria pre­via de los he­chos, las cua­tro víc­ti­mas ha­bían si­do apu­ña­la­das y gol­pea­das en va­rias áreas de la re­si­den­cia.

En el 12vo. aniver­sa­rio de los ase­si­na­tos, la Po­li­cía de Lub­bock emi­tió un co­mu­ni­ca­do, re­fi­rién­do­se al ca­so co­mo “uno de los más vio­len­tos y es­pan­to­sos ase­si­na­tos ocu­rri­dos en Lub­bock”.

En una en­tre­vis­ta pre­via con A-J Me­dia, Rey Mar­tí­nez, un de­tec­ti­ve re­ti­ra­do de la Po­li­cía de Lub­bock, di­jo que los in­ves­ti­ga­do­res creían que el ase­sino pu­do ha­ber si­do in­vi­ta­do a pa­sar a la ca­sa.

Las úl­ti­mas pa­la­bras que Tammy Coo­per le di­jo a un ami­go du­ran­te una con­ver­sa­ción por te­lé­fono in­cluían el nom­bre de “Butch”.

Los in­ves­ti­ga­do­res, de aquel en­ton­ces y los que aho­ra ma­ne­jan las in­da­ga­cio­nes, creen que es­te hom­bre que fue men­cio­na­do es una per­so­na de in­te­rés en el ca­so.

“No­so­tros cree­mos que la víc­ti­ma co­no­cía a es­te hom­bre lla­ma­do Butch de­bi­do a que, nú­me­ro uno, ella es­tá ha­blan­do por te­lé­fono con un ami­go y no ha­bía lla­ma­do pa­ra pe­dir ayu­da. Ella no le pi­de al ami­go que lla­me al 911 ni na­da”, di­jo Mar­tí­nez en una en­tre­vis­ta en el 2014.

“Ella di­ce en la con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca, ‘Su nom­bre es Butch. No es de por aquí’. Eso po­dría sig­ni­fi­car mu­chas co­sas. Po­dría sig­ni­fi­car que no vi­ve en el complejo de apar­ta­men­tos don­de vi­vía Tammy, o que él no per­te­ne­ce al ve­cin­da­rio, o que es de otra ciu­dad”.

Hoy, el edi­fi­cio don­de Tammy Coo­per y sus hi­jos fue­ron en­con­tra­dos mues­tra se­ña­les de una nue­va vi­da, lo que ella te­nía co­mo me­ta en­con­trar al mu­dar­se a Lub­bock.

Con al­gu­nas pau­sas en su dis­cur­so, Mary Coo­per di­jo que su hija cre­ció en Lub­bock.

Cuan­do Mary Coo­per se se­pa­ró de su es­po­so, su hija se mu­dó al área de Da­llas-Fort Worth.

Que­rien­do criar a sus hi­jos en el lu­gar don­de ella ha­bía cre­ci­do,

Se­gún di­jo Mary Coo­per, Tammy Coo­per mu­dó a su fa­mi­lia al complejo habitacional en Lub­bock don­de ella y sus hi­jos fue­ron pos­te­rior­men­te en­con­tra­dos muer­tos.

Aun­que no ha re­ci­bi­do no­ti­cias por par­te de la Po­li­cía “en bas­tan­te tiem­po”, Mary Coo­per di­jo que ella aún no pier­de la es­pe­ran­za.

“Me gus­ta­ría sa­ber quién los ma­tó, eso es lo que quie­ro”, di­jo.

Al igual que los ami­gos y fa­mi­lia­res de Tammy, la fa­mi­lia de Coo­per, se­gún los ofi­cia­les, aún tie­ne muy pre­sen­te el ca­so en sus re­cuer­dos.

El te­nien­te de la Po­li­cía de Lub­bock, John Ha­yes, di­jo que el ca­so ha si­do muy di­fí­cil pa­ra los ofi­cia­les.

“Pri­me­ro, afor­tu­na­da­men­te no te­ne­mos mu­chos ho­mi­ci­dios cuá­dru­ples en Lub­bock —eso es al­go bueno. Y se­gun­do, muy pro­ba­ble­men­te, la ra­zón prin­ci­pal por la que el ca­so re­sul­ta tan di­fí­cil es el he­cho de que tie­ne que ver con la muer­te de tres me­no­res”, di­jo Ha­yes.

Los ni­ños en el ca­so no só­lo eran inocen­tes, di­jo el ve­te­rano de la Po­li­cía con 18 años de ca­rre­ra, sino que tam­bién no ha­bían vi­vi­do lo su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der lo que pa­sa­ba.

Lo que ha­ce que es­te ca­so sea aún más di­fí­cil, di­jo, es que la fa­mi­lia no ha­bía desa­rro­lla­do una ru­ti­na de con­tac­tos, ya que lle­va­ban vi­vien­do en la ciu­dad por me­nos de un año cuan­do ocu­rrie­ron los ase­si­na­tos.

“Ya que la fa­mi­lia era nue­va en Lub­bock, re­la­ti­va­men­te nue­va, lle­va­ban ape­nas seis me­ses vi­vien­do en la co­mu­ni­dad”, di­jo, “Es di­fí­cil es­ta­ble­cer una ba­se de com­por­ta­mien­to, por lo que no se sa­be a cien­cia cier­ta qué ac­cio­nes se des­vían de la nor­ma, de­bi­do a que no es­ta­mos se­gu­ros cuál era esa nor­ma. Eso di­fi­cul­ta el ca­so a un cier­to gra­do tam­bién”.

Los in­ves­ti­ga­do­res con­si­de­ran que el ca­so si­gue ac­ti­vo, y el doc­tor Srid­har Na­ta­ra­jan, el exa­mi­na­dor mé­di­co en je­fe de la Ofi­ci­na Fo­ren­se del con­da­do de Lub­bock, di­jo que el ca­so si­gue es­tan­do muy pre­sen­te en la men­te de las per­so­nas.

Na­ta­ra­jan di­jo que la Po­li­cía si­gue ac­ti­va y es­tá dan­do se­gui­mien­to a cual­quier ti­po de pis­ta.

“Creo que la Po­li­cía no ha de­ja­do que es­te ca­so cai­ga en el ol­vi­do”, di­jo. “Sé que ac­tual­men­te es­ta­mos en el 12vo. aniver­sa­rio, pe­ro es­te ca­so es sa­ca­do a la luz con fre­cuen­cia por las agen­cias po­li­cia­cas, y su in­quie­tud por in­ten­tar re­sol­ver­lo, sien­do és­te el mis­mo de­seo de la pro­cu­ra­du­ría”.

los me­no­res ase­si­na­dos

tammy coo­per

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.