Ac­ci­den­te en Sie­rra Blan­ca; mue­re paseña

Por con­cluir, jui­cio por ac­ci­den­te don­de fa­lle­cie­ron dos mu­je­res en enero del 2011

El Diario de El Paso - - PORTADA - Kar­la Val­dez/El Dia­rio de El Pa­so

En­tre lá­gri­mas fue como fa­mi­lia­res de Jean­net­te Lá­za­ro y Evalynn Ro­se pi­die­ron ayer a un ju­ra­do apli­car una sen­ten­cia “jus­ta” pa­ra el con­duc­tor ebrio que ma­tó a las dos mu­je­res en el 2011.

Las fis­ca­les lla­ma­ron a de­cla­rar a fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas del choque fa­tal pa­ra que le con­ta­ran al ju­ra­do có­mo eran sus fa­mi­lia­res en vi­da y có­mo sus vi­das han cam­bia­do desde ese trá­gi­co día que el au­to de Ar­tu­ro Vás­quez em­bis­tió el vehícu­lo en que via­ja­ban.

La primera en su­bir al es­tra­do fue Ga­brie­la Bos­ques, ma­dre de Lá­za­ro, quien des­cri­bió al ju­ra­do que se sien­te muer­ta en vi­da.

“Yo mo­rí jun­to con ella, aho­ri­ta só­lo vi­vo por vi­vir, pe­ro en reali­dad ya no de­seo es­tar aquí, quie­ro ir­me con la hi­ja que me arre­ba­ta­ron”, co­men­tó Bos­ques.

La ma­dre de Lá­za­ro quien en to­do mo­men­to evi­tó vol­tear a ver a Vás­quez, res­pon­sa­ble del ac­ci­den­te ex­pre­só que to­dos los sue­ños que te­nía de ver a su hi­ja con­ver­ti­da en una mu­jer ya ja­más se cum­pli­rán por las “ma­las de­ci­sio­nes de un jo­ven”.

“Mi hi­ja te­nía una vi­da por de­lan­te y le fue arre­ba­ta­da de un mo­men­to a otro y eso pa­ra mí fue como si me qui­ta­ran un pe­da­zo de mi co­ra­zón”, di­jo al ju­ra­do Ga­brie­la Bos­ques, ma­dre de Jean­net­te.

Por su par­te la abue­la de Ro­se, di­jo al ju­ra­do que más que una nie­ta, la jo­ven de 21 años era como su hi­ja ya que vi­vía con ella.

“Fue mi primera nie­ta, éra­mos muy uni­das por­que siempre es­ta­ba ahí con­mi­go, era el al­ma de mi ca­sa y aho­ra ya no es­tá”, ma­ni­fes­tó De­brah Ro­se.

La mu­jer rom­pió en llan­to cuan­do el fis­cal Kevin Mar­can­tel, le pre­gun­tó có­mo fue que se en­te­ró so­bre el fa­lle­ci­mien­to de su nie­ta.

“Cuan­do un po­li­cía lle­ga a tu ca­sa las cin­co de la ma­ña­na sa­bes no es pa­ra na­da bueno”, di­jo Ro­se.

Con voz en­tre­cor­ta­da di­jo que a pe­sar de que han pa­sa­do dos años, no ha po­di­do ol­vi­dar esa fe­cha.

Uno de los tes­ti­mo­nios más emo­ti­vos fue el de Cynt­hia Ca­rri­llo, quien por un tiempo que­dó pa­ra­plé­ji­ca a con­se­cuen­cia del co­che.

“No pue­do dor­mir, por­que cuan­do cie­rro los ojos veo el ac­ci­den­te una y otra vez, ten­go que to­mar me­di­ca­men­to pa­ra mi de­pre­sión y ya ja­más vol­ve­ré a ca­mi­nar bien”, di­jo Ca­rri­llo.

Y es que Ca­rri­llo quien pa­de­ce una “co­je­ra”, al mo­men­to del ac­ci­den­te su­frió frac­tu­ra de va­rias vér­te­bras, pel­vis, to­bi­llo, am­bas pier­nas, cla­ví­cu­la, ade­más de la­ce­ra­cio­nes en los pul­mo­nes, hí­ga­do, ri­ño­nes y sa­gra­do in­terno.

Durante el tes­ti­mo­nio de los fa­mi­lia­res, Vás­quez só­lo aga­cha­ba la ca­be­za y mi­ra­ba el pi­so con de­ses­pe­ra­ción.

No con­te­nían el llan­to

Fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas no pa­ra­ban de llo­rar al ver có­mo el abo­ga­do de­fen­sor pe­día cle­men­cia pa­ra su clien­te di­cien­do que una sen­ten­cia de li­ber­tad con­di­cio­nal se­ría su­fi­cien­te.

Es­to lue­go de que el pa­sa­do vier­nes Vás­quez, fue­ra de­cla­ra­do por ese mis­mo ju­ra­do cul­pa­ble de ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial, pe­ro le qui­tó los car­gos por el de­li­to más gra­ve: ho­mi­ci­dio im­pru­den­cial ba­jo es­ta­do de ebrie­dad.

Te­xas de­fi­ne am­bas for­mas de ho­mi­ci­dio como un de­li­to ma­yor en se­gun­do gra­do, con pe­nas de en­tre 2 y 20 años de cár­cel. La mo­da­li­dad “ba­jo es­ta­do de ebrie­dad” im­pli­ca por ley ir a la cár­cel por un pe­río­do de­ter­mi­na­do por el juez, an­tes de ser ele­gi­ble pa­ra li­ber­tad con­di­cio­nal.

El ju­ra­do com­pues­to por seis mu­je­res y seis hom­bres to­mó es­ta de­ci­sión, des­pués de que el abo­ga­do de­fen­sor Jo­sé Tro­che sem­bra­ra la du­da al ju­ra­do de que la fis­ca­lía no ha­bía pre­sen­ta­do evi­den­cias con­tun­den­tes de que Vás­quez es­ta­ba to­ma­do cuan­do ocu­rrió el choque.

Pi­den otra opor­tu­ni­dad

Mart­ha Ro­drí­guez, pri­ma de Vás­quez, di­jo al ju­ra­do que es­ta­ba cons­cien­te que dos fa­mi­lias es­ta­ban su­frien­do pe­ro te­nían que en­ten­der que su pri­mo era “jo­ven e in­ma­du­ro”.

“To­dos pa­sa­mos por esa eta­pa, sé que dos fa­mi­lias es­tán su­frien­do pe­ro ya no hay na­da que se pue­da hacer”, co­men­tó Ro­drí­guez.

Por otro la­do An­to­nio Vás­quez, her­mano del res­pon­sa­ble pi­dió al ju­ra­do dar­le otra opor­tu­ni­dad a “Tury” por­que to­dos me­re­cen otra opor­tu­ni­dad.

A lo que el fis­cal Mar­can­tel res­pon­dió: “¿A cuán­tas per­so­nas más tie­ne que ma­tar el se­ñor Vás­quez pa­ra que va­ya a pri­sión?”.

El ac­ci­den­te

La ma­dru­ga­da del 20 de enero de 2011, cuan­do Vás­quez im­pac­tó el vehícu­lo en el que via­ja­ban Ro­se, Lá­za­ro y Ca­rri­llo en la in­ter­sec­ción de las Ca­lles Lee Bou­le­vard y Tur­ner Road en el Es­te de El Pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.