La pre­dic­ción de un jui­cio po­lí­ti­co a Trump

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Andrés Oppenheimer

Mia­mi – Allan Licht­man, el pro­fe­sor es­tre­lla de Ame­ri­can Uni­ver­sity que pro­nos­ti­có -con­tra­ria­men­te a lo que de­cían ca­si to­das las en­cues­tas- el triun­fo del Pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump en las elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, es­tá ha­cien­do aho­ra un nue­vo pro­nós­ti­co tan­to o más au­daz: que Trump se­rá so­me­ti­do a un jui­cio po­lí­ti­co.

Licht­man, quien ha pro­nos­ti­ca­do con exac­ti­tud ca­si to­das las elec­cio­nes desde 1984, dice que ba­só su pre­dic­ción de que Trump ga­na­ría en un mé­to­do es­ta­dís­ti­co de 13 pre­gun­tas. Las pre­gun­tas son so­bre te­mas ge­ne­ra­les, como el es­ta­do de la eco­no­mía, y ni si­quie­ra con­si­de­ran las en­cues­tas. Las en­cues­tas son só­lo “fo­to­gra­fías” de la reali­dad en un mo­men­to da­do, que son inú­ti­les pa­ra pre­de­cir un re­sul­ta­do el día de las elec­cio­nes, dice el pro­fe­sor.

Cu­rio­so acer­ca de sus osa­dos pro­nós­ti­cos, le pre­gun­té có­mo cree que se­rá la pre­si­den­cia de Trump. Licht­man me di­jo que, a di­fe­ren­cia de su pre­dic­ción so­bre la vic­to­ria de Trump, que se ba­sa­ba en un aná­li­sis es­ta­dís­ti­co, su pro­nós­ti­co so­bre un jui­cio po­lí­ti­co “es­tá ba­sa­da en mi in­tui­ción”. Pe­ro aña­dió in­me­dia­ta­men­te que hay dos ra­zo­nes por las que su pro­nós­ti­co de un jui­cio po­lí­ti­co no es des­ca­be­lla­do.

“Nú­me­ro uno, Trump ha ju­ga­do au­daz­men­te con la ley to­da su vi­da”, di­jo Licht­man. El pro­fe­sor ci­tó el uso du­do­so de Trump de su fun­da­ción de ca­ri­dad pa­ra com­prar bie­nes pa­ra sí mis­mo y pa­ra li­qui­dar sus deu­das co­mer­cia­les; las em­pre­sas de Trump que ex­plo­ra­ron ne­go­cios en Cu­ba en po­si­ble vio­la­ción del em­bar­go de Es­ta­dos Uni­dos; el jui­cio con­tra la Uni­ver­si­dad Trump; las más de una do­ce­na de mu­je­res que han acu­sa­do a Trump de aco­so se­xual, y el he­cho de que los hi­jos de Trump se­gui­rán ma­ne­jan­do su im­pe­rio co­mer­cial, lo que po­dría con­du­cir a to­do ti­po de con­flic­tos de in­tere­ses.

“En se­gun­do lu­gar, Trump es un ca­ñón suel­to, im­pre­de­ci­ble, in­con­tro­la­ble”, pro­si­guió Licht­man. “Y los re­pu­bli­ca­nos es­tán preo­cu­pa­dos por Do­nald Trump, pe­ro les en­can­ta (el vi­ce­pre­si­den­te elec­to) Mi­ke Pen­ce, por­que es un re­pu­bli­cano con­ser­va­dor y pre­vi­si­ble”.

“De ma­ne­ra que, aun­que un jui­cio po­lí­ti­co es di­fí­cil, es cier­ta­men­te una po­si­bi­li­dad ba­jo el Pre­si­den­te Trump”, agre­gó Licht­man. “No ol­vi­de­mos que fue una de­man­da ci­vil pre­sen­ta­da por Pau­la Jones ale­gan­do aco­so se­xual la que abrió la puer­ta al jui­cio po­lí­ti­co con­tra Bill Clin­ton”.

Cuan­do le pre­gun­té qué es lo que más le preo­cu­pa de Trump, Licht­man me di­jo que la gen­te como Step­hen Ban­non, el ex je­fe del si­tio web Breit­bart News que fue nom­bra­do por Trump como su principal es­tra­te­ga en la Ca­sa Blan­ca. “En Breit­bart, Ban­non pa­tro­ci­nó ma­te­rial ra­cis­ta, su­pre­ma­cis­ta blan­co, an­ti­se­mi­ta y mi­só­gino”, di­jo el pro­fe­sor.

Licht­man con­clu­yó: “Y la otra co­sa que me preo­cu­pa es la pro­pen­sión de Trump a ser au­to­ri­ta­rio, su ad­mi­ra­ción por un dic­ta­dor ex­tran­je­ro como Vla­di­mir Pu­tin. Me asus­ta real­men­te, no tan­to por sus po­lí­ti­cas, sino por su per­so­na­li­dad au­to­ri­ta­ria”.

Mi opi­nión: No veo un jui­cio po­lí­ti­co en el ho­ri­zon­te cer­cano, prin­ci­pal­men­te por­que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano de Trump con­tro­la las dos Cá­ma­ras del Con­gre­so.

Un jui­cio po­lí­ti­co tie­ne que ser apro­ba­do por una ma­yo­ría en la Cá­ma­ra ba­ja, y lue­go va al Se­na­do, don­de se rea­li­za una in­ves­ti­ga­ción que -si se jun­tan dos ter­cios de los vo­tos­pue­de lle­var a una con­de­na. Dos pre­si­den­tes -An­drew John­son y Bill Clin­ton- fue­ron acu­sa­dos por la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, pe­ro ab­suel­tos por el Se­na­do. Ri­chard Ni­xon re­nun­ció durante su jui­cio po­lí­ti­co.

Pe­ro Licht­man me hi­zo pen­sar dos ve­ces so­bre la pro­ba­bi­li­dad de un jui­cio po­lí­ti­co cuan­do di­jo que Trump es un ca­ñón suel­to, un hom­bre con­ven­ci­do de que sa­be más que los ge­ne­ra­les, una per­so­na que es­tá acos­tum­bra­da a man­do­near a la gen­te desde que era muy jo­ven y he­re­dó una for­tu­na de su pa­dre, y que no va a cam­biar a los 70 años.

Si Trump es lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te como pa­ra per­mi­tir que sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos con­tro­len sus im­pul­sos y le im­pi­dan con­ver­tir­se en un ti­rano elec­to que cree es­tar por en­ci­ma de la ley, es po­co pro­ba­ble que sea so­me­ti­do a un jui­cio po­lí­ti­co. Pe­ro si Trump se com­por­ta como Pre­si­den­te tal como se com­por­to como can­di­da­to, cual­quier co­sa es po­si­ble. Oja­lá que ocu­rra lo pri­me­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.