Ac­ci­den­tes en filmaciones, he­chos que que­dan ocul­tos

Muer­tes, frac­tu­ras, que­ma­du­ras son in­ci­den­tes que ocu­rren en los sets, pe­ro des­co­no­cen los ci­né­fi­los Desde 1990, al me­nos 43 per­so­nas fa­lle­cie­ron en los es­tu­dios de Es­ta­dos Uni­dos y más de 150 han su­fri­do le­sio­nes que han al­te­ra­do sus vi­das

El Diario de El Paso - - ESPECIAL - os Án­ge­les—

LMien­tras cien­tos de nom­bres apa­re­cían en la pan­ta­lla des­pués que con­clu­yó la pe­lí­cu­la ‘The Aven­gers’, fil­ma­da en el 2012, la au­dien­cia per­ma­ne­ció pe­ga­da a sus asien­tos pa­ra re­ci­bir un ade­lan­to de la si­guien­te sor­pre­sa que les ofre­ce­ría el uni­ver­so de los su­per­hé­roes de Mar­vel, y no se die­ron cuen­ta que fal­ta­ba un nom­bre, el de John Suttles, el con­duc­tor de una ca­mio­ne­ta que mu­rió cuan­do ayu­da­ba a fil­mar esa cinta que re­sul­tó ser un éxi­to en la ta­qui­lla al re­cau­dar 1.5 bi­llo­nes de dó­la­res.

Ca­da año, tra­ba­ja­do­res de am­bos la­dos de la cá­ma­ra re­sul­tan mu­ti­la­dos, que­ma­dos, con hue­sos frac­tu­ra­dos y has­ta han muer­to tra­tan­do de ofre­cer el en­tre­te­ni­mien­to que aba­rro­ta­rá los mul­ti­com­ple­jos de ci­nes y do­mi­na­rá los pri­me­ros si­tios de los ra­tings de la te­le­vi­sión.

Las le­sio­nes no só­lo pro­vie­nen de los ries­gos ob­vios de las es­ce­nas pe­li­gro­sas y ex­plo­si­vos, sino de caí­da de es­ca­le­ras, de equi­po y má­qui­nas que no es­tán ba­jo el cui­da­do de guar­dias de se­gu­ri­dad.

Aun­que en una in­dus­tria en la que vir­tual­men­te to­do cuen­ta y ca­da éxi­to es pu­bli­ci­ta­do, los ac­ci­den­tes en el set per­ma­ne­cen ma­yor­men­te ocul­tos y las con­se­cuen­cias usual­men­te re­pre­sen­tan mi­les de dó­la­res en mul­tas que son pa­ga­das de los mul­ti­mi­llo­na­rios pre­su­pues­tos.

As­so­cia­ted Press de­tec­tó que desde 1990, por lo me­nos 43 per­so­nas mu­rie­ron en los sets de Es­ta­dos Uni­dos y más de 150 han su­fri­do le­sio­nes que han al­te­ra­do sus vi­das, las ci­fras pro­vie­nen de la in­for­ma­ción del lu­gar de tra­ba­jo y de las in­ves­ti­ga­cio­nes de la se­gu­ri­dad en la avia­ción, re­gis­tros de la Cor­te y ver­sio­nes de los no­ti­cie­ros.

Esas ci­fras no siempre cuen­tan to­da la his­to­ria: As­so­cia­ted Press en­con­tró va­rias ins­tan­cias en las que los ac­ci­den­tes im­por­tan­tes no apa­re­cie­ron en la ba­se de da­tos de los ac­ci­den­tes más gra­ves de la Ad­mi­nis­tra­ción de Se­gu­ri­dad La­bo­ral y Sa­lud, OSHA por sus si­glas en in­glés.

La omi­sión más no­to­ria ocu­rrió en la muerte del ac­tor Bran­don Lee en 1993, durante la fil­ma­ción de la pe­lí­cu­la ‘El Cuer­vo’, a pe­sar de que el ar­chi­vo de in­ves­ti­ga­ción cons­tó de 1 mil 500 pá­gi­nas y fue rea­li­za­do por ofi­cia­les de OSHA de Ca­ro­li­na del Norte. Un por­ta­voz de la agen­cia cul­pó del error a los ofi­ci­nis­tas.

A ni­vel in­ter­na­cio­nal, por lo me­nos 37 per­so­nas han muer­to en ac­ci­den­tes de fil­ma­ción desde el año 2000, in­clu­yen­do un tra­ba­ja­dor que fue ase­si­na­do el 26 de agos­to en el set de fil­ma­ción de la se­cue­la ‘Bla­de Run­ner’, en Bu­da­pest.

Usual­men­te, las le­sio­nes de los ac­to­res ge­ne­ran ti­tu­la­res, como la pier­na que se frac­tu­ró Ha­rri­son Ford en la sép­ti­ma cinta de ‘Star Wars’, que fue fil­ma­da en el 2014.

Sin em­bar­go, ése no es el ca­so cuan­do se lesiona la ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res que no apa­re­cen en pan­ta­lla.

‘Yo creo que es al­go que siempre se ha ocul­ta­do’, co­men­tó Step­hen Far­ber, pe­rio­dis­ta que reali­zó un re­por­ta­je so­bre el le­tal ac­ci­den­te de he­li­cóp­te­ro de ‘Twi­light Zo­ne’ fil­ma­da en 1982, en don­de mu­rió el ac­tor Vic Mo­rrow y dos ni­ños.

OSHA in­ves­ti­ga la ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, ya sea que ocu­rran en un set de fil­ma­ción, una fá­bri­ca o una granja.

La muerte de Lee, el hi­jo del su­per­as­tro Bru­ce lee, pro­vo­có cam­bios so­bre có­mo son ma­ne­ja­das las ar­mas de fue­go en los sets.

Tam­bién de­jó al des­cu­bier­to las irri­so­rias su­mas que pagan las em­pre­sas des­pués de ac­ci­den­tes gra­ves.

OSHA mul­tó a los pro­duc­to­res de ‘El Cuer­vo’ con 84 mil dó­la­res –sien­do la mul­ta más cuan­tio­sa que se ha apli­ca­do a la in­dus­tria fíl­mi­ca desde 1990 – sin em­bar­go, pos­te­rior­men­te re­du­jo la san­ción a 55 mil dó­la­res.

‘El Cuer­vo’ re­cau­dó más de 50 millones de dó­la­res.

La re­vi­sión de As­so­cia­ted Press en­con­tró que ca­si la mi­tad de las oca­sio­nes en las que OSHA ha mul­ta­do a los es­tu­dios de fil­ma­ción des­pués de un ac­ci­den­te gra­ve, la san­ción fue re­du­ci­da.

John Suttles ca­yó de la par­te tra­se­ra de una ca­mio­ne­ta que es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra con­du­cir­la del es­tu­dio en Los Án­ge­les al set de ‘Aven­gers’ en Nue­vo México.

En su ca­so, la com­pa­ñía de fil­ma­ción que es­tá afi­lia­da a Walt Dis­ney, que es due­ña de Mar­vel, pa­gó 745 dó­la­res de mul­ta por no te­ner un ade­cua­do pa­sa­ma­nos en la ca­mio­ne­ta y por no su­mi­nis­trar bo­ti­qui­nes de pri­me­ros au­xi­lios a los con­duc­to­res.

El ve­te­rano de la Gue­rra de Viet­nam ha­bía dor­mi­do unas cuan­tas ho­ras an­tes de que fue­ra lla­ma­do pa­ra re­co­ger el car­ga­men­to de Mar­vel, ha­bía tra­ba­ja­do en ‘The Aven­gers’ durante se­ma­nas, re­la­tó su hi­ja La­net­te Leon, y agre­gó que se sa­lió tem­prano de su fiesta de cumpleaños nú­me­ro 65, pa­ra hacer la en­tre­ga a la fil­ma­ción, que en ese en­ton­ces era al­go se­cre­to.

Leon co­men­tó que su úni­ca in­ter­ac­ción con las em­pre­sas des­pués de la muerte de su pa­dre fue a tra­vés de un ar­duo pro­ce­so pa­ra ob­te­ner su­fi­cien­te di­ne­ro de la com­pen­sa­ción la­bo­ral pa­ra des­ti­nar­la a la edu­ca­ción de su hi­jo, mis­ma que pa­ga­ba Suttles.

La com­pen­sa­ción la­bo­ral es el ‘re­me­dio ex­clu­si­vo’ pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res le­sio­na­dos en el tra­ba­jo y las fa­mi­lias de los que han muer­to, y eso les im­pi­de de­man­dar a me­nos que sus ca­sos cai­gan en una se­rie de con­ta­das ex­cep­cio­nes.

‘Es de­cep­cio­nan­te ver eso al fi­nal, que ellos lo tra­ta­ron como a un nú­me­ro’, di­jo Leon.

Mar­vel y Dis­ney no res­pon­die­ron a las pre­gun­tas acer­ca del ac­ci­den­te de Suttle.

Has­san Adan, un en­car­ga­do re­gio­nal de una agen­cia de se­gu­ri­dad la­bo­ral de Ca­li­for­nia, co­men­tó que los acuer­dos son de­ter­mi­na­dos ca­so por ca­so y pre­ten­den co­rre­gir si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas.

‘No­so­tros tra­ta­mos de equi­vo­car­nos en el la­do de la se­gu­ri­dad’, di­jo.

Al­gu­nos que es­tán en es­ta in­dus­tria ase­gu­ran que, ade­más de la preo­cu­pa­ción por el bie­nes­tar de los tra­ba­ja­do­res, los fac­to­res re­la­cio­na­dos con los al­tos cos­tos son un ma­yor in­cen­ti­vo en la se­gu­ri­dad que las mul­tas.

‘Los pro­duc­to­res nun­ca quie­ren te­ner nin­gún ac­ci­den­te en la fil­ma­ción de una pe­lí­cu­la. Pue­de re­sul­tar ca­ro’, co­men­tó Ri­chard Charn­ley, ve­te­rano abo­ga­do de la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to.

‘Ellos son per­so­nas va­lio­sas. En al­gu­nas oca­sio­nes uno pa­ga cien­tos de mi­les de dó­la­res al día durante la fil­ma­ción’.

Una am­plia coa­li­ción –in­clu­yen­do a los im­por­tan­tes es­tu­dios de Holly­wood y a los sin­di­ca­tos la­bo­ra­les– lle­van a ca­bo jun­tas men­sua­les de se­gu­ri­dad y han crea­do su pro­pio programa de en­tre­na­mien­to. Desde el 2003, el programa Pa­se de Se­gu­ri­dad ha en­tre­na­do a más de 50 mil tra­ba­ja­do­res de mu­chas áreas de la pro­duc­ción y en es­te año em­pe­za­rá un am­bi­cio­so programa pa­ra dar­les cur­sos ac­tua­li­za­dos a de­ce­nas de mi­les de tra­ba­ja­do­res de los sets.

Al­gu­nos ac­ci­den­tes, como la muerte de Sa­rah Jones, asis­ten­te del ope­ra­dor de cá­ma­ras que ocu­rrió en fe­bre­ro del 2014 en un puen­te pa­ra tre­nes de Geor­gia, se con­vir­tió en un ca­ta­li­za­dor pa­ra lle­var a ca­bo dis­cu­sio­nes más am­plias so­bre la se­gu­ri­dad.

A prin­ci­pios de es­te año, la pre­sen­cia de los pa­dres de Jones pro­vo­có que se guar­da­ra si­len­cio en un aba­rro­ta­do set en Los Án­ge­les, en don­de las ac­tri­ces Shir­ley Ma­cLai­ne y Aman­da Sey­fried se pre­pa­ra­ban pa­ra fil­mar una es­ce­na de la pró­xi­ma pe­lí­cu­la ‘The Last Word’.

Ri­chard Jones des­cri­bió los úl­ti­mos y fre­né­ti­cos mo­men­tos de su hi­ja an­tes de im­plo­rar al equi­po de fil­ma­ción ‘Por fa­vor, cuí­den­se unos a los otros’.

Ma­cLai­ne les di­jo a los Jones, ‘Gra­cias por re­cor­dar­nos a to­dos que de­be­mos pro­te­ger­nos unos a otros’.

Mo­men­tos como ésos son cla­ve pa­ra su mi­sión de au­men­tar la se­gu­ri­dad de los tra­ba­ja­do­res de una ma­ne­ra con­jun­ta.

‘Ella ama­ba es­ta in­dus­tria’, co­men­tó Ri­chard Jones re­fi­rién­do­se a su hi­ja. ‘No­so­tros no que­re­mos afec­tar­la. Só­lo que­re­mos que sea me­jor y más se­gu­ra’.

In­clu­so, per­can­ces im­por­tan­tes no apa­re­cie­ron en la ba­se de da­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción de Se­gu­ri­dad La­bo­ral y Sa­lud

Vic Mo­rrow, arri­ba, se ac­ci­den­tó en un he­li­cóp­te­ro en 1982. En el 2012, John Suttles, de­re­cha, ca­yó de una ca­mio­ne­ta. Am­bos per­die­ron la vi­da

El dE­cE­so de Bran­don Lee que­dó en un mis­te­rio; el ac­tor re­ci­bió una ba­la de ver­dad durante la fil­ma­ción de ‘El Cuer­vo’

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.