Exo­ne­ran a acu­sa­do de ma­tar a es­po­sa em­ba­ra­za­da

El Diario de El Paso - - TEXAS - As­so­cia­ted Press

Hous­ton – Un hom­bre de Hous­ton que pur­ga­ba una sen­ten­cia de por vi­da en pri­sión por el ase­si­na­to de su es­po­sa em­ba­ra­za­da en 1999 fue erró­nea­men­te con­de­na­do, se­gún de­ter­mi­nó es­te miér­co­les la Cor­te Pe­nal de más al­ta je­rar­quía de Te­xas.

Una di­vi­di­da Cor­te de Ape­la­cio­nes Pe­na­les de Te­xas es­tu­vo de acuer­do en que los ha­llaz­gos de un juez es­ta­tal de dis­tri­to que de­ci­dió el año pa­sa­do que el re­sul­ta­do del jui­cio por ho­mi­ci­dio con­tra Da­vid Mark Tem­ple hu­bie­ra si­do di­fe­ren­te si una fis­cal del Con­da­do Ha­rris no hu­bie­ra re­te­ni­do la evi­den­cia a sus abo­ga­dos y les hu­bie­ra da­do a co­no­cer rá­pi­da­men­te otros da­tos.

An­te­rior­men­te, en el 2007 la Cor­te de Ape­la­cio­nes ra­ti­fi­có la con­de­na de Tem­ple, pero sus abo­ga­dos ape­la­ron nue­va­men­te, ci­tan­do que la fis­cal re­tu­vo la evi­den­cia, en­tre otras co­sas.

Des­pués de un lar­go pro­ce­so en el que 30 tes­ti­gos de­cla­ra­ron y fue­ron pre­sen­ta­das más de 200 pie­zas de evi­den­cia, el juez de dis­tri­to Larry Gist de­ci­dió que la con­de­na de Tem­ple de­be­ría ser anu­la­da.

Cin­co de los nue­ve jue­ces de la Cor­te de Ape­la­cio­nes con­fir­ma­ron los ha­llaz­gos de Gist, mien­tras que tres di­sin­tie­ron y uno no par­ti­ci­pó.

Dick DeGue­rin, el abo­ga­do de Tem­ple, co­men­tó que es­ta­ba “en­tu­sias­ma­do” por la de­ci­sión, aun cuan­do no fue una com­ple­ta sor­pre­sa, to­man­do en cuen­ta el fa­llo de Gist.

“Es­ta­ba preo­cu­pa­do por­que to­mó mu­cho tiem­po. Ha pa­sa­do un año”, di­jo.

DeGue­rin co­men­tó que aho­ra tra­ta­rá que Tem­ple de 48 años sea li­be­ra­do ba­jo fian­za. Agre­gó que le lla­mó a Tem­ple a la pri­sión pa­ra dar­le la no­ti­cia.

“Él es­tá ex­tre­ma­da­men­te fe­liz, ali­via­do y es­pe­ran­za­do de po­der es­tar en ca­sa por lo me­nos pa­ra Na­vi­dad”, di­jo DeGue­rin.

La Fis­ca­lía no ha di­cho si pla­nea vol­ver a en­jui­ciar a Tem­ple por el ase­si­na­to de su es­po­sa.

Ni el pro­cu­ra­dor de dis­tri­to del Con­da­do Ha­rris ni Kelly Sie­gler, la fis­cal que su­per­vi­só el jui­cio de Tem­ple, res­pon­die­ron a los mensajes que se les de­ja­ron pa­ra que co­men­ta­ran so­bre el ca­so.

Ac­tual­men­te, Sie­gler se de­di­ca a la prác­ti­ca pri­va­da.

La Fis­ca­lía acu­só a Tem­ple de pro­ta­go­ni­zar el 11 de enero de 1999 un ro­bo en su ca­sa, si­tua­da en Katy, un su­bur­bio de Hous­ton, y de ma­tar a ba­la­zos a su es­po­sa Be­lin­da, por­que él te­nía otra re­la­ción amo­ro­sa.

Be­lin­da Tem­ple, quien era maes­tra de pre­pa­ra­to­ria, te­nía sie­te me­ses de em­ba­ra­zo.

“En mi opi­nión, se tra­tó de un ro­bo rea­li­za­do por una pan­di­lla de ru­fia­nes jó­ve­nes que ha­bían co­me­ti­do va­rios ro­bos do­mi­ci­lia­rios si­mi­la­res”, di­jo DeGue­rin.

Da­vid Tem­ple, quien en­se­ña­ba fút­bol y tam­bién era en­tre­na­dor en un dis­tri­to cer­cano, se ca­só pos­te­rior­men­te con la mu­jer con la que te­nía otra re­la­ción.

No fue acu­sa­do del ase­si­na­to has­ta des­pués de cin­co años de que ocu­rrie­ra.

La evi­den­cia que fue re­fu­ta­da en la ape­la­ción in­clu­yó cien­tos de pá­gi­nas de re­por­tes po­li­cía­cos que Sie­gler cre­yó que no de­be­ría en­tre­gar­les a los abo­ga­dos de la de­fen­sa “ya que no con­si­de­ró que fue­ran re­le­van­tes, in­con­sis­ten­tes o creí­bles”, co­men­tó la cor­te de ape­la­cio­nes, ci­tan­do su tes­ti­mo­nio an­te Gist.

La Cor­te de Ape­la­cio­nes se­ña­ló que se tra­tó de una “con­fu­sión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.