Trump ne­ce­si­ta una agen­da po­si­ti­va pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - An­drés Op­pen­hai­mer

Mia­mi – Ya es­ta­mos vien­do las pri­me­ras se­ña­les de que Amé­ri­ca La­ti­na po­dría unir­se en con­tra de Es­ta­dos Uni­dos si el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump si­gue ade­lan­te con sus planes de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo, de­por­tar a mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos, des­man­te­lar o re­ne­go­ciar acuer­dos de li­bre co­mer­cio y re­vo­car la nor­ma­li­za­ción de EU con Cu­ba.

La se­ma­na pa­sa­da, en un via­je a Chi­le, ya vi al­gu­nos in­di­cios de que la reac­ción con­tra es­tos planes de Trump no ven­dría só­lo de los de­ma­go­gos an­ti­es­ta­dou­ni­den­ses que go­bier­nan en Ve­ne­zue­la, Ecua­dor, Bo­li­via, Ni­ca­ra­gua y Cu­ba, sino tam­bién de los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión. La agen­da ne­ga­ti­va de Trump pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca tie­ne el ries­go de an­ta­go­ni­zar a to­do el con­ti­nen­te.

El ex pre­si­den­te chi­leno Ri­car­do La­gos, que tam­bién es uno de los prin­ci­pa­les can­di­da­tos pa­ra las elec­cio­nes del 2017, ya es­tá pi­dien­do una cumbre la­ti­noa­me­ri­ca­na pa­ra denunciar el mu­ro fron­te­ri­zo de Trump si es­te úl­ti­mo avanza con su pro­yec­to de ex­pan­dir dra­má­ti­ca­men­te la cerca exis­ten­te.

“Si es que la pro­pues­ta de cons­truc­ción del mu­ro en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos se con­cre­ta, pro­pon­go que li­de­re­mos una cumbre de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos pa­ra im­pe­dir su ma­te­ria­li­za­ción y pro­tes­tar con­tra él, por­que nos afec­ta a to­dos”, es­cri­bió La­gos en el dia­rio El Mer­cu­rio. “De­be­mos de­cir con fuer­za y cla­ri­dad que, pa­ra esos efec­tos, to­dos so­mos me­xi­ca­nos”.

La­gos, un res­pe­ta­do ex man­da­ta­rio que siem­pre ha de­nun­cia­do el po­pu­lis­mo an­ti­es­ta­dou­ni­den­se, agre­gó que los la­ti­noa­me­ri­ca­nos tam­bién de­be­rían unir­se pa­ra de­fen­der los acuer­dos cli­má­ti­cos de París de 2015, que Trump cri­ti­có du­ran­te la cam­pa­ña.

Mien­tras tan­to, los mi­nis­tros de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Gua­te­ma­la, Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Mé­xi­co se reunie­ron el 21 de no­viem­bre pa­ra tra­zar una es­tra­te­gia con­jun­ta pa­ra en­fren­tar las po­si­bles de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de un go­bierno de Trump.

“Pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, las ideas de in­mi­gra­ción de Trump son un pro­ble­ma muy se­rio”, me di­jo el ex mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Mé­xi­co, Jor­ge Cas­ta­ñe­da. “Quie­ren ha­blar con Mé­xi­co, por­que hay una con­ver­gen­cia de in­tere­ses”.

Amé­ri­ca Cen­tral se­ría es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble a las ma­si­vas de­por­ta­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos, por­que de­pen­de en gran me­di­da de las re­me­sas fa­mi­lia­res de sus mi­gran­tes en Es­ta­dos Uni­dos. Ade­más, las eco­no­mías cen­troa­me­ri­ca­nas ten­drían di­fi­cul­ta­des pa­ra ab­sor­ber una afluen­cia ma­si­va de de­por­ta­dos.

El pre­si­den­te de Pe­rú, Pe­dro Pa­blo Kuczyns­ki, ex ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se, di­jo a la agen­cia de no­ti­cias Rus­sia To­day el 11 de no­viem­bre que “nos opon­dre­mos por to­das las vías, in­clui­das las Na­cio­nes Uni­das”, a la idea de Trump de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo.

Kuzcyns­ki me ha­bía di­cho en una en­tre­vis­ta en sep­tiem­bre que la idea de Trump de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo era “des­afor­tu­na­da”, y que exi­gir que Mé­xi­co pa­ga­ra por ello era “es­can­da­lo­so”. Cuan­do le pre­gun­té si es­ta­ba preo­cu­pa­do por una vic­to­ria de Trump, me di­jo que “sin du­da es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, es­pe­cial­men­te por la idea del pro­tec­cio­nis­mo, de rom­per acuer­dos de li­bre co­mer­cio que han si­do buenos pa­ra to­das las par­tes”.

Trump ha prometido re­ti­rar­se o re­ne­go­ciar el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio con Mé­xi­co y Ca­na­dá y di­ce que anu­la­rá el Acuer­do de Aso­cia­ción Trans­pa­cí­fi­co en­tre Es­ta­dos Uni­dos y 11 paí­ses asiá­ti­cos y la­ti­noa­me­ri­ca­nos, in­clui­do Pe­rú.

Mi opi­nión: To­da­vía tengo al­gu­na es­pe­ran­za –tal vez sea só­lo una ilu­sión– de que Trump da­rá mar­cha atrás o ha­rá cam­bios pu­ra­men­te cos­mé­ti­cos en sus planes pa­ra el mu­ro fron­te­ri­zo, las de­por­ta­cio­nes ma­si­vas y el ais­la­mien­to eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se una vez que lle­gue a la Ca­sa Blan­ca.

Si bien ca­da país tie­ne el de­re­cho de ex­pul­sar a quie­nes co­me­tie­ron crí­me­nes, la idea de Trump de ex­pul­sar a mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res ho­nes­tos que pa­gan im­pues­tos es un po­pu­lis­mo ba­ra­to, que va a per­ju­di­car más que ayu­dar a Es­ta­dos Uni­dos.

Si Trump con­ti­núa con su agen­da ne­ga­ti­va, es­ta­rá dan­do mu­ni­ción a los de­ma­go­gos de la iz­quier­da po­pu­lis­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na. Y for­za­rá a los alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos en la re­gión a to­mar dis­tan­cia de Washington, en­tre otras co­sas por­que no que­rrán ir en con­tra del ge­ne­ra­li­za­do sen­ti­mien­to an­tiT­rump en sus pro­pios paí­ses.

En cual­quier ca­so, si Trump quiere ha­cer ami­gos en la re­gión, ten­drá que ofre­cer una agen­da po­si­ti­va, que to­da­vía no he­mos vis­to. Si to­do lo que tie­ne que ofre­cer es la cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo, de­por­ta­cio­nes ma­si­vas y el des­man­te­la­mien­to de los acuer­dos de li­bre co­mer­cio, es pro­ba­ble que gran par­te de la re­gión pa­se del desacuer­do cortés a la opo­si­ción di­plo­má­ti­ca. Se­ría ma­lo pa­ra to­das las par­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.