Exi­gen cam­bios en Cu­ba tras la muer­te de Fi­del

Reac­cio­nan exi­lia­dos an­te el fa­lle­ci­mien­to del lí­der re­vo­lu­cio­na­rio

El Diario de El Paso - - PORTADA - El Dia­rio de El Pa­so (Ser­gio Sa­la­zar)

Tras co­no­cer­se el de­ce­so de Fi­del Cas­tro, exi­lia­dos cu­ba­nos, re­si­den­tes de El Pa­so o con víncu­los en la ciu­dad, coin­ci­die­ron en la ur­gen­cia de “cam­bios”, en la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca de su país na­tal.

“Su muer­te nos da es­pe­ran­za, tal vez pu­die­ran abrir­se puer­tas pa­ra mi pue­blo, y así dar más li­ber­tad a la gen­te” di­jo Ni­lei­dis Na­ja­rro, quien aban­do­nó la is­la ha­ce unos me­ses pa­ra es­ta­ble­cer­se en EU.

Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz,

Su­mió al pue­blo en el do­lor, la tristeza, la di­vi­sión fa­mi­liar, la hu­mi­lla­ción’ —An­to­nio G.

lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na, que de­rro­có a Ful­gen­cio Ba­tis­ta en 1959 mu­rió el vier­nes 25 de no­viem­bre, se­gún dio a co­no­cer su her­mano Raúl Cas­tro, pre­si­den­te de Cu­ba.

Aun­que por mo­ti­vos de sa­lud le de­jó el po­der a Raúl en 2008, Fi­del fue has­ta su muer­te el lí­der mo­ral de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na y el ‘hom­bre fuer­te’ de la na­ción ca­ri­be­ña.

Pa­ra Ni­lei­dis, la muer­te de Cas­tro re­pre­sen­ta una gran ale­gría.

“Co­mo la ma­yo­ría de los cu­ba­nos, yo es­toy fe­liz ya que, por cul­pa de ese se­ñor y su go­bierno he­mos pa­sa­do por una tra­ve­sía muy di­fí­cil”, ase­gu­ró la mu­jer, quien aho­ra vi­ve en Ca­ro­li­na del Nor­te.

A Na­ja­rro no le fue fá­cil lle­gar a su des­tino. Vo­ló de Cu­ba a Ecuador y de ahí se tras­la­dó a Mé­xi­co, has­ta que pu­do cru­zar por El Pa­so pa­ra pe­dir asi­lo.

Ella for­ma par­te de mi­les de cu­ba­nos que han de­ja­do su país na­tal tras el res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con EU, ya que te­men que des­apa­rez­ca el tra­to es­pe­cial que re­ci­ben los in­mi­gran­tes is­le­ños, a quie­nes se les otor­ga la re­si­den­cia al pi­sar te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano.

“Pa­sé por Ecuador, Co­lom­bia, Pa­na­má, don­de ca­si pier­do la vi­da, des­pués Mé­xi­co, lle­gué a Juá­rez, y lue­go El Pa­so, fue un via­je de más de dos me­ses, cuan­do pu­de ha­ber via­ja­do por avión y rea­li­zar un via­je más cor­to, pe­ro en mi país no lo per­mi­ten”, di­jo Na­ja­rro.

“Es una mo­les­tia muy gran­de pa­ra el pue­blo cu­bano no po­der ver a sus fa­mi­lia­res en Mia­mi, cuan­do Mia­mi es­tá cer­ca de Cu­ba, ahí a unas cuan­tas mi­llas” agre­gó.

Das­man Na­ja­rro, her­mano de Ni­lei­dis, di­jo que él no le desea la muer­te a na­die, pe­ro co­men­tó que se sien­te me­jor que an­tes.

“Pien­so que es mo­men­to de cam­bios”, agre­gó.

Tiem­po de re­fle­xión

El cu­bano An­to­nio G. lle­gó a El Pa­so pro­ce­den­te de Mé­xi­co ha­ce unos diez años, so­li­ci­tan­do asi­lo po­lí­ti­co en uno de los puen­tes in­ter­na­cio­na­les.

Des­de en­ton­ces se ha es­ta­ble­ci­do en es­ta ciu­dad, a la que lle­gó en bus­ca de li­ber­ta­des re­li­gio­sas y pro­fe­sio­na­les con las que no con­ta­ba en su país.

“No me ale­gro de su muer­te, uno no de­be­ría ha­cer­lo, pe­ro fue un hom­bre que su­mió al pue­blo cu­bano en el do­lor, la tristeza, la di­vi­sión fa­mi­liar, la hu­mi­lla­ción, las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos”, di­jo An­to­nio a El Dia­rio.

“Es un mo­men­to de re­fle­xio­nar y de unir­se pa­ra cam­biar el rum­bo de un país don­de en se­sen­ta años no ha ha­bi­do de­mo­cra­cia ni li­ber­tad”, ex­pre­só el en­tre­vis­ta­do, quien na­ció ba­jo el ré­gi­men so­cia­lis­ta, de in­fluen­cia so­vié­ti­ca, ins­tau­ra­do por los Cas­tro.

Aña­dió que en su in­fan­cia fue en­via­do a pri­sión por ma­ni­fes­tar sus creen­cias re­li­gio­sas en un país que, ba­jo el cas­tris­mo, fo­men­ta­ba el ateís­mo.

Fi­del Ale­jan­dro Cas­tro Ruz go­ber­nó a la Re­pú­bli­ca de Cu­ba co­mo pri­mer mi­nis­tro de 1959 a 1976, y lue­go co­mo pre­si­den­te de 1976 a 2008.

Cas­tro na­ció un 13 de agos­to, de 1926, en la que en ese en­ton­ces era la pro­vin­cia cu­ba­na Orien­te. Hi­jo de un pro­pie­ta­rio de plan­ta­ción, Án­gel Cas­tro, y una de sus cria­das, Li­na Ruz Gon­zá­lez, quien se con­vir­tió en su se­gun­da es­po­sa y tu­vo sie­te hi­jos. El pa­dre era un es­pa­ñol, ori­gi­na­rio de Ga­li­cia, que ha­bía lle­ga­do a Cu­ba ba­jo mis­te­rio­sas cir­cuns­tan­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.