Ma­tri­mo­nio y mor­ta­ja… del cie­lo ba­jan

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Fran­cis­co E. Pa­di­lla

Los di­chos sue­len dar­nos la pau­ta a se­guir e in­clu­si­ve es­tán ple­nos de sa­bi­du­ría, a tal gra­do que in­de­pen­dien­te­men­te de las cir­cuns­tan­cias que ro­deen los he­chos se van cum­plien­do en tiem­po y for­ma, o al me­nos en ten­den­cias. Tal y co­mo nos ilus­tra es­te di­cho es­pa­ñol que aho­ra nos ocu­pa, exis­ten co­sas que no se pue­den evi­tar o cam­biar una vez que han su­ce­di­do, co­mo el ma­tri­mo­nio y la muer­te…

Las re­cien­tes elec­cio­nes de Es­ta­dos Unidos no son la ex­cep­ción. Tam­bién apli­ca un pro­ver­bio que di­ce: ‘Por las vís­pe­ras se co­no­cen los san­tos’, ya que nos fue in­di­can­do las ten­den­cias prin­ci­pal­men­te en el jus­to día de las elec­cio­nes.

Fue mu­cho más di­fí­cil diag­nos­ti­car un ga­na­dor en el trans­cur­so de las se­ma­nas pre­vias al día de la elec­ción, pues es bien sa­bi­do que los pro­nós­ti­cos, es­ta­dís­ti­cas, en­cues­tas y di­ver­sos me­dios que se de­di­ca­ron a pro­por­cio­nar da­tos in­di­ca­ti­vos de la con­tien­da, o fue­ron ten­den­cio­sos por ser pa­ga­dos por uno de los par­ti­dos en cues­tión, o los rea­li­zan de una ma­ne­ra su­per­fi­cial, dan­do por re­sul­ta­do erro­res en lo pu­bli­ca­do.

Lo úni­co se­gu­ro es que las pre­fe­ren­cias de los can­di­da­tos, Clin­ton y Trump, es­tu­vie­ron al pun­to de em­pa­te téc­ni­co.

Si­guien­do con el sen­ti­do de nues­tro tí­tu­lo, es­pe­ran­zas va­nas han si­do las que pro­nos­ti­ca­ban que al­gún frau­de en el con­teo de los vo­tan­tes fue­ra en­con­tra­do, co­mo tam­po­co se ve fac­ti­ble que en la reunión en di­ciem­bre de los Re­pre­sen­tan­tes Es­ta­ta­les del Co­le­gio Elec­to­ral pu­die­ran dar una sor­pre­sa en el vo­to que emi­tan, el cual que va en con­cor­dan­cia y nú­me­ro de los re­sul­ta­dos en ca­da es­ta­do de la Unión Ame­ri­ca­na.

To­do es in­di­ca­ti­vo de lo re­cién acon­te­ci­do y va en con­cor­dan­cia con los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

His­tó­ri­ca­men­te no ha exis­ti­do un re­sul­ta­do en con­tra­rio a los en­con­tra­dos el 9 de no­viem­bre en la ma­dru­ga­da, cuan­do se die­ron por ce­rra­dos los con­teos, por lo que tam­po­co se es­pe­ra que los elec­to­res que se re­uni­rán en di­ciem­bre pa­ra ofi­cia­li­zar al ga­na­dor, o que va­ya a exis­tir una vo­ta­ción con­tra­ria a los re­sul­ta­dos ori­gi­na­les.

El vo­to po­pu­lar fue con­tun­den­te en fa­vor de Hi­llary Clin­ton, con una di­fe­ren­cia a su fa­vor de ca­si dos­cien­tos mil su­fra­gios. Sin em­bar­go, el sis­te­ma nor­te­ame­ri­cano pa­ra la elec­ción pre­si­den­cial no da ne­ce­sa­ria­men­te la ca­pa­ci­dad de ele­gir al pri­mer man­da­ta­rio por el vo­to po­pu­lar, sino por el po­der del Co­le­gio Elec­to­ral, es­to es, por el nú­me­ro de vo­tos que en esa ins­ti­tu­ción otor­ga a ca­da es­ta­do con su pe­so es­pe­cí­fi­co –por el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes– y sus re­sul­ta­dos elec­to­ra­les pa­ra vo­tar en un sen­ti­do u otro.

No se es­pe­ra me­nos del aho­ra ele­gi­do Do­nald Trump, to­do va en lo que apun­ta­ba su per­fil des­de can­di­da­to. Es di­fí­cil que cum­pla con to­das las pro­me­sas, la cuá­les hi­zo por el mo­men­tum po­li­ti­co atra­ve­sa­do la na­ción.

Es más, ni si­quie­ra cum­pli­rá con una mi­tad de lo pro­me­ti­do, muy a su es­ti­lo, tal y co­mo su­ce­dió con la pre­sen­ta­ción de sus de­cla­ra­cio­nes de im­pues­tos, las cua­les has­ta la fe­cha son una in­cóg­ni­ta. La ciu­da­da­nía no se me­re­ce que se le tra­te así: con pro­me­sas in­cum­pli­das, fal­se­da­des y ame­na­zas, co­mo la men­cio­na­da, o la del lu­gar de na­ci­mien­to del pre­si­den­te Oba­ma y la ame­na­za a Clin­ton de me­ter­la a la cár­cel.

Los pri­me­ros nombramientos a las car­te­ras na­cio­na­les las ha da­do Trump y to­do va en el mis­mo sen­ti­do, no hay cam­bio. Se au­gu­ran los tiem­pos peo­res en ma­te­ria de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia.

Por un la­do ha nom­bra­do al te­nien­te ge­ne­ral Mi­chael T Flynn co­mo ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal, fun­ción muy im­por­tan­te pa­ra pro­te­ger al país den­tro y fue­ra del te­rri­to­rio na­cio­nal, pues no só­lo guía al pre­si­den­te en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior, sino que coor­di­na a to­das las agen­cias in­vo­lu­cra­das, una res­pon­sa­bi­li­dad enor­me. El pues­to que re­cae en una per­so­na que en el año 2014 fue des­pe­di­da de su pues­to por cri­ti­car la se­gu­ri­dad na­cio­nal. El no­ta­ble ge­ne­ral Co­lin Po­well, ex se­cre­ta­rio de Es­ta­do, jus­ti­fi­có ha­ber­lo obli­ga­do a re­nun­ciar por com­por­tar­se “abu­si­vo con el per­so­nal, no es­cu­cha a los de­más, tra­ba­ja en con­tra de la po­lí­ti­cas, mal ad­mi­nis­tra­dor”.

Por otro la­do, se han da­do a co­no­cer un par de nombramientos más por par­te de Trump, Nom­bró a Mi­ke Pom­peo co­mo director de la CIA, en­ti­dad gu­ber­na­men­tal que ma­ne­ja in­for­ma­ción de al­ta se­cre­cía e in­ves­ti­ga­cio­nes en­ca­mi­na­das a pro­te­ger al país y a sus ciu­da­da­nos. Nom­bró tam­bién a Rein­ce Prie­bus co­mo se­cre­ta­rio/je­fe de ga­bi­ne­te de la Ca­sa Blan­ca. Am­bos nombramientos re­caen en apa­ren­te­men­te per­so­nas bien pre­pa­ra­das y sin an­te­ce­den­tes tan ne­ga­ti­vos co­mo los de Flynn.

Sin echar las cam­pa­nas a vo­lar, la peor no­mi­na­ción re­ca­yó en Jeff Ses­sions, se­na­dor re­pu­bli­cano por Ala­ba­ma, na­da me­nos que pa­ra pro­cu­ra­dor ge­ne­ral. Se­gún la des­crip­ción de su pues­to, de­be­rá cui­dar que las le­yes se cum­plan y que se res­pe­ten los de­re­chos ci­vi­les de los nor­te­ame­ri­ca­nos.

Ses­sions fue no­mi­na­do pa­ra juez fe­de­ral en 1986, pe­ro fue re­cha­za­do pa­ra ocu­par di­cha ju­di­ca­tu­ra fe­de­ral por el Se­na­do do­mi­na­do por los mis­mos re­pu­bli­ca­nos. ¿Sa­ben por qué? Na­da me­nos que por ha­ber emi­ti­do su­pues­ta­men­te unos co­men­ta­rios ra­cis­tas. Lo bueno es que re­quie­re la apro­ba­ción del Se­na­do, co­mo úl­ti­ma es­pe­ran­za.

Otra no­mi­na­ción muy dis­cu­ti­ble es la de prin­ci­pal es­tra­te­ga de la Ca­sa Blan­ca, en la per­so­na de Ste­ve Ban­non, quién se­gún Allan Licht­man –profesor es­tre­lla de la Ame­ri­can Uni­ver­sity–, des­de el si­tio web Breit­bart News pro­mo­vió ma­te­rial ra­cis­ta, la su­pre­ma­cía blan­ca, el an­ti­se­mi­tis­mo y la mi­so­gi­nia.

Es­te es el equi­po que ini­cia con­for­man­do Do­nald Trump, pe­ro to­da­vía fal­tan el res­to de los nombramientos. No se es­pe­ra cam­bio de ten­den­cias y per­fi­les, de acuer­do con lo ma­ni­fes­ta­do por es­te per­so­na­je.

Lo más se­rio es­tá por ve­nir cuan­do le me­ta mano a los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les (NAF­TA, TPP y otros) y al te­ma de la mi­gra­ción, sen­si­ble y de­li­ca­do por hu­mano, en ma­nos de unos des­al­ma­dos na­cio­na­lis­tas que han ma­ni­fes­ta­do ir­se en su con­tra. Post Scrip­tum Le que­da po­co tiem­po a Trump, an­tes de asu­mir co­mo el pre­si­den­te nú­me­ro 45 el 20 de enero, Pa­ra re­men­dar to­da la sar­ta de frau­des, co­mo el de la Uni­ver­si­dad Trump, por lo que tu­vo que pa­gar re­cien­te­men­te la frio­le­ra de 25 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra re­sar­cir, aun­que sea en par­te, a los de­frau­da­dos con unos es­tu­dios que ni te­nían la ca­li­dad ofre­ci­da ni da­ban los re­sul­ta­dos que enun­cia­ban. Y lo que es­tá por ver­se…

Por to­dos los an­te­ce­den­tes pa­sa­dos y vi­gen­tes, se­gún el profesor Licht­man, tal co­mo ac­tuar en la lí­nea de lo ile­gal y le­gal, su ca­rác­ter im­pre­de­ci­ble, los ca­sos vi­gen­tes de aco­so se­xual y su ad­mi­ra­ción por dic­ta­do­res au­to­ri­ta­rios y ex­tran­je­ros co­mo Vla­di­mir Pu­tin, que lo mues­tren a ac­tuar co­mo ta­les.

Por to­do ello se ha­ce po­si­ble que se le abra un jui­cio po­lí­ti­co, tal co­mo le su­ce­dió a Ri­chard Ni­xon y Bill Clin­ton. La ven­ta­ja de ellos es que crea­ron las con­di­cio­nes en su Pre­si­den­cia, no co­mo el ca­so de Trump, quien vie­ne arras­tran­do con to­dos es­tos pro­ble­mas aún an­tes de su­bir al po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.