Obs­ta­cu­li­zan que mu­sul­ma­nes SE CON­VIER­TAN EN CIU­DA­DA­NOS

El Diario de El Paso - - SALUD - Eric Dex­hei­mer/Aus­tin Ame­ri­can-Sta­tes­man us­tin, Tx.—

Es­ta­mos a pun­to de en­trar en un pe­rio­do muy tur­bu­len­to” —Elliott Oz­ment, abo­ga­do de Nash­vi­lle

AAh­med Se­diq em­pe­zó a tra­ba­jar pa­ra el ejér­ci­to de Es­ta­dos Unidos en Irak en 2007. Con su do­mi­nio de cua­tro idio­mas, el kur­do de 25 años en ese tiem­po pa­só la re­vi­sión de an­te­ce­den­tes y fue re­ci­bi­do en el Equi­po de Tran­si­ción Mi­li­tar en Mo­sul co­mo tra­duc­tor esen­cial pa­ra su­pe­rar la ba­rre­ra de co­mu­ni­ca­ción que pue­de re­sul­tar fatal en una zo­na de gue­rra. Par­ti­ci­pó en do­ce­nas de misiones y so­bre­vi­vió a dos ata­ques con ex­plo­si­vos, ga­nan­do gran­des en­co­mios pa­ra su uni­dad.

Dos años des­pués, Se­diq se fue a vi­vir a Es­ta­dos Unidos con una vi­sa es­pe­cial que le re­com­pen­só su ser­vi­cio na­cio­na­lis­ta. Uno de sus pri­me­ros tra­ba­jos fue en Fort Folk, Lui­sia­na, don­de des­pués de otra re­vi­sión de an­te­ce­den­tes ayu­dó a en­tre­nar a los sol­da­dos que irían a Irak.

Lle­gó a Aus­tin en 2011, don­de en­con­tró em­pleo co­mo ofi­cial de se­gu­ri­dad au­to­ri­za­do, tra­ba­jo pa­ra el cual el De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca de Te­xas lle­vó a ca­bo otra re­vi­sión de an­te­ce­den­tes. Des­pués, cuan­do lle­gó a ser ofi­cial de se­gu­ri­dad co­mi­sio­na­do, lo que le per­mi­tía por­tar ar­mas, la agen­cia es­ta­tal vol­vió a rea­li­zar otra ve­ri­fi­ca­ción.

Así pues, en 2014, cuan­do so­li­ci­tó la ciu­da­da­nía de Es­ta­dos Unidos, Se­diq que­dó per­ple­jo al des­cu­brir que su so­li­ci­tud mis­te­rio­sa­men­te fue re­te­ni­da du­ran­te dos años por lo que el Ser­vi­cio de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción de Es­ta­dos Unidos lla­mó sim­ple­men­te “re­vi­sión de an­te­ce­den­tes”. Los li­nea­mien­tos de la agen­cia es­ta­ble­cen que el pro­ce­so de so­li­ci­tud de­be re­sol­ver­se en seis me­ses.

Abo­ga­dos de in­mi­gra­ción y do­cu­men­tos ju­di­cia­les acu­san que Se­diq y otras per­so­nas en su si­tua­ción son víc­ti­mas de un pro­gra­ma po­co co­no­ci­do des­ti­na­do a de­tec­tar las ame­na­zas pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal. Pe­ro ale­gan que el Pro­gra­ma Con­tro­la­do de Re­vi­sión y Re­so­lu­ción de So­li­ci­tu­des (CARRP) tam­bién atra­pa a so­li­ci­tan­tes inocen­tes de la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se –en su ma­yo­ría ori­gi­na­rios de paí­ses mu­sul­ma­nes– en un frus­tran­te lim­bo bu­ro­crá­ti­co. Ha obli­ga­do a los so­li­ci­tan­tes a in­cu­rrir en gas­tos por mi­les de dó­la­res en cos­tas le­ga­les in­ne­ce­sa­rias, res­trin­gien­do su li­ber­tad de via­jar y, en al­gu­nos ca­sos, re­tra­san­do la reunión de fa­mi­lias se­pa­ra­das.

Con ca­rác­ter ur­gen­te

Esas mis­te­rio­sas de­mo­ras han ad­qui­ri­do un ca­rác­ter de ur­gen­cia en los úl­ti­mos me­ses. Los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción te­men que se ex­pan­da la apli­ca­ción de es­te pro­gra­ma en­cu­bier­to pa­ra ne­gar­les la ciu­da­da­nía a so­li­ci­tan­tes mu­sul­ma­nes una vez que Do­nald Trump asu­ma la Pre­si­den­cia.

“Es­ta­mos a pun­to de en­trar en un pe­rio­do muy tur­bu­len­to”, afir­ma Elliott Oz­ment, abo­ga­do de in­mi­gra­ción de Nash­vi­lle, Ten­nes­see, que ha re­pre­sen­ta­do a miem­bros de la gran co­mu­ni­dad kur­da de la ciu­dad.

Ya hay mu­chas per­so­nas atra­pa­das en esa tur­bu­len­cia. Al igual que Se­diq, Moha­nad Al Ha­tab fue con­si­de­ra­do ap­to pa­ra tra­du­cir­les a las fuer­zas ar­ma­das es­ta­dou­ni­den­ses en Irak. Des­pués de ir­se a vi­vir a Es­ta­dos Unidos en 2010, él tam­bién pa­só otra re­vi­sión de an­te­ce­den­tes pa­ra ser ofi­cial de se­gu­ri­dad co­mi­sio­na­do en una com­pa­ñía de Aus­tin. Ac­tual­men­te él pro­te­ge un edi­fi­cio de Aus­tin que al­ber­ga ofi­ci­nas de Ha­cien­da.

Em­pe­ro, los do­cu­men­tos pre­sen­ta­dos an­te un tri­bu­nal fe­de­ral de dis­tri­to en San An­to­nio mues­tran que la so­li­ci­tud de ciu­da­da­nía de Al Ha­tan ha es­ta­do re­te­ni­da du­ran­te ca­si dos años, en es­pe­ra de lo que los fun­cio­na­rios fe­de­ra­les só­lo lla­man re­vi­sio­nes de an­te­ce­den­tes.

De­bi­do a los va­gos cri­te­rios del CARRP, co­mo la po­si­bi­li­dad de ne­gar­le la ciu­da­da­nía a un so­li­ci­tan­te a cau­sa de sus “re­la­cio­nes”, los que es­tán en­re­da­dos en ese pro­gra­ma pa­san años de lim­bo le­gal o se han vis­to obli­ga­dos a lu­char con­tra el re­cha­zo de su so­li­ci­tud por ra­zo­nes ni­mias.

Por ejem­plo, a Ad­nan Kha­wa­ja de Hous­ton se le ne­gó la ciu­da­da­nía por­que no les re­ve­ló a los fun­cio­na­rios de in­mi­gra­ción que era miem­bro de la Aso­cia­ción de Pa­dres y Maes­tros de la es­cue­la pri­ma­ria mu­sul­ma­na de sus hi­jos, se­gún mues­tran do­cu­men­tos ju­di­cia­les. Pos­te­rior­men­te, un juez re­vir­tió esa de­ci­sión.

Pe­ro los abo­ga­dos ase­gu­ran que la ma­yo­ría de los so­li­ci­tan­tes no lle­gan a en­te­rar­se de que es­tán sien­do so­me­ti­dos a una ve­ri­fi­ca­ción adi­cio­nal, lo que los co­lo­ca en des­ven­ta­ja a la ho­ra de re­ba­tir.

“En nin­gún mo­men­to del pro­ce­so del CARRP se le in­for­ma al so­li­ci­tan­te que fue con­si­de­ra­do ‘preo­cu­pa­ción de se­gu­ri­dad na­cio­nal’, ni se le otor­ga la opor­tu­ni­dad de res­pon­der y re­fu­tar esa cla­si­fi­ca­ción”, se­gún una de­man­da en Min­ne­so­ta con la que se bus­ca la ciu­da­da­nía pa­ra Da­rok Ab­dul­ma­jid Ha­mod y su es­po­sa.

La so­li­ci­tud de na­tu­ra­li­za­ción de esa pa­re­ja ira­quí, que re­si­de en Es­ta­dos Unidos des­de 1999, fue re­cha­za­da tras sie­te años de es­pe­ra.

Ellos pre­sen­ta­ron ape­la­ción. “Se­ré ter­ca­men­te per­sis­ten­te en es­te asun­to has­ta que a es­tas bue­nas per­so­nas se les con­ce­da la ciu­da­da­nía es­ta­dou­ni­den­se que me­re­cen”, de­cla­ró su abo­ga­do, Her­bert Ig­ba­nu­go.

Los Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción de Es­ta­dos Unidos (USCIS), que el año pa­sa­do na­tu­ra­li­za­ron a 730,259 nue­vos ciu­da­da­nos, se ne­ga­ron a ha­blar de ca­sos par­ti­cu­la­res o a pro­por­cio­nar in­for­ma­ción de­ta­lla­da so­bre el fun­cio­na­mien­to del CARRP. Pe­ro la agen­cia de­fen­dió el pro­gra­ma di­cien­do que es esen­cial co­mo fil­tro con­tra los te­rro­ris­tas.

“Si se plan­tea cual­quier in­quie­tud por la se­gu­ri­dad na­cio­nal, ya sea con ba­se en la re­vi­sión de an­te­ce­den­tes o en en­tre­vis­tas y tes­ti­mo­nios per­so­na­les, los USCIS lle­van a ca­bo una re­vi­sión adi­cio­nal a tra­vés del pro­ce­so in­terno CARRP (…) pa­ra ase­gu­rar­se de que no se otor­guen be­ne­fi­cios o ser­vi­cios de in­mi­gra­ción a in­di­vi­duos que re­pre­sen­tan una ame­na­za a la se­gu­ri­dad na­cio­nal o a la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, o que bus­can de­frau­dar nues­tro sis­te­ma de in­mi­gra­ción”, se­ña­ló por es­cri­to un por­ta­voz.

Re­vi­sión de an­te­ce­den­tes se con­vier­te en una pe­sa­di­lla pa­ra cien­tos de in­mi­gran­tes

Agre­gó que la de­mo­ra de pro­ce­sa­mien­to pue­de ser par­te de una in­ves­ti­ga­ción más ri­gu­ro­sa, ex­pli­can­do que “los USCIS no sa­cri­fi­can la se­gu­ri­dad na­cio­nal ni la se­gu­ri­dad pú­bli­ca en el in­te­rés de ace­le­rar la re­vi­sión o de be­ne­fi­ciar so­li­ci­tu­des o pe­ti­cio­nes”.

Da­do que el Go­bierno se ha ne­ga­do a re­ve­lar de­ta­lles del pro­gra­ma, es di­fí­cil me­dir su al­can­ce. Es­te se dio a co­no­cer en 2013, cuan­do la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les del Sur de Ca­li­for­nia pu­bli­có un re­por­te ba­sa­do en so­li­ci­tu­des de re­gis­tros abier­tos y de­man­das. La or­ga­ni­za­ción en­con­tró que más de 19 mil so­li­ci­tan­tes de ciu­da­da­nía pro­ce­den­tes de paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na ha­bían si­do des­via­dos al pro­gra­ma des­de su im­ple­men­ta­ción en 2008.

De ori­gen is­lá­mi­co

Es­te año, ba­sán­do­se en ci­fras ob­te­ni­das me­dian­te una so­li­ci­tud con­for­me a la ley fe­de­ral de li­ber­tad de in­for­ma­ción, Las Ve­gas Re­vie­wJour­nal ac­tua­li­zó a ca­si 42 mil el nú­me­ro de per­so­nas re­vi­sa­das por el CARRP. El ma­yor nú­me­ro de so­li­ci­tan­tes ca­na­li­za­dos en el mis­te­rio­so pro­ce­so eran ori­gi­na­rios de Pa­kis­tán, Irak, In­dia, Irán y Ye­men. Sal­vo la In­dia, to­dos esos son paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na.

En los úl­ti­mos me­ses, un nú­me­ro pe­que­ño pe­ro cre­cien­te de de­man­das por las de­mo­ras ha em­pe­za­do a lla­mar al pro­gra­ma por su nom­bre en los tri­bu­na­les. La ACLU re­por­ta cua­tro jui­cios re­cien­tes en to­do el país que han iden­ti­fi­ca­do al CARRP co­mo res­pon­sa­ble de de­mo­ras inex­pli­ca­bles de las so­li­ci­tu­des de mu­sul­ma­nes. Pe­ro hay más que han es­ca­pa­do a su co­no­ci­mien­to.

Hay otros so­li­ci­tan­tes cu­ya ape­la­ción no ha­ce re­fe­ren­cia di­rec­ta al pro­gra­ma en los do­cu­men­tos ju­di­cia­les pe­ro se cree que es­tán atra­pa­dos en él de­bi­do a las lar­gas e inex­pli­ca­bles de­mo­ras jus­ti­fi­ca­das por va­gas ra­zo­nes de se­gu­ri­dad. Por ejem­plo, Dahir Has­san, de Hous­ton, se hi­zo re­si­den­te le­gal en 1993, cuan­do a los tres años de edad su fa­mi­lia se vino a vi­vir a Es­ta­dos Unidos de Somalia. En 2010 él so­li­ci­tó la ciu­da­da­nía y un año más tar­de fue en­tre­vis­ta­do, que ge­ne­ral­men­te es el último obs­tácu­lo bu­ro­crá­ti­co an­tes de la ciu­da­da­nía.

Sin em­bar­go, re­gis­tros ju­di­cia­les mues­tran que su so­li­ci­tud fue re­te­ni­da du­ran­te cin­co años de­bi­do a las re­vi­sio­nes de an­te­ce­den­tes. “¿Qué pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”, se pre­gun­ta su abo­ga­do, Ijeo­ma Opa­ra. “¡Era un be­bé cuan­do lle­gó a vi­vir aquí!”

Sos­pe­chan te­rro­ris­mo

Se­gún el re­por­te de la ACLU, así co­mo do­cu­men­tos ju­di­cia­les re­cien­tes de Te­xas, Flo­ri­da, Min­ne­so­ta y Mis­sou­ri, en­tre otras fuen­tes, las so­li­ci­tu­des pue­den des­viar­se al CARRP por va­rias ra­zo­nes. Los so­li­ci­tan­tes pue­den ser mar­ca­dos co­mo ame­na­zas por ser iden­ti­fi­ca­dos co­mo “te­rro­ris­tas co­no­ci­dos o sos­pe­cho­sos”, ca­te­go­ría en la que es­tá la lis­ta de aler­ta de te­rro­ris­tas de la FBI, que ha si­do cri­ti­ca­da por so­no­ra­men­te exa­ge­ra­da y ob­so­le­ta.

Pe­ro el CARRP tam­bién pue­de de­mo­rar a los so­li­ci­tan­tes de­sig­na­dos co­mo “te­rro­ris­tas no co­no­ci­dos o sos­pe­cho­sos”, se­gún mues­tran do­cu­men­tos ob­te­ni­dos por la ACLU. Los so­li­ci­tan­tes pue­den ser in­cor­po­ra­dos en es­ta ca­te­go­ría de­bi­do a “in­di­ca­do­res” tan va­gos co­mo via­jar por zo­nas de “ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta co­no­ci­da” o te­ner víncu­los con per­so­nas u or­ga­ni­za­cio­nes que pue­den ser des­de mez­qui­tas has­ta gru­pos co­mu­ni­ta­rios, se­gún los abo­ga­dos y la aso­cia­ción de li­ber­ta­des ci­vi­les.

Los crí­ti­cos ad­vier­ten que de­fi­ni­cio­nes tan im­pre­ci­sas ha­cen que la red sea de­ma­sia­do am­plia. En un do­cu­men­to ju­di­cial pre­sen­ta­do el mes pa­sa­do, Al Ha­tab, el guar­dia de Hous­ton, se­ña­la que el CARRP “mar­ca ile­gal­men­te a re­si­den­tes inocen­tes y cum­pli­dos con la ley (…) co­mo preo­cu­pa­cio­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal a cau­sa de ac­ti­vi­da­des y re­la­cio­nes ino­cuas, in­si­nua­cio­nes, su­pues­tos y ca­rac­te­rís­ti­cas ta­les co­mo el ori­gen na­cio­nal”.

En­tre tan­to, las so­li­ci­tu­des pue­den ato­rar­se por años mien­tras las di­ver­sas agen­cias re­vi­san si hay in­con­gruen­cias o la­gu­nas, ras­tros de di­ne­ro o mien­tras in­ves­ti­gan his­to­ria­les la­bo­ra­les sos­pe­cho­sos o co­no­ci­mien­to téc­ni­cos inusua­les, se­ña­la Oz­ment. O por nin­gu­na ra­zón en par­ti­cu­lar.

Los USCIS ra­ra vez re­ve­lan el ra­zo­na­mien­to que mo­ti­va sus de­ci­sio­nes de na­tu­ra­li­za­ción fue­ra de de­man­das le­ga­les. Em­pe­ro, los abo­ga­dos de in­mi­gra­ción ob­ser­van que el he­cho de que una so­li­ci­tud se desatas­que rá­pi­da­men­te des­pués de sim­ple­men­te en­ta­blar un jui­cio apun­ta a que mu­chas de las pro­lon­ga­das de­mo­ras son in­ne­ce­sa­rias.

En 2014, por ejem­plo, la so­li­ci­tud de ciu­da­da­nía de Ah­mad Muhan­na y su es­po­sa Reem Muhan­na, re­si­den­tes de Ri­chard­son, Te­xas, ha­bía es­ta­do pen­dien­te des­de ha­cía sie­te años. Los dos pa­les­ti­nos ha­bían es­tu­dia­do in­ge­nie­ría en Es­ta­dos Unidos don­de ha­bían vi­vi­do des­de me­dia­dos de los años ochen­ta.

La de­man­da en­ta­bla­da an­te el tri­bu­nal fe­de­ral de dis­tri­to en Los Án­ge­les se­ña­ló que el CARRP ha­bía de­mo­ra­do su re­vi­sión sin nin­gu­na cau­sa jus­ti­fi­ca­ble. Cin­co me­ses des­pués, su de­man­da fue des­car­ta­da dis­cre­ta­men­te cuan­do la so­li­ci­tud de los Muhan­na fue apro­ba­da des­pués de años de de­mo­ra, ex­pli­có un abo­ga­do de la ACLU.

Ja­mes Hac­king, abo­ga­do de in­mi­gra­ción de St. Louis, pre­sen­tó una de­man­da si­mi­lar ha­ce seis me­ses a nom­bre de vein­te mu­sul­ma­nes cu­yas so­li­ci­tu­des de ciu­da­da­nía ha­bían si­do de­mo­ra­das has­ta por dos años. Hac­king pre­ci­só que re­cien­te­men­te re­ti­ró a ca­tor­ce so­li­ci­tan­tes de la de­man­da pues los USCIS de pron­to les apro­ba­ron la na­tu­ra­li­za­ción.

En las Fuer­zas Ar­ma­das

Se­diq se­ña­la que tra­ba­jar de tra­duc­tor pa­ra el ejér­ci­to de Es­ta­dos Unidos le re­pre­sen­ta­ba un buen sa­la­rio, has­ta de mil 500 dó­la­res al mes. “Pe­ro es un tra­ba­jo de 24 ho­ras dia­rias. Uno sa­le en mi­sión to­dos los días y se ex­po­ne a cual­quier co­sa”. En una oca­sión, el con­voy de su uni­dad fue ata­ca­do por un te­rro­ris­ta sui­ci­da.

En otra oca­sión, la uni­dad fue víc­ti­ma de una ex­plo­sión en la que mu­rie­ron dos sol­da­dos ira­quíes y va­rios es­ta­dou­ni­den­ses re­sul­ta­ron he­ri­dos.

Se­diq de­ci­dió emi­grar a Es­ta­dos Unidos a fi­nes de 2009. Des­pués de lle­gar a Da­llas pa­ra es­tar con un amigo, acep­tó el pri­mer em­pleo que pu­do en­con­trar, car­gan­do pe­rió­di­cos en un al­ma­cén por el suel­do mí­ni­mo. Des­pués to­mó un em­pleo de me­dio tiem­po en Wal­mart.

Pe­ro Se­diq pre­fe­ría el tra­ba­jo mi­li­tar y po­cos me­ses des­pués fue con­tra­ta­do por una com­pa­ñía que con­tra­ta­ba a le­van­ti­nos pa­ra el Cen­tro Con­jun­to de En­tre­na­mien­to de Fort Polk pa­ra pre­pa­rar a los sol­da­dos que se­rían des­ple­ga­dos en Irak, in­di­có. Re­cuer­da que la ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes pa­ra ese pues­to in­clu­yó to­mar­le las hue­llas di­gi­ta­les y una pro­lon­ga­da en­tre­vis­ta. Tra­ba­ja­ba tres se­ma­nas co­rri­das, dur­mien­do en las ba­rra­cas de los sol­da­dos.

En agos­to de 2014, Se­diq so­li­ci­tó la ciu­da­da­nía. Des­pués de que se le vol­vie­ron a to­mar las hue­llas di­gi­ta­les pa­ra la re­vi­sión de se­gu­ri­dad, se le pro­gra­mó una en­tre­vis­ta pa­ra prin­ci­pios de 2015, que nor­mal­men­te es el pa­so fi­nal del pro­ce­so de na­tu­ra­li­za­ción. Pe­ro la en­tre­vis­ta fue can­ce­la­da a úl­ti­ma ho­ra.

“Yo pen­sé que só­lo es­ta­ban re­tra­sa­dos y que me vol­ve­rían a lla­mar pron­to”, re­fie­re. Pe­ro pa­sa­ron los me­ses sin que vol­vie­ra a te­ner no­ti­cias de los Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e In­mi­gra­ción. “Ca­da vez que lla­ma­ba me de­cían que es­ta­ba pen­dien­te la ve­ri­fi­ca­ción de an­te­ce­den­tes.”

Él pre­sen­tó car­tas de apo­yo de sol­da­dos con los que ha­bía tra­ba­ja­do en Irak. “Tu­ve el pla­cer de tra­ba­jar con Ah­med cuan­do él se desem­pe­ña­ba co­mo in­tér­pre­te de ára­be y de kur­do”, es­cri­bió uno de ellos. “Ah­med ha si­do leal a los Es­ta­dos Unidos de Amé­ri­ca y es in­que­bran­ta­ble. Desea­ría po­der de­vol­ver­le per­so­nal­men­te la ama­bi­li­dad que le de­mos­tró a mi equi­po”.

El pro­cE­so de na­tu­ra­li­za­ción de Se­diq fue ar­duo. Ame­na­zó con lle­var a jui­cio a au­to­ri­da­des

Ah­med Se­diq par­ti­ci­pó en do­ce­nas de misiones en Irak y so­bre­vi­vió a dos ata­ques ex­plo­si­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.