El pro­ble­ma de la su­ce­sión

El Diario de El Paso - - CLIMA - El País a Ha­ba­na—

LFi­del Cas­tro te­nía al mo­rir 90 años. Raúl Cas­tro tie­ne 85 y los his­tó­ri­cos que hi­cie­ron la re­vo­lu­ción prác­ti­ca­men­te han des­apa­re­ci­do. Que­dan só­lo un pu­ña­do de ellos, co­mo el comandante Ra­mi­ro Val­dés o el se­gun­do se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba (PCC), Jo­sé Ra­món Ma­cha­do Ven­tu­ra, en la cú­pu­la del Go­bierno y del par­ti­do. Otros es­tán muy ma­yo­res o en­fer­mos, y no exis­te un re­le­vo cla­ro, con la ex­cep­ción del vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro, Mi­guel Díaz Ca­nel, de 56 años, ex mi­nis­tro de Edu­ca­ción y ex se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en las pro­vin­cias de Villa Cla­ra y Hol­guín.

En el VI Con­gre­so del PCC, en abril de 2011, Raúl Cas­tro ad­mi­tía que no exis­tía una “re­ser­va de sus­ti­tu­tos ma­du­ros y con ex­pe­rien­cia su­fi­cien­te pa­ra asu­mir el re­le­vo en los prin­ci­pa­les car­gos del país”. Raúl pro­mo­vió la li­mi­ta­ción a dos pe­rio­dos de cin­co años pa­ra ejer­cer car­gos pú­bli­cos y ha anun­cia­do que aban­do­na­rá el Go­bierno en 2018, pa­ra dar pa­so a una nue­va ge­ne­ra­ción de di­ri­gen­tes.

La reali­dad es que, his­tó­ri­ca­men­te, aque­llos di­ri­gen­tes jó­ve­nes o re­pre­sen­tan­tes de una ge­ne­ra­ción in­ter­me­dia que en di­fe­ren­tes mo­men­tos al­can­za­ron más ca­ris­ma y po­der, fue­ron des­ti­tui­dos o ca­ye­ron en des­gra­cia al per­der la con­fian­za de la vie­ja guar­dia.

En mar­zo de 2009, un año des­pués de asu­mir for­mal­men­te la Pre­si­den­cia, Raúl Cas­tro reali­zó una drás­ti­ca re­mo­de­la­ción mi­nis­te­rial que afec­tó a 12 car­te­ras y su­pu­so la sa­li­da de ocho mi­nis­tros y va­rios al­tos car­gos. A la ca­be­za de los caí­dos es­tu­vie­ron dos pe­sos pe­sa­dos, con­si­de­ra­dos los he­re­de­ros na­tu­ra­les de la re­vo­lu­ción de­bi­do a su cer­ca­nía con Fi­del Cas­tro du­ran­te años: el ex vi­ce­pre­si­den­te Car­los La­ge (La Ha­ba­na, 1951), res­pon­sa­ble de la re­for­ma eco­nó­mi­ca de los no­ven­ta, y el ex­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res Fe­li­pe Pé­rez Ro­que (La Ha­ba­na, 1965), que du­ran­te años ejer­ció de se­cre­ta­rio per­so­nal del lí­der cu­bano. Des­de su re­ti­ro, el ex­man­da­ta­rio jus­ti­fi­có aque­llas des­ti­tu­cio­nes con ar­gu­men­tos un tan­to críp­ti­cos: “La miel del po­der, por el cual no co­no­cie­ron sa­cri­fi­cio al­guno, des­per­tó en ellos am­bi­cio­nes que los con­du­je­ron a un pa­pel in­digno. El enemi­go ex­terno se lle­nó de ilu­sio­nes con ellos”, es­cri­bió en el dia­rio Gran­ma.

Al­gu­nos creen que la muer­te de Fi­del po­dría ace­le­rar el pro­ce­so de re­for­mas, otros no. Lo que pa­re­ce se­gu­ro es que des­pués de Raúl se­rá el Ejér­ci­to —la ins­ti­tu­ción con más po­der, y no so­lo mi­li­tar, tam­bién eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co— quien desem­pe­ña­rá el pa­pel de­ci­si­vo y de­be­rá apo­yar a cual­quier Go­bierno. Se­gún el ex ana­lis­ta de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­cano Brian La­tell, au­tor del li­bro Des­pués de Fi­del, “na­die po­drá im­po­ner­le al nue­vo ré­gi­men po­lí­ti­cas a las que se opon­ga es­te li­de­raz­go mi­li­tar dis­ci­pli­na­do y uni­fi­ca­do”.

No exis­te un re­le­vo cla­ro tras los Cas­tro con la ex­cep­ción de Díaz Ca­nel, el vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro

CU­Ba­NoS po­NeN ve­la­do­ras en un me­mo­rial im­pro­vi­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.