AHO­RA SIN FI­DEL, RE­VI­VE TEN­SIÓN EN­TRE CU­BA Y EU

El Diario de El Paso - - PORTADA - Nick Mi­roff/The Wa­shing­ton Post

Los pla­nes que tie­ne Raúl Cas­tro pa­ra ase­gu­rar el le­ga­do de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na que en­ca­be­zó su her­mano en 1959 pa­re­ce es­tar en ca­mino de su­frir una co­li­sión con la en­tran­te ad­mi­nis­tra­ción de Trump, cu­yos prin­ci­pa­les miem­bros di­je­ron es­te do­min­go que Cu­ba ten­drá que ha­cer “cam­bios” sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra po­der nor­ma­li­zar el ca­mino tra­za­do por el pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma pa­ra con­ti­nuar las re­la­cio­nes en­tre los dos paí­ses.

En una oca­sión, Fi­del Cas­tro lla­mó a Geor­ge W. Bush un “anal­fa­be­ta fun­cio­nal”. El pre­si­den­te Rea­gan fue “el peor te­rro­ris­ta que ha ha­bi­do en to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad con ideas de la era de Bú­fa­lo Bill”, di­jo Cas­tro.

Fi­del fue au­men­tan­do su con­fron­ta­ción con los lí­de­res de Es­ta­dos Uni­dos y con to­da se­gu­ri­dad hu­bie­ra dis­fru­ta­do in­ter­ac­tuar con el pró­xi­mo pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se.

En un co­mu­ni­ca­do que emi­tió el pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump so­bre la muer­te de Cas­tro, lo des­cri­bió co­mo “un bru­tal dic­ta­dor”, en el pa­sa­do, ese ata­que no hu­bie­ra que­da­do sin res­pues­ta.

Sin em­bar­go, la po­lí­ti­ca arries­ga­da y las ob­ser­va­cio­nes mor­da­ces no son una for­ta­le­za de Raúl Cas­tro, quien ha­ce una dé­ca­da re­em­pla­zó a su her­mano co­mo pre­si­den­te.

Raúl Cas­tro de 85 años, ha evi­ta­do cri­ti­car a Trump y has­ta lo fe­li­ci­tó des­pués de su vic­to­ria.

Des­de ha­ce tiem­po, los dos Cas­tro han in­sis­ti­do en que nun­ca ce­de­rán an­te la pre­sión es­ta­dou­ni­den­se.

Si las ten­sio­nes en­tre Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos se in­ten­si­fi­ca­ran nue­va­men­te ba­jo la pre­si­den­cia de Trump, po­drían con­ver­tir­se en una nue­va pre­sión pa­ra Raúl Cas­tro y su es­ti­lo de li­de­raz­go, que es más tran­qui­lo y aus­te­ro.

Nue­va eta­pa

Cu­ba en­tra­rá a la era de Trump con el es­ta­do so­cia­lis­ta uni­par­ti­dis­ta de Cas­tro, que co­man­da fir­me­men­te, pe­ro sin la po­lí­ti­ca sú­per car­ga­da y el fer­vor na­cio­na­lis­ta de la que de­pen­día pa­ra sus­ten­tar­la.

El re­gre­so de unas re­la­cio­nes más hos­ti­les con Es­ta­dos Uni­dos, tam­bién po­drían ge­ne­rar nue­vas me­di­das más es­tric­tas en Cu­ba y un rit­mo más len­to en las mo­des­tas me­di­das de li­be­ra­li­za­ción de Raúl Cas­tro, en un mo­men­to en que se en­cuen­tra es­tan­ca­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

Los fun­cio­na­rios de lí­nea du­ra del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba con to­do gus­to po­drían re­gre­sar al país a un mo­men­to más sim­ple, cul­pan­do al an­ta­go­nis­mo con Es­ta­dos Uni­dos –y no a las fa­llas de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les– de los pro­ble­mas de la is­la, uti­li­zan­do la amenaza de un ata­que, real o ima­gi­na­rio, pa­ra jus­ti­fi­car su au­to­ri­ta­rio con­trol po­lí­ti­co.

Es­te do­min­go en Fox News, Rein­ce Prie­bus, el en­tran­te je­fe de ga­bi­ne­te de Trump di­jo “Cu­ba tie­ne que ha­cer cier­tos mo­vi­mien­tos pa­ra te­ner una re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos”.

“Cas­tro ten­dría que dar al­gu­nos pa­sos pa­ra per­mi­tir más li­ber­tad po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y re­li­gio­sa”, ase­gu­ró Prie­bus. “Esas co­sas ne­ce­si­tan cam­biar pa­ra te­ner una re­la­ción abier­ta y li­bre, eso es lo que cree el pre­si­den­te elec­to Trump”.

En di­ciem­bre del 2014, Oba­ma anun­ció que Es­ta­dos Uni­dos po­dría res­ta­ble­cer re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Cu­ba, mis­mas que fue­ron se­ga­das por el pre­si­den­te Dwight Ei­sen­ho­wer en 1961.

Oba­ma in­sis­tió en que ese com­pro­mi­so con Cu­ba, in­clu­yen­do me­nos res­tric­cio­nes en los via­jes y co­mer­cio con Es­ta­dos Uni­dos, po­dría fa­ci­li­tar el ti­po de cam­bios de­mo­crá­ti­cos a lar­go pla­zo que Wa­shing­ton no ha­bía po­di­do lo­grar du­ran­te el me­dio si­glo de san­cio­nes pu­ni­ti­vas.

Sin em­bar­go, Trump co­men­tó du­ran­te su cam­pa­ña que Oba­ma no hi­zo un “buen tra­to” y que Cu­ba de­be ha­cer más co­sas.

Aun­que só­lo el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos pue­de le­van­tar el em­bar­go con­tra Cu­ba, Trump po­dría re­ver­tir mu­chas de las ór­de­nes eje­cu­ti­vas que han pro­vo­ca­do una olea­da de vi­si­tan­tes es­ta­dou­ni­den­ses a ese país y una ava­lan­cha de nue­vos in­tere­ses que tie­nen las em­pre­sas ame­ri­ca­nas.

Si Trump de­ci­de re­du­cir esas me­di­das e in­ten­ta apli­car más pre­sión eco­nó­mi­ca, el go­bierno de Cas­tro po­dría po­ner­se a la de­fen­si­va.

Du­ran­te el úl­ti­mo mo­men­to más ál­gi­do en las ten­sio­nes en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Cu­ba en mar­zo del 2003, cuan­do Fi­del Cas­tro aún di­ri­gía al país, or­de­nó que se hi­cie­ra una re­da­da con­tra 75 di­si­den­tes y los sen­ten­ció a tér­mi­nos en pri­sión más ri­gu­ro­sos.

Unas se­ma­nas des­pués, Cas­tro lo­gró apla­car una se­rie de se­cues­tros de em­bar­ca­cio­nes y avio­nes por cu­ba­nos que tra­ta­ron de in­gre­sar a Es­ta­dos Uni­dos, eje­cu­tan­do a tres hom­bres que co­man­da­ban un ferry de pa­sa­je­ros de La Ha­ba­na e in­ten­ta­ron des­viar­lo a Flo­ri­da.

Aun­que en es­te en­ton­ces, Cu­ba era un bar­co di­fí­cil de do­mi­nar, ya que po­cos se atre­vían a cri­ti­car al go­bierno en pú­bli­co.

Los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad del go­bierno si­guen sien­do ubi­cuos y no per­mi­ten nin­gu­na opo­si­ción or­ga­ni­za­da, aun­que las cons­tan­tes mar­chas y mí­ti­nes ma­si­vos de la Cu­ba de Fi­del Cas­tro han des­apa­re­ci­do ma­yor­men­te ba­jo el go­bierno de su her­mano me­nor.

Ade­más, el mo­no­po­lio del go­bierno so­bre la in­for­ma­ción se ha frac­tu­ra­do. Mi­llo­nes de cu­ba­nos tie­nen te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y más de 100 nue­vos lu­ga­res de Wi­Fi en to­da la is­la, lo cual les per­mi­te es­tar en lí­nea y pla­ti­car con ami­gos y pa­rien­tes en el ex­tran­je­ro.

Pro­gra­mas de te­le­vi­sión ex­tran­je­ra y una nue­va pro­gra­ma­ción cir­cu­la am­plia­men­te en me­mo­rias por­tá­ti­les.

La abu­si­va re­tó­ri­ca de Fi­del Cas­tro ya no se es­cu­cha en la ban­da so­no­ra de la vi­da pú­bli­ca de los cu­ba­nos. Raúl Cas­tro du­ra va­rios me­ses pa­ra pro­nun­ciar un dis­cur­so, es­co­ge sus pa­la­bras cui­da­do­sa­men­te y las lee de un texto pre­pa­ra­do de an­te­mano.

Esas cua­li­da­des le ayu­da­ron a fa­ci­li­tar las se­cre­tas ne­go­cia­cio­nes con la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma pa­ra res­tau­rar las re­la­cio­nes, pe­ro no po­drían ayu­dar­le a con­tra­rres­tar un len­gua­je más agre­si­vo del pre­si­den­te Trump.

nue­VOS TIeM­POS pa­ra la ca­pi­tal de la is­la

llo­ran a su lí­der

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.