Ate­mo­ri­za vio­len­cia a ve­ci­nos del Nort­heast

Op­tan por no sa­lir de sus ca­sas pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de de­li­tos

El Diario de El Paso - - PORTADA - Chan­tal Arreo­la/El Dia­rio de El Pa­so

Re­si­den­tes del Nort­heast te­men por su se­gu­ri­dad, de­bi­do a una olea­da de he­chos vio­len­tos que se han re­gis­tra­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas en es­te sec­tor de El Pa­so.

La es­ca­la­da de­lic­ti­va, prin­ci­pal­men­te en­tre pan­di­llas, que se ha desata­do en los úl­ti­mos días en aquel sec­tor ha en­via­do a va­rias per­so­nas al hos­pi­tal y ha ter­mi­na­do con la vi­da de otras.

“Pen­sé que la vio­len­cia só­lo se vi­vía del otro la­do de la fron­te­ra, pe­ro aquí es­ta­mos igual”, di­jo Re­né Ra­mí­rez, ve­cino de la zo­na du­ran­te más de 20 años.

Ra­mí­rez ase­gu­ra que por años se han re­gis­tra­do pe­leas en­tre di­fe­ren­tes gru­pos de de­lin­cuen­tes que la ma­yo­ría del tiem­po ter­mi­nan con­vir­tién­do­se en una ba­la­ce­ra y de­jan­do a per­so­nas he­ri­das de gra­ve­dad.

Coin­ci­dió, al igual que otros en­tre­vis­ta­dos por El Dia­rio de El Pa­so, en que pre­fie­ren man­te­ner­se se­gu­ros y salvos en ca­sa y op­tan por no sa­lir en al­tas ho­ras de la no­che.

El úl­ti­mo ti­ro­teo vio­len­to en el No­res­te de la ciu­dad se re­gis­tró la ma­dru­ga­da de es­te do­min­go en un cen­tro co­mer­cial en­tre las ca­lles Hon­da Pass y Staha­la.

De acuer­do con la Po­li­cía de El Pa­so (EPPD) un hom­bre fue he­ri­do de ba­la y trans­por­ta­do a un hos­pi­tal de la re­gión pa­ra tra­tar sus he­ri­das.

Son po­cos los de­ta­lles que se han re­ve­la­do de es­te in­ci­den­te. Sin em­bar­go no se ha da­do a co­no­cer la de­ten­ción de los res­pon­sa­bles en es­te ca­so.

El Dia­rio de El Pa­so in­ten­to co­mu­ni­car­se con el vo­ce­ro de EPPD pa­ra un co­men­ta­rio, pe­ro no se ob­tu­vo res­pues­ta.

El Nort­heast es con­si­de­ra­do por re­si­den­tes en­tre las zo­na más pe­li­gro­sa pa­ra vi­vir en nues­tra re­gión. De acuer­do con estadísticas y aná­li­sis pe­rio­dís­ti­cos, los cho­ques en­tre pan­di­llas se re­gis­tran más a me­nu­do que en años an­te­rio­res.

Sin em­bar­go exis­ten otros ve­ci­nos del área que tes­ti­fi­can que las au­to­ri­da­des no re­ve­lan to­dos los su­ce­sos que se re­gis­tran en aque­llas in­me­dia­cio­nes. Se­gún un gru­po de per­so­nas el pro­ble­ma ca­da día es más gran­de y con ello el te­mor por la se­gu­ri­dad de sus fa­mi­lias se au­men­ta.

“Aquí la Po­li­cía no di­ce la ver­dad, no­so­tros siem­pre ve­mos mu­chas pa­tru­llas en es­ta zo­na, los ofi­cia­les prác­ti­ca­men­te vi­ven aquí”, di­jo Kar­la Lu­go.

Pros­ti­tu­ción en zo­nas re­si­den­cia­les y asal­tos a mano ar­ma­da son al­gu­nos de los pro­ble­mas que Lu­go ase­gu­ra se vi­ven en aquel sec­tor. Afir­ma que las au­to­ri­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas no di­fe­ren­cian mu­cho con au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas.

“Tam­bién te­ne­mos co­rrup­ción den­tro de nues­tras au­to­ri­da­des, creen que el sol se pue­de ta­par con un de­do, pe­ro no­so­tros nos da­mos cuen­ta de to­do, vi­vi­mos ba­jo una men­ti­ra, so­lo nos cuen­tan lo bo­ni­to, quie­ren evi­tar el pá­ni­co en nues­tra re­gión por­que en cual­quier mo­men­to va­mos a es­tar den­tro de una gue­rra co­mo en Juá­rez”, aña­dió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.