Ana­li­zan po­lé­mi­co ca­so de pe­na ca­pi­tal

El Diario de El Paso - - TEXAS - Mi­chael Graczyk/As­so­cia­ted Press

Houston – La Su­pre­ma Cor­te de Es­ta­dos Uni­dos exa­mi­na­rá si el es­ta­do más adep­to a apli­car la pe­na ca­pi­tal en la na­ción in­ten­ta eje­cu­tar a un ase­sino con­vic­to in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­do, ra­zón por la cual no pue­de ser eje­cu­ta­do en ape­go a los ac­tua­les li­nea­mien­tos de la cor­te.

Los abo­ga­dos del pre­so, Bobby Ja­mes Moo­re, de 57 años, ar­gu­men­tan que la cor­te su­pre­ma de jus­ti­cia pe­nal del es­ta­do, la Cor­te Pe­nal de Ape­la­cio­nes de Te­xas, ig­no­ró los ac­tua­les es­tán­da­res mé­di­cos y so­li­ci­tó que se uti­li­za­ran es­tán­da­res ob­so­le­tos cuan­do de­ci­dió que Moo­re no era un dis­ca­pa­ci­ta­do men­tal. El fa­llo eli­mi­nó un obs­tácu­lo le­gal pa­ra la eje­cu­ción de Moo­re por el ase­si­na­to del en­car­ga­do de una tien­da de aba­rro­tes ocu­rri­do en 1980.

La cor­te de Te­xas es un “atí­pi­co ca­so apar­te” que so­bre­sa­le de en­tre las cor­tes es­ta­ta­les y “se con­tra­po­ne a la Cons­ti­tu­ción y al sen­ti­do co­mún”, di­jo Clif­ford Sloan, abo­ga­do prin­ci­pal de Moo­re, a los jue­ces en in­for­mes por es­cri­to en­via­dos en an­ti­ci­pa­ción a los ar­gu­men­tos ora­les, mis­mos que es­tán pro­gra­ma­dos pa­ra el mar­tes.

Tal pos­tu­ra, “tan li­mi­ta­da y rea­cia… ig­no­ra los avan­ces que la co­mu­ni­dad mé­di­ca, en el en­ten­di­mien­to y eva­lua­ción de la dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, ha lo­gra­do en los úl­ti­mos 25 años”, se­gún es­cri­bió.

Los abo­ga­dos de Moo­re quie­ren que su sen­ten­cia a la pe­na ca­pi­tal sea re­vo­ca­da, ar­gu­men­tan­do que se­me­jan­te cas­ti­go vio­la­ría los es­ta­tu­tos de la Cons­ti­tu­ción en con­tra del cas­ti­go cruel e inusual, y el fa­llo de la Su­pre­ma Cor­te del 2002 en un ca­so en Ca­ro­li­na del Nor­te con el que se prohi­bió la eje­cu­ción de per­so­nas men­tal­men­te dis­ca­pa­ci­ta­das. La pro­cu­ra­du­ría ge­ne­ral de Te­xas di­ce que el es­ta­do tra­ba­ja “en total ape­go” a los pre­ce­den­tes de la Su­pre­ma Cor­te.

El es­ta­do ha­ce men­ción del uso que les dio a las de­fi­ni­cio­nes clí­ni­cas de 1992 en torno a la dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, mis­mas que fue­ron ci­ta­das por la cor­te su­pre­ma en su de­ci­sión del 2002. Y la pro­cu­ra­du­ría di­ce que se han con­sul­ta­do y con­si­de­ra­do los es­tán­da­res más re­cien­tes.

El asun­to que la cor­te su­pre­ma de­be aten­der “se ba­sa en una pre­mi­sa fal­sa,” se­gún di­jo el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de Te­xas, Scott Ke­ller, ar­gu­men­tan­do que la ase­ve­ra­ción de Moo­re de que pa­de­ce de dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual ha si­do re­fu­ta­da “en ape­go a cual­quier es­tán­dar re­le­van­te”. Ha­ce dos años, la Su­pre­ma Cor­te de­ter­mi­nó que una ley de Flo­ri­da era in­cons­ti­tu­cio­nal de­bi­do a que, en ape­go a di­cha ley, no se acep­ta­ba nin­gu­na otra evi­den­cia de dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual si el coe­fi­cien­te de un reo su­pe­ra­ba los 70 pun­tos.

Te­xas uti­li­za un exa­men de tres cri­te­rios pa­ra de­fi­nir la dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual: pun­ta­jes del coe­fi­cien­te, sien­do los 70 pun­tos un ni­vel ge­ne­ral que se to­ma a con­si­de­ra­ción; la ha­bi­li­dad de un reo pa­ra in­ter­ac­tuar con otras per­so­nas y ver por el cui­da­do de sí; y si hay evi­den­cia de que se ha­yan ma­ni­fes­ta­do de­fi­cien­cias en cual­quie­ra de es­tas áreas an­tes de los 18 años de edad.

El es­ta­do di­ce que Moo­re tu­vo una in­fan­cia pro­ble­má­ti­ca con muy po­ca su­per­vi­sión, y sa­có pun­ta­jes de 57, 77 y 78 en los exá­me­nes de coe­fi­cien­te in­te­lec­tual an­tes de aban­do­nar la es­cue­la en el no­veno gra­do. Fue con­de­na­do de de­li­to en cua­tro oca­sio­nes an­tes de los 17 años, pe­ro nun­ca fue diag­nos­ti­ca­do de pa­de­cer dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual cuan­do era jo­ven, se­gún ar­gu­men­ta el es­ta­do. Moo­re es des­cri­to co­mo un hom­bre que vi­ve en las ca­lles, jue­ga bi­llar por di­ne­ro y se de­di­ca a cor­tar el cés­ped de los jar­di­nes.

Du­ran­te el ro­bo fa­tal del en­car­ga­do de un su­per­mer­ca­do de 72 años en Houston, Moo­re, quien lle­va­ba pues­ta una pe­lu­ca, hu­yó a Lui­sia­na des­pués del in­ci­den­te, y lle­gó a re­pre­sen­tar­se a sí mis­mo en cier­tas ac­cio­nes le­ga­les, mos­tran­do con­tar en las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les re­que­ri­das, se­gún ar­gu­men­ta el es­ta­do.

Los abo­ga­dos de Moo­re ar­gu­men­tan que el es­ta­do “se­lec­cio­nó a con­ve­nien­cia” los re­sul­ta­dos más al­tos de los exá­me­nes de coe­fi­cien­te in­te­lec­tual, y que a los 13 años Moo­re no te­nía un en­ten­di­mien­to bá­si­co de los días de la se­ma­na o las tem­po­ra­das del año, no po­día de­ter­mi­nar qué ho­ra trans­cu­rría del día y no po­día leer ni es­cri­bir ni po­ner­se al co­rrien­te.

BOBBY JA­MES MOO­RE

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.