Adiós al Big Brot­her bru­tal de Cu­ba

El Diario de El Paso - - OPINIÓN - Car­los Ei­re Car­los Ei­re es es­cri­tor y Pro­fe­sor T.L. Riggs de His­to­ria y Es­tu­dios Re­li­gio­sos en la Uni­ver­si­dad de Ya­le.

Uno de los dic­ta­do­res más bru­ta­les de la his­to­ria mo­der­na aca­ba de fa­lle­cer. Por ex­tra­ño que parezca, al­gu­nos la­men­ta­rán su muer­te y mu­chas no­tas ne­cro­ló­gi­cas lo elo­gia­rán. Mi­llo­nes de cu­ba­nos que aguar­da­ron con im­pa­cien­cia es­te mo­men­to du­ran­te más de me­dio si­glo re­fle­xio­na­rán sim­ple­men­te so­bre sus crí­me­nes, y re­cor­da­rán el do­lor y su­fri­mien­to que cau­só.

¿Por­qué esa dis­cre­pan­cia? Por­que el en­ga­ño fue uno de los ma­yo­res ta­len­tos de Fi­del Cas­tro, y la cre­du­li­dad es una de las ma­yo­res de­bi­li­da­des del mun­do. Ge­nio en la crea­ción de mi­tos, Cas­tro se va­lió de la sed hu­ma­na de mi­tos y hé­roes. Sus men­ti­ras eran be­llas, y muy se­duc­to­ras. Se­gún Cas­tro y sus pro­pa­gan­dis­tas, el ob­je­ti­vo de la así lla­ma­da re­vo­lu­ción no fue crear un es­ta­do to­ta­li­ta­rio re­pre­si­vo y ase­gu­rar que él lo go­ber­na­ra co­mo mo­nar­ca ab­so­lu­to, sino eli­mi­nar el anal­fa­be­tis­mo, la po­bre­za, el ra­cis­mo, las di­fe­ren­cias de cla­se y to­dos los de­más ma­les co­no­ci­dos por la hu­ma­ni­dad. Es­ta au­daz men­ti­ra se vol­vió creí­ble, gra­cias, en gran me­di­da, a los in­ce­san­tes alar­des de Cas­tro so­bre la es­co­la­ri­dad y la asis­ten­cia mé­di­ca gra­tui­tas, que hi­cie­ron que su mi­to de la be­ne­vo­len­te re­vo­lu­ción utó­pi­ca fue­ra irre­sis­ti­ble pa­ra mu­chos des­fa­vo­re­ci­dos del mun­do.

Mu­chos in­te­lec­tua­les, pe­rio­dis­tas y gen­te cul­ti­va­da del Pri­mer Mun­do tam­bién cre­ye­ron el mi­to - aun­que ha­brían si­do los pri­me­ros en ir a la cár­cel o ser ase­si­na­dos por Cas­tro en su pro­pio reino - y sus su­po­si­cio­nes ad­qui­rie­ron una in­ten­si­dad si­mi­lar a la de las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas. Se­ña­lar a es­tos cre­yen­tes que Cas­tro en­car­ce­ló, tor­tu­ró y asesinó a mu­chas más per­so­nas, mi­les más, que cual­quier otro dic­ta­dor la­ti­noa­me­ri­cano fue, ge­ne­ral­men­te, en vano. Su cruel­dad bien do­cu­men­ta­da, aun­que se la re­co­no­cie­ra, no cam­bia­ba las co­sas, por­que se lo juz­ga­ba de acuer­do a un abe­rran­te có­di­go éti­co que es­ca­pa­ba a la ló­gi­ca.

Ese des­equi­li­brio mo­ral kaf­kiano te­nía, sin du­da, un to­que de rea­lis­mo má­gi­co tan es­can­da­lo­sa­men­te in­ve­ro­sí­mil co­mo cual­quier co­sa que Ga­briel Gar­cía Már­quez, es­tre­cho ami­go de Cas­tro, pu­die­ra so­ñar. Por ejem­plo, en 1998, al­re­de­dor del mo­men­to en que el go­ber­nan­te de Chi­le, Au­gus­to Pi­no­chet, fue­ra arres­ta­do en Lon­dres por crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad, el au­to­un­gi­do 'lí­der má­xi­mo' vi­si­tó España con bom­bos y pla­ti­llos, sin que le cau­sa­ran pro­ble­mas, aun­que sus abu­sos de los de­re­chos hu­ma­nos em­pe­que­ñe­cían los de Pi­no­chet.

Y lo que es peor, ca­da vez que Cas­tro via­ja­ba al ex­te­rior, mu­chos se de­rre­tían an­te su pre­sen­cia. En 1995, cuan­do fue a Nue­va York a di­ri­gir la pa­la­bra an­te las Na­cio­nes Uni­das, mu­chos de los per­so­na­jes ilus­tres de esa ciu­dad ma­nio­bra­ron tan in­ten­sa­men­te por te­ner la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo en el pent­hou­se de tres pi­sos del mag­na­te me­diá­ti­co Mort Zuc­ker­man, en la Quin­ta Ave­ni­da, que la re­vis­ta Ti­me de­cla­ró "¡Fi­del To­ma Man­hat­tan!" Pa­ra no ser me­nos, News­week til­dó a Cas­tro de "La Ma­yor Atrac­ción de Man­hat­tan." A nin­gún miem­bro de la eli­te que se co­deó con Cas­tro ese día pa­re­ció im­por­tar­le que en 1962 apun­ta­ra ar­mas nu­clea­res con­tra sus ca­be­zas.

Si és­te fue­ra un mun­do jus­to, se ta­lla­rían 13 he­chos en la lá­pi­da de Cas­tro y se los des­ta­ca­ría en to­das las ne­cro­ló­gi­cas, pun­to por pun­to.

- Con­vir­tió a Cu­ba en una co­lo­nia de la Unión So­vié­ti­ca y ca­si cau­só un ho­lo­caus­to nu­clear.

- Pa­tro­ci­nó el te­rro­ris­mo don­de pu­do y se alió con mu­chos de los peo­res dic­ta­do­res de la tie­rra.

- Fue res­pon­sa­ble de tan­tas eje­cu­cio­nes y des­apa­ri­cio­nes en Cu­ba que es di­fí­cil cal­cu­lar un nú­me­ro pre­ci­so.

- No to­le­ró dis­cre­pan­cia al­gu­na y cons­tru­yó cam­pos de con­cen­tra­ción, que lle­nó al má­xi­mo, a un rit­mo sin pre­ce­den­tes. En­car­ce­ló un por­cen­ta­je ma­yor de su pro­pio pue­blo que la ma­yo­ría de los de­más dic­ta­do­res mo­der­nos, en­tre ellos, Sta­lin.

- Apro­bó y pro­mo­vió la prác­ti­ca de la tor­tu­ra y de los ase­si­na­tos ex­tra­ju­di­cia­les.

- Obli­gó al exi­lio a ca­si un 20 por cien­to de sus com­pa­trio­tas, mu­chos de los cua­les ha­lla­ron la muer­te en el mar, sin ser vis­tos ni con­ta­dos, mien­tras se es­ca­pa­ban de él en bur­das na­ves.

- Re­cla­mó to­da pro­pie­dad pa­ra sí mis­mo y pa­ra sus se­cua­ces, cor­tó la pro­duc­ción de ali­men­tos y em­po­bre­ció a la vas­ta ma­yo­ría de su pue­blo.

- Prohi­bió la em­pre­sa pri­va­da y los sin­di­ca­tos, eli­mi­nó la amplia cla­se me­dia cu­ba­na y con­vir­tió a los cu­ba­nos en es­cla­vos del es­ta­do.

- Per­si­guió a los ho­mo­se­xua­les e in­ten­tó erra­di­car la re­li­gión.

- Cen­su­ró to­dos los me­dios de ex­pre­sión y co­mu­ni­ca­ción.

- Es­ta­ble­ció un sis­te­ma es­co­lar frau­du­len­to que pro­por­cio­nó adoc­tri­na­mien­to en lu­gar de edu­ca­ción y creó un sis­te­ma sa­ni­ta­rio de dos ni­ve­les, con asis­ten­cia mé­di­ca in­fe­rior pa­ra la ma­yo­ría de los cu­ba­nos, y su­pe­rior pa­ra sí mis­mo y su oli­gar­quía. Des­pués, sos­tu­vo que to­das sus me­di­das re­pre­si­vas eran ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rias pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia de esos pro­yec­tos de bie­nes­tar so­cial os­ten­si­ble­men­te "gra­tui­tos."

- Con­vir­tió a Cu­ba en un la­be­rin­to de rui­nas y es­ta­ble­ció una so­cie­dad de apart­heid, en que mi­llo­nes de vi­si­tan­tes ex­tran­je­ros go­za­ron de de­re­chos y pri­vi­le­gios ve­da­dos a su pue­blo.

- Nun­ca se dis­cul­pó por sus crí­me­nes ni fue pro­ce­sa­do por ellos.

En su­ma, Fi­del Cas­tro fue el vi­vo re­tra­to de Big Brot­her, per­so­na­je de la no­ve­la de Geor­ge Or­well "1984." Así es que, adiós Big Brot­her, rey de to­das las pe­sa­di­llas cu­ba­nas. Y que tu su­ce­sor, Little Brot­her, pron­to aban­do­ne el san­grien­to trono que le le­ga­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.